Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right 20 escapadas desde Barcelona en trenes de FGC

20 escapadas desde Barcelona en trenes de FGC

Para hacer un pequeño viaje no hace falta tener coche. ¡Descubrid el placer de viajar en tren!

Por Xavier Amat |
Advertising
Funicular de Montserrat
© Juan José Pascual

La red de transportes de los Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña hace que salir de Barcelona para hacer una escapada de domingo y romper con la rutina de la ciudad sea de lo más fácil. Ya no hace falta que busques excusas para quedarte en casa. Tienes mil opciones: descubrir nuevos pueblos, hitos culturales e históricos de Cataluña, museos, parques naturales y actividades para todos los gustos y edades que están tan cerca como un trayecto en tre. Visita Cataluña de forma económica, rápida y cómoda. ¿Estás preparado?

NO TE LO PIERDAS: Escapadas a 30 minutos de Barcelona.

1
Tren dels Llacs
© FGC

El tren de los lagos: paisajes del Prepirineo

¿Qué encontraremos? Trayecto inolvidable a través de paisajes espléndidos, nostalgia de tiempos pasados. Son muchas las sensaciones que se experimentan cuando se hace el viaje que comunica Lleida y La Pobla de Segur con el Tren de los Lagos. Si todavía no habéis subido nunca, buscad una oportunidad. Ya van más de diez temporadas que Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña (FGC) pone en marcha este recorrido por tierras de interior y prepirenaicas, y el éxito de la iniciativa queda fuera de toda duda; ¡los dos últimos años la ocupación de las expediciones llegó al 99%!

¿Dónde encontramos la magia del Tren de los Lagos? Para empezar, aunque el trayecto con finalidad turística es relativamente nuevo, las locomotoras datan del año 1968 (modelos diesel 10817 y 10820) y empujan cuatro coches de época de la serie 6000, un coche cafetería con asientos y mesas, y un furgón postal. Seguidamente, claro, los paisajes que atraviesa; el recorrido comienza llano por la derecha del río Segre, pero más adelante se llega a las montañas de Sant Llorenç de Montgai y Camarasa, y el tren sube entre embalses y cordilleras. En total se pasa por 41 túneles y 31 puentes. Añadimos también otros detalles que enriquecen aún más la propuesta, como que los viajeros reciben como obsequio un estuche con diferentes productos gastronómicos locales, o que se hace una cata de coca de recapte de Balaguer, y que existe la posibilidad de adquirir paquetes turísticos, como visitas guiadas o actividades lúdicas diversas para hacer en poblaciones por las que pasa el trayecto.

Las semanas más calurosas del año, el recorrido se podrá hacer con el Tren panorámico, convoy que permite a los pasajeros un viaje con la máxima comodidad meteorológica y que dispone de unas ventanas panorámicas que posibilitan disfrutar plenamente de los paisajes. ¡Reserva vuestro billete con antelación para no quedaros en el andén!

¿Cómo llegar? El Tren de los Lagos sale de la estación Lleida-Pirineos, y son muchas las maneras de llegar a la capital de la Terra Ferma en transporte público, ya sea tren o autobús.

2
Tren del Ciment, el Carrilet
© Oriol Molas

El Carrilet: arranca el Tren del Cemento

¿Qué encontraremos? Son tan sólo 3,5 kilómetros y 20 minutos de recorrido. Corto pero intenso. El Tren del Cemento es toda una atracción en el valle de Lillet. Primero, porque se trata de un tren centenario, que tiene al frente una locomotora diesel que tira cuatro coches con capacidad para 25 viajeros cada uno. Segundo, porque en los primeros pasos va por las calles de la Pobla de Lillet y junto a las casas, y luego se adentra en las montañas de este rincón pirenaico. Y tercero, porque hace parada en dos espacios que merecen una visita. Uno, los Jardines Artigas, diseñados por Antoni Gaudí; y el otro, la antigua fábrica de cemento Asland, hoy museo, ya en el término de Castellar de n'Hug, un conjunto fabril espectacular y ubicado en un entorno natural singular, llamado el Clot del Moro.

Consultad los paquetes combinados de viaje con el tren y las visitas. Precisamente el ferrocarril, hoy de uso turístico, se puso en funcionamiento para conectar la fábrica de cemento, impulsada por Eusebi Güell, con el resto del mundo. La empresa transportaba sacos de cemento, pero era un tren muy pequeño y comenzó a recibir el nombre de 'Carrilet'. Iba hasta Guardiola de Berguedà, y de allí partía la línea de ferrocarril de vía estrecha hacia Berga y Manresa.

Con el frío el Tren del Cemento hiberna, pero cuando el termómetro empieza a subir, se desvela y retoma el recorrido que ya lleva haciendo más de un siglo. Más o menos a partir de primavera tendréis la oportunidad de subir y vivir esta pequeña gran aventura hasta finales de noviembre.

Si tenéis niños, será una actividad que les encantará. Antes de encaminarse hacia el histórico tren, o bien cuando voelváis del viaje, como os plazca, visitad en la antigua estación de la Pobla de Lillet la exposición titulada 'Ferrocarriles secundarios, industriales y turísticos en el valle del Llobregat', con los elementos más representativos de la época de los ferrocarriles y de los trenes mineros e industriales de la zona.

¿Cómo llegar? Para ir hasta la Pobla de Lillet, podemos tomar el tren de FGC hasta Manresa (R5, línea Llobregat - Anoia), y desde allí un autobús de la compañía ALSA.

