Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right 13 lugares ideales para una primera cita en Madrid

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Real Jardín Botánico
CC

13 lugares ideales para una primera cita en Madrid

Os hayáis conocido en una disco, en la uni o a través de Tinder, estos son los mejores sitios de la ciudad para que quedéis... y lo que surja

Por María G. Aguado
Advertising

Si uno teclea en Google 'primera cita', se encuentra con todo un despliegue de artículos dispuestos a decirte lo que debes comentar y lo que no, cómo le debes conquistar, qué debes ponerte y hasta qué gestos debes hacer para que de verdad surja eso que se espera cuando se dice un tímido 'quedamos y lo que surja'. Pero poco se habla de dónde ir, y decimos 'dónde ir' de verdad, no el sitio donde le vas a conquistar porque Marte hace fila india con las estrellas que se ven desde esa terraza, sino dónde ir para sentirte a gusto, que al final es lo fundamental para que todo fluya o, al menos, se alegre la vista y el gusto si el resto no va bien (que irá, ya verás).

RECOMENDADO: 9 películas que contienen mucho sexo

 

Mercado Antón Martín
CC

Para los que comparten su amor por la comida, el Mercado de Antón Martín

No es muy difícil que tu cita y tú compartáis afición por algún tipo de comida o, a Dios gracias, por la comida en general. En cualquiera de los dos casos, ir a un mercado gastronómico es un plan para echar el mediodía y parte de la tarde probando y probando en cada uno de los puestos. El de Antón Martín lo recomendamos especialmente porque acoge en su interior un mexicano más que recomendable (Cutzamala), un italiano estupendo de cocina típica (La Saletta Fiaschetteria) que llevan italianos, un japo muy loco (Yoka Loka), un puesto de ostras y vinos, por si la cosa se pone gourmet.

Jardín museo Sorolla
CC

Románticos atípicos en los Jardines del Museo Sorolla

Sí, vosotros, tomad nota. ¿Por qué? Porque estos jardines fueron diseñados por el mismo Joaquín Sorolla, y ya se sabe de la delicadeza y romanticismo del pintor por sus obras. Se conservan exactamente igual que cuando vivía allí con su mujer e hijos, en la casa que hoy es el Museo Sorolla. La construyó para que fuera hogar y taller, y el jardín era elemento imprescindible para inspirarse y relajarse. Hoy sigue siendo tan encantador como su obra, y pasear entre sus fuentes azulejadas a la sombra de la vegetación transporta a un siglo en el que ser romántico era una virtud.

Advertising
Salmón Guru
CC

Canallas, a Salmón Gurú

Los que buscan jarana de calidad, encuentran su sitio en el buque insignia de Diego Cabrera. El 'bartender', con un talento reconocido internacionalmente por 'The World’s 50 Best Bars', ha condensado el Madrid de la Movida en un espacio gobernado por los neones, el leopardo, la buena música y la mejor coctelería que pone el punto vanguardista. La cita irá como la seda si os gusta probar cosas nuevas, porque ahí estará el tema de conversación, en la sorpresa de unos cócteles que darán que hablar mientras suena la música que enloquece a Diego y a los que tienen buen oído.

Le Coquette
CC

La Coquette, para amantes de la música en directo

Pon en antecedentes a tu cita, o no lo hagas si quieres una sorpresa mayúscula, porque el aspecto de La Coquette es un tanto peculiar. Ubicado en una de las cuevas de ladrillo típicas de Madrid, se presenta como un sótano acogedor a su manera, pues es pequeñito, con ladrillo visto y un aspecto que hay quien califica de 'descuidado' sin caer en que es precisamente esa ausencia de lujos y ese vestido callejero lo que le da personalidad. Es un sitio especial para tomar algo con música en directo, especialmente blues, muy cerca del Teatro Real.

Advertising
Ocho y medio, libros de cine
CC

Un plan de cine en librería Ocho y Medio

¿Sabes eso de 'no hagas nada, si no hay libros en su casa'? Dicho de una manera elegante... Pues puedes empezar a descartar a tu cita mucho antes, si quedáis en esta librería donde además podéis tomar un vino. No es una librería cualquiera, es la mejor sobre cine de Madrid; así que, a nada que le guste un poco el séptimo arte, el plan está hecho. Dentro hay dos cafeterías: Via Margutta lleva el nombre de la calle donde vivió Fellini, perfecta para una plan de merienda, y El Gatopardo (la obra de Di Lampedussa adaptada por Visconti) con un sillón de lo más agradable. Desde luego habrá tema de conversación entre los libros y en el corner de productos delicatessen donde puedes encontrar productos de distintos países y una selección de vinos con creadores tan notables como Francis Ford Coppola, para continuar la conversación con una copa.

