Cómo entrar en 23 edificios singulares de Barcelona

No son sitios 100% secretos, pero no podréis entrar en ellos de forma habitual. ¡Nosotros os explicamos los trucos para conseguir que os abran las puertas!

© Iván MorenoBiblioteca Ateneu Barcelonès

Sitios singulares, exclusivos, divinos, para ricos y gente normal, con vistas, especiales.... La redacción de Time Out ha conseguido entrar en sitios impresionantes donde hay que pagar un 'peaje' y que, normalmente, no están al alcance de cualquiera que lo pida. Pero a todos podréis acceder con un poco de esfuerzo. Leerlos aquí será como hacer una cata.

1

Gimnàs Siglo XX

El gimnasio está forrado de fotografías y recortes de periódicos y revistas. Está el cartel del combate entre Arthur Cravan y Jack Johnson, el original de 1916, no creemos que haya muchos más. Entre los boxeadores de las fotografías reconocemos a Kid Tunero, un boxeador cubano que fue amigo de Ernest Hemingway, que llegó a Barcelona en los años 30 de siglo pasado. Después de la guerra fue mánager de José Legrá, un boxeador con vis cómica, consentido por el Franquismo. Ahora es vivienda y estudio de los arquitectos Coll-Leclerc.

Como se entra... Los arquitectos son muy simpáticos y si tenéis algún proyecto entre manos o sis fanáticos del boxeo, seguro que os dejan entrar en el Gimnàs Siglo XX.

Leer más
2

Gran Teatre del Liceu

Recomendado

Los guiris que beben sangría en la Rambla alucinarían si supieran que tienen muy cerca un exclusivo club que rebosa tesoros modernistas –sobre todo de Ramon Casas–, el Cercle del Liceu, con el Vestíbulo y el Salón de los Espejos, lo único que se salvó del incendio de 1994. El teatro de la ópera también esconde una vista espectacular sobre Barcelona, salas de ensayo con trucos acústicos, una gran lámpara central desde donde canta el coro, un sistema para canalizar 450.000 litros de aguas freáticas al día hacia la Fuente Mágica de Montjuïc y una fortuna en pelo natural para hacer pelucas. Al salir, ¡cantaréis!

Como se entra... Las visitas guiadas (de lu. a vi., a las 9.30 y las 10.30 h; 16 €) permiten el acceso al Vestíbulo, la Sala de Conciertos, el Salón de los Espejos y el Círculo del Liceu; la visita Premium (la próxima, el 10 de abril, 18 €) muestra la parte trasera del escenario.

Leer más
El Raval
Advertising
3

Galeries de la Llum

Las grandes columnas del Sephora de El Triangle no son solo decoración. Ni las de los vestíbulos de la parada de ferrocarril de Catalunya. Son lo poco que se conserva de las Galerías de la Luz, una avenida subterránea llena de puestecitos que se abrió en 1940, para ser la primera galería comercial de Barcelona, y que sufrió una decadencia hasta que cerró, en los 90. Las galerías también tenían un cine que hoy es una sala expositiva –solo para actos privados– en la misma estación de ferrocarril. Cultruta organiza una salida que también para en estos vestigios. Las podéis ver con vida en la película 'Bilbao' de Bigas Luna y en el videoclip de Loquillo 'Avenida de la Luz', ¡claro!

Com
o se entra... Cultruta organiza visitas guiadas a través de la ruta ‘BCN subterránea: secretos del tren de Sarrià’.

Leer más
4

OneOcean Club

Rompemos un remo a favor del exclusivo club-restaurante de la todavía más exclusiva marina de yates de lujo del Port Vell: es falso que haga falta tener una embarcación estilo Onassis amarrada delante para entrar. Solo os tiene que recomendar un socio y rellenar el formulario: si no tenéis recomendación, pasaréis a engordar la lista de espera y será más difícil. ¿Vale la pena? Comer y beber en una plataforma de cristal flotante tiene su gracia. Y no es obscenamente caro. Aunque en la presentación del vino Rosa d’Abril de Torelló (buenísimo) comí un arroz de gambas que sorprendentemente era justito.

Como se entra... Os tiene que recomendar algún socio... Si no tenéis ningún buen padrino, pasaréis a la lista de espera.

Leer más
Advertising
5

Bar Puerto Hurraco Sisters

Es donde van los más calaveras cuando sale el sol y cierran la barra en todas partes. Puerto Hurraco, el after del Poblenou, es un antro cargado por el diablo, con las paredes cubiertas de grafitis y una niebla de cigarro que parece las calles de Londres en los tiempos de Jack el Destripador. Última parada de la ruta noctámbula de Barcelona, apta para perdularios y vampiros, y todo ser que se esconda en la oscuridad. Le debe el nombre a un pueblecito de Badajoz, donde recordaréis que en 1990 tuvo lugar una matanza entre familias enemistadas, que dejó una estela de nueve cadáveres.

