0 Me encanta
Guárdalo

6 motivos por los que deberías quedarte en Madrid en agosto

Aunque la realidad es incontestable (es cierto, 'aquí no hay playa'), agosto es un mes florido en Madrid. A continuación, te recordamos por qué deberías quedarte en la ciudad o regresar, si es que te has ido

La DGT advierte de millones de desplazamientos de vehículos que, en esta época del año, huyen de la ciudad cargados hasta la bandera con la familia y la equipación al completo. Pero tú, sin embargo, has optado por nadar a contracorriente y tumbarte al sol en este paraíso que es Madrid en agosto. Un remanso de paz y de ocio codiciado en el que el tránsito —a pie o motorizado— fluye como nunca y en el que cuestiones —en otros momentos, difíciles— como aparcar o reservar en un buen restaurante son ahora pan comido. ¿Sabes ya por qué agosto es un mes florido en Madrid? Por si acaso, aquí te lo recordamos:

La ciudad es una pista de baile

La ciudad es una pista de baile

Cuando el día empieza a oscurecer, dando al fin una tregua a los mercurios, la ciudad resurge convertida en una gran pista de baile. No son pocos los cuerpos que salen entonces de sus cuevas dispuestos a darlo todo en salas como Siroco, en la que las fiestas tropicales que amenizan el verano te harán creer que estás pleno Caribe. Junto a este referente del guateque, el sarao está también asegurado en clubes como Mondo, donde cada noche estival tiran la casa por la ventana con sesiones de la mejor música electrónica. Otro clásico del verano es el Café Berlín, con directos y sesiones de DJs. Si lo que quieres es bailar bajo las estrellas, no podrás de dejar de pasarte por la Plaza del Matadero, con una programación artística y musical gratuita que cubre todos los fines de semana de agosto.

Aparcar es coser y cantar

Aparcar es coser y cantar

¿Te acuerdas de aquella escena en la que un imponente Eduardo Noriega corría por una Gran Vía en la que no había un alma? Pues, no, haciendo honor a la verdad, la cosa no es para tanto. Pero ni falta que nos hace, porque la ciudad está mucho más transitable en este momento del año sin haber perdido su encanto ni animación naturales. La ventaja ahora es que llegar a los sitios es mucho más fácil. Podrás comprobarlo tú mismo en cuanto cojas el coche y te plantes en el trabajo o en tus citas en un plisplás. De ahí también, otra consecuencia maravillosa: aparcar es coser y cantar.

Podrás ser un 'chulapo' más en las fiestas de La Paloma

Podrás ser un 'chulapo' más en las fiestas de La Paloma

Chulapos y chulapas permanentes en agosto en la capital tendrán, además, su merecido premio feriado: las verbenas que cada año toman por estas fechas los barrios más castizos de la ciudad. Embajadores y Lavapiés irán calentando motores, con las fiestas de San Cayetano y San Lorenzo, para dar el relevo a la que será la traca final: la verbena más popular y concurrida de Madrid, 'La Paloma'. Los Jardines de las Vistillas y sus alrededores se ponen, en esta ocasión, más guapos que nunca, con conciertos y actividades que se desarrollan en la calle al ritmo de los tradicionales pasodobles y chotis. Estos días podrás además degustar los platos típicos de la gastronomía madrileña, acompañados de vermú y/o sangría.

Advertising
Las piscinas de agua dulce se hicieron para ti

Las piscinas de agua dulce se hicieron para ti

Como muchos han optado por huir a la playa o la montaña, las numerosas piscinas artificiales y naturales que hay en la ciudad estarán a tu disposición y a la de los seres inteligentes (o afortunados) que tomen las vacaciones en otra época del año. Este mes de agosto no sólo podrás refrescarte al sol en las piscinas de verano abiertas hasta septiembre en diversos polideportivos repartidos por la ciudad, sino también en esas otras con vistas privilegiadas, situadas a ras de cielo en algunas de las azoteas y hoteles más cool de la capital. Junto a esta oferta, la naturaleza te invita a ponerte a remojo en los pantanos y las piscinas naturales que contienen agua del deshielo de las montañas. En algunos de estos lugares, tales como el pantano de San Juan, podrás además moverte un poquito y practicar deportes acuáticos.

Reservar en un restaurante es pan comido

Reservar en un restaurante es pan comido

Llevas semanas queriendo reservar en ese restaurante con tan buena pinta y del que tan bien te han hablado pero, cada vez que lo has intentas, no hay manera. No te preocupes, porque el momento ha llegado. Ante el exilio generalizado, es más que probable que te hagan un hueco incluso en el mismo día y que, una vez que acudas al restaurante, el trato sea exquisito. Serás clientela exclusiva, por lo que, con un poco de suerte podrás además sentarte en la mejor mesa y ser atendido de mil amores y muy rápido.

Todas las noches es posible ver cine bajo las estrellas

Todas las noches es posible ver cine bajo las estrellas

Los cines son para el verano en Madrid. Sólo tienes que hacer la prueba si eres un resistente en agosto en la ciudad. Al ya tradicional Festival de Cine de Verano de la Bombilla (Fescinal), idóneo para disfrutar en familia con una cartelera ligerita y para todos los públicos, se suma la oferta de Cibeles de Cine, bajo la preciosa Galería de Cristal de CentroCentro Cibeles. Espacios que se añaden al CineCebada o al Auditorio del Parque Calero, donde podrás regresar a aquellas noches de la infancia, en las que disfrutabas, palomitas en mano, de la pantalla gigante sentado sobre una butaca bajo las estrellas.

Advertising

Críticas y valoraciones

0 comments