Bodega La Ardosa
CC

Bodega La Ardosa, porque el aperitivo es la nueva copa

¿Quién dijo que las primeras citas tienen que ser íntimas y nocturnas? Hace tiempo que tomar el aperitivo se convirtió en ritual y para una primera cita es una propuesta, quizá, menos encorsetada que el clásico restaurante con luz tenue y romanticismo. Tendrá su público, no decimos que no, pero para los que prefieran prescindir de la cursilería y quieran algo de bullicio –que nunca está de más por si hay algún silencio– la bodega La Ardosa es un destino perfecto: buen vermut, cañas con tapa, una tortilla que siempre satisface y un ambiente alegre que invita a alargar el aperitivo y continuar la tarde por el centro de Madrid.

Advertising
Real Jardín Botánico
CC

Intimidad al aire libre en el Real Jardín Botánico

Este jardín tiene tanto encanto como historia. Pero lo que ahora nos atañe es el encanto para una primera cita. De eso va sobrado, porque las cinco mil especies de plantas que crecen en sus terrazas ofrecen un paseo de lo más agradable. Todo es belleza allí, desde la colección de bonsais a las plantas exóticas, las aromáticas, el estanque... Un plan de desconexión de la ciudad, íntimo pero al aire libre, para después retornar al ruido recorriendo las calles y los bares del barrio de las Letras.

El Rastro
CC

Cita castiza en el Rastro

Una forma divertida y distendida de conocerse entre los puestos, las antigüedades, la música y el eclecticismo de un mercadillo con más de 400 años de historia. La zona es ideal: el plan puede comenzar en la parte baja de Ribera de Curtidores para ir subiendo hasta Cascorro y tomar algo en alguno de los bares castizos de la plaza. Después, recomendamos continuar hacia abajo callejeando por Santa Ana a alguno de los bares de esa calle siempre vibrante. Y acabar bajando por la zona de las antigüedades hasta lo que se conoce como 'plaza de los cromos' (en realidad Plaza del Campillo Nuevo Mundo) porque tradicionalmente se intercambiaban allí los días de Rastro.

Advertising
Nina Pasta Bar
CC

Si vas a un italiano, que sea Nina Pasta Bar

Precisamente en ese paseo por la zona de Latina, en la calle Santa Ana hay que hacer una parada obligatoria a comer o cenar en Nina Pasta Bar, regentado por una italiana que se asegura de servir producto fresco italiano ¡pero de verdad!. Los ñoquis de calabaza son un plato fuera de carta que ya casi es un habitual debido a su éxito. Y los embutidos italianos, cualquiera de las pastas... Es un acierto casi al cien por cien acudir a un italiano, es una cocina que gusta, que resulta cálida y que quita la vergüenza cuando toca 'sorber' los espaguetis.

Sala Equis
CC

Caña y cine (o no) en Sala Equis

Ya lo conoce todo Madrid, pero por si acaso, avisa de que esto no es lo que parece. Lo fue, pero hoy es un lugar de encuentro con el cine. Sentarse en sus gradas o en sus hamacas de playa ya es un sinónimo de comodidad sin protocolos. Una caña, algo de comida rápida cuando pique el gusanillo y una película allí mismo o en su pequeña sala de cine con asientos de terciopelo. Parece un plan típico de cine, pero no lo es. Las apariencias engañan; se lo van a decir a este ex cine porno.

Advertising
Picalagartos
CC

Un cóctel y el atardecer más bonito de Madrid en Picalagartos

Así se llama la terraza del NH Collection Madrid Gran Vía (Hotel de las Letras), que cuenta con una de las vistas más bonitas a la Gran Vía. Un sitio que podría clasificarse como 'lugar de moda', pero gusta a todo el que quiera picar algo de altura, permitid el juego de palabras porque su cocina lo merece. El chef Manuel Berganza destierra los mitos de la gastronomía 'regulera' de hotel y de rooftop de copas para ofrecer producto y elaboraciones canallas que maridan con cócteles en esta terraza abierta todo el año. Es un espectáculo ver desde allí la puesta de sol y siempre es mejor en compañía.

Asador Limbo
CC

Para romper el hielo con las manos, asador Limbo

Ya está, según llegan las costillas a la mesa se rompe el hielo de inmediato. Porque en Limbo se echan las manos al plato sin pudor, que para algo es un asador célebre por su pollo a la brasa, sus costillas y la cerveza artesana. Si lo piensas bien, ¿qué une más que una confianza generada por la entrega al disfrute hasta chuparse los dedos? Divertido y dinámico, lo más probable es que salgáis rodando. Un paseo por la zona de Tribunal hasta el museo del Romanticismo pondrá un punto más idílico a una cita atípica.

Advertising
Matadero
CC

Para descubriros, Matadero de Madrid

¿Qué tenéis en común? Quizá Matadero lo descubra. Sus múltiples actividades os harán conoceros más y, si coincide el Mercado de Diseño, un paseo entre creadores y artesanos es un plan divertido para descubrir vuestros gustos. Además, la zona de Legazpi está muy de moda, así que al salir podéis optar por un paseo de barrio con parada en alguno de los bares de toda la vida, o por uno por el parque al borde del río. Hay unos atardeceres preciosos llegando al Puente de Toledo, uno de los más bonitos de Madrid.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising