Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Las 50 mejores canciones de los 80
108480b
REX/Shutterstock Mandatory Credit: Photo by REX/Shutterstock (108480b) Madonna - 1984

Las 50 mejores canciones de los 80

Coge tu walkman, sube el volumen y prepárate para celebrar la era dorada del pop con los grandes 'hits' de la década

Por Time Out Barcelona Editors y Time Out Madrid editors
Advertising

Los 80 fueron esa época ecléctica, de liberación y revolución, de la estética del "casi todo vale" y una década inmaculada para la música pop.

Diez años de eclosión de ritmos, pelos cardados y maquillajes sin tabús. Diez años de nacimientos artísticos como el de Michael Jackson, Madonna y Cyndi Lauper. Y en nuestro país, de la explosión de Mecano, Radio Futura y Alaska, además de otros muchos iconos de la Movida madrileña que se extendió por todos los bares y salas de conciertos de la ciudad. 

Una era de exceso que nos proporcionó los himnos de karaoke más ridículos, y también una época en la que incluso una excéntrica banda independiente podía colarse en la radio. Así que cardaos el pelo, ensayad vuestra mejor coreografía y preparaos para subiros a unas hombreras: aquí os dejamos una selección de 50 temazos de los 80.

RECOMENDADO: Las 20 mejores canciones pop de la historia

1. 'I wanna dance with somebody', Whitney Houston

En 1987, Houston seguía siendo una sirena de cara fresca con la voz cristalina y un mundo de posibilidades a sus pies. El enfoque de esta canción que, cuando se desglosa, trata más de la soledad que del amor, dice mucho sobre su capacidad para irradiar calidez y positividad a través de su particular sonido.

Está a millas de distancia de las luchas a las que la cantante se enfrentaría más adelante en su carrera. Es un tema bien recibido en cualquier fiesta y una canción de karaoke para romper cristales. Se convirtió en un grito agridulce en los años posteriores a su muerte. Prácticamente se puede escuchar a una joven de 23 años sonriendo a través del estribillo y animando a los del fondo de la sala a que se acerquen a la pista de baile. ¿Quién se puede resistir? - Andrew Frisicano.

2. 'When doves cry', Prince

En su adolescencia, Prince pasó de cuatro acuerdos con grandes sellos discográficos exigiendo autonomía artística, hasta que Warner Bros se la concedió. Años más tarde garabateaba "esclavo" en su mejilla y se emancipaba de su nombre de pila, refiriéndose a sí mismo como un proto-emoji.

Y, sin embargo, el chasquido de este látigo produjo algunos resultados sorprendentes en 1984. Se creía que la banda sonora de la película 'Purple rain' estaba completa, pero el director necesitaba una balada poderosa para una escena de discordia doméstica. Prince parió dos canciones durante la noche, ganando 'When doves cry'. Con tan poco tiempo, ni se molestó en ponerle una línea de bajo.

Debussy señaló una vez: "La música es el espacio entre las notas". Prince adornaba el vacío con delineador y seda. Sería el clímax de su carrera. - Brent DiCrescenzo

Advertising

3. 'Beat it', Michael Jackson

Nos acostumbramos tanto al lado elegante y funky de Michael Jackson que es fácil olvidarse de lo que triunfó –y triunfa– 'Beat it'. Y no se trata únicamente del famoso solo de Eddie Van Halen; es ese desprecio perfectamente formado por un riff de guitarra (concebido por Jackson e interpretado por Steve Lukather), esos latidos exageradamente fuertes que parecen balones medicinales que se estrellan contra el suelo y la cruda desesperación en la voz de MJ mientras narra las duras verdades de la vida callejera. Además de un rompepistas, 'Beat it' es una canción realmente fuerte, psicológica y potente a nivel sonor. -Hank Shteamer

4. 'A quién le importa', Alaska y Dinarama

Uno de los himnos de la Movida madrileña que fue, además, un estandarte de la modernidad. Las formas de expresarse y divertirse de la juventud del momento despertaban el rechazo de los sectores más conservadores, así que '¿A quién le importa?' se convirtió en un canto a la libertad individual frente a la sociedad uniformizadora de la época y en una favorita, también, del colectivo LGBTI. Alaska cantaba "Yo soy así y así seguiré / Nunca cambiaré" y la pista de baile se inundaba de euforia. La combinación entre una letra liberadora y la épica discotequera que le conferían los arreglos de sintetizador se demostró imbatible. Todavía la bailamos. –B.D. 

