Advertència per a embarcacions petites

Teatro
  • 2 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Advertència per a embarcacions petites
Advertència per a embarcacions petites

El Versus Teatre sigue erigiéndose en plataforma para que los talleres de los alumnos del Instituto del Teatro se confronten con un público natural. Ahora es el caso de una de las obras que Tennessee Williams admiraba en especial, aunque supiera que no era la mejor, y en la que intervino muchas veces como actor (para promocionar las giras veraniegas, según nos dice él mismo) en el papel del doctor alcohólico que, como admite, tiene algo de él aunque no sea ni mucho menos él mismo.
Williams reúne en la taberna de Monk a un puñado de pobres diablos que hablan y hablan sin dejar nunca de beber. Una serie de marginados sin horizonte que seguramente responden a perfiles que Williams conoció en las madrigueras de mala muerte que frecuentaba. Seres golpeados por la vida, frágiles a pesar de su dura apariencia en una conversación en la que Williams hace un juego teatral para que todos tengan su monólogo donde vomitar el alma.
Small craft warnings es una obra difícil, muy exigente para los intérpretes y que necesita una dirección mucho más minuciosa que la de Joan Castells, demasiado permisivo con la exageración de los caracteres y con unas cuestionables decisiones sobre el movimiento de los personajes que ensucian y restan credibilidad y fuerza a la función. Nos quedamos con las interpretaciones femeninas, bastante por encima de las de los chicos. Tanto la de la prostituta Violet (Illona Muñoz Rizzo) como la feroz Leona de Marina Tarrats, quien se revela como una profesional con futuro porque tiene esa cosa de especial de quien vive el personaje desde la más absoluta verdad.