Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right 15 restaurantes donde comer por 15 euros o menos
Limbo
David Salazar

15 restaurantes donde comer por 15 euros o menos

Restaurantes baratos donde comer por poco dinero. Un paseo por buenas cocinas de todo el mundo sin dejarse un dineral

Por Gorka Elorrieta
Advertising

¿No tenéis mucha pasta? No hace falta que os resignéis a comer comida basura. Os ofrecemos un recorrido por algunos de los restaurantes madrileños donde si pagáis con un billete de 20 euros os darán hasta las vueltas. Eso sí, la clave está en ser epicúreos: disfrutar intensamente sin excesos. El turismo gastronómico con un solo billete exige controlar el gasto en todo momento, con esta selección de restaurantes 'low cost' lo conseguiréis.

RECOMENDADO: Bares con tapas gratis

Juancho's BBQ

Restaurantes Hamburguesas Chamberí

Quizás porque no es una hamburguesería sirven la mejor versión que vais a probar este otoño. Aunque la pluma sea el corte favorito del patrón, de su parrilla pueden salir 200 diarias, carne cortada a cuchillo cada mañana. La de panceta ibérica marinada en receta secreta es de lágrima. Les tienes en el mercado de Chamberí.

CHICK
LuCa Ayres

Chick

Restaurantes Comida rápida Malasaña

¿A quién quieres más, a mamá o a papá? La misma duda os asaltará en este espacio monográfico, de aire industrial pero cálido, entre su sándwich de pollo (ojo, brioche casero) y las alitas. Rebozado de tiralíneas y carne sabrosa. Salsas caseras, cerve artesana, buena música y trato amable lo convierten en un irrenunciable y ejemplar guilty pleasure.

Advertising
Los carnales
Los carnales

Los carnales

Restaurantes Mexicana Malasaña

Entrar es hacer tabula rasa con todos los tacos de carnitas que habéis comido hasta ahora. Aquí el cerdo, protagonista único, lo cocinan durante varias horas en cazuela siguiendo una receta familiar de larga tradición y se sirve en cuatro versiones (cuerito, maciza, campechano y costilla). Taquería genuina y gustosa. Una michelada y a seguir la fiesta.

Honest Greens

Restaurantes Mediterránea Azca

Todo lo sano está de moda. La tendencia ha llegado con fuerza a la capital. Ensaladas, carnes, guarniciones frías, guarniciones calientes y bebidas se despliegan en este versátil y amplísimo espacio, en una muy sugerente propuesta que lleva el sello del chef Benjamin Bensoussan. Un proyecto que aterriza para, de entrada, conquistar a todos los oficinistas de la zona. Su oferta dinámica cumple con todos los requisitos que demandan quienes buscan los bocados más saludables: producto de proximidad, ecológico, de temporada, sin azúcares añadidos, sin procesar, sin gluten… La Spicy kale o la avocado supergreen se combinan con platos más proteínicos -tofu fresco asado a la pimienta negra y miel, tataki de atún yellowfin, falafel casero…-, un café notable y postres 100% caseros. Para beber: cold pressed juice, zumos verdes, aguas naturales y cervezas artesanales. Apuesta ganadora. Todo al verde.

Advertising

La Virgen 154

Bares y pubs Cervecerías artesanas Chamberí

Era cuestión de tiempo. En 2015 empezaron a compartir techo en el mercado de Vallehermoso. Mientras cada sábado los de Kitchen 154 hacían acopio de botellas en el puesto de La Virgen para el animadísimo servicio nocturno, los segundos se iban enamorando cada día más de las costillas coreanas. El germen de esta simbiosis natural fue una cerveza. Una pale ale con cítricos asiáticos que sirven en exclusiva y como la de la casa en este nuevo y muy versátil espacio. “Cuando nos brindaron la oportunidad de sumarnos al proyecto, ni lo dudamos. Todo ha ido rodado. Para la carta, ecos de la street food malaya y singapureña, rescatamos nuestra mítica merluza black pepper, pero cada plato se ideó pensando en este local”, relata Txitxo. Ahora, conviven en lo que fue un taller de coches, 300 m² y aforo para 100 personas. “Queríamos tener nuestra cerveza, sin filtrar ni pasteurizar, en tanques fuera de la fábrica y lo hemos conseguido. Por aquí pasarán todas las estacionales, limitadas y las de El Vivero que hagamos cada año. Lo que ves representa toda nuestra filosofía”, apunta Javier, orgulloso tras muchos meses de reforma, planificación y licencias.Abrieron hace apenas unas semanas y bromean, no sin razón, con que ya se les ha quedado pequeño. El fin de semana cada mesa es un hervidero donde participan familias, parejas y amigos. No hay un target definido pero sí mucha fidelización. Para los primerizos recomiendan una ración y media por persona, no pedir todo de golpe –las comandas sale