Advertising

5. 'Into the groove', Madonna

Es la canción de los años 80 por excelencia, desde su agudo bajo sintetizado hasta su inclusión en la película 'Buscando a Susan desesperadamente'. Este 'popgasmo' solo tiene una voz crítica: la propia Madonna. Años después de su lanzamiento, en 1985, dijo que se sentía tonta cantando este tema. Vale, Madge, pero no puedes parecer tan tonta como los millones de fans que la cantan con el cepillo a modo de micrófono. -Oliver Keens

6. 'West End girls', Pet Shop Boys

¿La mejor canción de los 80? Seguramente es imposible escoger solo una. Pero hay un tema que no podría haber venido de ninguna otra década, que combina sintetizadores exuberantes y letras de generación 'me', vida callejera y sofisticación, clase pop y vestigios de la primera ola de hip hop. Esa canción es 'West End girls'.

Neil Tennant todavía estaba trabajando en la biblia pop de los 80, la revista 'Smash Hits', cuando él y Chris Lowe grabaron su primer éxito como Pet Shop Boys, mezclando a Grandmaster Flash, Michael Jackson y a TS Eliot en una pista de baile hipnótica que hizo un uso pionero de la tecnología de muestreo. El dúo volvió a grabar la canción al año siguiente con Stephen Hague, añadiendo un video que hacía referencia indirecta al apartheid y a Madonna e hizo que se ganaran un puesto en los hitos de la era. Pop, arte y política: un himno para todas las edades y un paradigma de los años 80. James Manning

Advertising

7. 'Chica de ayer', Nacha Pop

Es escuchar esta canción y automáticamente pensar en El Penta, ese mítico bar de Malasaña donde tantas noches de fiesta hemos vivido. Nostálgica y romántica a partes iguales, fue escrita por Antonio Vega mientras hacía la mili en Valencia y formó parte del primer álbum de Nacha Pop, de título homónimo, lanzado en 1980. Considerada por muchos como la mejor canción del pop en español,  solo con escuchar la primera frase ya nos entra la morriña: “Un día cualquiera no sabes qué hora es…” -M.B.

8. 'Modern love', David Bowie

Bowie sonaba en todas partes durante los años 80: haciendo un dúo con Jagger, enfundándose trajes de licra para la película 'Dentro del laberinto', siendo enterrado vivo en la peli 'Merry Christmas, Mr Lawrence' y embarcándose finalmente en una crisis existencial que dio como resultado una preocupante barba y en el grupo de grupos Tin Machine.

Pero antes de todo eso, se las arregló para crear algunas de las mejores canciones de la década, incluido este boogie –de 1983– de soul nihilista, acompañado por Nile Rodgers. Os va a costar mucho no poneros a bailar desde el minuto uno. - James Manning

Advertising

9. 'Take on me', A-ha

El primer y mayor éxito del trío de electro pop noruego A-ha, 'Take on me', alcanzó popularidad internacional en 1985 gracias a su videoclip innovador, una mezcla de acción y animación dibujada a lápiz protagonizada por el soñador cantante principal Morten Harket como el héroe de un romance escapista entre una mujer solitaria y un aventurero del cómic (ganó seis MTV Video Awards).

