'Happenings' gastronómicos en Barcelona

O cuando arte, espectáculo y experimentación se unen con la gastronomía
Associació Nyam-Nyam
Associació Nyam-Nyam
Por Ricard Martín |
Advertising

Cenar a la luz de las velas está muy visto. Sin embargo, en Barcelona, en los últimos tiempos, proliferan las iniciativas que juntan la gastronomía de muy buen nivel con el arte conceptual, la 'performance', la experimentación, o sencillamente con un exquisito espectáculo de danza. Son propuestas fuera del circuito habitual de los restaurantes, pero que vale mucho la pena conocer.

JUEVES EXQUISITOS

El Poblenou es el hábitat natural de los gastrohappennings. Aquí las Filles Föllen -Margherita Bergamo y Tuixén Benet, núcleo de este grupo de danza experimental- admiten que su inmenso local de ensayo-loft, el Espai Erre (Àvila, 124) "no es ni un teatro en condiciones ni una cocina en condiciones". Pero la verdad es que en el ciclo Dijous Exquisits ha habido excelencia artística y buena cocina: una combinación equilibrada de gastronomía y artes escénicas contemporáneas (se ha visto danza, teatro y flamenco) donde "espectáculo y gastronomía nunca se simultanean, para no desvirtuarse", explica Bergamo.

Y más que habrá: a partir del mes de mayo vuelven los Dijous, con el añadido que los viernes también lo serán. Jugada redonda: por unos 30 euros, 30 afortunados podrán disfrutar de un taller de cocina, una cena con maridaje y un espectáculo completo, con primera copa, y las performers Föllen amenizando el servicio. Ada Parellada, Marcel Gasull, del Morro Fi, y Sergi Canals, del Riera 29, son algunos de los cocineros que han puesto la comida, siempre en connivencia conceptual con los artistas.
Más información en  www.lesfillesfollen.com

UNA COMIDA EXPERIMENTAL
En unas coordenadas similares pero con un ánimo más experimental -y casero- la asociación Nyam-Nyam (Pallars, 94) expone a quien pague doce euros, cada jueves a mediodía, de 14 a 15 h, su proyecto artístico 'Todo lo que me gusta es ilegal, es inmoral o engorda'. Un work in progress que, entre otras percepciones sensoriales, se prueba.

Abandono el vocabulario de fichas de exposición de museo: "La pedimos a un creador que venga a enseñar su trabajo sin ninguna limitación, y lo vinculamos con la comida, o mejor dicho, explicamos qué hace a través de la comida", dice la performer y coreógrafa Ariadna Rodríguez, impulsora del tema. Un acogedor loft del Poblenou con cocina es el escenario de una propuesta en la que "la comida es un medio, no una finalidad".

Pero saldréis bien comidos, y haréis cosas. Ejemplo: durante febrero, Aimar Pérez Galí, bailarín, performer y creador, expuso su concepto de fermentación de las relaciones humanas en las microcomunidades, al mismo tiempo que los asistentes colaboraban en la preparación de alimentos que fermentan y después comieron un menú fermentado. ¡Ei!, se come bien: el equipo del Cabaret Elèctric de iCat.cat hizo aquí la cena de Navidad. Información e inscripciones en el T. 93 320 80 28 y en www.nyamnyam.net

LITERATURA EN PROCESO

Entramos ahora en un ámbito mucho menos arty, donde procesos creativos y gástricos confluyen por gracia de una cena excelente. La escritora Ada Castells y la cocinera Ada Parellada ya hace tres temporadas que organizan, en el restaurante Semproniana (Rosselló, 148. T. 934 53 18 20), las cenas coloquio Dimecres Inèdits. Castells explica que son "encuentros informales donde un escritor avanza lo que tiene en el horno". Y no necesariamente se llenan de fans fatales: "A veces hay gente que no ha leído nada del autor, pero que está muy interesada en los procesos creativos de la literatura".

Se procura que el autor no prepare ningún discurso, pero con una buena predisposición de las dos partes "todo acaba como una charla y nos explica todos los rituales a la hora de escribir".

El aforo no supera las veinte personas, en mesa redonda, para que todo el mundo pueda participar. Por 35 euros, un exquisito y largo menú adecuado a la obra del autor (a Andreu Martín le prepararon sangre e hígado frito). Como en casa, vaya.

EL CONCIERTO EN CASA

Y eliminamos la partícula comparativa en las actividades que ofrece Gaudium
(www. gaudium.cat). Ellos van a vuestra casa. Este es el granito de arena que Marina Villacampa, periodista, y Conrad Dalmau, músico, han puesto en la "descentralización del consumo de ocio fuera de casa", dice ella. Todo empezó cuando, medio en broma, llamaron a Toti Soler para ver si le apetecía tocar en casa. ¿Cuánto estáis dispuestos a pagarme? Fue la respuesta. Se rascaron los bolsillos y al final fue.

