Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Jazz y vino: matrimonio perfecto
Ravi Coltrane
© Lorenzo Duaso Ravi Coltrane

Jazz y vino: matrimonio perfecto

El restaurante Monvínic acoge algunas de las actividades del Festival Internacional de Jazz de Barcelona

Por Marta Salicrú
Advertising

El Monvínic es, seguramente, la sede más inusual del Voll Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona. Este centro divulgador de la cultura del vino acoge, desde hace cuatro ediciones, algunas de las propuestas más originales y exclusivas de la programación del festival: las Monvínic Experience y las Downbeat Blindfold Test.

Experiencias únicas
Las Monvínic Experience proponen un exquisito maridaje entre vino y jazz, en el que uno de los músicos del cartel del festival interpreta improvisaciones inspiradas por una selección de caldos escogida por los sommeliers del Monvínic, mientras los asistentes las catan, simultáneamente y una por una. Las posibilidades que ofrece este juego son múltiples: probar primero el vino y ver si lo que nos sugiere lo evoca o no la música que escucharemos, o escuchar primero y comprobar si la cata sorprende.

Después de contar en anteriores años con el guitarrista norteamericano Kurt Rosenwinkel, con el pianista cubano establecido en Barcelona Omar Sosa y con el trompetista italiano Paolo Fresu, en la 45a edición del festival el Monvínic contó como invitado con el saxofonista norteamericano, compositor y 'band leader' Ravi Coltrane, hijo de John Coltrane y uno de los representantes actuales del post bop. Coltrane cató los vinos previamente para las improvisaciones, y después volvió a degustarlos mientras ofrecía sus maridajes al público.

El músico puso sus saxos tenor y soprano al servicio de dos cavas, el Uvae 2008 (Xarel·lo, Chardonnay), un Brut Nature de Rimarts y el Colet Navazos Extra Brut 2009 (Xarel·lo); dos blancos, Xarel·lo Pairal 2006 de Can Ràfols dels Caus (DO Penedès) y El Quintà 2012 del Celler Bàrbara Forés (DO Terra Alta; Garnatxa blanca); tres negros,  Les Paradetes 2009 (Sumoll, Garnatxa, Samsó, DO Conca de Barberà) del Celler Escoda-Sanahuja, Arbossar 2010 (DO Priorat, Carinyena), de Terroir al Límit, y Auditori 2010 (DO Montsant, Garnatxa), del Acústic Celler; y para acabar un vino generoso con solera de 36 años de edad, el Marfil Generós Sec (pasa blanca), de Alella Vinícola, del mismo color ámbar que el latón de su tenor. La velada contó con la presencia de los ocho bodegueros, que presentaron sus creaciones.

A ciegas
En el marco del Festival Internacional de Jazz de Barcelona 2013, Monvínic también acoge una nueva edición del DownBeat Blindfold & Winefold Test. La revista 'DownBeat', publicación norteamericana de referencia en el universo del jazz, da nombre a esta propuesta en la que un música debe reconocer una series de piezas seleccionadas por un experto.

En este caso el protagonista será Omar Sosa, que volverá al Monvínic para intentar reconocer la selección del periodista de 'DownBeat' Ted Panken. La propuesta se complementa con un winefold test, en el que el músico y el público que lo quiera probarán a ciegas una selección de vinos escogidos por César Cánovas, jefe del equipo de sommeliers de Monvínic, a partir de los temas que sonarán durante la sesión.

Bares de vinos

Els Sortidors del Parlament

Restaurantes Eixample

Los amantes del buen beber acompañado de buena comida serán felices. Aquí se ofrece una increíble selección de vinos de todo el mundo y una importante sección de vinos catalanes entre los que destacan los del norte de Cataluña. Los vinos están a precio de tienda y por descorchar cobran cuatro euros. También tiene seis cervezas de tirador. Apoyado en una tonel, podrás combinar el buen beber con embutido selecto y conservas, y comida tan singular como un pincho de tortilla de huevos de cordoniz con aroma de trufa negra.