El riff de sintetizador magistralmente contagioso de la canción, traído de vuelta a la gloria por Pitbull y Christina Aguilera en su 'Feel this moment' de 2013, sería suficiente para asegurarle un lugar en cualquier lista de clásicos de los 80. Pero 'Take on me' también se distingue por la inimitable voz de Harket, que ha provocado innumerables derrotas de karaoke. - Adam Feldman

10. 'Hoy no me puedo levantar', Mecano

Es difícil quedarse con solo una canción del que probablemente sea el grupo español más importante de la década. Nacho y José María Cano y Ana Torroja formaron el trío musical que creó un estilo propio, tanto a nivel musical como lírico. ‘Maquillaje’, ‘Barco a Venus’, ‘Me colé en una fiesta’, ‘La fuerza del destino’... son canciones que a pesar del tiempo se mantienen igual de frescas que el primer día. Temas comprometidos con la sociedad de la época, que hablan sobre las drogas o la homosexualidad, en una España que está empezándose a abrirse al mundo. Nos quedamos con el tema de 1981 que abrió el camino al resto, una oda a la resaca en toda regla. -M.B.

Advertising

11. 'Dancing in the dark', Bruce Springsteen

The Boss sacó el título de un viejo cantante para escribir su propio clásico, el mejor sencillo de su álbum de éxito mundial 'Born in the USA' (1984). Rebosante de ambición, frustración y sexo, 'Dancing in the dark' también es el clímax de la pista de baile de Springsteen, con un solo de saxo deslumbrante del añorado Clarence Clemons como colofón. Y no hay muchas canciones de la época que vengan con una advertencia sobre la seguridad contra incendios en el estribillo. -James Manning

12. 'Escuela de calor', Radio Futura

Un riff de guitarra inconfundible propulsado por un ritmo funky incandescente abría un hit con el que Radio Futura asaltaban las pistas de baile, a años luz de la gravedad de 'La estatua del jardín botánico' pero lejos también del fervor adolescente de 'Enamorado de la moda juvenil'. Formaba parte del segundo álbum de la banda, 'La ley del desierto / La ley del mar', con el que los hermanos Auserón y Enrique Sierra ampliaban su paleta de colores, incorporando ritmos latinos y africanos, como en 'Semilla negra': una verdadera 'escuela de calor' musical –B.D.

Advertising

13. 'More than this', Roxy Music

La lujosa despedida de Roxy Music navega sobre las nubes en un planeador dorado, una belleza de máxima elegancia, digna de un cisne. La voz de Bryan Ferry avanza sobre los sintetizadores del atardecer como una niebla.

En 1982, los viejos artistas del rock no deberían haber sonado tan celestiales: Brian Eno se había ido hacía mucho tiempo, igual que el batería. Reducido a un trío, Roxy pasó a escondidas su pedigrí de arte rock a los áticos, vistiendo un cerebro inteligente en un esmoquin, y el resultado es simplemente magnífico. Es como un día de spa después de una ruptura dolorosa, condensada en cuatro minutos. –Brent DiCrescenzo

14. 'Once in a lifetime', Talking Heads

Aunque, sorprendentemente, resultó ser un éxito comercial para unos experimentadores de la nueva ola como los Talking Heads de David Byrne, es fácil olvidar de lo extraña que sonaba esta canción 1981.

Sirviendo una mezcla embriagadora –a veces de otro mundo– de afrobeat, funk, pop, rock, disco y psicodelia, el estribillo de este himno existencial es lo suficientemente grande como para haberse quedado con nosotros durante más de 30 años. -Tristan Parker

Advertising

15. 'Blue monday', New Order

Con casi siete minutos y medio, 'Blue monday' es una de las canciones más largas que han aparecido en la lista de singles del Reino Unido. Con sus resonantes sintetizadores y el tartamudeo de la caja de ritmos, fue una particularidad que se fue viendo a lo largo de la carrera de New Order, desde el post punk hasta el terreno más dance con inflexiones de italo disco.

