Cap al tard

Teatro
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Cap al tard

Dir: Silvia Munt. Con: Ramon Madaula.

"La memoria es un barril de vino que con los años se agrieta y va perdiendo líquido, pero en su barriga ovalada queda la esencia, con más sabor, con más azúcar. Más o menos, palabras de Santiago Rusiñol con las que Ramon Madaula se mete en la piel del pintor y dramaturgo en Cap al tard, un título que aseguraría prestado del libro de poemas de Joan Alcover, publicado en 1909.

Cap al tard es el fruto de una seducción. Ramon Madaula empezó en esto del teatro con el Ramonet de L'auca del senyor Esteve, hacia 1984. Desde entonces se ha acercado a la literatura del autor con pasión y admiración. Cautivado por la palabra, las ideas y la personalidad de Rusiñol, finalmente en 2007 pudo unir los retazos de una vida, reflexiones y pensamientos en un íntimo, delicado y emotivo espectáculo dirigido por Silvia Munt y que llega ahora a La Villarroel.

Rusiñol / Madaula entra en un bar donde el tiempo se ha detenido. Un colgador para la bufanda. Sobre la mesa, la botella de absenta, el azúcar y el agua. Y acompañan su monólogo interior, su reflexión en voz alta las notas de Erik Satie, ahora interpretadas por un pianista.

Madaula, a quien le gusta mucho pintar, ha construido un relato sobre el arte, sobre el artista, sobre la vida. ¿Y qué es la vida? "La inconsciencia es divertida. La razón es tremendamente aburrida ". Lo decía Rusiñol. París, Vayreda, el vino, la morfina (fantástica y realista descripción de sus efectos), el arte como libertad y no mercancía ("las obras maestras no nacen, se hacen con el tiempo") ... Y Rusiñol se pregunta: ¿qué es el modernismo? Y responde: el modernista está en el tiempo de cada uno ". Así pues, Rusiñol hoy moderno, modernista y preclaro: "Los bebedores se gastan la vida. Los aguadores la ahorran para después no saber qué hacer ".

Ramon Madaula no hace una biografía, lo que sería bastante difícil. Sino un viaje al interior del artista multidisciplinar que se mira el trayecto vital desde un cercano adiós. Ah, siempre la vida como un intangible que "nos quieren alargar pero no nos embellecen".

Madaula no interpreta. Es. Transmite. Nos lleva a un mundo diferente del que hay fuera del teatro. Un mundo sensible. Quizás contradictorio. Seguro que inestable. Fuera del festival Grec, Cap al tard es una pieza de oro que cualquiera, le guste o no, conozca o no a Rusiñol, disfrutará con deleite. Se lo prometo.

Por Santi Fondevila

Publicado

LiveReviews|0
2 people listening