Casa Mariol Wine Bar

Restaurantes Dreta de l'Eixample

En el local de la bodega Casa Mariol, el Casa Mariol Wine Bar, podréis encontrar el Suau, la versión actualizada de una bebida, mezcla de gaseosa y café, que triunfó en la Ribera del Ebro hace décadas. También podréis probar vinos del Ebro a granel, comer una buena clotxa —pan relleno de sardinas, cebolla, tomate y ajo— y rematarlo con unos buenos pasteles de Batea. Todo en un ambiente cool y joven.

Advertising
La Catalista
Foto: Maria Dias

La Catalista

Bares y pubs Bares de vinos Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Aquel silencio incómodo a la hora de elegir el vino ... Azuzado por el acojonamiento de hojear una carta-enciclopedia de alta gastronomía. Esto no ocurre en La Catalista, un bonito bar de vinos -va, buscad triples sentidos- que la sumiller norteamericana Erin Nixon acaba de abrir en Carders, 11. "Para mí, los vinos catalanes son increíbles y deliciosos, pero no elitistas, y queríamos una carta que reflejara este momento de efervescencia y cambio, con tantos pequeños productores excelentes ", explica Nixon. Y aquí entra en juego la chef Laila Bazham (Hawker 45). A partir de quince vinos de la tierra selectos -todos en copas, de cuatro a seis euros-, la filipinobrasilera ha ingeniado una carta de doce tapas o platos enteros -y tres postre- que buscan la armonía organoléptica prefecta. De cara a barraca: a la carta, cada plato tiene una copa al lado, y en lugar de clavarte rollos sobre el macabeo, Nixon te cuenta lo esencial de cada vino-plato.

Como, por ejemplo, que unas buenísimos setas de temporada con salsa de 'vitello tonnato' (gran combinación!) mantecosas y de salado suave estallan contra las frutas del bosque ácidas de un Foresta-Sumoll 2017. Bazahm es una crack. 

Disset 17 Graus

Restaurantes Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

El Disset 17 graus es un bar rústico y elegante donde predomina la madera, para sentarse durante horas y arreglar el mundo. La carta de vinos presenta más 60 referencias de vino del país y de países como Francia, Italia, Alemania o Portugal. La propuesta está pensada para aquellos a quienes nos gusta beber vino y disfrutar pero sin convertirnos en catedráticos. Las neveras llenas de botellas están por todas partes. Blancos, rosados, negros y espumosos, podemos probar casi todas las variedades. Y es uno de los pocos sitios de Barcelona donde, aunque parezca raro, podemos probar copas de champán.

Advertising
Salvatge Bar
© Irene Fernandez

Bar Salvatge

4 de 5 estrellas
Bares y pubs Bares de vinos Vila de Gràcia

La gentrificación no es un problema temático: la sustitución de lo tradicional -'cupcakes 'en vez de ensaimadas o' baos 'en lugar de entrepans- por modas del mundo allende nos puede gustar más o menos, pero no segrega ni barrios ni ciudades. Lo que discrimina son los precios. El problema de la mayoría de estos nuevos locales con propuestas tan 'cool' es que son caros: donde antes podías merienda con toda la familia, por el mismo precio ahora serás afortunado si te quedas tip. El recambio de pobres a ricos se hace rápido con subidas de los alquileres. Por el camino, vamos perdiendo barrios y somos expulsados ​​de donde nacimos.Por suerte, hay excepciones. El Bar Salvatge es una iniciativa innovadora y popular, que quiere acercar a todos la cultura del vino natural, interesantísima. Ofrecen vino a copas a muy buen precio: de 2,15 a 5 euros. Salen de ocho grifos que van cambiando, más una del vermut de Rubén Parera, que también se ha encargado del interiorismo, con madera, carteles preciosos de ferias de vino y un neón salvaje en el techo que lo baña todo de luz calabaza. Hacen algo para picar porque no caigas al suelo -braó, aceitunas, empedrat- y dejan entrar animales: su logo es un hipopótamo tabernero, con delantal, sacacorchos, botella en la mano y hinojo entre los dientes. Una imagen que representa su espíritu travieso, original y asequible.