Teniendo en cuenta que 'Blue monday' se convirtió en el single de 12 pulgadas más vendido de todos los tiempos, podemos decir que la banda se dirigió en la dirección correcta. - Hank Shteamer

16. 'Welcome to the jungle', Guns N' Roses

En una época en que el guitarreo de pelo largo era puro escapismo (chicas y bebida en el caso del hard-rock, o una fantasía de espadas y dragones en el heavy metal), este disco representó una bofetada de realidad tremenda, resumida en su canción inicial, también la mejor. 'Welcome to the jungle' más que una canción es una amenaza, un zarpazo-montaña rusa sombría y melódica de metal-punk, y con el latido de espectacularidad funk de los mejores Aerosmith. Nadie intercambiaba riffs así desde los Stones de Richards & Taylor. -Ricard Martín

Advertising

17. 'Eloise', Tino Casal

Hay gente que ha llegado a la afonía intentando igualar los agudos del gran Tino Casal en esta versión que hizo el artista asturiano hizo del tema de Barry Ryan. Imposible olvidar ese traje de lentejuelas azul que lució en el videoclip y ese toque glam rock que definía su inconfundible estilo. Se lanzó en 1987 dentro del álbum 'Lágrimas de cocodrilo' y ocupó el primer puesto de las listas de nuestro país durante varias semanas. -M.B.

18. 'Time after time', Cyndi Lauper

Aquellos que crecieron en los años 90 deberían conocer este temazo por dos increíbles escenas de baile de cine: una en 'El amor está en el aire' de Baz Luhrmann y otra en 'Romy y Michele'. Pero para la multitud de los 80, es un una balada  que se erige como una de las canciones más fuertes de la década. El pelo naranja de Cyndi podría haber sabido a rancio, pero 'Time after time' todavía huele a fresco. –James Manning

Advertising

19. 'Everywhere', Fleetwood Mac

Éxtasis. Eso es 'Everywhere' en pocas palabras. Cantada por Christine McVie, esta exaltación aparece en el álbum de 1987, 'Tango in the night' (el último disco hasta la fecha que presenta la alineación clásica de Mac), y es el tipo de pista que debe reproducirse al menos tres veces seguidas, preferiblemente en un viaje por carretera que implica mucho canto, para alcanzar el máximo de satisfacción. –Sophie Harris

20. 'Faith', George Michael

Con 'jukeboxe' y chaqueta de cuero, 'Faith' se vestía de rock and roll vintage, pero con una combinación gloriosamente moderna. Michael produjo la canción él mismo con minimalismo microgestionado.

La guitarra, las palmas y la batería están tan microfoneados y recortados que los instrumentos acústicos suenan como la mejor música electrónica de baile. La precisión hermética de la canción genera una sorprendente tensión sexual. Son todo primeros planos de audio, el equivalente sonoro de ampliar una toma del culo de Michael enfundado en unos estrechísimos pantalones vaqueros. -Brent DiCrescenzo

Advertising

21. 'Don't you want me', The Human League

1981 fue el año en que una banda de Sheffield que lleva el nombre de un juego de mesa de ciencia ficción se convirtió en una superestrella del pop, y fue el tema 'Don’t you want me' la que selló el acuerdo. Pero por poco no lo hace: Phil Oakey trató de evitar que su "desagradable canción sobre las políticas del poder sexual" se convirtiera en el último sencillo del álbum definitivo de una era para la banda: 'Dare'.

Sin embargo, Virgin terminó lanzando al dúo con la cantante de apoyo Susan Ann Sulley. El resto es historia del karaoke, 'baby'. -James Manning

22. 'Aquí no hay playa', The Refrescos

Al límite de la década de los 80, en 1989, The Refrescos debieron de sufrir el calor terrible del verano madrileño y compusieron este tema que habla de las virtudes de la ciudad pero, sobre todo, de su mayor defecto, y es que, efectivamente, aquí no hay playa (el Alberche o Madrid Río no cuentan). A ritmo de ska, en la canción hacen un repaso del Madrid del momento, desde la Movida hasta el doblete del Real Madrid aquel año, y fue incluida en su álbum debut homónimo. -M.B.

