Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Los mejores restaurantes de cocina caribeña de Barcelona

Los mejores restaurantes de cocina caribeña de Barcelona

El Caribe es una rica región gastronómica que comprende desde los cebiches más frutales de Colombia al picantíssimo pollo jamaicano.

Medio o Pinto
© Maria Dias Medio o Pinto
Advertising

Ahora cualquier tonto diferencia un cebiche de un tiradito, pero hacia el año 2002 te decían México y pensabas en un burrito aceitoso con patatas fritas congeladas, y Perú nos parecía más exótico que Indonesia. Lo mismo ocurrirá con las cocinas del Caribe: empezamos a tener una hornada de locales donde la cocina de la franja tropical se practica con una idea de modernidad y de cara al local. ¡Descubridla!

NO TE LO PIERDAS: Y si queréis picante extremo, visitad los mejores mexicanos de Barcelona. 

Medio o Pinto
© Maria Dias
Restaurantes, Venezolana

Medio o Pinto

Muchos cocineros jóvenes venezolanos se afilian al Caribe, pero no todos. Cristian Laprea y Carolina Marín han abierto el Medio o Pinto, donde Laprea defensa hacer "una cocina abierta a la Venezuela bonita y creativa". "Seremos caribeños en verano, pero queremos unir la cocina española y la venezolana de una manera imaginativa", matizan. Más que defender la tradición a ultranza (no encontréis 'pabellón'), practican un repertorio propio donde Cataluña se enriquece con el ají dulce -pimiento que añade color y sabor y pica poco- y posibilita platos como una 'coca de recapte' de yuca crujiente con un salteado de mariscos, partiendo de la tradición venezolana revisitada de manera creativa. 

Restaurantes, Colombiana

Macondo

Macondo, el pueblo ficticio creado por Gabriel García Márquez, tiene un restaurante en Barcelona que es lo que se llama un descubrimiento. En el Macondo barcelonés hacen cocina caribeña y el resultado es fantástico.El local es agradable. Dos en la mesa y una carta con una oferta muy sugerente. Hay una oferta de ceviches muy interesante, como uno de corvina, mango y aguacate, o uno caribeño con langostinos con cítricos. Nos decantamos por el de atún y tamarindo, que acompañamos con unas empanadas de maíz y carne, y unos 'rollitos de Boronia', rellenos con berenjena, puré de plátano, pimientos y queso. Unos entrantes formidables, aromáticos y nada pesados, un viaje caribeño a unos cuantos kilómetros de casa. De segundo, pido una sobrebarriga criolla, entraña cocinada en una cocción lenta y acabada a la brasa, que resulta de una melosidad crujiente extraordinaria. 

Time Out dice
Advertising
El Tarantín
© Maria Dias
Restaurantes, Caribeña

El Tarantín

icon-location-pin L'Antiga Esquerra de l'Eixample

El lema de Paola di Meo y Miguel Portillo -sala y cocina del Tarantín- es 'serious caribbean cuisine'. Ellos son de Maracaibo, topónimo con eco de cañones piratas. El Tarantín -equivalente a chiringuito callejero hecho con un palo y una zapatilla- quiere "establecer un pequeño repertorio de cocina de autor inspirada en las recetas del Caribe: Granada, Trinidad y Tobago ...", dice Portillo. Han convertido una tienda de teléfonos en una caseta de playa y se han documentado a fondo en cuanto a la comida de la calle. Una carta corta y mutante que va cara a barraca (antillana), con seis tapas y siete principales: excelentes las bolas de yuca rellenas de 'jerk chicken', pollo favorito de Bob Marley, delicado y ahumado (¡el ave!). 

Time Out dice
Restaurantes, Venezolana

Caña de Azucar

icon-location-pin L'Antiga Esquerra de l'Eixample

La joven cocinera venezolana Adnalay Osio regenta, con su hermana Adriana, un restaurante que enfoca la cocina venezolana de una manera urbana y autoral. Y un plato como el pabellón criollo –oda a la subsistencia de carne desmigada, frijoles fritos con mantequilla, arroz y plátano frito– se jibariza en una pelotita de golf rebozada que parece una bomba. No temáis, que aquí se come fuerte: en el menú de degustación (35 y 55 €) abundan platos calóricos pero a la vez refrescantes, como el cebiche Vuelve a la Vida, pulpo marinado con lima y fruta de la pasión. "Claro que existe la cocina caribeña. Por un común denominador de zona de influencia, producto, sabor y frutas tropicales", reflexiona Adnalay.

Advertising
Trópico
© Maria Dias
Restaurantes, Latinoamericana

Trópico

Un trago de frescura en la parte más oscura del Raval: este precioso restaurante se llama así porque la carta recoge recetas del cinturón del café, de Sumatra a Guatemala. La yuca, el plátano, el limón, todo son productos presentes en esta franja, explican. Aquí podéis optar por hacer un 'brunch' atípico –probad las arepas fritas, más sabrosas que las que se hacen al horno, rellenas de huevos revueltos con tomate, cebolla y mozzarella, con plátano y aguacate son preferibles a todas las salsas holandesas del mundo–. Y para cenar, delicias para comer con una mano, que van desde 'coxinhas' brasileñas hasta 'gyoza'. Comer con batidos tropicales: ¡dulzura eufórica!

Puerto Plata
© Scott Chasserott
Restaurantes, Cocina Internacional

Puerto Plata

icon-location-pin Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Un clásico popular: el Pastor Wilson os acogerá con la inefable simpatía y el carisma que destila su figura de dibujos animados. Por poco más de 20 € por la noche, aquí comeréis una degustación de cocina dominicana tradicional: 'chivo' (cordero guisado con especias y hierbas), plátano y yuca frita, pollo y arroz con frijoles. Ni son especialmente rápidos ni hay ningún lujo (de hecho, la puesta en escena es un poco cutre), pero la comida es auténtica, buena y sustanciosa.

Advertising
Restaurantes, Jamaicana

Eat Caribbean

icon-location-pin El Raval

Un cocinero de la Guayana francesa –se hace llamar Funky Chef– ejerce el recetario de Jamaica, Barbados y Granada en este acogedor local del Raval, un oasis sincero entre bares de shisha para Erasmus y disco-pubs decadentes. Este es el único lugar de Barcelona donde podréis degustar el pollo 'jerk', que bajo una pinta de lo más vulgar –y un marinado excelente– es una delicia equilibrada entre picante, dulce y ahumada.

Advertising