Nasevo i les olors de Barcelona

Arte, Arte contemporáneo
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Nasevo i les olors de Barcelona
©Nasevo

Ernest Ventós Omedes es una de las narices más prodigiosas de Europa. Lo sé, normalmente hablamos de paladares, de oídos, y arrinconamos los olores casi tanto como la muerte.
Ernest Ventós es empresario de las esencias, una especie de Willi Wonka de olores que abarcan desde las palomitas que comemos en el cine hasta nuestra propia ropa después de pasar por la lavadora. Un creador de perfumes, por decirlo de una manera muy restrictiva. También es coleccionista de arte. Desde 1978. Su colección se llama 'Olor Visual'. Y desde 2002 también es artista conceptual.
Esta es su segunda individual como Nasevo, una locura reunida alrededor de siete territorios barceloneses, como la Boqueria, el cementerio o los Encants, y sendos botes con el olor –no siempre agradable– que estos sugieren al autor. Alrededor, una multitud de narices juegan al escondite con formas, instalaciones –unas más acertadas que otras– y metáforas de una vida percibida por nariz.
Se trata de una obsesión monotemática, simpática, sin más pretensión que decir lo que se nos dice. Pero no deja de destilar una poética vital y perturbadora. Será cosa del polen primaveral.

Por Ricard Mas

LiveReviews|0
1 person listening