15 restaurantes donde comer por 15 euros o menos

Restaurantes baratos donde comer por poco dinero. Un paseo por buenas cocinas de todo el mundo sin dejarse un dineral
La Casa Tomada
La Casa Tomada
Advertising

¿No tenéis mucha pasta? No hace falta que os resignéis a comer comida basura. Os ofrecemos un recorrido por algunos de los restaurantes madrileños donde si pagáis con un billete de 20 euros os darán hasta las vueltas. Eso sí, la clave está en ser epicúreos: disfrutar intensamente sin excesos. El turismo gastronómico con un solo billete exige controlar el gasto en todo momento, con esta selección de restaurantes 'low cost' lo conseguiréis.

RECOMENDADO: Bares con tapas gratis.

Restaurantes, Hawaiana

Aloha Poke

icon-location-pin Chueca

Comer en bol es tendencia. Y dentro de esa fiebre está el poké, una creación originaria de Hawái a medio camino entre un chirashi y una ensalada. Vamos, base de pescado crudo y arroz combinada con verduras y hortalizas de colores exóticos (que no falte algún superalimento). ¿Se puede pedir algo más para ser un pelotazo en Instagram? Sí, que sea lo que parece. Apetitoso y saludable. Apoyándose en este plato como su “one hit wonder”, presentado en dos tamaños y con múltiples combinaciones al gusto del consumidor, tres jóvenes empresarios han abierto un local donde no faltan el espíritu surfero ni ese aire informal.

Restaurantes, Asiática

Tuk Tuk

icon-location-pin Chamberí

La historia de su propietario da para varias páginas. Ricardo Alexander tiene su propia banda de punk, ha tocado con Green Day y ha participado como especialista en decenas de películas de acción. Ahora se ha pasado a la gastronomía y ha ideado un local protagonizado por la siempre atractiva cocina tailandesa. Ambiente animado, callejero, y servicio ágil para unas simpáticas raciones de noodles, curries o brochetas. Entre sus platos destacados, el mítico pad thai.

Advertising
Restaurantes, Bar de bocadillos

La Casa Tomada

icon-location-pin Chueca

Cuando se trata de llevar el bocata un paso más allá del pepito de ternera o el de calamares, el primero que se apunta es el venezolano José Antonio del Pozo, que prepara unas versiones tan sabrosas como generosas, esa clase de bocadillos que no sabes por dónde atacar para no pringarte la barba hipster, de los que necesitan unas cuantas servilletas porque la salsa está deliciosa pero se desborda. ¿Salivando? Tienen casi una veintena de opciones para elegir.

Restaurantes, Mediterránea

Crumb

icon-location-pin Conde Duque

Una vez que descubres esta sandwichería no puedes dejar de recomendarla y de acercarte a ver si tienen sitio (que no es fácil porque no hay muchas mesas y no eres el único fan; conviene reservar los fines de semana) los días que andas de compras por el barrio (en alza). Entre su docena de opciones no es fácil hacerse con un favorito y cuando deciden darle un meneo a la carta tienes la necesidad de probar alguna de las novedades.

Advertising
Restaurantes, Hamburguesas

Alfredo’s Barbacoa

icon-location-pin Barrio de Salamanca

Una hamburguesería mítica, decorada con una ingente parafernalia yanqui. Aquí ya servían hamburguesas a ritmo de música country tres décadas antes del boom gourmet por el fast food por excelencia. Carne de cebón para su plato estrella y bien de salsa barbacoa para sus costillas de cerdo, pollo y brochetas varias. Por supuesto, hay que dejar espacio para el brownie o la tarta de queso.

Restaurantes, Española

La Croquetta

De la pasión por las croquetas, que es lo mismo que decir del amor, defendido a capa y espada, por la receta materna, nace este local, impulsado por un agradable matrimonio, cuya intención no es otra que dar de comer como si estuvieras en casa pero en una atmósfera contemporánea: mobiliario retro, con piezas artesanales, sin manteles, colorista… Como si fuera aquel primerísimo Francis Paniego pero de barrio, sin el CV hostelero de aquél, Antonio se sirve de este plato mítico de nuestra gastronomía para armar su carta.

Advertising
Restaurantes, Hamburguesas

MEAT

icon-location-pin Alonso Martínez

En la zona de las Salesas no dejan de aumentar los proyectos gastronómicos; muchos con ese tono moderno donde prima la madera y donde las líneas limpias dan la réplica a los desconchados propios de lo industrial/vintage. Lugares donde apetece estar, que apetece conocer. Y lo que vendrá. Gentrificación manda. Aquí los elogios serían para el estudio de arquitectura Cousi Interiorismo. Ladrillo, metal, ready-made, tonos grises y rojos, tablones ajados, mesas altas, azulejos blanquísimos, cocina a la vista…

Restaurantes, Española

La Musa Latina

icon-location-pin La Latina

Desde su última reforma ha perdido alguno de sus platos favoritos pero aún ofrece mucho para disfrutar. Sus postres deliciosos y con mucho donde elegir; prueba su brownie. Los camareros son supercool pero muy simpáticos, y por la noche se llena de gente guapa. Si hay que elegir entre esta y su hermana de Malasaña, me quedo con ésta, es más espaciosa. Buena relación calidad-precio.

