El don de las sirenas

0 Me encanta
Guárdalo
El don de las sirenas
El don de las sirenas

Pere Riera es uno de los autores más brillantes en la construcción de estructuras dramáticas mediante unos diálogos que mantienen la tensión del espectáculo y la atención del espectador. Quedó claro en 'Desclasificados'. En 'El don de las sirenas' todo es un poco más confuso. Se trata de una obra sobre el amor, el desamor, la soledad, la pareja, la amistad e incluso la homosexualidad (demasiadas cosas) escrita por encargo de la Sala Trono. Una obra con unidad de tiempo y espacio. El salón de la casa de una pareja de argentinos que han decidido (él, concretamente) venir a Barcelona, probablemente para superar una crisis larvada entre ellos; el amigo del alma, Carlos, corresponsal de guerra que ha venido a cena y les anuncia que deben operar del corazón y una vecina de extraño comportamiento.

Habría que preguntarse si la obra es un drama o una comedia. Ni el autor, que plantea una situación bastante dramática con "bromas" un tanto convencionales, ni el director, Nelson Valente, parece que hayan decidido del todo hacia dónde tirar la función, de manera que esta circula a sacudidas resultando un tanto reiterativa no sólo por la ametralladora oral de Bettina (Mariela Roa) auténtico motor de la función, sino por unos diálogos que se estancan y por confuso juego de ambigüedad que Riera propone. Cuando después de una hora, Carles (Joan Negrié) le pregunta al amigo para que se dedicó al periodismo quedamos desconcertados. El tema no aportará nada y alargará inútilmente la obra.

Por Santi Fondevila

Publicado