Limbo
David Salazar

Limbo

Restaurantes A la brasa Centro

Una oda al pollo asado (y a las brasas). Con este siempre apetecible plato quieren conquistar a todo el que ande por los aledaños de Malasaña. El horno de Limbo, con un diseño que remite a un camión cisterna, está fabricado en hierro bruto con las tecnologías más punteras, que permiten optimizar sus funciones. "Al ser el eje central del local, su posición está muy estudiada para que todo lo que ocurre en el restaurante gire en torno a él, encuadrado entre dos grandes pilares de hormigón”, afirman desde Estudio Triscaideca, responsables del cuidadísimo interiorismo, un proyecto en el que llevan trabajando los últimos tres años. Cuatro entrantes, cuatro platos principales -pollo, hamburguesa, bogavante y costilla de ternera ahumada-, cuatro guarniciones y, sí, cuatro postres. Una carta sencilla, informal y bien sabrosa, coordinada por Javier Brichetto. "El proceso será como antaño, cuandose cocinaba con madera, hierro y fuego auténtico, un proceso que se ha ido perdiendo y que en Limbo vamos a recuperar con todo el sabor que añoramos”, ha comentado el chef. Esta oferta pertenece al restaurante, un espacio para el que han buscado una convivencia sin barreras entre los clientes y el personal de cocina, pero este ambiente se encuentra unido a otro más social, más animado, el de cervecería. Su elemento central se compone de una barra con gradas y de un escenario en altura. Es la zona elegida para celebrar la actividad cultural que se programe dentro de la agenda de exposiciones, ac

Advertising

Egeo

Restaurantes Griega Lavapiés

Hasta Grecia se ha venido a poner su granito de arena a Lavapiés, nuestro verdadero barrio cosmopolita donde los haya. Fue en 2016 cuando este restaurante especializado en souvlakis (pequeños trozos de carne y verduras que rellenan una masa de pan de pita, a modo bocadillo, con salsas como la famosa tzatziki), abrió sus puertas aquí trayendo con éxito esta especialidad del país mediterráneo. No es un kebab, aunque guarde algunas similitudes, ni un restaurante griego al uso. Es el primero en Madrid que se focaliza en este plato en concreto, a la manera de siempre o siguiendo algunas otras recetas creativas. Su creador, Zanasis Skopelitis, eligió a los mejores proveedores griegos, escogió un visible y luminoso esquinazo en este, uno de los barrios de moda, y conquista a todos con sus elaboraciones totalmente artesanales, de ahí su sabor. La carta no es muy amplia. Cuenta con algo más de una decena de opciones, cinco de ellas son estos famosos souvlakis (del griego ´souvla´, que significa `pincho´) y otras tantas son los mismos souvlakis pero servidos en formato ración. A esto se añaden un par de ensaladas de su tierra como la Dacos, preparada con pan integral, tomate, feta, cebolla morada y hojas de alcaparra de Leros, y un yogur griego de postre que no es casero pero está delicioso. Más allá del souvlaki de cerdo o pollo, merece la pena probar los más originales, como el de hamburguesa de ternera y cordero, huevo y mostaza, con un irresistible toque picante; o el de chorizo cr

Pez Tortilla

Bares y pubs Malasaña

Dos iconos tradicionales de todas nuestras barras y esta ola que no cesa de las cervezas artesanales. ¿Qué puede salir mal? La ecuación es tan fácil que no sabemos cómo nadie ha apostado antes por esta hiperespecialización, esta siempre apetitosa inmersión de bechamel y huevo. Hay expertos en lo uno y lo otro que triunfan y llevamos décadas comiendo las versiones de madres y abuelas, las nuestras, las de amigos y vecinos... pero es hora de acercarse a Pez Tortilla. En un bar de siempre, apenas remozado (hipsterizarlo sería normalizarlo en pleno barrio de Malasaña y, en este caso, sería ir contra natura), sus propietarios despliegan un espléndido muestrario de croquetas. Como mínimo hay media docena de rellenos distintos. Desde los más canónicos (de jamón, boletus o pisto) hasta los más osados (de langostinos al ajillo, puerros y cecina o ¡chipirones a la vizcaína!). Como se imaginan, las asociaciones más inesperadas son las que antes se agotan y es que, a pesar de esos giros, su propuesta cae siempre de pie. Rebozadas con una especie de panko (ese pan rallado japonés que ofrece una cobertura más crujiente) y bien escurridas, sus croquetas, de lograda textura, están deliciosas. Las sirven en pareja o como ración, pero una vez mordido el anzuelo de lo primero, lo segundo viene solo. Con las tortillas se ponen igual de estupendos. Son combinaciones que ya funcionan por sí mismas pero que te hacen arquear una ceja si se presentan bajo la denominación de pincho de tortilla. Las ha

