Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Love Local shopping illo
Illustration: Geo Law

Love local: Time Out apoya el ocio y la cultura local

Time Out Madrid apoya el comercio y la restauración local para incentivar el consumo seguro en los locales que más lo necesitan

Marta Bac
Escrito por
Marta Bac
Publicidad

Este marzo, Time Out cambió su nombre por el de Time In. De la noche a la mañana cambiamos las cañas en una terraza por el aperitivo a través de videollamada, las comidas en restaurantes por pedidos a domicilio y los conciertos por sesiones en YouTube o Spotify. Ahora parece que la "nueva normalidad" está asimilada, pero las medidas de seguridad que se han implementado en estos meses, como el distanciamiento social y las limitaciones de aforo, han llegado para quedarse. Y, aunque necesarias, suponen también un riesgo para la supervivencia de muchos lugares de nuestra ciudad

Desde 2014, los editores de Time Out Madrid hemos estado buscando lo mejor de la ciudad donde vivimos. Sabemos que la capital no es nada sin sus restaurantes, bares, teatros, salas de conciertos, clubs, cines, galerías de arte, museos y el resto de locales en los que hemos compartido tan buenos momentos, con amigos, con la familia, con nuestras parejas...

Si no tomamos medidas ahora, innumerables locales tendrán que bajar la persiana definitivamente y miles de artistas, músicos, actores, cineastas, diseñadores y otros creativos y creadores no podrán ganarse la vida. No es una exageración. Muchos lugares, que habitualmente ya sufren para pagar las facturas, se enfrentan ahora al colapso total por los meses que han permanecido cerrados y por las limitaciones que cada comunidad autónoma está implantando según las tasas de contagio. 

Y sin duda, donde más se ha notado el impacto de esta crisis ha sido en el comercio y la hostelería local. Las tiendas de decoración del barrio de Las Letras, los bares y restaurantes que sobreviven en Lavapiés o Chamberí, las firmas de pequeños diseñadores en Malasaña, los ultramarinos, los mercados de barrio... en definitiva, aquellos lugares que son el alma de la ciudad y que siempre hemos apoyado desde Time Out. 

Por que queremos ayudarles, ahora más que nunca, reforzamos nuestra campaña Love Local, una iniciativa a la que nos hemos adherido todos las ciudades Time Out del mundo y que tiene como objetivo apoyar a aquellas iniciativas que luchan por la supervivencia de los locales de cultura y ocio de nuestras ciudades. Por eso, es el momento de volver a comprar en nuestras tiendas de barrio y ayudar así a tantas familias de la ciudad.  

Seguidnos en Twitter, Facebook e Instagram, y consultad nuestra web: utilizaremos todos nuestros medios para informaros de cómo podemos ayudar a estos pequeños negocios y a otras iniciativas similares. Para que podamos seguir creando tan buenos recuerdos como los que ya tenemos en los próximos años, para que ninguno se quede atrás. 

Marta Bac
Directora 
Time Out Madrid

#LoveLocal

  • Qué hacer
  • Ciudad

"Pijos", "gente mayor", "el mejor skyline de Madrid"... Son sólo algunas de las frases asociadas a los distintos barrios de la capital que se pueden encontrar en una original herramienta de Hoodmaps.  A través de las distintas etiquetas, el mapa cataloga lo más característico de cada zona: el azul es para las zonas de negocio, el verde para las zonas ricas, el amarillo para los hipsters, el rojo para los turistas, el azul oscuro para zonas de estudiantes y el gris para las zonas residenciales.  A ello hay que sumarle las curiosas frases que los usuarios usan para definir cada uno de los distritos de la capital. El resultado no deja a nadie indiferente. He aquí algunos ejemplos:  Malasaña: Ya no son magdalenas, son cupcakes. Carabanchel: Manolito Gafotas. Usera: Chinatown.  Puente de Vallecas: Mejor skyline de Madrid.  Arganzuela: Nuevos hipsters. Parque del Retiro: Parque bonito, aire menos contaminado e instagramers cursis.  Barrio de las Letras: Zona de tapas y terrazas. Para explotar el resto del mapa en su totalidad, nada como darse un paseo por él y descubrir qué es lo que se dice de tu barrio. Puedes hacerlo en este enlace. Eso sí: conviene tener en cuenta que los comentarios son anónimos, lo que a menudo saca el lado más oscuro de la gente. Mejor tomárselo con humor... y hacerle un caso relativo.  NO TE LO PIERDAS: La guía de verano más completa de Madrid Descarga aquí nuestra revista de verano

  • Qué hacer
  • Ciudad

Tras las fiestas de San Cayetano, que tuvieron lugar el pasado fin de semana, llega el turno de las otras dos grandes celebraciones del mes de agosto en el centro de Madrid: San Lorenzo y La Paloma, que llenarán de actividades los barrios de Lavapiés y Las Vistillas, respectivamente. Para no perder detalle, te ofrecemos una pequeña guía con lo más destacado.  San Lorenzo El escenario principal estará en la plaza de Arturo Barea, aunque habrá actuaciones repartidas por distintos puntos del barrio. El jueves 11 arrancan las actuaciones con el espectáculo de teatro para toda la familia 'El ingenioso Ulises' (20:30 h), al que seguirá la copla de Lola López y Pablo Hernández. El día terminará con la actuación de la malagueña La Mari, que interpretará canciones tanto de su etapa con el grupo Chambao como de su repertorio en solitario. El viernes 12 será el turno del concierto infantil de La banda mocosa (20h), seguida de los de de Flowclorica y Grex (21 y 22h, respectivamente). El día terminará, a las 23:30 h, con la actuación de la banda madrileña Semilla Negra, que tocará versiones de pop rock de los años 80 y 90. Además, y al igual que en las fiestas de San Cayetano, el barrio se llenará de iniciativas culturales y de entretenimiento de todo tipo.  La Paloma Como siempre, el epicentro serán los jardines de Las Vistillas. El sábado 13, los más pequeños disfrutarán con 'Un chiflado irreverente' (20h). Después será el turno de la Agrupación de Madrileños y Amigos Los Castizos (21h

Publicidad
  • Deportes
  • Deportes

El pádel es uno de los deportes que han ido ganando más popularidad entre los españoles durante los últimos años. Divertido y exigente, pero al mismo tiempo asumible para casi cualquier tipo de persona, el interés por este deporte no ha parado de crecer. De hecho, España es el país con más jugadores de pádel federados, y en nuestro más país hay más de 20.000 pistas para practicarlo. Buena prueba de esa fiebre por el pádel es la tienda que acaba de abrir sus puertas en el número 41 de la calle María de Molina. Con el original (y casi cómico) nombre de Pádel Nuestro, el establecimiento puede presumir de ser a tienda más grande del mundo dedicada al pádel. Alrededor de 500 metros cuadrados dedicados exclusivamente a todo lo que tiene que ver con este deporte, y donde además de encontrar raquetas, ropa y accesorios, los aficionados podrán disfrutar de eventos exclusivos y visitas de los grandes maestros de esta disciplina. De cara al futuro, los dueños del negocio quieren ir a más. El plan de expansión de Pádel Nuestro, perteneciente al fondo Backspin Capital Investments, pasa por abrir otros 22 puntos de venta a lo ancho y largo de toda la geografía mundial. NO TE LO PIERDAS: 6 ideas para hacer deporte al aire libre en Madrid Descarga aquí nuestra revista de verano

  • Arte
  • Arte

Es uno de los concursos más originales de Lavapiés. Tanto, que hasta el nombre es ocurrente: 'Bolardo voy, volando vengo' volverá a llenar de color las calles del popular barrio, con la intervención de 200 de estos elementos del mobiliario urbano este miércoles entre las 16h y las 21h. El peculiar concurso, que este año celebra su quinta edición tras tres años sin celebrarse, coincide con el arranque de las fiestas de San Lorenzo, que se prolongarán hasta el viernes 12. Además, este 2022 'Bolardo voy, volando vengo' viene con importantes novedades: en lugar de intervenir la superficie del bolardo directamente, los artistas plasmarán su diseño sobre cubiertas de cartón hechas a medida, que serán proporcionadas por la organización. Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de Bolardo voy bolardo vengo (@bolardovoy) Ya hay más de 100 personas inscritas, por lo que si alguien quiere apuntarse al reto conviene darse prisa. Para hacerlo, es necesario enviar un correo electrónico a bolardovoy@gmail.com indicando el número de bolardos que se desea intervenir. Eso sí: hay que tener en cuenta que hay tres tamaños distintos de bolardo: de 50, 65 y 70 centímetros de altura. NO TE LO PIERDAS: Los 10 pueblos más bonitos de Madrid Descarga aquí nuestra revista de verano

Publicidad
  • Qué hacer
  • Ciudad

Una procesión, una acalorada tarde en una mercería, un andén de metro o las calles de barrios como Lavapiés o Malasaña. Son algunos de los planos fijos que conforman el documental ‘Souvenirs de Madrid’, en el que a lo largo de 55 minutos se recuerda cómo era la vida en la ciudad entre los años 1995 y 1997.  'Souvenirs de Madrid' (Filmoteca Española). El documental es obra de Jacques Duron, y forma parte de la selección que la Filmoteca permite ver en abierto en su canal de Vimeo. Según sus responsables, se trata de "una foto fija de una ciudad que ya no existe y que para muchos, incluso los que tengan memoria de esos años, nunca existió".  'Souvenirs de Madrid' (Filmoteca Española). Tal y como detalla su autor, ‘Souvenirs de Madrid’, está compuesto por "un centenar de historias entrelazadas cuyos personajes pasan por turnos o simultáneamente ante el objetivo" Para Duron, el protagonista es "la propia ciudad, Madrid, no con una visión panorámica o arquitectónica, sino considerada como un organismo vivo, como una célula que alberga a los seres que pululan por sus calles". NO TE LO PIERDAS: Las 51 mejores canciones de los años 90  Descarga aquí nuestra revista de verano  

  • Qué hacer
  • Ciudad
  • precio 0 de 4

En Madrid todo el mundo es bienvenido. A ningún madrileño le importa dónde has nacido: a poco que pases unos días ya te considerarán uno de los suyos. Eso sí: hay ciertos detalles que delatan al madrileño de toda la vida. ¡Te contamos algunos de ellos! 1. Encontrar las mejores tapas. Prácticamente cualquier bar de Madrid es bueno para tapear, pero el auténtico madrileño conoce ese bar poco frecuentado por los turistas, escondido en una callejuela, donde preparan unas exquisiteces gastronómicas a un precio más que razonable. Y encima le conocen y le llaman por su nombre. Bravas Docamar 2. Disfrutar de un 'skyline' único. Sí: los atardeceres desde el Templo de Debod son espectaculares. Pero un madrileño de pura cepa sabe bien que, para disfrutar del skyline más bonito de la capital, hay que salir del centro. Quizá la vista más bonita de todo Madrid sea la del Parque del Cerro del Tío Pío, conocido como Las siete tetas. La foto perfecta está aquí.  Shutterstock 3. Pedir agua del grifo. El madrileño lo tiene clarísimo: el mejor agua del mundo es la de la capital de España, y no pierde ocasión de recordarlo. Por eso, pedir agua embotellada en cualquier restaurante te delata rápidamente como alguien que no ha probado la excelencia que sale de nuestros grifos.   Archivo 4. Decir "mazo"... mazo de veces. Es cierto que en los últimos tiempos vocablos cien por cien madrileños como "mazo" se han extendido más allá de las fronteras de la Comunidad de Madrid. Pero el que es de aquí

Publicidad
  • Qué hacer
  • Ciudad

Hay iconos publicitarios que van más allá de la marca que anuncian. Le pasa al toro de Osborne, al rótulo de Tío Pepe en la Puerta del Sol y, cómo no, al neón de Schweppes de la Gran Vïa. Ahora, el emblemático anuncio cumple medio sigo viendo pasar a madrileños y turistas de toda clase y condición: fue el 5 de agosto de 1972 cuando se expidió la licencia de instalación en lo alto del Edificio Carrión. El resto es historia. Pero, ¿conocías algunas de sus curiosidades?  1. Pesa mucho (pero mucho). Nada menos que 700 kilos. Y está compuesto por más de un centenar de neones de colores.  El neón de Schweppes, de noche (foto: Tomás Fano). 2. Es más grande de lo que parece. En total, el anuncio mide 100 metros cuadrados. La cortina que se mueve de derecha a izquierda (y viceversa) al caer la noche, mostrando todo el colorido de la obra, está compuesta por un total de 312 barras. Extendidas en línea recta, todas ellas alcanzarían una distancia de un kilómetro. 3. Es obra de una mujer. En concreto, de Luisa Álvarez, una auténtica pionera en el arte lumínico. Es, además, un trabajo artesanal, ya que la pieza metálica está soldada y pintada manualmente. El edificio Carrión, en los años 60 (foto: Todocolección). 4. Antes era un anuncio de Camel. El neón de Schweppes sustituyó a otro cartel publicitario que estaba en el mismo lugar. En concreto, a uno de la marca de cigarrillos Camel.  5. Forma parte de un edificio único. El neón está indisolublemente unido al Edificio Carrión, cuyo

  • Qué hacer
  • Ciudad

El madrileño no nace: se hace. Cualquiera que pase en la capital un determinado tiempo, no necesariamente mucho, tiene derecho a sentirse más de aquí que el cocido. Esa es, de hecho, una de las principales señas de identidad de la capital de España. Y, sin embargo, e independientemente de su lugar de nacimiento, existen una serie de preguntas que harán torcer el morro a cualquiera de Madrid. Mejor no las hagas: te desvelamos el porqué.  1. "Eres de Madrid, ¿verdad? Te lo noto por el acento". ¿Cómo? ¿Qué acento? ¡Pero si en Madrid no tenemos acento! Bueno, en realidad, eso pensamos los que llevamos aquí toda la vida: los españoles de otras partes de la península no opinan lo mismo. Pero qué sabrán ellos. 2. "¿Madrid o Barcelona?". Pues nos gustan ambas, para qué engañarnos: cada una tiene sus cosas buenas. Y es que los de Madrid no necesitamos enfrascarnos en rivalidades absurdas: si queremos ir a Barcelona, nos subimos al AVE y en un pispás estamos en la Barceloneta. Porque, aunque nos duela, ya lo cantaban The Refrescos: 'Aquí no hay playa'. 4. "¿Cuánto pagas de alquiler?". La respuesta siempre es la misma: mucho. Demasiado. Más de lo que me gustaría. Y sin embargo, nos las apañamos para estirar nuestros sueldos y seguir disfrutando de las cañas y el terraceo. Lo primero es lo primero. 5. "¿Nos tomamos unas tapas en la Plaza Mayor?". Sólo los turistas frecuentan un lugar como la Plaza Mayor. Que sí, que es muy bonita, pero un buen madrileño nunca te llevará allí a degustar l

Publicidad
  • Deportes
  • Deportes

Es el deporte de moda, así que sus seguidores incondicionales seguro que están de enhorabuena, porque acaba de abrir en Madrid la tienda dedicada al pádel más grande del mundo. Se trata del buque insignia de Pádel Nuestro (que ya cuenta con varias tiendas en la Comunidad), un local de más de 500 metros cuadrados en la calle María de Molina, 41, junto a Avenida de América.  Además de prendas, accesorios y últimos lanzamientos, los creadores de la marca asegura que en esta tienda van a ofrecer a sus clientes "una experiencia única", que va más allá de la compra. Asesoramiento, personalización y la posibilidad de probar las palas antes de llevárselas a casa son solo algunos de los aspectos que hacen, junto a su tamaño, de esta tienda algo único.  NO TE LO PIERDAS: ¿Necesitas inspiración viajera? Mira estos pueblos con playa Descarga aquí nuestra revista de verano

  • Qué hacer
  • Ciudad

La iniciativa del Pasaporte de los Museos, con la que se pueden visitar las estaciones secretas de Metro, auténticos museos bajo tierra, ha sido un éxito: desde que se puso en marcha en febrero se han registrado más de 50.000 visitas y se han emitido alrededor de 7.000 pasaportes). Por eso, y como todavía son muchas las personas que desconocen que bajo el suelo de Madrid hay algo más que túneles por los que pasa el tren, la Comunidad ha anunciado que volverá a ponerla en marcha a partir de septiembre.  En los casi 300 kilómetros de red de Metro, hay ocho joyas escondidas que forman parte de la historia de los últimos cien años de la capital. Y gracias a esta iniciativa se pueden visitar todas en una única ruta mediante un 'pasaporte' de visita: "Metro pondrá un sello por cada una de las visitas realizadas" en la estación de Chamberí, en la Nave de Motores o en la exposición de trenes históricos de la estación de Chamartín (importante reservar la visita antes de ir). Y a partir de ahí, el visitante puede poner rumbo al resto: el vestíbulo de Pacífico, el Museo de la estación de Gran Vía, el vestíbulo de Tirso de Molina, el Centro Paleontológico de Carpetana y el Museo de los Caños del Peral de la estación de Ópera. Solo que en estos espacios, en lugar de un sello, cada usuario deberá hacerse una foto o selfie en el que se vea claramente la estación que ha visitado. Y cada pasaporte completo tiene premio. Porque una vez realizada toda la ruta cultural que propone en el pasapor

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad