Prendre partit

Teatro
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Prendre partit
Autor: Ronald Harwood. Dirección: Josep Maria Pou. Con: Josep Maria Pou, Andrés Herrera, Pepo Blasco, Sandra Monclús, Sergi Torrecilla, Anna Alarcón.
 
Wilhelm Furtwängler creía que la cultura era un valor supremo. Una torre de marfil a defender frente a la barbarie. Lo demás era secundario. Por ejemplo, los campos de concentración. Lo que no supo ver el controvertido director de orquesta alemán –y ve Ronald Harwood en su obra– es que la cultura no garantiza nada, ni que una sociedad que aportó tanto a la cultura europea se resista a los cantos de sirena del nazismo.
 
En 'Prendre partit' Furtwängler es una víctima de su cruzada personal. El juicio de un oficial americano es innecesario para saber que está condenado aunque lo absuelvan como colaboracionista. Pero la violencia y desprecio de su interrogador –centrado en el éxito de su empresa, no en sus razones éticas, aunque le acosen las imágenes de cadáveres amontonados– anuncia otra barbarie: el macartismo. En la sombra, el personaje más representativo de la sociedad vencida: el delator Helmut Rhode, eficaz instrumento para cualquier poder por su afán a someterse a un orden jerárquico que libere sus actos de responsabilidades.
 
La puesta en escena dirigida por Josep Maria Pou es clara, emplazada en la ruina de un país derrotado, atenta a los matices de los protagonistas: la perplejidad del ego herido de Furtwängler y la febril condición de cazador del Mayor Arnold. El espectáculo no está asentado. Andrés Herrera tarda en entrar en su uniforme,  pero a media función su gran personalidad logra dominar la adrenalina del inquisidor. Pou opta por una inteligente serenidad; un maestro karateka que espera la fuerza del contrario para asestar un golpe ganador. En construcción el resto del reparto, sobre todo la viuda interpretada por Sandra Monclús, aún una representación del dolor.

Por Juan Carlos Olivares

Publicado

LiveReviews|0
2 people listening