Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Refréscate

Refréscate

Heladerías, zumos o batidos: 10 propuestas para sofocar el calor veraniego

Bodevici
Advertising

5 heladerías

Obrador Delacrem
Foto: Andreu Font. In and Out Barcelona
Restaurantes, Heladerías

Obrador Delacrem

icon-location-pin Dreta de l'Eixample

Segundo establecimiento de Delacrem y nueva aventura de Massimo Pignata, que abrió la heladería en la calle Enric Granados en 2010. Se llama Obrador Delacrem, gana metros para la elaboración de helados y la experimentación y hace visible parte de los procesos de producción. Aquí Massimo y su equipo exploran los sabores clásicos -trabajan con fruta de temporada y por lo tanto cambian periódicamente los helados- pero también desarrollan receptas nuevas, como el de crema de anacardo vegana, el de albaricoque y anacardo, y el de albaricoque asado con romero, las primeras nuevas incorporaciones de la carta. "Aquí tenemos más juego: una plancha, un horno para tostar frutos secos, espacio también para el libre de gluten... entiendo el Obrador como el centro para futuros desarrollos, como un laboratorio donde conceptualizar y crear nuevas ideas", explica el heladero. El Obrador Delacrem ofrece helados, cafetería básica y, la novedad de temporada, horchata. Otro producto que no faltará, marca de la casa, es el 'affogato': una bola de helado dentro de una taza de café con leche ahogada por un 'espresso'. "Sencillo, pero no conozco a nadie a quien no le guste", dice Massimo.

Parallelo Gelato
© Ivan Gimenez
Restaurantes, Heladerías

Parallelo

icon-location-pin Vila de Gràcia

Los chicos de Parallello (Gianluca, Matteo, Marco, Francesco) –que dejaron San Remo porque "era aburrida, sólo hay canción ligera"– aplican una ética artesana impecable a sus helados. Aquí seguro que estarán distraídos: sobre todo cuando se dedican en cuerpo y alma a producir helados tan impactantes como el de piña con albahaca, sin ningún preparado ni añadido, tan solo fruta y agua. En sus sorbetes, la composición es de un 70% de fruta. Italia es un país de hierba mediterránea, más que el nuestro, y les gusta experimentar. Un ejemplo son los sabores de melón con menta o melocotón con romero. Se especializan también en helados salados, ideal para acompañar las ensaladas: ¡helado de queso cheddar Applewood y bacon! La relación calidad-precio es increíble: la tarrina pequeña cuesta uns míseros 1,80 euros.

Advertising
Restaurantes, Heladerías

Oggi

icon-location-pin El Gòtic

"Cuando ves que una heladería tiene más de 25 sabores y dice que es artesana, desconfía de el sitio. No tienen tiempo de hacerlos ". Alessadro Gaetano, socio de Oggi (Officina Gelato Gusto Italiano), es tajante en este aspecto. En 2016 abrió su primer local fuera de Italia, y se enorgullece de hacerlo todo desde cero: ningún tipo de pasta ni preparado. "La materia prima del helado es lo que marca la calidad. Hacemos el helado de pistacho con pistacho siciliano y ya está. El helado industrial es aire, azúcar y colorante ". Los pruebo y me lo creo: sabores refrescantes como el de hinojo salvaje, menta y albahaca -un clásico siciliano- colorean el paladar en alta definición. Como buen argentino, el Papa de ahora entiende de helados: Oggi son proveedores oficiales de los saraos de la Santa Sede.

Restaurantes

Gelaaati di Marco

icon-location-pin El Gòtic

Posiblemente una de las mejores heladerías italianas de la ciudad. Ofrecen una gran variedad de sabores, y todos sus productos, incluidos los canolis sicilianos (3 euros la pieza) están elaborados con ingredientes naturales, sin colorantes ni conservantes. Vaya, el paraíso de los amantes de los dulces saludables. Viva l'Italia!

Advertising
Restaurantes, Heladerías

Delacrem

icon-location-pin L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Massimo Pignata dejó su Italia natal para abrir esta heladería artesanal en el Eixample. Sus helados están hechos con ingredientes puros, 100% naturales, tal y como sus abuelos piamonteses hubieran querido. Si preferís comer y beber caliente, probad el café y acompañadlo con los dulces del día, elaborados por Massimo.

Natas ice cream
Photo: Natas
Tiendas

Natas

icon-location-pin El Raval

Pilla el helado de menta con chip de chocolate. Hazlo. Si no eres fan de la menta, al menos pide una degustación. Si alguna vez has querido un ejemplo preciso de la expresión 'helado artesano, aquí tienes un caso literal. La menta y chips de Natas no es el deslumbrante neón verde de otras heladerias: es mucho mejor. Y tiene la frescura y sabor natural de hojas de menta que te esperas de un buen mojito-  Hay muchas sorpresas agradables en Natas, una encantadora heladeria incrustada en la libreria Central del Raval; a primera vista, la estética confunde un poco: pared medieval y grafitis en una entrada rosa que grita: ¡helado! Pero te darás cuenta que solo importa la ambrosía mercurial de los conos que te zamparás. Todo es bueno, pero lo mejor de todo son los sabores de temporada, que no se encuentran en ningun otro sitio: como el de mango lassi, la conversión en helado perfecto del iogurt índio. Y si os gusta la priva, id a por el valenciano, que combina vainilla con zumo de naranja y ron.  

Advertising
Gelatomania
© Maria Dias
Restaurantes, Heladerías

Gelatomania

icon-location-pin Sant Antoni

En el neón del local pone 1984, pero el local abrió en 2012. La vida heladera de Roberta Bernasconi, de la Lombardía, tiene tela. Su padre abrió su Gelatomania en Milán en 1984, cuando él ya tenía 58. Y cuando el hijo de la Roberta fue a estudiar a Barcelona, ella -que había estudiado cine pero vivía en Gran Canaria haciendo helados- lo acompañó. Peripecias aparte, los helados son fantásticos, sean los sabores clásicos -hasta 25 de diferentes- o inventos que dosifica a cuentagotas, como el de crema de mascarpone con manzana. Sin querer ser pretenciosa, afirma poseer "la clave de un buen helado: buen producto y el equilibrio entre grasa, azúcar y aire". Tiene el obrador a la vista, y es generosa; dos bolas artesanas a 3 euros. No escatima "en el ingrediente más caro de un helado en Barcelona: la electricidad!".

Gelateria di Michele
FOTO: Maria Dias
Tiendas

La Gelateria di Michele

icon-location-pin Fort Pienc

Lo único malo de la Gelateria di Michele es que todos los sabores tienen tan buena pinta que es casi imposible escoger uno. Te podrías quedar plantado ante el escaparate cinco minutos y no decidirte (a mí me pasó). Quizá por eso en Michele te recomienda siempre que combines varios sabores en tarrina o cucurucho. Y una vez con el helado en la mano, te das cuenta que el tiempo de deliberación ha valido la pena. La Gelateria di Michele  -lugar pequeño, entras y sales- ofrece helados caseros y naturales que evitan la gran trampa en la que caen demasiadas heladerías, los sabores demasiado dulces. La elección es pequeña, no te sentirás agobiado por docenas de sabores, pero eso está bien. Los helados son lo bastante sabrosos como para no tener que ofrecer mil opciones. ¿Y cómo los combino? Oreo y café juntos forman un sabor único, lo pedirás cada vez que vuelvas. Chocolate y ment son excepcionales, también, y si quieres algo especial de verdad, prueba el de melocotón. Entra y déjate recomendar. Y luego pasea el cono y toda tu indolencia hasta el Arco de Triunfo.

Advertising
Cosi Duce
© Maria Dias
Restaurantes, Heladerías

Cosi Duci

icon-location-pin Barcelona

Helado de felicidad con la propuesta de helado artesano siciliano del Cosi Duci. ¿Y cuál es su especificidad frente a otros helados italianos? Responden Fabio Pitrola y Laura Alaimo, los propietarios (en catalán perfecto, por cierto): "La generosidad. Ponemos los helados a paladas y no en bolas. Y también que es una especie de helado de sabor fuerte, con mucha sustancia ", explican. Y la 'granita'! Además de los helados, tienen unos 'pozzetti' con este sorbete infinitamente más fino y sólido que aquel batido líquido que llaman granizado. De limón, pistacho, almendra, chocolate o café, se puede tomar ahogado en un vaso de té frío (brutal refresco!) O con un delicioso y aromático bollo siciliano, el desayuno siciliano clásico de casa. Reivindican la labor de su helada toscano, Samuele Querciola, que hace todos los helados cada día y sobresale en sabores veganos y cítricos, como el de limón con albahaca.

Rocambolesc
© Xevi f. guell
Restaurantes, Heladerías

Rocambolesc

icon-location-pin El Raval

¿Recordáis los helados de máquina? Los 'soft ice-cream', que los llaman. Despreciados como helados de mala calidad, pero que avivan un recuerdo inseparable de los veranos infantiles. Los hermanos Roca han fundado Rocambolesc –helados inspirados en los postres del Celler de Can Roca–, en la que expenden un helado de máquina de calidad excelente.El helado no se hace y se archiva en los 'pozetti', sino que cada vez que se pulsa la palanca de una máquina propia –esta gente desarrolló el Roner– el helado se fabrica al instante a partir de una base artesana y con formas divertidas, como el dedo de Colón. El resultado es un sorbete cremoso y un helado lleno de matices y menos frío, sin el choque gélido en tu dentadura. Tienen seis gustos con guarniciones: a mí me ha flipado el de manzana al horno con manzana caramelizada. Y los panecillos calientes, sellados y rellenos de helado, son para morirse de gusto.

