Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Mercado de navidad Plaza Mayor
©Álvaro López/Ayuntamiento de Madrid

11 tradiciones navideñas que todo madrileño ha hecho al menos una vez en la vida

Se acerca la Navidad. Y aunque la de este año vaya a ser diferente, hay cosas que nunca cambian

Por Time Out Madrid
Publicidad

La Navidad está a la vuelta de la esquina. Si eres de Madrid y no has hecho algunas de estas cosas... te estás perdiendo algo. ¡Saca a relucir tu espíritu navideño!

1. Acercarte al mercado de la Plaza Mayor y comprarte una peluca ridícula.

En Navidad, los madrileños se desprenden de toda clase de vergüenza. Si no lo crees es porque hace mucho tiempo que no te acercas a la Plaza Mayor. En sus puestos, que este año se reducen a la mitad por la situación sanitaria, además de los tradicionales adornos navideños para el Belén o el árbol, encontrarás las pelucas más estrafalarias y esos artículos de broma que nunca pasan de moda. Imprescindible ir con ella puesta hasta casa. 

2. Congelarte en el Naviluz o viendo las luces de la Gran Vía.

Si tienes niños en casa... ya sabes lo que te espera. La Navidad es el momento más mágico del año para los reyes de la casa, y pocas cosas más ilusionantes que ver las luces de Navidad, preferiblemente desde el autobús que recorre las principales calles de la ciudad, Naviluz, que aún no ha confirmado si se celebrará o no este año. Si es así, daos prisa, porque las entradas se agotan a las pocas horas de ponerse a la venta. Siempre nos quedará pasear por el centro de la ciudad, bufanda, gorro y guantes mediante.  

3. Cantar la canción de Cortylandia.

Si otros años te has dejado caer por la Plaza de Celenque, seguro que te ha sido imposible no toparte con Cortylandia, un clásico para varias generaciones de niños madrileños. Este año, y por primera vez en más de cuato décadas, no habrá muñecos animados en la plaza: el Corte Inglés de Preciados sustituirá Cortylandia 2020 por un “Felices Fiestas” luminoso de gran tamaño a causa de la covid-19. Mayor motivo para rendir homenaje dejando que se te pegue su inolvidable canción: "Cortylandia, Cortylandia, vamos todos a cantar..." ¿A que ahora ya no te la puedes quitar de la cabeza?

4. Correr la San Silvestre.

No hace falta ser un deportista de élite para disfrutar de la carrera más típicamente madrileña. Eso sí: este año, la San Silvestre Vallecana será virtual. A través de una app, los participantes podrán correr los últimos 10 últimos kilómetros del año donde quieran. Además, la organización les dará la oportunidad de contar con plaza reservada para la edición de 2021. 

5. Hacer cola en Doña Manolita para comprar lotería.

Es cierto: este 2020 se han vendido menos décimos de la Lotería de Navidad. Y sin embargo, no hay ninguna duda de que según se vaya acercando la fecha del esperado sorteo, las colas en la más legendaria de las administraciones madrileñas empezarán a aflorar como setas. ¡Que tengas suerte y a por el Gordo!

6. Ir a la cabalgata con paraguas y escalera.

Otro plan familiar que no falla, y que en los últimos tiempos cuenta con dos accesorios fundamentales: una escalera para que los niños puedan ver bien a Sus Majestades y un paraguas para cuando llegue la lluvia de caramelos. Eso sí, ese será el momento de bajarse de la escalera y coger todos los que puedas. Con calma, que hay para todos. Este año de momento se mantiene solo la cabalgata del centro de Madrid (las de los distritos se han suspendido) aunque con otro formato que falta por definir, según el propio Ayuntamiento.    

7. Comerte un chocolate con churros en San Ginés.

Muchos optan por hacerlo tras una larga noche de fiesta. En realidad, cualquier momento es bueno para degustar una de las especialidades más deliciosas de la ciudad. La chocolatería San Ginés se fundó en el lejano 1894, y desde entonces no ha parado de deleitar a los madrileños con su exquisito chocolate con churros, que este año podéis pedir a domicilio para evitar aglomeraciones. Insuperables cuando el frío aprieta. 

8. Buscar un hueco libre en una barra de los bares de la Plaza Mayor y comerte un bocata de calamares.

Madrid no tiene mar... ni falta que nos hace. Todo el mundo sabe que los mejores bocatas de calamares se comen en la capital de España. En pocas épocas del año saben mejor que en Navidad. Y en ningún lugar como en los bares cercanos a la Plaza Mayor. Eso sí: tendrás que hacerte un hueco en la barra o la mesa. Y este año, sin olvidar la mascarilla y la distancia de seguridad. 

9. Tomarte las uvas en la Puerta del Sol (o las preuvas).

Ropa de abrigo, un gorro de Papá Noel, matasuegras, una docena de uvas... y muchas ganas de pasarlo bien. Es todo que necesitas para disfrutar de una de las tradiciones más arraigadas entre los madrileños: comerse las uvas al ritmo de las campanadas del reloj de la Puerta del Sol. O si lo prefieres, puedes optar por hacerlo un día antes, el 30 de diciembre, en las conocidas preuvas, que ya se han convertido en un clásico casi tan arraigado como la propia Nochevieja. Eso sí: ambas tradiciones se verán este año seriamente afectadas por la pandemia. Nada de aglomeraciones.

10. Meterte en el bolsillo una ración de castañas asadas.

No sabemos qué nos gusta más, si comérnoslas o el incomparable placer de sentir el calorcito que desprende una docena de este manjar tan típicamente invernal. En estas fiestas las calles de Madrid se llenan de puestos de castañas. Elijas el que elijas, aciertas seguro. 

11. Abrirte paso entre la marea de gente en Preciados.

Las compras navideñas nos vuelven un poco locos a todos. En años anteriores, pasear por el centro en pleno mes de diciembre era toda una odisea, las calles se colapsaban tanto de gente que buscaba regalos navideños que hasta llegaron a poner controles policiales para regular el tráfico de madrileños en la calle Preciados. Este año, con las restricciones sanitarias, estamos seguros de que no se producirán estas aglomeraciones. 

Últimas noticias

    Publicidad