Advertising
3
Catalunya en miniatura

Cataluña en miniatura: un país pequeñito

¿Qué encontraremos? ¿Os imagináis ir en pocos minutos del patrimonio romano de Tarragona al románico de la Vall de Boí, o del Teatro Museo Dalí de Figueres al Parque de Atracciones Tibidabo? ¡En Cataluña en Miniatura, esto es posible! Bueno, al menos es posible hacerlo a través de sus pequeñas grandes maquetas. Vale que no es lo mismo que visitar físicamente estos lugares, pero las reproducciones de los edificios y de los pueblos, costas y montañas están tan bien elaboradas que siempre vale la pena ir a Torrelles de Llobregat, comarca del Baix Llobregat, y cruzar la puerta de este espacio inaugurado en 1983.

El visitante se siente como Gulliver en Liliput, pero en este caso en un Liliput muy reconocible: dudamos que echéis de menos alguno de los elementos patrimoniales más destacados que hay en nuestro país. 48 maquetas correspondientes a las comarcas de Barcelona, ​​16 en las de Girona, 22 en las de Lleida y 18 en las de Tarragona conforman un completo viaje de norte a sur y de este a oeste por todo el territorio, un trayecto al que se añade el Rincón Gaudí, dedicado por completo a las obras del genial arquitecto, y no sólo en Cataluña sino también más allá.

Las maquetas están a escala 1.25 y 1.33, y algunas son de madera y otras –las que se construyeron a partir de 1990– de poliuretano de diferentes densidades.

Desde hace una década, al lado de Cataluña en Miniatura hay un parque de aventuras entre los árboles. Si primero nos sentíamos como Gulliver, disfrutando de las 66 actividades que ofrece el Bosque de Aventura nos sentiremos como las ardillas. Una experiencia para vivir la naturaleza de una manera original, y que cuenta con cuatro circuitos de diferentes niveles de dificultad. Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) ofrece la posibilidad de elegir entre varios billetes combinados, que incluyen la ida y vuelta en transporte público hasta las puertas de estos espacios de ocio y diversión y la entrada a uno o a los dos recintos.

¿Cómo llegar? Bajamos a la estación de Sant Vicenç dels Horts de la línea Llobregat-Anoia de FGC y cogemos el bus de Soler y Sauret hasta Cataluña en Miniatura. El billete combinado de FGC incluye la entrada.

4
Cremallera de Núria
© FGC

El Cremallera: sube a la Vall de Núria

¿Qué encontraremos? La Vall de Núria, un lugar siempre recomendable, lleno de encanto, de historia y de patrimonio, pero que además vive un día especial el 29 de junio, festividad de San Pedro. La fecha marca tradicionalmente el comienzo de la temporada de verano en la estación de turismo y montaña del Grupo FGC. La fiesta que se lleva a cabo rememora la llegada de los pastores para pasar la época calurosa del año, después de haber pasado los meses de invierno en el llano. Podéis asistir a la misa en la que se bendicen los panes y las gachas de San Gil.

Asimismo, si eres excursionistas y tienes ganas de caminar, puedes sumarte a la tradicional subida desde Queralbs hasta Núria por el camino viejo, como siempre habían tenido que hacer peregrinos y pastores, ya que el único medio de transporte con el que se puede acceder hasta la explanada del santuario es el Cremallera, y éste se puso en funcionamiento en 1931.

Precisamente la renovación de algunos aspectos que tienen que ver con el Cremallera, como el sistema de venta de billetes, la accesibilidad a las estaciones o las mejoras en la vía, son una de las novedades de la temporada de verano. Otro cambio es la nueva ubicación del parque infantil El Cau de la Marmota, que ahora contará con espacios interiores y exteriores más amplios. También habrá modificaciones en el programa de animación para los clientes alojados en el Hotel Vall de Núria, con una gran diversidad de propuestas para grandes y pequeños en el que la naturaleza y la alta montaña son protagonistas. Y es que, en pleno verano, el valle ofrece mil y una posibilidades, tales como rutas de varias dificultades para descubrir los entornos, el Parque Lúdico –que cuenta con cintas transportadoras, rocódromo, circuito de patinetes, piscina sensorial, la posibilidad de visitar una granja con animales... Todo a pleno rendimiento a partir del viernes 29.

¿Cómo llegar? Con el billete combinado TreNatura de Cercanías, que incluye el desplazamiento en tren hasta la estación de Ribes de Freser y el trayecto con el Cremallera hasta la Vall de Núria.

Advertising
5
Vinyes DO Pla de Bages

Enotren: un viaje por las bodegas del Bages

¿Qué encontraremos? La denominación de origen Pla de Bages es una de las once DO del mundo del vino que hay en Cataluña. El microclima mediterráneo de media montaña, las pocas lluvias y una oscilación térmica bastante acusada ayudan a que la viña dé un fruto ideal para hacer buenos vinos. Y eso ya lo entendieron los romanos que llegaron a estas tierras hace un par de milenios. Hay quien dice que el nombre de Bages proviene de Baco, el dios del vino. Sea o no esto cierto, lo que es evidente es que en la comarca se elaboran unos vinos excelentes y que ganan adeptos cada día que pasa.

Las bodegas abren sus puertas a los visitantes. Hay grandes estirpes de viticultores y también cooperativas centenarias, aunque la mayoría son pequeños proyectos familiares. En la actualidad son 14 los adscritos a la DO Pla de Bages, todos con viñedo propio. Si queréis conocer algunas de estas bodegas, una muy buena opción es que compréis el billete combinado (Enotren) que tiene en funcionamiento Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC). Se adquiere en el Centro de Atención al Cliente ubicado en la plaza de España, o bien a través del correo electrónico cacpespanya@fgc.cat o reserves@fgc.cat.