Mostrar más
Más heladerías

5 sitios de zumos y batidos

Restaurantes, Bares de zumos

La Bordiny

icon-location-pin El Gòtic

Este pequeño local especializado en zumos de frutas variadas tiene dos puertas de acceso, una por la calle de Jaume I y la otra por Llibreteria. Lo reconoceréis por su psicodélica decoración y por los toques de un extraño exotismo polinesio. Con una oferta tan variada de zumos la indecisión es legítima. ¡No sufráis! Si no os decidís, en la barra exterior, al lado de la calle, ofrecen degustaciones de los zumos del día.

Bares y pubs, Bares

Bar Mendizábal

icon-location-pin El Raval

Pocos metros de barra pueden ofrecer mucho placer, desde originales bocadillos a refrescantes zumos de todo tipo de frutas sazonados con jenjibre, canela o orégano. Podéis llevaros el zumo, beberlo de pie o sentados en la encantadora terraza de la encantadora plazoleta de enfrente, que descansa a la sombra de unos cuantos árboles plataneros. Un buen lugar para vitaminizarse mientras se disfruta del movido y cosmopolita ambiente del Raval.

Advertising
Restaurantes, Mediterránea

La Báscula

icon-location-pin Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

En el corazón del Born podréis respirar con tranquilidad y relajaros en este local que lleva una cooperativa de trabajadores. La decoración interior es ecléctica y el mobiliario 100% reciclado. Ensaladas, empanadas argentinas, pasteles, infusiones y una extensa carta de zumos de frutas y verduras, batidos de leche de soja y smoothies. Fijaros en las paredes, están llenas de arte. Y també se puede aparcar la bicicleta.

Restaurantes, Teterías

La Clandestina

icon-location-pin El Gòtic

Esta tetería con encanto se encuentra en el corazón del barrio Gòtic. Las paredes de colores, toda una declaración de intenciones, y el mobiliario reciclado crean un ambiente casero donde reunirse con los amigos para tomar un té o beber un buen zumo de fruta natural, de una o diversas frutas. También podéis fumar con narguile, al mismo tiempo que consultar el correo electrónico, ya que también dispone de zona wifi.

Advertising
Restaurantes, Vegetariana

Orgànic

icon-location-pin El Raval

Dicen que el Orgànic es “orgásmico”. Con tres locales y una parada en la Boqueria, el equipo del Orgànic sabe cómo dar mucho placer al paladar de los clientes. Sus platos y tapas, elaborados con productos vegetarianos y ecológicos, conviven con los enriquecedores zumos de frutas naturales hechos al momento. Podéis escoger entre estar en el interior, sentaros en la terraza o llevaros el zumo cuando hagáis la compra en el mercado.

Restaurantes

Sirvent

icon-location-pin Sant Antoni

Desde 1920, "el respeto por el sabor y a la metodología tradicional" se ha convertido en la mejor publicidad de este local especializado en horchata, helados y turrones, que también ofrece granizados de limón, café o fresa y batidos de fruta con helado. La cola de gente en la calle que espera a ser atendida da fe de la calidad de sus productos. Un auténtico clásico de los veranos en Barcelona.

Advertising
Restaurantes, Teterías

Malea

icon-location-pin Sants - Montjuïc

Una puertecita de cristal y madera da acceso a este antiguo herbolario, un espacio alternativo y de ambiente tranquilo donde conviven exposiciones y buenos alimentos. Sirven bocadillos, pizzas, repostería casera de su obrador, chocolate, té y una variada carta de zumos naturales de frutas. En el interior hay una tienda de productos ecológicos.

Restaurantes, Vegetariana

Juicy Jones

icon-location-pin El Raval

Este pequeño local decorado con motivos flower power se encuentra muy cerca de la Rambla. Sirve platos veganos y deliciosos zumos naturales. Todas las verduras y frutas son frescas y compradas directamente en el mercado de la Boqueria. También sirven batidos y smoothies hechos con leche de soja. El ambiente es tan internacional que os atenderán en diferentes idiomas.

Advertising
Tiendas, Mercados y ferias

Mercat de la Boqueria

icon-location-pin El Raval

El mercado de la Rambla sabe muy bien cómo adaptarse a los nuevos tiempos. Los puestos de la entrada, especializadas en fruta, han entendido que para los turistas que entran a chafardear es más cómodo beberse la fruta que comérsela. Así que han llenado su despensa de originales batidos de fruta (sin leche) con coloreadas y deliciosas combinaciones de frutas mediterráneas y tropicales.

Restaurantes, Bares de zumos

Nakupenda

icon-location-pin Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Situado en el Born, delante de la estación de França, este agradable local con terraza se autodefine como "especialistas en smoothies". Dad un vistazo a su carta y veréis que no es ninguna exageración. Preparan todo tipo de smoothies con frutas frescas y congeladas, zumos de frutas y leche de arroz o soja. Un 5% de los beneficios se destinan a proyectos solidarios. Ambiente internacional y relajado.

Más placeres saludables

Más ideas refrescantes

Advertising