Advertising

23. 'Under pressure', Queen & David Bowie

Casi cuatro minutos de pura montaña rusa. Desde simples chasquidos de dedos a un piano magistral. Desde los susurros quebrados de Mercury hasta sus gritos más desgarradores. Y desde un dadaísmo musical de sílabas únicamente conectadas por la melodía hasta el más potente mensaje de la presión social y económica sobre la población. Todo en el más armonioso equilibrio, así como la potente combinación de voces de David Bowie y Freddie Mercury. -Claudia Ibáñez

24. 'Back in black', AC/DC

Tras la muerte de Bon Scott y el estallido de gloria de 'Highway to hell' (1979), AC/DC lograron lo más difícil: repetir el éxito a base de entregar un nuevo puñado de himnos. El escocés entre australianos Brian Jones trajo una nueva personalidad al grupo; en lugar de imitar el blues nasal de Scott, forzó la garganta hasta un chirrido de alegría infernal. El tema titular es un irresistible himno a cómo la tengo de gorda y que bien la meneo, más recitado que cantado por el más chulo del pub –se anticipa siete años el rap-metal– y sin la amenazadora sexualidad casi criminal de Scott: a pesar de la negrura de la portada, esto es fiesta pura. Funcionó tan bien que lo han repetido durante 40 años. - Ricard Martín

Advertising

25. 'Déjame', Los Secretos

Es sin duda el mayor éxito de Los Secretos, aunque cuando Enrique Urquijo la escribió, en 1978, lo hizo pensando en su grupo de entonces, Tos, pero finalmente fue incluido en el primer disco del grupo de los hermanos Urquijo. A pesar de ser su canción más famosa, Enrique llegó a decir tiempo después que le “aburría un poco” y de que no tenía la profundidad de otras canciones que había compuesto después. Y es que cuando algo se hace viral, no hay nada que puedas hacer. -M.B.  

26. 'This charming man', The Smiths

El guitarrista de los Smiths, Johnny Marr, supuestamente fue incitado a escribir la música para este sencillo optimista después de sentirse celoso del éxito en la radio de sus compañeros de sello Aztec Camera.

Cualquiera que fuese la motivación, nos alegra que lo hiciera. Aunque no lo petó en las listas de éxitos en el lanzamiento, la melodía de 1983 se convirtió en un himno para todas las edades, combinando las guitarras de Marr con una línea de bajo deliciosamente hiperactiva y el discurso dandificado de Morrissey sobre el afecto masculino. -Andrew Frisicano

Advertising

27. 'Just like honey', The Jesus and Mary Chain

Los primeros cuatro segundos icónicos de 'Be my baby' de The Ronettes se han probado una y otra vez en los últimos 50 años: Billy Joel, The Magnetic Fields, The Strokes, Amy Winehouse, Dan Deacon, Gotye... y la lista continúa. Pero solo una banda había transformado esa frase innovadora en una pieza musical que definía una era (casi) tan profunda como The Ronettes.

'Just like honey' de Jesus and Mary Chain captura un cierto anhelo agridulce que caracteriza virginalmente el brumoso entorno de los años 80, por no hablar de que le dio a 'Lost in translation', de Sofia Coppola, un cierre musical matador antes de los créditos.

28. 'Close to me', The Cure

Los hombres despreocupados de Robert Smith pasaron aproximadamente la mitad de los años 80 haciendo rock gótico desesperadamente triste, y la otra mitad escribiendo algunas de las mejores canciones pop de todos los tiempos. Naturalmente, hubo una cierta fusión entre los dos, razón por la cual 'Close to me' de 1985 es una firme candidata a la mejor canción de la banda, con sus melancólicas letras combinadas con riffs de metales ultra alegres (inspirados en un funeral de Nueva Orleans). También hay una versión de álbum sin las trompetas, pero ¿para qué? -James Manning

Advertising

29. 'Just can't get enough', Depeche Mode

La banda, recién creada en 1980, dio el gran golpe con este temazo plagado de sintetizadores y un mensaje romanticón dicho con mucha fuerza. "I just can't get enough" (algo así como "simplemente nunca tengo suficiente") queda a caballo entre la declaración de amor y el vicio de la década. Nosotros tampoco tenemos suficiente con escuchar esta canción mil veces. –Claudia Ibáñez

30. 'What's love got to do with it', Tina Turner

En 1984, Tina Turner tenía 44 años y estaba de vuelta. Después de separarse de su abusivo marido Ike, llevaba años en un limbo de cameos, espectáculos de Las Vegas y álbumes en solitario.

Pero el exitoso álbum 'Private dancer' y su sencillo más destacado, 'What’s love got to do with it', su primera canción en el Top Ten en más de una década, las convirtieron en una superestrella en solitario. El videoclip la pilló pavoneándose por la ciudad de Nueva York con una chaqueta vaquera, minifalda de cuero y pelo a lo plumero, un modelo de independencia magullado pero desafiantemente feliz. El mensaje era claro: la carrera de Turner todavía tenía piernas fabulosas. -Adam Feldman

Advertising

31. 'Lobo-hombre en París', La Unión

“Cae la noche y amanece en París”. El tono de voz nasal de Rafa Sánchez es solo una de las marcas inconfundibles de este exitazo de La Unión, publicado en 1984 pero basado en una obra del escritor Boris Vian, ‘Le loup garou’, de 1947. Como curiosidad, Nacho Cano fue el productor de este y otros temas que formaron parte de ‘Mil siluetas’, el primer álbum del grupo madrileño.  -M.B.

32. 'It’s the end of the world as we know it (and I feel fine)', R.E.M

"Eso es genial, comienza con un terremoto", empieza Michael Stipe, y los redobles se vuelven más locos a partir de ahí en el poema punk-ironico de REM. La letra se vierte en un revoltijo nervioso de imágenes apocalípticas, peligro militar y frenesí de los medios de comunicación, con nombres punzantes de figuras de la cultura pop (Lenny Bruce, Leonid Brezhnev, Leonard Bernstein, Lester Bangs) unidos solo por sus iniciales. A diferencia de su gemelo malvado en el rock de los 80, 'We didn’t start the fire' de Billy Joel, la canción no fue un gran éxito pop. Pero su mensaje de cortar el caos todavía conecta con cualquiera que tenga como objetivo limpiar una conciencia contaminada. -Adam Feldman

Advertising

33. 'Amante bandido', Miguel Bosé

Vale que ahora Miguel Bosé se ha pasado al bando negacionista y antivacunas de la covid-19, pero en su momento, cuando se dedicaba solo a cantar, fue uno de los mayores artistas de su época. Más mérito aún tiene ‘Bandido’ (1984), el disco del que forma parte uno de sus grandes hits, más complejo y maduro que los seis anteriores que había publicado. Se entiende también que sea uno de los más exitosos de su carrera, porque además de este ‘Amante bandido’, incluye temas como ‘Sevilla’ y ‘Horizonte de las estrellas’, entre otros. -M.B.

34. 'Tainted love', Soft Cell

Convertir las influencias alegres de la Motown en synth pop helado puede sonar como un sacrilegio, pero eso es exactamente lo que hizo Soft Cell cuando versionó el éxito de Gloria Jones de 1965, en el 1981. Sustituyendo la energía original por los tonos de vidriosos de Marc Almond y las melodías descaradamente sintetizadas, la versión de Soft Cell pronto se hizo enorme, allanando el camino para la explosión de sintetizadores que siguió. -Tristan Parker

Advertising

35. 'Devuélveme a mi chica', Hombres G

O lo que es lo mismo, ‘Sufre mamón’. Para muchos el título de esta canción nunca ha quedado claro, pero Hombres G, y más concretamente David Summer tenían meridiano lo que querían decir en este tema. Y todo porque al cantante le dejó su novia Macu (Inmaculada) durante su época punky para salir con un chico más formal que, mira tú por donde, tenía un Ford Sierra (quizá Fiesta) blanco y, estamos seguros de que entre su vestuario se encontraba un jersey amarillo. Forma parte de su primer álbum, ‘Hombres G’, que publicaron en 1985. -M.B.

36. 'Camino Soria', Gabinete Caligari

Homenaje a las tierras castellanas en una canción de amor inolvidable. Con cierto aroma country, eso sí, Jaime Urrutia demostró que el pop no tenía por qué fijarse únicamente en la estética anglosajona. Una canción que menciona a poetas españoles –"Bécquer no era idiota ni Machado un ganapán"–, con un estribillo memorable –ese arrastrar las palabras, engolado– y unos arreglos de trompa beatlescos, combinación improbable pero que se ganó los corazones de una generación en los ochenta. –B.D. 

Advertising

37. 'Fight the power', Public Enemy

"Nineteen eighty-nine…" Las primeras cinco sílabas del éxito más zeitgeist de Public Enemy, encargado por Spike Lee para su innovadora película 'Haz lo que debas', tienen un punch brutal. Y a partir de ahí la intensidad va 'in crescendo', construyendo un manifiesto para ir saboreando a tragos, con gemas como esta:  "Elvis was a hero to most / But he never meant shit to me / You see, straight-up racist that sucker was / Simple and plain / Mother fuck him and John Wayne / 'Cause I'm black and I'm proud". Amén. 

38. ‘Pull up to the bumper’, Grace Jones

Los años 80 habrían sido mucho menos divertidos e interesantes sin la gran presencia de Beverly Grace Jones. Era la hija de un clérigo de Jamaica que se convirtió en un icono andrógino: dominando las pasarelas de Nueva York, haciendo equipo con Christopher Walken y Arnie en la pantalla y entonando sugestivas metáforas de tráfico en este clásico funk de 1981. -James Manning

Advertising

39. 'Every breath you take', The Police

No dejes que Puff Daddy te arruine esto. Ahora que 'I’ll be missing you’ tiene casi dos décadas, ese riff constante, de cerámica y arpegiado es nuevamente propiedad de The Police.

Mucha gente habla de los años 80 como una era de exceso, sin embargo, muchos singles clásicos de la época son estudios de moderación. Es solo que gastaron una tonelada de dinero en todo. Aunque Stewart Copeland podía ser un baterista florido y llamativo y Sting metía algunas pinceladas de más en sus grooves, 'Every breath' mide cada nota microscópicamente, lo que hace que el ambiente de acecho sea tan sutilmente espeluznante. –Brent DiCrescenzo

40. 'Sweet dreams', Eurythmics

Sintetizadores pop y sonidos new wave que nunca pasan de moda. Una desvergonzada Annie Lennox con una fusta y un traje de vestir, andrógina y preciosa como solo se podía ser en los 80, habla de dominación, sadomasoquismo y abusos como metáfora de las adversidades de la vida. Su voz grave nos traslada por el mundo con ritmos dance atemporales que fueron versionados hasta por Britney Spears. –Claudia Ibáñez

Advertising

41. 'Cadillac solitario', Loquillo y Trogloditas

Una de las mejores canciones del pop-rock español fue publicada en 1983 y es la canción de Loquillo y Trogloditas que mejor ha soportado el paso del tiempo. Con ese rock pausado, la voz rota del Loco y esa letra, con alusiones a Los Ángeles, al Tibidabo y a ese cadillac en el que amanecer “dormido y borracho”, es un himno generacional. -M.B. 

42. 'Here comes your man', Pixies

Abriendo con un acorde Hendrix, este fue el single más famoso y accesible de los de Boston. Un riff constante de guitarra que anuncia la llegada de "your man" (tu hombre), en este caso, de los terremotos californianos que vivió con 15 años Black Francis, una letra pegadiza y un estribillo fácil. Un tema pop no buscado que el grupo no suele tocar, pero que supuso una gran revelación en su lanzamiento. –Claudia Ibáñez.

Advertising

43. 'Should I stay or should I go', The Clash

Incluida en el quinto disco de la banda 'Combat rock', de 1982, 'Shoud I stay or should I go' no es una canción política como las que la acompañan en el disco, pero pasó a la historia por su frenético cambio de ritmo en el estribillo. Gracias a un riff de guitarra tremendamente fácil de tocar y efectivo, se convirtió en una favorita de los grupos de adolescentes que empezaban tocando versiones y, sobre todo, en una fuente inevitable de pogos en las fiestas y conciertos de la época. Es lo que pasa cuando no tienes prisa por resolver la tensión creada por la estrofa: cuando finalmente haces que estalle de golpe –pausa dramática mediante– la gente se vuelve completamente loca. -B.D. 

