Grec 2014: Ubu Roi

Teatro
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Grec 2014: Ubu Roi
©Johan Persson
Ubu Roi

Autor: Alfred Jarry. Dirección y dramaturgia: Declan Donnellan. Cía. Cheek by Jowl. Con: Xavier Boiffier, Camille Cayol, Vincent de Boüard, Christophe Grégoire, Cécile Leterme, Sylvain Levitte.

A Declan Donnellan le va bien el repertorio francés, el 'savoir-faire' de la escena parisina, la sofisticación de los intérpretes, sus individualidades. Del'' Adrómaca 'de Racine que vimos hace seis años en el TNC al 'Ubú Rey' de Alfred Jarry de este festival Grec. La poesía y el absurdo, la lengua y la pulcritud. Podríamos trazar una línea que fuera de una obra a otra -son casi los mismos actores- y veríamos un Donnellan que ha ganado discurso, ha ensuciado la escena y ha ofrecido máxima libertad a los intérpretes para que se hagan suyos unos personajes, en el caso de 'Ubú Rey ', que son casi imposibles de llevar a escena con tanta excelencia, con tanta verdad.

El director de Cheek by Jowl sitúa la obra de Jarry en un hogar burgués la noche de una cena con amigos. De entrada, vemos el hijo de la familia acostado en el sofá, cámara en mano. Prueba cosas y se levanta. Abre una puerta y vemos su padre aplastando tomates, una cabeza de buey al lado. Premonición ... Durante un cuarto de hora sólo veremos a los personajes moverse en escena con un susurro ininteligible. Pero llega un momento, plas, en el que la luz baja y comienza la locura, la locura de 'Ubú Roi ', la historia de Jarry, contada como si estuviera dentro de la cabeza del chico, excluido de la fiesta. Un festival brutal donde brillan Christophe Grégoire (un Ubu insuperable) y Camille Cayol (una madre Ubu de manual), señor y señora de un mundo despiadado.

Los actores juegan en dos planos: el real, el de las apariencias; y el infrareal, el de Jarry. El segundo, poco a poco, se come el primero, con imágenes imbatibles, de comedia desgarrada, grotesca. Decir que es absurda sería demasiado fácil. Como demasiado fácil sería decir que 'Ubu Roi' no se puede hacer mejor.

Por Andreu Gomila

Publicado