De momento trabajan gastronomía y música separadas: por un lado, os pueden enviar a cocineros de todo tipo a domicilio para que descubráis qué es la raw food o para que Ada Parellada -¡otra vez ella!- os inculque su idea de cocina mediterránea. Son talleres en los que después se come. Por el otro, pianistas top como Jordi Camell o Albert Bover le darán marcha al Yamaha que sólo sirve para acumular jarrones y polvo del pasillo, aunque también tienen en el booking grupos efervescentes como Pulpopop. En el sofá de casa nadie os tapará la vista.

CENAS Y BONDAGE

Se está bien en casa, ¿verdad? Pero subir las escaleras del Hidden Factory
(www. hiddenfactorybarcelona.com) es como el inicio de un film de la Hammer. Este restaurante privado, ubicado en un precioso loft de Joaquín Costa, está dentro de una de las antiguas fábricas que rodeaban el Barrio Chino cuando era una zona industrial. Deberéis cruzar un lóbrego, inacabable pasillo digno de un 'torture porn' de los buenos, subir unas escaleras encantadas o ascender con un elevador industrial sin techo. Qué miedo, tío.

Detrás de la puerta negra, no os esperan Jason ni Freddy, sino una antigua fábrica de cobre donde los cocineros Javier Morón y Sergi Salguero hacen cenas creativas y pantagruélicas (12 platos a 80 euros), para dos personas como máximo. Si miráis el suelo, veréis unas manchas de pintura casi borradas que me aseguran que son de Tàpies (el piso fue su primer taller en Barcelona).

Fuera de aquí, juegan fuerte: en el Wine Center del Poblenou montan cenas afrodisíacas con exhibiciones de shibari -el artístico bondage japonés- y vermuts rumberos donde la periodista Mariajo López Vilalta explica la historia de la rumba catalana y nos enseñan a dar palmas.

ENTREVISTA: Spoonik

Jon Giraldo y Jaime Lieberman, cocineros formados en El Celler de Can Roca, Saüc y Hofmann, han  convertido su casa en un restaurante privado: Spoonik (www.spoonik.com) es un espectacular chalet modernista en Lesseps que dos noches a la semana se abre a gourmets curiosos. Hablamos con Jon.

¿Cómo acaba uno convirtiendo la casa en restaurante?
Cuando estudiábamos, preparábamos cenas para los amigos. Y les parecía cojonudo que les explicáramos de qué iba cada plato. De tanto perfeccionarlo, acabaron viniendo familiares o compañeros de trabajo de los amigos. Y buscamos una casa para convertir las cenas en experiencias gastronómicas.

¿Aquí no sólo se cena, no?
Dar de comer bien lo hacen miles de personas. La gente quiere recibir algo más que comida, una experiencia. Esto se convierte en una súper sala, y tiene el morbo de ver la intimidad del chef. Pero también entramos en diálogo con otras disciplinas artísticas: la soprano Begoña Alberdi canta el área Casta diva, y los sabores de los postres representan lo que siente ella mientras canta. Hay otras sorpresas que no desvelaremos.

¿Ventajas y desventajas respecto al restaurante?
Somos dueños de nuestro tiempo y no existe la presión del servicio. Aquí cenen veinte personas, dos días a la semana, a 70 euros por cabeza. Está todo medido y obtenemos un beneficio mínimo. En un restaurante no se sabe nunca. Tú pides información y para acceder te enlazamos a nuestra red social. Para venir debes ser amigo, aunque seas un amigo virtual.

¿Desventajas?
¡Hay que publicitarse mucho! No hay ningún cartel afuera. Es que no es un restaurante. ¡Es nuestra casa!

Más información

Restaurantes, Mediterránea

Semproniana

icon-location-pin Eixample

Toda la gracia, frescor y salero de Ada Parellada. Merece la pena ir a visitarlo por su reinterpretación de lo clásico catalán y lo francés, con sabrosas paradas en la caza.

También te gustará

Restaurantes, Mediterránea

Arroces imprescindibles

El mejor grano de la ciudad Encontrar un buen arroz es complicado, y más en estos tiempos en los que cualquiera se atreve a tirar un puñado de arroz a la paella y un caldo de brick. Esto en el mejor de los casos, en otros sitios os querrán colar un Paellador. Con nuestra lista iréis sobre seguro. Lo más visto 20 cosas para hacer en Barcelona Cuando se viaja, uno de los objetivos es aprovechar al máximo el tiempo y volverse a casa con la sensación de no haberse perdido nada de lo más importante de la ciudad recién descubierta. Es una tarea complicada, lo sabemos, por eso os vamos echar una mano con esta selección de las 20 cosas que puedes hacer en Barcelona. Si se os quedan muchas en el tintero siempre podéis venir una segunda vez. 1. Pasea para descubrir la ciudad Barcelona es una ciudad grande, pero tiene un tamaño perfecto para conocerla a pie. Olvidaros por un día del metro o el autobús turístico y recorredla dando bonitos paseos y cogiendo fuerzas en su amplia oferta gastronómica. Podéis optar por visitar los edificios y parques más importantes de la ciudad como la Ciutadella, el parque de Joan Miró o el castillo de Montjuïc, pero también existe una Barcelona que no sale en las guías. Os animamos a subir hasta Horta, a conocer el encanto del barrio de Sant Andreu, a ver una cara del Eixample menos conocida y a disfrutar de cinco panorámicas únicas. Pero también existe la oportunidad de conocer la ciudad pedaleando. Numerosas son las rutas que la recorren, nosotros os pro