L'Ànima del Vi

5 de 5 estrellas
Bares y pubs Bares de vinos Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Nos llevan una botella de Sauvignon Blanc de Frantz Saumon. No somos expertos en la materia y nos hemos dejado aconsejar. Flipo con el vino y levantamos la vista con una sonrisa en los labios. En la pared descansa el catálogo de botellas más honesto y saludable del Born. En l'Ànima del Vi sólo trabajan con vinos naturales, sin aditivos, vinos que han evitado injerencias químicas y manipulaciones humanas para llegar a la mesa casi incorruptos. Se nota.El blanco se evapora como agua en el desierto.

Advertising
Zona d'Ombra
Foto: Laura Morfin

Zona d'Ombra

3 de 5 estrellas
Bares y pubs Bares de vinos El Gòtic

Después de un viaje a enotecas y restaurantes de Venecia, un par de amigos decidieron montar una vinatería con la misma filosofía del país vecino. Miguel Ángel, que hoy sirve copas sin parar en la barra de Zona d'Ombra, confiesa que le sedujo esta abundancia italiana de mortadela sobre el mostrador y vino para todos. Dispuesto a copiar esta buena costumbre, los dos amigos quisieron trasladar la misma generosidad a este local. De hecho, Zona d'Ombra se hace llamar 'enoiteca', (no desenfundéis el boli, correctores) porque es el nombre italiano para los lugares donde se bebe vino y se come.Si continúo con la aventura lingüística, Zona d'Ombra es la manera como se conoce en Italia un vasito de vino. La afición por la cultura del país de al lado no merma porque aquí, aparte de vender vinos de todo el Estado, ofrecen un buen surtido de vinos italianos que les gustan y también el famoso aperitivo veneciano, el Spritz.Zona d'Ombra nació desde el primer día con la vocación de vender botellas para llevarse a casa, pero si decidimos quedarnos allí para probar sus croquetas de cabrales o el jamón ibérico, sólo nos cobran 4,50 por abrirnos la botella que pagaremos a precio de bodega.Ahora que cito la cuestión gastronómica, no puedo dejar de decir que en Zona d'Ombra tienen un pan exquisito que les llega cada día del horno Es Baluard de la Barceloneta. Buen pan, buen vino, y todo aquello de la rima que me niego a reproducir. Me pregunto si existe en italiano una traducción para esta frase

El Petit Celler

Restaurantes Sarrià - Sant Gervasi

El Petit Celler es un establecimiento cerca de la plaza de Francesc Macià, este Scalextric de coches estresados ​​entre oficinas gemelas. En esta bodega de estanterías blancas y interminables, encontraremos una variedad increíble de referencias: vino, cava, champagne, destilados ... miles de botellas. Y sobre todo son punto de referencia en el servicio de vino a copas: además de tienda y sala de catas, disponen de zona de WineBar y cafetería abierta durante todo el día.Cada quince días se ofrece una nueva selección de diez vinos a copas escogida por el sumiller Antonio Lopo, en la que están representados todos los estilos del mundo: negros, blancos, rosados, dulces, espumosos, fortificados, naturales ... Cualquier referencia puede aparecer en la carta si tiene algo diferente que aportar! Todas las copas van acompañadas de una pequeña tapa y son servidas con el Coravin, un aparato que mantiene intacto el vino durante mucho tiempo, ya que no hay que abrir la botella para verterlo en la copa. 

Advertising

Can Cisa / Bar Brutal

Bares y pubs Bares de vinos Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

En el sombrío y agradecido frescor de Can Cisa, se puede apreciar la primorosa remodelacion que han hecho de una taberna de barrio. La reverencia por la religión del barril y el tirador y la presión vecinal han llevado a los gemelos Colombo, propietarios del restaurante Xemei, a combinar una tienda de vinos en la entrada con el mantenimiento de una barra de vinos a granel y botas. Enfrente hay unas 300 referencias de vinos, todos ecológicos o biodinámicos de todo el mundo, sin ninguna química ni ningún tipo de aditivo, y a precios ni caros ni baratos, en una franja muy interesante. Una taberna de estilo antiguo que vende vermut a granel.

Vila Viniteca
Foto: Vila Viniteca

Vila Viniteca

Tiendas Vinos y licores Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

En pleno Born encontraréis esta tienda repleta de propuestas nacionales e internacionales y una de las distribuidoras más importantes de Europa. También disponen de un espacio gastronómico.

Mostrar más
Recomendado

    También te gustará

      Advertising