El billete combinado incluye el trayecto de ida y vuelta hasta la estación de Manresa Alta, los desplazamientos entre bodegas, las visitas guiadas con cata de vino incluido en cada una de las dos bodegas que se van a ver y la comida. Una salida de todo un día y sin duda apta para toda la familia. Las bodegas que se visitan se determinan en función de la disponibilidad que tienen esa jornada, pero vayáis a la que vayáis, seguro que os hablarán del picapoll, una variedad de cepa blanca autóctona del Pla de Bages que hace un racimo de grano menudo y ovalado y de piel muy fina. Esta variedad permite elaborar unos vinos blancos ligeros y exquisitos. pero en la DO también se cultivan muchas variedades de vid y también se producen vinos tintos y rosados.

¿Cómo llegar? Con las líneas R5 o R50 de FGC y bajando en la estación de Manresa Alta.

6
Collserola, tast de biodiversitat
Lugares de interés, Parques y jardines

Collserola: descubre todos sus secretos

¿Qué encontraremos? El parque de Collserola tiene mil rincones para descubrir. Son más de 8.000 hectáreas de espacio natural con una gran variedad de formaciones vegetales y diversidad biológica. Su proximidad con ciudades densamente pobladas –la sierra se encuentra en medio del área metropolitana de Barcelona– hace que podamos definir el macizo como próximo y familiar, ideal para pasar de la gran ciudad a la naturaleza en pocos minutos. Y las conexiones con transporte público también son rápidas y cómodas. Precisamente, Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) dispone de un billete combinado que incluye el trayecto de ida y vuelta desde cualquier estación de la línea Barcelona-Vallès hasta el Baixador de Vallvidrera, y una actividad por Collserola guiada para expertos monitores del Centre Excursionista de Catalunya.

Una excelente ocasión, pues, para moverse por el macizo con toda seguridad y aprendiendo cosas nuevas sobre el hecho de salir a la montaña. Y es que una de las finalidades de la propuesta es poder experimentar qué es una excursión por los bosques, saber lo que hay que tener en cuenta para poderla hacer, qué materiales son imprescindibles y cómo debemos orientarnos para no perdernos. Así pues, la experiencia no nos servirá solo para esa jornada, sino que supondrá un poso de conocimiento para cada vez que caminemos entre árboles y arbustos. La actividad se lleva a cabo el tercer sábado de cada mes, y hay que reservar plaza antes en el CAC de plaza de Catalunya (caccatalunya@fgc.cat). Solo tenéis que llevar calzado deportivo, mochila, cantimplora y la ropa adecuada en función del tiempo que haga. ¡Ah!, ¡y es apto para todos los miembros de la familia! Esta propuesta se enmarca en el convenio de colaboración entre FGC y el Centre Excursionista de Catalunya para impulsar la actividad física, el excursionismo y la proximidad al medio natural y la cultura mediante los billetes combinados de Turistren.

¿Cómo llegar? Con las líneas S1 y S2 de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, que paran en la estación del Baixador de Vallvidrera.

Advertising
7
Funicular de Montserrat
© Juan José Pascual

El funicular de Sant Joan: las mejores vistas de Montserrat

¿Qué encontraremos? La montaña de Montserrat siempre es espectacular, se mire por desde donde se mire. Pero hay algunos lugares que tienen un plus. Ya nos lo diréis si subís hasta Sant Joan, a una altura de mil metros sobre el nivel del mar, un mirador extraordinario de la montaña, del monasterio y también, claro, de los entornos. ¿Y sabéis qué es lo mejor de todo? Que para acceder no hay que estar muy preparado físicamente ni hacer una gran caminata: basta con subir en el funicular de Sant Joan, gestionado por Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC), y en un santiamén, y superando una pendiente máxima del 65%, ya estaréis arriba.

En 2018 el funicular celebró su centenario. Se construyó para comunicar la parte exterior del monasterio con la ermita de Sant Joan, donde también está el mirador. Los vehículos actuales, como ya os podéis imaginar, no son de 1918, sino mucho más modernos, de 2015, unos funiculares diseñados especialmente para disfrutar de las panorámicas durante los poco más de 500 metros de trayecto empinado.

Una vez en Sant Joan, ¿qué podéis hacer, además de contemplar el paisaje? Pues por ejemplo visitar el Aula de Naturaleza, un espacio situado en la estación superior donde, a través de una exposición, se cuenta la historia de la montaña, su peculiar geología, las características morfológicas, el tesoro escondido de sus cuevas, el clima y la variada fauna y flora de esta región. O bien tomar el camino que va hasta la cima de Sant Jeroni, aún más alto, a 1.236 metros de altitud y desde donde, como os podéis imaginar, la vista también es una maravilla; hay quien dice que, en días con unas condiciones meteorológicas adecuadas, desde aquí se pueden divisar las cordilleras de la isla de Mallorca. Volver a la explanada del monasterio a pie no es difícil, podéis hacerlo pasando por las escaleras de los Pobres, dichas así porque había una casa que acogía indigentes y vagabundos.

¿Cómo llegar? Con la línea R5 de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC): bajad en Monistrol de Montserrat y allí coged el cremallera.