44. 'Insurrección', El Último de la Fila

Todavía quedaban unos años para 'Astronomía razonable' y su emblemática 'Como un burro amarrado a la puerta del baile', pero 'Insurrección', del segundo disco de El Último de la Fila, ya mostraba lo que eran capaces de hacer, combinadas, las mentes creativas de Manolo García y Quimi Portet. Letras poéticas, un deje rumbero y cierta liviandad mediterránea condimentada con los arreglos del pop rock anglosajón más elegante de la época. Una receta única, inimitable, que los diferenció de todos los grupos que sonaban en los 80, tanto en Barcelona como en el resto del estado. -B.D. 

Advertising

45. ‘With or without you’, U2

Oh, es tan fácil burlarse de U2: la pomposidad, las sombras... Pero el disco de 1987 de la banda, 'The Joshua Tree', contiene tres de sus canciones más poderosas seguidas, de las cuales 'With or without you' es la más conmovedora. El sentimiento agridulce de la canción se combina perfectamente con la música, a su vez delicada y anhelante, luego creciente y desesperada. Cualquiera que haya conducido por el desierto reconocerá sus vistas en este paisaje sónico abierto. Lo mejor es escucharla en algún lugar donde puedas aullar, en voz alta. –Sophie Harris

46. 'Fast car', Tracy Chapman

Si la canción ya es emocionante por si misma, todavía lo es más la historia de cómo logró colarse en millones de casas. Siendo una cantautora desconocida de 24 años procedente de una familia pobre de Ohio, Chapman consiguió silenciar el ruidoso estadio de Wembley durante la celebración del 70 aniversario de Nelson Mandela, por entonces todavía en la cárcel. Una sencilla melodía de guitarra acústica, combinada con su voz grave –muchos pensaron que era un chico el que cantaba– y unos versos que hablan de la necesidad de huir hacia un sitio mejor obraron el milagro. El debut de Tracy Chapman se convirtió en un éxito planetario y 'Fast car' en una de sus canciones más emblemáticas. Todavía nos emociona escuchar eso de "I-I had a feeling I, could be someone, be someone, be someone". -B.D.

Advertising

47. 'Karma chameleon', Culture Club

La canción sobre el karma que abrió 'Colours by numbers', álbum que catapultó a la fama al grupo británico en 1983. Con este tema, además, la banda se mantuvo en el número uno de la lista Billboard durante semanas. Una letra llena de significado sobre la sinceridad y sobre la fidelidad a nosotros mismos, inundada del ritmo new wave que caracterizaba a Culture Club, y con pinceladas soul de armónicas melancólicas. -Claudia Ibáñez.

48. 'Voyage Voyage', Desireless

Una chica francesa en plena eclosión ochentera británica. Y una cresta digna de la época. Todo un descubrimiento, efímero como todo en los 80, que consiguió los primeros puestos de las listas de muchos países europeos e incluso se coló en las de Irlanda y Reino Unido. Una melodía sensual que incita a un viaje lleno de altos y bajos, de susurros y gritos. Y no un viaje cualquiera, sino un viaje al "espacio inundado de amor, más allá de los días y las noches"... –Claudia Ibáñez.

Advertising

49. 'Never gonna give you up', Rick Astley

¿A quién no le gusta exponerse una vez más a esta suave mega-jam? Esas cuerdas sintetizadas, ese golpeteo de botas y pantalones, el extrañamente robusto canturreo de Astley y su tono romántico como de vendedor de coches usados ("No obtendrías esto de ningún otro chico") ... Todo se resume en unos de los tres minutos y medio más efervescentes del canon de los 80. –Hank Shteamer

50. 'Africa', Toto

Un ritmo hipnótico de sintetizadores que empieza a latir y parece llevarnos en un viaje astral al continente africano de potente e inolvidable estribillo. Este single, que luego formó parte del cuarto álbum 'Toto IV', fue la canción del grupo californiano que llegó a los primeros puestos de los 'charts' de Billboard y UK Singles Chart, y que todavía resuena como un himno. -Claudia Ibáñez

Recomendado

    También te gustará

      Advertising