Como se entra... Necesitáis estar entre la lista de socios, o inventaros una milonga y liar a los de la entrada.

Leer más
6

Biblioteca de la Fundació Antoni Tàpies

Glòria Domènech, directora de la Biblioteca de la Fundació Tàpies, recuerda los años 90, cuando tenían, literalmente, 'overbooking'. Es un espacio pequeño, muy cuco, dentro del museo, donde quienes lo visitan tienen a su disposición unos 50.000 volúmenes que versan, sobre todo, sobre arte no-occidental (africano, oriental, oceánico...), las obsesiones del pintor que da nombre a la institución. Es el único sitio de España donde encontraréis material sobre el tema. Pero también hay todo lo que podáis imaginar sobre arte contemporáneo y, evidentemente, lo que escribió y exhibió el maestro Tàpies. Si estáis estudiando alguna cosa relacionada con el arte, no hay lugar mejor en Barcelona.

Com
o se entra... Solo tenéis que llamar al 93 487 03 15 y pedir cita previa.

Leer más
Dreta de l'Eixample
Advertising
7

La Ricarda. Casa Gomis

La excursión hasta el Prat de Llobregat tiene premio: pisar la Casa Gomis, una joya arquitectónica de Antoni Bonet Castellana construida por encargo de la familia Gomis- Bertrand en los 60. Paseas por el interior diáfano, miras hacia fuera, te sientas en la mítica silla BKF y dejas volar la imaginación. El conjunto racionalista, que fue diseñado por correspondencia, hace soñar con las carreras de los niños por las estancias en los encuentros familiares y también con las noches de verbena con los amigos del Club 49, el grupo capitaneado por Joan Prats e inscrito en la vanguardia cultural. La Ricarda no ha perdido encanto, aunque el tiempo le pase factura.

Como se entra... Marita Gomis hace de cicerone por la casa donde creció. Contactad con ella en el correo electrónico laricardagb@yahoo.com y os dará día y hora de visita. 17 €

Leer más
8

Bar Mutis

El Bar Mutis, muy cerca del Mut, ocupa un principal del Eixample y podría ser el club privado donde Sherlock Holmes reposa después del chute de morfina. Pasa por ser una de las mejores coctelerías de Europa, pero no entraréis con pasta. Llamad. Su propietario, Kim Díaz, investigará si conocéis a algún socio. Si no es así, una breve entrevista telefónica servirá para decidir si sois suficientemente interesantes para entrar. No hace falta ser un monaguillo, pero si sobrepasáis la línea de la educación os echarán a la calle (muy educadamente). ¿Dónde está la línea? Esto lo decide Díaz, claro.

mo se entra... Solo se entra si alguien te invita. Si llamáis, investigarán si sois suficientemente interesantes para entrar a tomar algo.

Leer más
Dreta de l'Eixample
Advertising
9

Barcelona Supercomputing Center

¿Tenemos que santiguarnos antes de entrar en el templo de la supercomputación? Pedimos la bendición a la cara olmeca que guarda la puerta de la Torre Girona. Entramos en la capilla y rodeamos la urna de cristal dentro de la cual se ordenan cajas, más de 3.000 placas de memoria y hasta 100 kilómetros de fibra óptica que hacen que el ordenador de ordenadores calcule en una hora lo que la máquina de casa resolvería en seis años. El silencio no es sepulcral –hay motores para hacer funcionar y refrigerar el supercomputador– pero lo será cuando este año aprieten el off del Marenostrum 3 para actualizar el ordenador. Lo llaman obsolescencia programada...

Cómo se entra... Organizan visitar para grupos y abren puertas coincidiendo con el 48 h Open House.

Leer más
10

Palau del Marquès d'Alella

Los jardines del Palau del Marquès d’Alella abrirán al público como espacio municipal antes del verano. Muy buena noticia: la apagada zona alta de Muntaner ganará un jardín de 3.600 m2, un ejemplo único de jardín burgués del siglo XX. Otra historia es entrar en la mansión de Julio Muñoz Ramonet. Este palacio de 2.200 m2 espera el retorno de las obras de arte que sus cuatro hijas sustrajeron en 1991, cuando el magnate estraperlista cedió a la ciudad, en testamento, un inmueble con 800 obras de arte (¡goyas y grecos!). Cuando las devuelvan (hay sentencia firme), la Fundació Muñoz Ramonet se planteará cómo lo museiza. Muñoz murió en Suiza, huyendo de una demanda de once años de cárcel por estafa.

mo se entra... Tendréis que esperar a que el Ayuntamiento lo abra al público... antes de verano.

