Stockmann

Teatro, Clásico
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Stockmann

El enemigo del pueblo es una obra valiente, muy valiente, aún hoy, 130 años después de que Henrik Ibsen la escribiera. Por muchas razones, pero sobre todo por la osadía de verbalizar una de las sentencias antiautoritarias más estremecedoras que he oído nunca: "Una minoría puede tener razón, la mayoría siempre se equivoca". El Dr. Stockmann pronuncia esta frase definitiva en medio de un brillante discurso ante el pueblo, vulgar y notable, en el que también asegura que los mandatarios ignorantes nunca valorarán la cultura por la simple razón que nos hace libres, que nos convierte en individuos capacitados para tomar decisiones por nosotros mismos. Muy nietzscheano. Muy actual.

La compañía Les Antonietes ha levantado una exitosa dramaturgia de la pieza de Ibsen. Han acortado la obra para centrarse en los seis personajes principales y hacer más directo el mensaje. De entrada, su propuesta tiene un punto estético de herencia Ostermeier que los acompaña en todo momento, ayudada en gran medida por las interpretaciones de un contenido Bernat Quintana en el papel del Dr. Stockmann y un expansivo Pep Ambrós en el de su hermano, Peter Stockmann, el alcalde de la localidad costera que intentará que el descubrimiento del doctor –el agua que alimenta el flamante balneario del pueblo está contaminada– sea desacreditado. El cuarto acto, el de la asamblea, está resuelto con mano germánica por el director, Oriol Tarrasón, ya que traslada la acción a los espectadores y, en cierta medida, nos hace partícipes de lo que ocurre en escena. Si piensan que el teatro aún conserva el poder de sublevarlos, no se la pierdan.

Por Andreu Gomila

Publicado

LiveReviews|0
2 people listening