De la alta cocina a la paella

Pellicer y Pasqual, de la alta cocina a la paella Permitidme una afirmación tabernaria/ cuaternaria (una más): el arroz del domingo es cosa de hombres. La imagen real de la paella o cazuela dominical -más que idealizada por aquel anuncio en el que un grupo de tías buenas en bikini lanza gambas a la paella ardiendo- es la de un macho peludo sin camiseta, que aprovecha el proceso paellario para tomarse dos quintos y hacer el vermut. Hombres que curran -en el andamio o en la oficina- presumen de cocina sólo en este momento de la semana. Mucha testosterona, vaya. Eso sí, nada que ver con el fenómenos que nos ocupa hoy: dos profesionales de la primera línea de fuego de la alta cocina que han olvidado las estrellas para centrarse en el arroz y el cucharón a precios populares. La Barraca de Pellicer El primer caso es el de Xavier Pellicer. Tras dejar el Àbac y la aventura de Can Fabes, su presente consiste en pensar y poner en práctica arroces en La Barraca. Este nombre corresponde a un restaurante de arroz que no hace ni tres semanas que se ha abierto en primera línea de la Barceloneta. Pellicer juega el papel de "director gastronómico": "Arrancar con la propuesta gastronómica, orientarla y luego ir supervisando los cambios", afirma (claro que el paellero segundo es, ni más ni menos, que Rafa de Valicourt, hasta hace poco mayor creador de bodegones comestibles de montaña en la Cerdanya). El reto, dice Pellicer -que como Fermí Puig, tras 25 años de trabajo, ha descubierto que "no h

Advertising

Cocina mediterránea en Barcelona

Los mejores restaurantes donde comer sano sin salir de la ciudad Dos Cielos Este restaurante ofrece una cocina de gran altura, elaborada por los gemelos Javier y Sergio Torres, desde el último piso del hotel Me. Cocina muy original con sabores de países lejanos, con platos cono la crema de raíces amazónicas con caviar de Sagú. Premio especial del jurado de Time Out 2009. Platja Ca la Nuri Buen ejemplo de cómo el típico restaurante marinero ha sabido renovarse sin perder su razón de ser. Continúan sirviendo arroces y cocina marinera, pero dan un toque moderno y refrescante que consigue hacernos salivar cuando aún inspeccionamos la carta. Platos entre la tradición y la modernidad que se basan en el producto fresco y de temporada, ya sean de mar o de la tierra. Grabado en nuestra memoria tenemos el arroz de butifarra negra y erizos ... Y la terraza junto a la arena ... Ay! Els Pescadors Hay restaurantes que de una manera u otra acaban apareciendo cuando se recomienda un buen restaurante, ya sea en un reportaje como este o en una conversación entre amigos. Els Pescadors es un buen ejemplo: local con encanto y cierta solera, localizado en una plaza de arquitectura marinera y una cocina ubicada en la intersección de las líneas marcadas por la cocina catalana tradicional, la marinera y la de mercado, todo atado con pequeñas dosis de modernidad. Veis? Ya lo hemos vuelto a recomendar! La Mar Salada La Mar Salada se ha posicionado en los últimos años como uno de los referentes de la co

Restaurantes de Montjuïc y Poble-sec

La mejor cocina del barrio ¿Crees que falta algún restaurante importante de Montjuïc o Poble-sec? Dínoslo en los comentarios de abajo. Xemei No es lo mismo decir “hoy hemos cenado en un italiano” que “hoy hemos cenado en un veneciano”. ¡Todavía hay categorías! Cuando, en el Poble-sec, abrieron el Xemei, este inciso se hizo imprescindible. Los gemelos –xemei, en dialecto veneciano– Stefano y Max Colombo llevaron a Barcelona una cocina transalpina que superaba de una vez los macarrones a la boloñesa y las pizzas quattro stagioni. Llegaba el pescado tal y como lo cocinan en el Véneto, y teníamos que aprender qué son las sarde in saor o el baccalà mantecato: otra cocina italiana era posible. Las sarde son la versión veneciana de las sardinas escabechadas y aquel bacalao es una brandada sin ingredientes lácteo. En Xemei os lo sirven en un surtido que también incluye caballa al horno y boquerones marinados, y que debéis pedir sí o sí para poneros en situación. Cosa que, por otro lado, no os costará mucho. El lugar tiene glamour y, como toca en estos casos, corre el rumor de que algún jugador del Barça es cliente. El ambiente de taberna vintage, la hiperactividad de los xemei, los camareros charlatanes y unos platos buoni, buoni, buoni son motivos suficientes para decidir que volveréis. Pero antes, acabaros los bigoli in salsa veneziana, las sepias a la plancha con polenta, el pulpo a la brasa o, si queréis parecer venecianos de toda la vida, el hígado de ternera a la veneciana. Cas

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com