Leer más
Advertising
11

Círculo Ecuestre

Encontraréis pocas referencias a su origen vinculado a la afición a la hípica más allá del nombre y el logotipo. Lo veréis estampado en las corbatas que los socios que no lleven –en invierno son obligatorias– tienen que coger en recepción, donde las prestan, para acceder al elegante Hall Principal del palacete neogótico, la casa Pérez Samanillo, que lo acoge desde 1950. A la derecha del Hall, las salas de lectura; a la izquierda, el bar. Y hacia arriba se proyecta una escalinata de mármol. Por todas partes, suelos y muebles de madera artesanales, butacas Chester y vistas a la Diagonal. La mejor, la que se ve desde la ventana ovalada de inspiración modernista.

Cómo se entra... Puedes hacerte socio, pero para conseguirlo tienen que avalarte unos cuantos socios. Antes tendrás que comprar un título. También puedes entrar si un socio te invita. Se abre al público durante el festival 48 h Open House y hay colas larguísimas.

Leer más
Sarrià - Sant Gervasi
12

Casa Planells

Es un edificio anacrónico, construido a mediados de la década de los 20 sobre un proyecto de Josep Maria Jujol, imitando las obras maestras del modernismo. Hace cinco años que el arquitecto Arturo Frediani alquiló el principal para montar su estudio. Quitó un suelo de baldosas horrorosas con el que algún inquilino desaprensivo había tapado los mosaicos originales, y creó un mobiliario adaptado a las líneas curvas de las paredes. Ahora, Frediani ya se ha marchado, pero todavía encontraréis la editorial Tenov, regentada por Llorenç, que es quien me abre la puerta y me lleva a ver el famoso capitel en forma de hélice de la sala principal. Él me explica que el segundo y el tercer piso se han reciclado en pisos de estudiantes.

mo se entra... Cada año, durante el 48 h Open House, los de la editorial Tenov abren las puertas de la Casa Planells al público.

Leer más
Advertising
13

Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi

Solo tenemos que hacer un pequeño esfuerzo cuando nos adentramos entre estas cuatro paredes e imaginar al joven Picasso, con 14 años, haciendo el examen de ingreso y dejando a todo el mundo con la boca abierta. Por aquí también pasaron Miró, Nonell, Plensa... El edificio es de finales del siglo XVIII y quizá os despista que esté la Cámara de Comercio, que ocupa buena parte de los espacios, pero no tengáis miedo, seguid vuestro olfato y agarraos... Es uno de los espacio más bonitos de Barcelona.

mo se entra... Cada semana hacen actividades, como conciertos de música clásica, debates, conferencias... La entrada a los conciertos vale 15 €, ¡pero los debates son gratis!

Leer más
Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera
14

Biblioteca del Ateneu Barcelonès

Debe haber muy pocos sitios en Barcelona como este, una biblioteca de una institución que tiene más de 150 años y más de 300.000 volúmenes a tu alcance. Sentarse en una de las mesas individuales que dan al jardín romántico del Ateneu, un día nublado de invierno, te permite afilar adjetivos hasta la perfección como hacía Josep Pla. Hay gente, sí, pero nada que ver con otras bibliotecas de la ciudad. El ambiente es de recogimiento y estudio. Comodidad, historia... Aquí, si no escribes una obra maestra, es que no vales. Albert Forns parió aquí 'Jambalaia', así como tantos otros escritores que han dado vida a sus personajes a lo largo de un siglo y medio. Un lujo más barato que el gimnasio.

mo se entra... Hay que hacerse socio: la cuota de inscripción es de 60 € y luego se pagan 29,90 € cada mes.

Leer más
El Gòtic
Advertising
15

Cases Ramos

El edificio, que señorea como puede en la difícil plaza de Lesseps, es de principios del siglo XX y tiene una escalera muy bonita. Pero lo interesante es acceder al piso donde vivía Ricardo Ramos, el empresario naval que encargó la construcción del edificio. Tiene más de 500 m2 y allí se rodaron algunas escenas de 'Todo sobre mi madre', la peli de Almodóvar que ganó el Oscar. Era el pisito de los padres de Rosa (Penélope Cruz) y aparecía tal y como es... Tiene un jardín exterior espectacular y nosotros hemos entrado en él invitados para participar en alguna fiesta.

Cómo se entra... En el edificio, claro, puedes entrar llamando al interfono, a ver si te abre algún vecino... Pero lo que es impresionante es acceder al piso del señor Ramos. ¿Puedes esperar al 48 h Open House?

Leer más
16

Backstage de la Apolo

Todos habéis estado en la Sala Apolo, habéis cantado y habéis bailado durante horas, en un concierto o en el Nitsa, los fines de semana. Lo que muchos no conocéis, quizá, es el backstage que se esconde en el piso de arriba de la sala y que conecta con el escenario por unas empinadas escaleras. Arriba, un espacio de vicio y perversión. Nooo, es broma. Lo que hay en el backstage de la Apolo es un camerino con espejos, un baño con ducha y una gran sala donde los amigos de los músicos pueden tomar una cerveza después del concierto y brindar por los éxitos y el rock and roll. Y un secreto más: si conseguís entrar, ¡pedid que os enseñen la terraza!

mo se entra... Pues siendo amigo de alguno de los artistas, teniendo una pulserita VIP, ligando con algún músico o comiéndole la cabeza al mánager adecuado.

Leer más
El Poble-sec
Advertising
17

CGT Catalunya

La via Laietana es una de esas calles extrañas de la ciudad, con edificios muy altos que no parecen tan altos... Pero nos quedamos con el edifico de la CGT Catalunya, desde donde podéis disfrutar de una vista de Barcelona impresionante. No hace esquina, como el de Comisiones Obreras, pero presenta el mismo estado lamentable, de sitio decadente. En el cuarto piso hay una terraza espléndida, donde estaréis unos diez pisos por encima de la estatua de Colón, en la parte baja de la Rambla. Los días de viento saldréis despeinados. De paso, ya que vais, quizá no os va mal afiliaros al sindicato, que la cosa solo os saldrá por 33 euritos al mes. Tal y como están las cosas, nunca sabes si necesitarás que te echen una mano laboral.

Cómo se entra... Si decís en la puerta que vais al cuarto piso y no sois más de dos... el portero no os pondrá problemas.

Leer más

Filigranas de arquitectura singular

18

La Fàbrica

Nos sumamos a un grupo de diseñadores y arquitectos que visitan La Fàbrica, la antigua cementera de Sant Just que Ricardo Bofill transformó en casa-taller en los años 70. El cementerio de hormigón con aperturas neogóticas y elementos retrofuturistas es de una rareza cautivadora. Nos dejan transitar por los silos, salas interconectadas y redondeadas que funcionan como oficinas, taller de maquetas, archivo..., pero no podemos acceder a La Catedral porque se está celebrando una reunión importante. Ya tenemos la excusa para volver.

Cómo se entra... ¡No vayáis por libre! Si os interesa la arquitectura, solicitad añadiros en algún grupo de profesionales de la materia.

Leer más
19

Walden 7

Cogiendo el nombre de la novela de Henry David Thoreau, Ricard Bofill creó el edificio del Walden 7 en los años 70. Inicialmente, el proyecto preveía tres edificios hermanos, pero solo se construyó lo que ahora podéis ver. Si entráis, os sorprenderéis con el centenar de pasillos que hay, las escaleras laberínticas, las paredes azules y rojas y la luz que entra. Pedid que os dejen subir a la terraza de arriba: ¡encontraréis piscinas y unas vistas espectaculares!

Cómo se entra... Tenéis que convencer al portero (o haceros amigos de un vecino).

Leer más
Advertising
20

Terrado de CaixaForum

Es muy difícil encontrar barceloneses que no hayan visitado nunca la antigua fábrica Casaramona, pero también es complicado encontrar algunos que hayan pisado su terrado. Desde aquí se obtiene una perspectiva diferente del edificio modernista y de Montjuïc, y es el sitio desde donde podréis admirar plenamente las dos espectaculares torres que lo coronan.

mo se entra... El acceso al terrado es libre. Encontraréis la entrada en el hall del centro, muy cerca de la zona de taquillas.

Leer más
La Font de la Guatlla

Desde aquí Barcelona es pequeña-pequeña

21

Edifici Colón

El Institut Municipal de Paisatge Urbà está en la planta 20 del que fue el primer rascacielos de Barcelona (construido en 1970), un hito arquitectónico que ofrece una vista singular de la ciudad.

Cómo se entra... Ofreceos como voluntarios para pedir las subvenciones para rehabilitar vuestra finca. Los vecinos os canonizarán y tendréis la excusa para ir.

Leer más
22

43 The Spa

Desde lo más alto del hotel Arts podréis relajaros entre burbujas mientras tenéis una panorámica del mar como nunca lo habéis visto; dicho de otra manera, como la que tienen los jeques y otros humanos de bolsillo importante.

mo se entra... La entrada a la zona de aguas del spa cuesta 45 euros (tiempo ilimitado).

Leer más
La Vila Olímpica del Poblenou
Advertising
23

Campanario de Santa Maria del Pi

Las callejuelas del Gòtic a vista de pájaro. Esto es lo que encontraréis si escaláis los escalones del campanario, el más alto de la ciudad durante la Edad Media. Eso sí, preparad piernas y pulmones.

mo se entra... Una visita guiada os llevará desde la cripta hasta el campanario.

Leer más
Ciutat Vella

Críticas y valoraciones

0 comments