Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Un paseo por los rincones románticos de Barcelona

Un paseo por los rincones románticos de Barcelona

El sitio escogido puede ser el 50% de una cita perfecta. Nos dejamos enamorar también por estos rincones de sueño

Petó Fontcuberta
Advertising

Tenemos que partir de la base que Barcelona tiene la suerte –disfrutada por nosotros– de estar llena de plazas, calles, edificios y rincones preciosos y donde es fácil encontrar un aire romántico. Aunque cuando estás enamorado, incluso comerte unas bravas con una caña en el bar más viejo del barrio tiene su punto.

Empezamos el recorrido buscando sitios con una bonita vista, para acompañar las palabras y las caricias en un entorno de lujo. En el número 1 de nuestro top están los búnquers del Carmel. No es el sitio más íntimo porque siempre hay gente, pero es un sitio mágico. Id a última hora de la tarde y buscad un rincón libre. Que no os de vergüenza sentaros en el suelo, con las piernas colgando, llevad algo de picar y beber de casa, mirad hacia la inmensidad de la ciudad y sentiréis como si la gente desapareciera a vuestro alrededor y como si vosotros fuérais los únicos habitantes de la Tierra.


Volvemos a tocar con los pies en el suelo por la plaza de Sant Felip Neri, para muchos la plaza más bonita de Barcelona, que será compañera discreta pero efectiva y que callará los besos furtivos.

Muy céntricas, en el Born, y muy cerca la una de la otra, tenemos la plaza de Sant Agustí Vell –ideal recorrerla de noche, antes o después de una cena agradable en alguno de los bares y restaurantes de la zona y para constatar que también hay rincones tranquilos en el Born– y si alargamos un poco el paseo, llegaréis hasta la plaza de Sant Pere, comandada por la iglesia de Sant Pere de les Puel·les, parte de un antiguo monasterio benedictino. Podéis estudiar un poco su historia y luciros que da gusto.

Ponemos verde al tema, que siempre aporta alegría y rincones escondidos para hacer travesuras. Vale la pena salir del centro para perderse –literalmente– por el parque del Laberinto de Horta, el jardín más antiguo de Barcelona. Pocas veces tendréis la oportunidad de jugar al escondite por un laberinto de verdad.

En primavera, el sitio ideal es el parque de Cervantes, con 11.000 rosales de 245 variedades de rosas diferentes que ya podéis imaginar lo impresionantes que son. Si con eso no conseguís ablandar al corazón más duro...

Y, ¿qué me decías del parque de la Ciutadella? ¿Es arriesgado incluirlo como rincón romántico? ¡A mí me lo parece! Pasear al atardecer por la plaza donde está el 'Desconsol' de Josep Llimona –aunque no sea la pieza original– se puede convertir en un momento de romanticismo precioso.

Y si todo eso os parece poco, podéis intentar aliaros con el colectivo me_lata y que le escriban un mensaje de amor con latas a vuestra persona querida.

Flowers by Bornay
© Maria Dias
Tiendas

Flowers by Bornay

icon-location-pin Barcelona

Ya era uno de nuestros lugares favoritos antes que los Flowers by Bornay lo escogieran como escaparate de sus creaciones. Olvidaos del concepto clásico de floristería, lo que hacen Joan Xapellí, Fàtima Valldeperas y Marta Vidal está en otro nivel. Es un espacio emblemático del barrio de Sants de más de 400 metros cuadrados que también alquilan para acontecimientos especiales –si le dais una sorpresa a vuestra pareja en este jardín encantado, no habrá nadie que os supere–, pero que nosotros preferimos que visitéis con los Flowers by Bornay creando sus obras de artehechas con flores in situ. Ramos, centros, diademas... para comprar un regalo, decorar el nido o simplemente para pasear cogidos de la mano como si estuvierais en el Edén.

Lugares de interés

Observatori Fabra

icon-location-pin Sarrià - Sant Gervasi

No le podéis regalar la luna a nadie, por mucho que lo améis. Com mucho, y supuestamente, le podéis poner su nombre a una estrella, pero no se puede comparar con la experiencia de tener la ciudad a tus pies y el cielo un poco más cerca. Esto lo podéis hacer en el Observatori Fabra, inaugurado en 1904 en el Tibidabo y, sin duda, una de las joyas de la ciudad. Y si os queréis asegurar el tiro, llevad a vuestra pareja a una de las visitas que organizan, de día y de noche, en las Cenas con Estrellas que hacen en verano.

Advertising
El món neix en cada besada
©Maria Dias
Arte, Fotografía

El món neix en cada besada

icon-location-pin El Gòtic

Dicen que los besos queman calorías, estimulan los músculos de la cara y mejoran el sistema inmunológico. ¡Besémonos! Y hagámoslo delante del fotomosaico de Joan Fontcuberta donde, con 4.000 fotos cedidas por ciudadanos mostrando momentos de libertad, ha creado un beso gigante. La gran expresión del amor y la sexualidad. Llevad a vuestro amor y daos un beso memorable.

Advertising