8
Cripta Gaudí, a la Colònia Güell
Museos e instituciones, Arte y diseño

Visita la Colònia Güell

¿Qué encontraremos? Antoni Gaudí dejó también muestras de su genialidad fuera de Barcelona. Algunas no muy lejos. Hoy ascenderemos en un tren de los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) para ir hasta Santa Coloma de Cervelló. Si nuestro punto de partida es Barcelona en poco más de veinte minutos estaremos en la estación que lleva el mismo nombre que la colonia industrial que impulsó Eusebi Güell. Una construcción para la que le encargó el trabajo a Antoni Gaudí. Lo que pasó, sin embargo, es que con la muerte del mecenas del arquitecto sólo pudo finalizar una pequeña parte de todo el templo que había proyectado. Pequeña, pero espectacular. Nos referimos a la cripta, bautizada en nuestros días como Cripta Gaudí.

¿Qué tiene este espacio que incluso ha sido declarado patrimonio de la humanidad por parte de la Unesco? Está hecho, claro, con estilo modernista, o deberíamos decir gaudiniano, porque Gaudí es un mundo aparte. Cada columna es diferente, con inclinaciones que parecen anárquicas –¡nada más lejos de la realidad!, el arquitecto sabía perfectamente lo que hacía–. El conjunto funciona como un reloj de sol por la luz del exterior que se va filtrando a través de los vitrales con forma de piña. Los bancos son elegantes y también llevan la firma de Gaudí. En definitiva, un espacio único y donde el genio experimentó innovaciones que después serían clave para levantar otras grandes obras.

Reservad tiempo para descubrir también los otros rincones de la Colònia Güell. Vale la pena y es bien cultural de interés nacional. Antes de subir al tren, pensad en adquirir el billete combinado Colònia Güell en las máquinas expendedoras de títulos de transporte que hay en las estaciones. El combinado incluye la ida y vuelta de dos zonas, la entrada a la Cripta y una guía de audio. Y con un poco de suerte, el desplazamiento quizás lo haréis con un tren personalizado con motivos de la Colònia.

¿Cómo llegar? Las líneas S3, S4, S8 y S9 de FGC (línea Llobregat - Anoia) se detienen en la estación de la Colònia Güell.

Advertising
9
Claustre Monestir Sant Cugat del Vallès
Museos e instituciones, Historia

Sant Cugat enclaustrado

¿Qué encontraremos? En Sant Cugat, el claustro del monasterio tiene 144 capiteles románicos, de una riquísima simbología. Por ello es aconsejable visitarlo con una de las visitas guiadas que se ofrecen o, si lo preferís, con su servicio de audioguía.

El año 2018 se inició una innovadora propuesta para explicar los capiteles del claustro, el Improclaustre. En este caso, el guía no decide los contenidos de la visita turística, sino que son los visitantes quienes, por medio del azar y dinámicas de juego sencillas, escogen los capiteles que forman parte. Este tipo de visita también conlleva, claro, todo un reto para el guía. El formato fue un éxito y se prevé que tendrá continuidad, aunque aún no se han anunciado fechas (para más información visite: www.visitsantcugat.cat)

El monasterio de Sant Cugat se construyó entre los siglos IX y XIV, y fue el de mayor importancia de todo el condado de Barcelona. El claustro contiene uno de los conjuntos de escultura románica más destacables de todo el país y del románico en general, y sabemos que se estaba haciendo en 1190. Para los capiteles se usó piedra de Montjuïc, y para las columnas, piedra de Girona. Una de las singularidades es que encontramos la firma del autor o uno de los autores, el maestro Arnau Cadell.

¿Cómo llegar? Las líneas S1, S2, S5, S6 y S7 de FGC os acercan de forma cómoda y rápida a Sant Cugat del Vallès.

10
Parc Natural de Sant Llorenç del Munt i Serra de l'Obac. © Oriol Clavera
© Oriol Clavera

Hacia el Parc Natural de Sant Llorenç del Munt

¿Qué encontraremos? Es una dificultad habitual para las personas que no disponen de vehículo privado acercarse a muchos de los parques y espacios naturales. También supone un cierto contrasentido ir a lugares donde se respira mejor y tener que hacerlo sí o sí en coche particular. Es por eso que siempre es buena noticia cuando se pone en marcha algún tipo de transporte público que nos deja a las puertas de uno de estos parajes, y también cuando estas líneas disponen de un billete combinado que da ventajas al usuario. 

El 12 de octubre de 2018 se estrenaba el Bus Parc Sant Llorenç del Munt i l'Obac. Se podría definir como un bus lanzadera, y funciona los fines de semana y festivos de 8.30 a las 18.50 h. Enlaza la Estación de Autobuses de Terrassa y el Coll de Estenalles (siete expediciones) y con extensión hasta Mura y Talamanca (tres expediciones). Cuando bajeís, solo os tendréis que ajusar las botas de montaña y empezar a disfrutar del Parque. Y el mismo día 12 entró en funcionamiento el transporte público integrado Bus Parc Sant Llorenç del Munt i l'Obac; con un mismo billete podréis coger la línea del Vallès de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC), bajar en Terrassa y coger el Bus Parc. El billete combinado incluye también los trayectos de vuelta y tiene un precio de 11,15 euros, gratuito para los niños hasta los 12 años.

El Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l'Obac tiene una superficie protegida de 13.694 hectáreas repartidas entre tres comarcas, Bages, Vallès Occidental y el Moianès. El paisaje es singular, con riscos y monolitos de conglomerado rojizo que contrastan con el verde de los pinares y encinares. El monasterio de Sant Llorenç del Munt, en lo alto de la Mola, pico más alto del Parque con 1.101,9 m, es sólo uno de sus atractivos patrimoniales. Las panorámicas tanto desde la Mola como desde el Montcau son magníficas.