Advertising

Tuk Tuk

Restaurantes Asiática Chamberí

La historia de su propietario da para varias páginas. Ricardo Alexander tiene su propia banda de punk, ha tocado con Green Day y ha participado como especialista en decenas de películas de acción. Ahora se ha pasado a la gastronomía y ha ideado un local protagonizado por la siempre atractiva cocina tailandesa. Ambiente animado, callejero, y servicio ágil para unas simpáticas raciones de noodles, curries o brochetas. Entre sus platos destacados, el mítico pad thai.

La Casa Tomada

Restaurantes Bar de bocadillos Chueca

Cuando se trata de llevar el bocata un paso más allá del pepito de ternera o el de calamares, el primero que se apunta es el venezolano José Antonio del Pozo, que prepara unas versiones tan sabrosas como generosas, esa clase de bocadillos que no sabes por dónde atacar para no pringarte la barba hipster, de los que necesitan unas cuantas servilletas porque la salsa está deliciosa pero se desborda. ¿Salivando? Tienen casi una veintena de opciones para elegir.

Advertising

Bolero Meatballs

Bares y pubs Centro

Dos jóvenes, Nina Lafhchenova y May Nocon, están al frente de este localito –ya buscan otro más grande- cuyas colas empiezan a ser conocidas entre los ‘foodies’ y traseúntes del centro. Un ‘fast food’ a base albóndigas, en pan brioche, preparadas con afecto, sabor y, si te atreves con su fireball, una dosis de picante que no olvidarás jamás. Y, sí, claro, también han pensado en los veganos.

Aiò

Restaurantes Pizza Malasaña

La cocina de Cerdeña también tiene su hueco en Madrid. Aiò es un acogedor restaurante italiano de Malasaña famoso por sus ‘pizzetas’, mini pizzas individuales que se doblan por la mitad para comer. La más demandada es la de pesto casero. Pero este local de aire vintage que incluye un aparcamiento para bicis en su planta inferior esconde más delicias en su carta. Merecen mucho la pena su lasaña, los ‘saccottini di zio Davide’, pasta rellena de queso pecorino de Cerdeña y pera con pesto de rúcula, y rematar la comida con un tiramisú. Aquí no se perdona el aperitivo italiano acompañado por un buen spritz.

Advertising

Yokaloka

Restaurantes Japonesa Lavapiés

Lo de Yoka Kamada es uno de los negocios más prósperos, ejemplares y queridos de la zona. Empezó haciendo makis y niguiris en apenas dos metros cuadrados y ha acabado comandando una taberna nipona en el corazón del mercado de Antón Martín, un rincón donde todos los cocineros son japoneses. Eficiencia, sonrisas, buena materia prima, propuestas del día, objetos importados, sake, mochi de té verde, precios ajustados, amabilidad… son algunos de los pilares de este atractivo puesto. Puedes comer allí mismo o llevarte a casa cualquiera de sus bandejas de sushi o su ramen (una de sus últimas incorporaciones).

Crumb

Restaurantes Mediterránea Conde Duque

Una vez que descubres esta sandwichería no puedes dejar de recomendarla y de acercarte a ver si tienen sitio (que no es fácil porque no hay muchas mesas y no eres el único fan; conviene reservar los fines de semana) los días que andas de compras por el barrio (en alza). Entre su docena de opciones no es fácil hacerse con un favorito y cuando deciden darle un meneo a la carta tienes la necesidad de probar alguna de las novedades.

Advertising

Buns&Bones

Restaurantes A la brasa Lavapiés

Lo que fuera una pescadería en el área exterior del mercado de Antón Martín se ha transformado en un espacio donde la carne a la brasa y el cacareado bun (una especie de sándwich asiático de pan de trigo al vapor), tan de moda estos días, atraen una clientela constante. Es muy fluido el reguero de gente que se aposta en la barra corrida para comer unos baos (o buns), tomarse una cerveza y seguir. No admiten reservas pero hay quien prefiere esperar y coger sitio en su mesa grande.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising