BADILA
Alfredo Arias-Horas

Dónde comer muy bien (y para todos los bolsillos) de menú del día

A la hora del almuerzo cada uno tiene sus favoritos o tira de lo que le pilla a mano pero si tenéis que buscar, estos sitios no fallan

Gorka ElorrietaClaudia González Crespo
Publicidad

Mediodía. Pausa para comer. Hay decenas de opciones de menú del día en cada barrio, centenares de pizarras con platos y precios repartidas en las calles de Madrid. Cada uno tendrá el suyo bajo la oficina o a un paso de casa. Aquí os recomendamos restaurantes y locales de confianza donde podréis comer casero y sin rascaros el bolsillo. De esos sitios que se convierten en tu segunda casa. A veces no es fácil hacerse un hueco pero mesa (casi) siempre hay. Otro asunto es que si llegáis tarde algún plato ya haya volado. Cosas del menú. 

RECOMENDACIÓN: Los restaurantes de moda ahora mismo en Madrid

  • Mediterránea

Frente al mercado de Antón Martín, Lola regenta el Lugarcito, un bar – casa de comidas que además de raciones, pinchos de tortilla o platos principales ofrece un menú diario de comida casera, nutritiva y elaborada con mucho cariño. Su propuesta del día, que puede tanto pedirse para llevar como disfrutarse en el propio local, da siempre opciones para tomar una sabrosa sopa o crema vegetal (fría o caliente en función del momento del año) y, después, continuar con un segundo plato más contundente que suele llevar una proteína e hidratos y, en muchas ocasiones, incluye también verduras. La propuesta va cambiando, aunque hay clásicos de la casa, y siempre se puede elegir entre varias opciones. No incluye bebida ni postre, que pueden adquirirse por un suplemento.

  • Comer

El extenso horario del establecimiento arranca a primera hora, para desayunar. Hay croissants y tostas saladas, bollería sin gluten y churros. Y batidos multicolor y, por supuesto, pincho de tortilla de patata. Pero la oferta culinaria cambia al mediodía y es otra por la tarde. Entre las 16.00 y las 20.00 es tiempo de merienda y picoteo: anchoas de Santoña, croquetas de jamón ibérico y ternera, ensaladilla rusa, hamburguesa clásica de vaca madurada y patatas fritas... Al mediodía, además del menú diario, puedes elegir (de 12.00 a 16 horas) entre una decena de entrantes para compartir y otros tantos platos principales. La carta presenta platos como estos: salmón asado en salsa meunière, sándwich de roast beef de picaña, mahonesa y encurtidos, raviolis de calabaza y nueces en salsa de mantequilla de salvia.

Publicidad
  • Española
  • Chamberí
  • precio 2 de 4

Este restaurante, situado en una de las calles más animadas del barrio de Chamberí, es todo un referente cuando lo que se busca es cocina de toda la vida. Con un excelente producto de mercado, lleva más de 30 años ofreciendo su buen hacer a la clientela que quiere comer como si lo hiciera en su propia casa. Su menú del día es famoso, sobre todo los miércoles de cocido.  Incluye, primero, segundo y postre (con dos o tres opciones a elegir), pan, café y una bebida. Todo 100% casero. Encontraréis platos como puerro a la vinagreta o fabada para empezar y, de segundo, un escalope de ternera o una caballa encebollada. Ese es el plan.  

  • Mediterránea
  • Barrio de Salamanca
  • precio 3 de 4

Pasó de Treze a TerZio, su hermano pequeño. "Hay quien desprestigia el menú. A mí me gusta hacerlo, cambiarlo a diario. Eso sí, se trata de que resulte algo casero y rico. Si hay más lata que cocina, el asunto se complica. Y aquí se cocina", dispara Saúl Sanz, un tipo sereno, afanoso y práctico, un chef de raza. "Llevamos años con la fórmula de un plato con tres tapas, segundo a elegir y postre. Costó pero al final la gente está contenta. Es más divertido abrir con varios bocados diferentes (ensalada, tosta y alguna fritura) que con unas lentejas". Alguno hace pleno muchas semanas. Razones sobran. Entre las tapas de la casa pueden aparecer unas gyozas, algún saam o unas samosas, combinadas con propuestas más tradicionales como ensalada de lentejas o vichyssoise para la temporada de calor. Las opciones de carnes y pescados traerán lo mejor de la tierra o el mar según la estación: caballa con champiñón guisado, raviolis de carne al curry rojo, pollo asado en su jugo con batata frita, lenguadina con verduras asadas... Bebida, pan y postre o café a 14,50€.

Publicidad

Seguro que, antes o después, alguien te ha hablado y recomendado el menú del día del restaurante Nantes, en el madrileño barrio de Legazpi y que toma su nombre de la variedad de zanahorias que Alex Atienza, su cocinero, veía cultivar a su abuelo en la huerta de chiquillo. Disponible de lunes a viernes a mediodía, todas sus elaboraciones son de cocina tradicional, sabrosa, variada y que da a elegir entre cuatro entrantes, cuatro principales y cuatro postres, a los que se suman bebida y postre incluidos en el módico precio de quince euros. Una joyita para repetir y repetir.

  • Barrio de Salamanca
  • precio 2 de 4

Lo confirma Teresa. Antes –hace tres años hicieron reforma, aumentaron espacio y abrieron una terraza en una entrada del mercado–, ocurría a menudo pero “ahora es más raro que compartan mesa un ejecutivo trajeado y un albañil de alguna obra cercana”. Aunque sus tortillas son universalmente conocidas, el menú se erige como columna vertebral del negocio desde hace 30 años, cuando esto apenas era un bar que daba servicio a los puestos del mercado. “Ofrecemos unos diez primeros y segundos que cambian a diario pero también servimos algún plato fijo. Nuestro clásico, el arroz con bogavante, de los miércoles. El bacalao con tomate, los jueves. El cocido, los martes de invierno…”. No reservan y el tetris de mesas que organizan para que todos coman resulta digno de estudio. “Somos lo que somos por los clientes. Son nuestra esencia. Damos un menú económico pero nuestra exigencia en el trato es máxima”, anota.

Publicidad

7. Casa Felisa

Casa Felisa, el restaurante alojado en las entrañas del Hotel Urso, también tiene algo que decir en lo que respecta a las ofertas de menú del día apetecible y de calidad. De lunes a viernes a mediodía tiene una propuesta en la que se cuelan algunos de los platos habituales que puedes encontrar en su carta junto a elaboraciones preparadas especialmente para este formato, siempre en una línea de cocina reconocible y tradicional con toques que la actualizan aquí y allá. Y dado que su contenido cambia cada dos semanas… ¡es imposible aburrirse! Irás por el menú y volverás, además, por lo agradable de su ambiente y la belleza del espacio, de interiorismo cuidadísimo.

  • Comer

Los alrededores de Plaza de España no dejan de recibir nuevos inquilinos donde comer y beber. Hace unos días abrió Martín Berasategui una taberna después de haber cogido las riendas del prestigioso El Club Allard para reverdecer sus laureles en el escenario de la alta cocina madrileña. Y ahora acaba de desembarcar el sello Saona, con su popular modelo de restaurante, de aires mediterráneos e interiorismo acogedor.

Publicidad

9. Petramora

¿Comer rico y sano en el interior de un precioso colmado? Definitivamente sí, en la tienda de Petramora en el número 40 de la calle Barquillo. Este espacio, reformado con muchísimo gusto, no es solamente el lugar perfecto para hacer una compra de calidad y volver a casa con la bolsa llena. En su mostrador, además del producto habitual, podrás encontrar una fórmula de menú diario con platos de Olivia te cuida, que puede disfrutarse al completo (proteína, ensalada, grano y verduras), en versión vegetariana (ensalada, grano y verduras) o con opción de medio menú. Además, puedes añadir una crema de temporada como complemento y, sea cual sea tu elección, tienes la opción de llevártelo contigo o quedarte a comerlo allí mismo, en una de las mesas altas disponibles en el propio establecimiento. Un plus: también está disponible los sábados.

  • Española

Casa Fidel es uno de esos restaurantes madrileños que deberíamos tener siempre en mente a la hora de comer rico y sano por un precio asequible en el barrio de Malasaña, en el que cada vez se complica más este tipo de opciones. Este clásico madrileño de cocina tradicional, de los de toda la vida, con su barra de aluminio y sus mesas de madera. A mediodía funciona como casa de comidas con un menú del día que se superpone a su carta y ofrece tres opciones de primeros, segundos y postres e incluye bebida. Si eres más de comer solo un plato, Casa Fidel también ofrece la opción de tomar solo medio menú.

Recomendado
    También te gustará
    También te gustará
    Publicidad