¿Cómo llegar? Con la línea del Vallès de FGC hasta Terrassa Estación del Norte (S1). Allí tomaremos el Bus Parc, gestionado por la empresa Transporte Generales de Olesa (sólo fines de semana y festivos).

Advertising
11
Manresa Cova de Sant Ignasi de Loiola

Itinerario por Manresa y Sant Ignasi

¿Qué encontraremos? Fuera de nuestro país, la capital del Bages es conocida por muchas personas porque es el lugar donde Ignacio de Loyola escribió sus célebres 'Ejercicios espirituales'. Era 1522 cuando el fundador de la Compañía de Jesús pasó once meses en la población, y, según la tradición, fue a una cueva natural para meditar y encontrar la inspiración. Hoy conocida como la Santa Cueva o Cueva de San Ignacio, en el lugar también encontraremos un gran santuario, espacio ignaciano por excelencia y un referente universal del mundo jesuítico. Pero en Manresa hay muchos otros puntos que nos permiten acercarnos al santo. Por algunos sabemos que pasó, y otros se erigieron precisamente en su memoria.

Para conocerlos sin perderse ni un detalle, lo mejor es que hagáis un itinerario acompañados de un guía. Si os planteáis ir hasta el Bages en transporte público, tomad nota de esta opción: podéis comprar el billete combinado de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) que lleva por nombre "Enotren- Manresa universal, la ciudad de San Ignacio", y que incluye el trayecto de ida y vuelta en tren hasta Manresa y la ruta guiada. Se compra a través del correo electrónico turistren@fgc.cat, y el punto de encuentro es delante de la Cueva. En un par de horas pasaréis por lugares como la basílica de la Sede –en esta ruta no se entra en el interior–, el Antiguo Colegio de San Ignacio –actual Museo Comarcal de Manresa–, el pozo de la Gallina o la capilla del Rapto.

El Espacio Manresa 1522, inaugurado en 2015, merece también una visita pausada. Ubicado en el antiguo Teatro Conservatorio de la plaza de Sant Domènec, permite hacer un viaje al siglo XVI y saber cómo era la Manresa que vio el santo. De eso, de la estancia de San Ignacio de Loyola, pronto hará 500 años, y seguro que la ciudad lo conmemorará con varios actos. No es necesario, sin embargo, que os esperéis al año 2022 para seguir la huella de San Ignacio a través de los rincones de Manresa.

¿Cómo llegar? Con las líneas R5 o R50 de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya y bajando en la estación de Manresa Alta.

12
Torre Bellesguard
Lugares de interés, Sitios y edificios históricos

Torre Bellesguard: de Martín el Humano a Gaudí

Sant Gervasi - La Bonanova

¿Qué encontraremos? Un lugar cargado de historia y donde Antoni Gaudí dejó su genialidad. Es la Torre Bellesguard o Casa Figueras, obra declarada bien cultural de interés nacional y que se puede visitar de martes a domingo entre las 10 y las 15 h. Yendo con Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC), comprad el billete combinado que incluye la ida hasta la estación de Avenida Tibidabo y la vuelta, así como la entrada al recinto. Se puede adquirir en las máquinas expendedoras de billetes de todas las estaciones de la línea Barcelona-Vallès.

Gaudí quiso dar a la construcción un aspecto de castillo medieval, con almenas y la torre. Y es que por aquí se paseaba hace algo más de 600 años Martín el Humano, el último rey de la dinastía catalana del Casal de Barcelona. Ya en aquellos tiempos al palacio que había lo llamaban Bellesguard, seguramente en referencia a la hermosa vista que se podía admirar desde el edificio. El mismo Gaudí restauró algunos elementos que se mantenían de la antigua residencia real, y que hoy forman parte de los jardines de la finca.

En cuanto a la Casa Figueras, el exterior, como decíamos, nos traslada a la Edad Media, con los elementos característicos del gótico predominante en el conjunto, pero la huella del genial arquitecto se hace evidente, por ejemplo en la cruz de cuatro brazos que corona el conjunto. Sin embargo, sorprende tanta línea recta en la obra, nada habitual en la trayectoria gaudiniana. El color de la piedra es otro de los elementos bastante singulares del exterior; tiene un tono verde-grisáceo, y se extrajo de los mismos entornos.

Aunque la casa es privada, también podemos visitar el interior y acceder a la buhardilla, a la terraza y a las caballerizas, donde hay un audiovisual. En el interior veremos un Gaudí más habitual, con formas y juegos de espacios y luces que caracterizan muchas otras obras suyas. Sin duda, una joya (una más) del genio.

¿Cómo llegar? Con la línea L7 de FGC, tenemos que bajar a la estación de Avenida Tibidabo. Desde la estación, en poco más de 15 minutos caminando estaremos en Bellesguard.

Advertising
13
Masia Freixa Terrassa

Tríada modernista en Terrassa

¿Qué encontraremos? Hace un siglo Terrassa se encontraba inmersa en una época de esplendor. De aquellos años ha conservado varios edificios, hoy con funciones distintas de las originales y que se pueden visitar. FGC pone a disposición de sus clientes un billete combinado que incluye el trayecto de ida y vuelta desde cualquier estación de la línea Barcelona-Vallès hasta Terrassa Rambla, y la entrada a tres construcciones modernistas egarenses. Se puede adquirir en las máquinas expendedoras de billetes de las estaciones.

Así que no nos entretenemos más y empezamos, que hay mucho para ver. En primer lugar nos dirigimos al parque de Sant Jordi, en el centro del cual está situada la Masia Freixa, originalmente una fábrica de hilados pero transformada entre 1907 y 1914 en la residencia familiar del industrial textil Josep Freixa, tras pasar por las manos del arquitecto Lluís Muncunill. Una construcción singular, blanca y con arcos parabólicos y con un tejado sinuoso de color grisáceo. Alberga oficinas municipales y también la sede central de la Red de Turismo Industrial de Cataluña.

La casa Alegre de Sagrera –segunda parada del día–, sección del Museo de Terrassa, conserva los magníficos jardines, mientras que en el interior nos podemos hacer a la idea de cómo era la vida de la típica familia burguesa de aquellos años. El inmueble tiene sus orígenes en el siglo XVIII, pero el aspecto actual se debe a la reforma modernista que hizo Melchor Vinyals en 1912. Veréis bonitos vitrales, pinturas murales, balcones de hierro forjado y mobiliario original.

Recomendamos dejar el Museo Nacional de la Ciencia y de la Técnica de Cataluña (mNACTEC) para el final, y entreteneros todo el tiempo que podáis con sus múltiples e interesantes exposiciones. No olvidéis observar el espectacular edificio que lo acoge, el Vapor Aymerich, Amat i Jover, inmensa fábrica textil construida entre 1907 y 1908 con sello de Muncunill.

¿Cómo llegar? Con los trenes de la S1 de FGC, línea Barcelona-Vallès. Bajaremos en la estación Terrassa Rambla.

14
La Molina Bike Park
Oriol Molas

La Molina Bike Park: paraíso de las dos ruedas

¿Qué encontraremos? Que no haya nieve no es motivo para dejar de pasar uno o más días en La Molina. De hecho, en verano las posibilidades de ocio aumentan cada año que pasa en esta estación de montaña gestionada por Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC). La Molina Bike Park, un paraíso para los amantes de las dos ruedas. Encontraréis circuitos de descenso, recorridos de cross country y una zona 'freestyle' y 'wood park'.

Podéis acceder a través del Telecabina Alp 2500 o bien con el Telesilla de Cap de Comella. Tendréis a vuestros pies –o mejor dicho, a vuestras ruedas– hasta 15 circuitos de descenso que suman aproximadamente medio centenar de kilómetros. Y de diferentes niveles de dificultad. Además, la estación dispone de un servicio de alquiler de bicicletas de descenso que hace posible que todos puedan disfrutar del deporte, independientemente de su nivel. Los trazados que unen la zona de la Tosa con el aparcamiento del Telecabina cruzan por lugares de una gran belleza, como el Coll de Pal, el lago de La Molina o los bosques de pino negro característicos de la zona. El circuito de 'cross country' cuenta con 11 km de recorrido, mientras que cerca del estacionamiento de Cap de Comella está la zona 'freestyle' y 'wood park', con módulos artificiales como peraltes, pasarelas y saltos a diferentes alturas, 'wallrides' y una destacable área de 'dirt jump' con varias líneas de salto progresivas según el nivel de cada usuario.

Y no tenéis que preocuparos por el material. En La Molina lo podréis alquilar todo, los últimos modelos de bicicletas del mercado y el equipo de protecciones integrales necesario para pasarlo en grande con la máxima seguridad. También bicicletas de montaña de manos, adaptadas para personas con movilidad reducida. El Bike Park, el Telecabina y el Telesilla están abiertos de 10 a 8 h (última subida, a las 17.45 h).

¿Cómo llegar? Con la línea R3 de Cercanías Cataluña, parada de La Molina. Una vez allí, dirigíos al Telecabina, vía de acceso al Bike Park.

Advertising
15
Granja Escola Alzina

Granja Escuela la Alzina: actividades muy animales

¿Qué encontraremos? Si cuando le pedís a un niño que dibuje un calamar hace una anilla, o cuando le preguntáis por las características de un pollo solo lo imagino asado, llevadlo a la Granja Escuela la Alzina. De hecho, los adultos también disfrutaréis con las propuestas que se ofrecen. Entre semana, este espacio ubicado en la casa de Can Garrigosa, en el Vallès Occidental, recibe visitas de escolares. Pero los fines de semana está abierto a los particulares, y podéis ir para celebrar un cumpleaños como un encuentro de amigos o apuntarse a una visita que incluye un recorrido por la granja, dar de comer al ganado y, finalmente, montar a caballo, siempre acompañados del servicio de monitores.

Si no os ha dado tiempo a desayunar antes de salir de casa y queréis hacerlo en la Alzina, sabed que tiene también una zona de picnic. Situada a pocos kilómetros de Matadepera y de Terrassa, encontramos esta granja que tiene entre sus objetivos, con palabras de sus responsables, Joan Recasens y Elisa Cardellach, que los niños y niñas encuentren "el marco idóneo donde mejorar la salud, concentrarse, desarrollarse de manera cognitiva, motriz y emocional, potenciar la creatividad, aumentar la autonomía y la seguridad y adquirir valores".

Además, la Alzina ha cambiado recientemente de masía, así que prácticamente estrenaréis las instalaciones. No os preocupéis demasiado por su ubicación exacta, ya que se puede llegar cómodamente en transporte público. Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) dispone de un billete combinado que incluye el trayecto de ida y vuelta hasta Terrassa en tren, la ida y vuelta desde la estación hasta la masía con bus TGO y la entrada y actividad en la Alzina. Caballos, asnos, cabras, patos, gallinas, conejos y corderos son algunos de los animales que os esperan, además de poder disfrutar del bosque y del huerto, también todo un mundo para el aprendizaje.