Advertising
Restaurantes, A la brasa

Buns&Bones

icon-location-pin Lavapiés

Lo que fuera una pescadería en el área exterior del mercado de Antón Martín se ha transformado en un espacio donde la carne a la brasa y el cacareado bun (una especie de sándwich asiático de pan de trigo al vapor), tan de moda estos días, atraen una clientela constante. Es muy fluido el reguero de gente que se aposta en la barra corrida para comer unos baos (o buns), tomarse una cerveza y seguir. No admiten reservas pero hay quien prefiere esperar y coger sitio en su mesa grande.

Restaurantes, Japonesa

Yokaloka

icon-location-pin Lavapiés

Lo de Yoka Kamada es uno de los negocios más prósperos, ejemplares y queridos de la zona. Empezó haciendo makis y niguiris en apenas dos metros cuadrados y ha acabado comandando una tabernita nipona en el corazón del mercado de Antón Martín, un rincón donde todos los cocineros son japoneses. Eficiencia, sonrisas, buena materia prima, propuestas del día, objetos importados, sake, bizcocho de té verde, precios ajustados, amabilidad… son algunos de los pilares de este atractivo puesto.

Advertising
Restaurantes, Mediterránea

El Porrón Canalla

icon-location-pin Malasaña

De la experiencia y saber-hacer de Juanjo López, alma mater de La Tasquita de Enfrente, ha abierto sus puertas un restaurante para tomar “bocadillos de toda la vida” y porrones de vino, cerveza y tinto de verano. “Somos canallas pero nuestros bocatas tienen nombre y apellidos, son bocatas de madre”, aseguran. Esta bocadillería, de marcada decoración industrial, apuesta por los sabores clásicos, ingredientes tradicionales y de calidad como el embutido y las conservas.

El chino de Plaza de España
©Carlos Donderis
Restaurantes, China

Zhou Yulong

icon-location-pin Centro

Aunque el nombre oficial de este restaurante es Zhou Yulong todo el mundo lo conoce como ‘el chino de Plaza de España’ y es una leyenda entre los madrileños. Se encuentra ubicado en el acceso al parking subterráneo de esta plaza y sus tallarines, fideos y arroz se han convertido en platos más que codiciados. Tanto es así que en las horas punta puedes encontrar hasta cola. Su fama es bien merecida, sus platos son sabrosos, los precios más que asequibles y las raciones abundantes.

Advertising
Bares y pubs

Bolero Meatballs

icon-location-pin Centro

Dos jóvenes, Nina Lafhchenova y May Nocon, están al frente de este localito –ya buscan otro más grande- cuyas colas empiezan a ser conocidas entre los ‘foodies’ y traseúntes del centro. Un ‘fast food’ a base albóndigas, en pan brioche, preparadas con afecto, sabor y, si te atreves con su fireball, una dosis de picante que no olvidarás jamás. Y, sí, claro, también han pensado en los veganos.

Restaurantes, Pizza

Aiò

icon-location-pin Malasaña

La cocina de Cerdeña también tiene su hueco en Madrid. Aiò es un acogedor restaurante italiano de Malasaña famoso por sus ‘pizzetas’, mini pizzas individuales que se doblan por la mitad para comer. La más demandada es la de pesto casero. Pero este local de aire vintage que incluye un aparcamiento para bicis en su planta inferior esconde más delicias en su carta. Merecen mucho la pena su lasaña, los ‘saccottini di zio Davide’, pasta rellena de queso pecorino de Cerdeña y pera con pesto de rúcula, y rematar la comida con un tiramisú. Aquí no se perdona el aperitivo italiano acompañado por un buen spritz.

Advertising
Restaurantes, Cocina creativa

Juan Raro

icon-location-pin Lavapiés

Un restaurante, café, bar y taberna llegó al barrio de Lavapiés para revolucionarlo. Su cocina, basada en recetas tradicionales, oscila entre los sabores de toda la vida y un toque moderno e internacional. Un rincón donde sentirse como en casa, de decoración vintage e industrial, con sillas de diferentes estilos y paredes de ladrillo visto. Además de ser un espacio de descubrimiento gastronómico gracias a las creaciones de su chef, Chema Claudio, también alberga exposiciones temporales y cuidan mucho su hilo musical.

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com