TOC TOC

Teatro
  • 2 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
TOC TOC

Una buena idea inicial cómica que en sí misma proyecta un espacio para la acción, y conocer perfectamente el final, son los dos elementos básicos, dicen los entendidos, para escribir una buena comedia. TOC TOC tiene estos elementos.

Un hambriento psiquiatra que trata justamente enfermos con patologías tan molestas para ellos como divertidas sobre el escenario. Desde el que no puede dejar de decir tacos que le salen del alma o frases sucias, hasta la chica que repite dos veces las frases, o la señora obsesionada en evitar como sea cualquier tipo de contagio vírico o bacteriano. Uno a uno, hay tres más, llegan a la consulta del médico que parece ser que todavía no está. Y, claro, sus comportamientos enfermizos se manifiestan. Y reímos. Hecha la presentación de los personajes, queda desarrollar la comedia con gags verbales y gestuales hasta un, como hemos dicho, buen final, aunque para los espectadores más acostumbrados a ir al teatro puede resultar previsible.

A Esteve Ferrer, el director, la obra le encanta. Ha triunfado en todo y en Madrid también (900 funciones, 400.000 espectadores) en un espectáculo firmado por él mismo. La transposición en Barcelona es del maestro Jordi Galceran, que incluye referentes cercanos y, imaginemos, algunos giros lingüísticos adecuados. Se trata de hacer reír y durante los primeros veinte minutos parece que la cosa va bien, pero luego la gestualidad cómica, los diálogos y manifestaciones enfermizas se vuelven un poco repetitivas. De hecho, y aunque es una pieza con unidad de espacio y de acción, lo que sería el segundo acto (cuando los enfermos deciden entretenerse cuando les dicen que la espera va para largo), resulta aburrida. Al menos así como está planteado y resuelto. Sin este fragmento, creemos que la obra ganaría, y con una hora y veinte minutos estaría terminada.

Por Santi Fondevila

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening