Escultura espanyola. Segles XX-XXI

Arte, Arte contemporáneo Gratis
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Escultura espanyola. Segles XX-XXI
© Alfredo Delgado
Martín Chirino. Iberia IV. 2013,

El título de la exposición, 'Escultura española. Siglos XX-XXI', ya lo dice todo, o casi. Estamos ante una selección de escultura española realizada durante los últimos cien años. La recopilación, que ha sido cosa de Kosme de Barañano, incluye piezas de los principales escultores del territorio, pero no están todos. "Es una apuesta personal -se defiende, antes de posibles ataques, en el texto del catálogo-, es mi reflexión que empieza por el mejor escultor vasco, Paco Durrio, y termina con la obra de un alumno de hace años, David Rodríguez". En medio, se traza un recorrido por los caminos sinuosos -por técnicas, materiales y conceptos- del arte de esculpir y modelar. Una veintena de obras que dan una idea general de lo que se ha hecho y lo que se hace hoy.
La cerámica 'Gran medallón con figura o El sueño de Eva' (1908), de Durrio, sirve para empezar. A continuación, dos aguafuertes de Picasso, que forman parte de la maravillosa 'Suite Vollard' (1930-1937), dan fe del interés del artista por la escultura. Lástima que no se haya podido incluir ninguna obra del malagueño que es quien, de nuevo, coge una de las artes y la lleva hasta límites entonces insospechados. Pero no nos desviamos y volvemos a la sala. La exposición transcurre -no necesariamente de forma cronológicamente con 'El Picador' (1925), de José de Creeft; dos autorretratos de Julio González y el bronce 'Femme dite Les trois plis' (1931), y la madera 'Ilarik II' (1954), de Chillida; y se desarrolla con una nómina de nombres bastante previsible (no por ello menos valiosos): Gargallo, Miró, Clavé, Palazuelo, Tàpies, Plensa... Hasta llegar a la pieza que se ve desde la puerta y espera al final de el espacio: 'Blotter figure with shutter III' (1999), de Juan Muñoz (en la foto).
Es interesante encontrar una muestra de estas características -alguien diría que más propia de un centro de arte- donde la mayoría de piezas vienen cedidas por fundaciones privadas o museos. Una exhibición ambiciosa que, en definitiva, sirve para poner en solfa la obra de los artistas que sí son representados por la galería: Blanca Muñoz, Manolo Valdés, Francisco Leiro, David Rodríguez, Martín Chirino y Antonio López.

Por Aina Mercader

LiveReviews|0
1 person listening