Noves escenes, noves mirades: Pendent de votació

0 Me encanta
Guárdalo

La sala se transforma en un Parlamento donde cada uno de los espectadores, armado con un mando a distancia para votar, gobierna el teatro como un hemiciclo en el que los colores políticos están por definir. El autor nos dice que en la política actual la función de la palabra es no convencer mientras que las cosas cambian movidas por poderes que no se dicen, y que tampoco dialogan. Vemos qué sucede si de pronto, carentes de todo poder efectivo, el papel de la palabra vuelve a ser el originalmente político de convencer a quien la escucha.