¿Cómo llegar? Con la línea S1 de FGC (Barcelona-Vallès), tenemos que bajar en la estación de Terrassa Rambla. Un bus TGO nos llevará hasta la granja.

16
Museu de l’Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont

El Museu de Paleontologia de Sabadell: entre fósiles y esqueletos

¿Qué encontraremos? En la calle de la Escuela Industrial de Sabadell encontramos el Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont (ICP), donde, además de dedicarse a la investigación y conservación de la paleontología de vertebrados y humana, se da relevancia a la difusión, a través de las piezas expuestas en su museo y de las actividades que se realizan. Así que tomamos un tren de los Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) y nos encaminamos hacia el Museo del ICP. Está a sólo cinco minutos a pie de la estación de FGC Sabadell Plaza Mayor y, además, en cualquier máquina expendedora de billetes de la línea Barcelona-Vallès podemos comprar el billete combinado Dinosaurios, que incluye el trayecto de ida y vuelta en ferrocarril y la entrada al Museo.

En la planta baja se encuentra la exposición permanente interactiva titulada '¡Hoy investigas tú!', que nos permite ponernos en la piel de un paleontólogo. Primero tendremos que excavar un fósil, después lo prepararemos para la investigación y musealización, publicaremos los resultados y los difundiremos. En la primera planta, sin duda la pieza más emblemática que hay es la reproducción de un esqueleto de Triceratops. Es el motivo central de la exposición 'El Triceratops vuelve a Sabadell'; y es que el esqueleto, adquirido en el American Museum of Natural History de Nueva York en 1982, se desmontó en 2009 y, después de muchas peticiones populares y de dar vueltas por varias ciudades, vuelve a ocupar una posición privilegiada en el centro museístico sabadellense desde hace tres años. En la muestra se explica todo lo que se sabe hasta ahora sobre esta especie de dinosaurio, que es mucho más que cuando la pieza entró por primera vez por la puerta del ICP.

Aún no hemos terminado la visita. En una sala de realidad virtual veremos fósiles en 3D, y un audiovisual nos mostrará cómo eran los paisajes pirenaicos hace 66 millones de años aproximadamente, cuando los dinosaurios campaban por estas latitudes.

¿Cómo llegar? Con la S2 de FGC de la línea Barcelona-Vallès, debéis bajar en la estación Sabadell Plaza Mayor. El Museo del ICP se encuentra a unos cinco minutos a pie.

Advertising
17
Museu Molí Paperer de Capellades

El Museu Molí Paperer de Anoia: historia sobre papel

¿Qué encontraremos? A 60 km de Barcelona, ​​en Capellades, encontramos un interesante espacio museístico dedicado al papel. Desde 1961, el Museo Molino Papelero ocupa un antiguo molino del siglo XVIII situado junto a una balsa, una fuente natural de la que brota un caudal de doce millones de litros diarios. Se usaban en su momento como energía para el funcionamiento de los molinos. Y es que Capellades y sus entornos fueron, en los siglos XVIII y XIX, un importantísimo núcleo de producción papelera, sobre todo de papel de barba y de fumar.

El fondo de la colección permanente lo forman herramientas, maquinaria, carátulas, tampones de madera, papeles y documentos que van desde el siglo XII hasta la actualidad... Conoceréis el proceso de fabricación del papel y también algunos detalles históricos, como por ejemplo que mucho del papel que se producía en Anoia estaba destinado al mercado español y a las colonias del continente americano, y del período de finales del siglo XVIII provienen los apellidos de conocidos papeleros como Romeu, Guarro, Serra o Romaní.

Aprovechad la entrada para visitar las exposiciones temporales que acoge el centro. Y no os olvidéis tampoco de probar el arroz papelero, un guiso que se elaboraba en las viejas fábricas con carne y arroz, condimentado con el vino de la zona y con cebolla, tomate y laurel. Una receta que se ha recuperado en los últimos años y que hoy en día ofrecen varios restaurantes de la comarca. FGC dispone de un billete combinado que incluye el trayecto de ida y vuelta en tren hasta Capellades, el trayecto de la estación en el museo en autobús y la entrada al Museo Molino Papelero. Se puede adquirir en las máquinas expendedoras de billetes de cualquier estación de FGC de la línea Llobregat-Anoia.

¿Cómo llegar? Las líneas R6 y R60 llevan hasta la estación de Capellades de FGC. El billete combinado incluye el desplazamiento en bus hasta el museo.

18
Baix Llobregat

Al mercado en el Baix Llobregat

¿Qué encontraremos? Promover una agricultura local y de temporada, justa socialmente y ambiental, y un consumo responsable que evite el gasto en envases y en el combustible que conlleva la importación. Estas son las principales finalidades del Mercat de Pagés, cada sábado, entre las 9 y las 14 h, en la plaza de Narcís Lunes de Sant Vicenç dels Horts, en el Baix Llobregat. Encontraréis frutas y hortalizas del Parque Agrario del Baix Llobregat, y llenaréis la cesta de productos que sobresalen por la calidad y la frescura, y en muchos casos de producción ecológica.

Una buena manera de pasar un sábado por la mañana apto para pequeños y mayores, es haciendo una visita a este mercado, de fácil acceso en transporte público gracias a la línea Llobregat-Anoia de Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC). Pasearéis entre colores y olores de los frutos recién cosechados a cuatro pasos.

El Parque Agrario del Baix Llobregat se encuentra en la desembocadura del Llobregat y sus cerca de 3.000 hectáreas forman parte de la Red de Espacios Naturales protegidos, promovidos y gestionados por la Diputación de Barcelona. Estas tierras son especialmente fértiles: están en un delta, y el terreno aluvial ha ido acumulando material sedimentario durante muchos años. Además, las montañas de Collserola, Montbaix-Montpedrós y el Garraf y la acción marina hacen que toda el área deltaica esté protegida de los cambios bruscos de temperatura, lo que hace difícil que haya heladas en invierno y facilita que la producción agrícola tenga una gran calidad. Una buena manera de conocerlo es haciendo un itinerario circular señalizado, de 7,5 km totalmente llanos y que se puede iniciar en la Masía de Can Comas, Centro de Información y Gestión del Parque. La alcachofa Prat o alcachofa pratense, dulce y tierna, es la reina de estas tierras, pero en el Mercat de Pagés podréis elegir entre muchas más verduras y frutas.

¿Cómo llegar? Todos los trenes de la línea Llobregat-Anoia de FGC se detienen en Sant Vicenç dels Horts y en Can Ros, las estaciones más cerca del Mercat de Pagés.

Advertising
19
Tiendas en Salàs Pallars

Salàs de Pallars: tiendas que son un museo

¿Qué encontraremos? Hace algunos años ya que en Salàs de Pallars, Pallars Jussà, se apostó por una propuesta singular como es la de recrear tiendas y espacios de época a partir de la exposición y divulgación de bienes de consumo cotidianos. En esta población de sabor medieval encontraréis hasta ocho establecimientos con decoraciones, mobiliarios, publicidad y productos de los que ya no se encuentran. Hay farmacia, estanco, 'ultramarinos & coloniales', mercería-perfumería, quiosco, imprenta, café y barbería.

Entrar en estos lugares, bautizados en su conjunto como las Tiendas del Museo de Salàs, supone un regreso al pasado para los que ya lucen canas, y un aprendizaje para los pequeños de la familia. Por ejemplo, en la farmacia se vive el paso del boticario al farmacéutico, y se recuerdan marcas evocadoras como Cerebrino Mandri o las pastillas del Doctor Andreu. En el café no puede faltar el futbolín, el billar y el juego del millón, como tampoco las bebidas más populares de mediados del siglo pasado, mientras se explica la importancia de los cafés de pueblo como punto de encuentro. O en la imprenta veréis los sistemas de impresión que se usaban antes de que las nuevas tecnologías lo cambiaran todo.

¿Qué hay que hacer para conocer estos establecimientos? Las visitas, de unos 90 minutos de duración, siempre son en compañía de un guía, y tienen unos horarios concretos que pueden consultarse en botiguesmuseusalas.cat, si bien, si es un grupo de más de 15 personas, podéis concertar una para cuando os vaya mejor. Las gestiona el CIAC, Centro de Interpretación del Antiguo Comercio, y desde su sede (Escoles, 2) se recorren los ocho establecimientos. Antes de salir, o cuando hayáis terminado el itinerario, podéis ver la exposición temporal que haya en aquellos momentos en el CIAC, unas muestras que también suelen estar relacionadas con objetos cotidianos o de consumo y los tiempos pasados.

¿Cómo llegar? Con la RL2 de la línea Lleida-La Pobla de FGC, bajando en Salàs de Pallars. Consultad horarios en lleidalapobla.fgc.cat.

20
Sant Boi
FGC

Descubre el río y el paisaje de Sant Boi

¿Qué encontraremos? El centro de interpretación del río se inauguraba el 2014. Se encuentra en una reformada masía del siglo XVIII, Can Julià, en el municipio de Sant Boi de Llobregat. Es un equipamiento donde se explica el ecosistema del tramo bajo –el que va de Martorell hasta el Prat– del río que da apellido a la población y a la comarca. 'Los equilibrios del Llobregat para vivir' es el título de la muestra permanente, con paneles, audiovisuales y elementos interactivos que hacen que la visita sea entretenida, divulgativa y apta para todas las edades. Se presenta en tres ámbitos: Fluye (el río es movimiento), Transforma (el río modifica el entorno) y Acoge (el río crea y acoge vida).

Sin movernos de Sant Boi, pero yendo hasta la cima del Montbaig, donde reposa la ermita de Sant Ramon, encontramos el Centro de Interpretación del paisaje. La exposición del interior de la remodelada ermita permite observar, estudiar, reflexionar y disfrutar alrededor del paisaje de este territorio, un paisaje que, en parte, y con unas panorámicas excepcionales, podemos observar desde la cima. Como Can Julià, la muestra está diseñada para hacer visitas participativas e interactivas. Entre los elementos que llaman la atención hay un módulo de cajoneras con efectos de luz, sonido, tacto y fragancias, una maqueta del entorno que se contempla desde el lugar, y un 'videowall' con pantallas que proyectan entrevistas llevadas a cabo a visitantes del equipamiento.

El Centro de Interpretación del paisaje abrió en 2013, y, como el del río, forma parte de la Red de Equipamientos para la Sostenibilidad de Sant Boi. Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) dispone de un billete combinado que incluye el trayecto de ida y vuelta hasta el municipio con FGC y la entrada a uno u otro centro, así como poder hacer un taller o actividad. Si queréis disfrutar de las ventajas de este billete, hay que reservarlo en cacpespanya@fgc.cat.

¿Cómo llegar? Todos los trenes de la línea Llobregat-Anoia de FGC tienen parada en la estación de Sant Boi de Llobregat.

Advertising