Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Guía de las playas de Barcelona

Guía de las playas de Barcelona

¡Todos al agua! En las playas de Barcelona os podéis relajar al sol, daros un remojón o incluso tomar una copa a la luz de la luna

Advertising
Turistas en la playa
©Turistas en la playa

Sin duda, una de las mejores cosas de Barcelona es el clima. Con más de 300 días al año de sol y veranos muy calurosos, cualquier Barcelonés os confirmará que de las mejores cosas que hacer es aprovecharse de los 4,5 kilómetros de costa y disfrutar un baño en el mediterráneo. Durante verano facilmente podríais pasar el día entero en la playa hasta que baje el sol, seas un amante del sol o prefieres disfrutar del día debajo de una sombra con un libro en la mano. Por la noche, muchos bares y restaurantes se empiezan a animar con música y bebidas y la gente se junta para escaparse del calor y pasarla bien. De cualquiera manera que quieras pasar el tiempo en la playa, no te pierdas de esta lista que te dice todo lo que necesitas saber sobre las mejores playas de la ciudad.

barceloneta

La Barceloneta

Playa de la Barceloneta

Junto con la de Sant Sebastià, la playa de la Barceloneta es la más grande y la de mayor tradición de la ciudad. Toma su nombre del barrio marítimo por excelencia, levantado en el siglo XVIII por los barceloneses expulsados ​​de la Ribera después de 1714. La Barceloneta ha presumido de pasado marinero, pero también ha sido fuertemente vinculada a las industrias de la metalurgia y el gas, como ponen en evidencia algunos de los nombres que permanecen en la zona como el espigón del Gas que divide la playa en dos. La construcción del paseo Marítimo permitió, a finales del siglo pasado, unir este antiguo barrio con el Puerto Olímpico. También hizo desaparecer los populares chiringuitos donde los barceloneses hacían la paella de los domingos antes del furor olímpico. Ahora podéis encontrar otro tipo de restaurantes y servicios bajo los porches del paseo.

Longitud: 422 metros
Transporte: Bus 10, 14, 16, 17, 36, 39, 40, 45, 51, ​​57, 59 y 64; Metro L4 (Barceloneta y Ciutadella)
Servicios: Aparcamientos, lavabos, duchas, servicio de vigilancia, apoyo a discapacitados, campo de Voley, área de juegos infantiles, consigna, quioscos de bebidas, restaurantes, punto de información, alquiler de bicicletas, alquiler de sombrillas y tumbonas.

Platja de Sant Sebastià
© Scott Chasserot

Platja de Sant Sebastià

Playa de Sant Sebastià

La playa de Ciutat Vella, al lado del puerto, también comprende lo que históricamente siempre se ha conocido como playa de Sant Miquel, correspondiente a buena parte del sector litoral del barrio de la Barceloneta. Más de un kilómetro de arena y mar donde se puede llegar a pie desde el centro de la ciudad y donde se mezclan barceloneses de toda la vida con extranjeros de paso. El extremo más sur-oeste, a los pies del Hotel Vela, permite una vista perfecta de todo el litoral barcelonés desde las tres chimeneas, pasando por la placa fotovoltaica del Fórum, el puerto Olímpico y la playa de la Barceloneta. Ante los clubes de natación también se practica el nudismo de forma oficiosa e incluso hay una zona gay. Por la mañana y al mediodía encontraréis a muchos de los trabajadores de las discotecas de la ciudad luciendo músculo.

Longitud: 1.085 metros
Transporte: Bus 14, 16, 17, 39, 40, 45, 51, ​​57, 59, 64 y 157; Metro L4 (Barceloneta)
Servicios: Aparcamiento, lavabos, duchas, servicio de vigilancia, quiosco de bebidas y helados, punto de información, alquiler de sombrillas y tumbonas.

 

Advertising
Platja Nova Icaria
©Scott Chasserot

Playa de la Nova Icària

Playa de la Nova Icària

Cerdà tuvo su propio sueño utópico de ciudad y ya tenía pensado llamarla Icària, como la isla ideal imaginada por el socialista utópico Étienne Cabet, el antiguo camino del cementerio del Poblenou, donde se habían establecido a finales del siglo XIX algunos utópicos cabetianos. El sueño olímpico recuperó esta Nova Icària, una de las playas más frecuentadas. Tiene una longitud de 400 metros de longitud y está situada en el centro del litoral de Barcelona. Junto con la de Bogatell, es una de las más tranquilas. Es una de las playas con más equipamientos de Barcelona y dispone de bastantes equipamientos para el ocio. Durante décadas, en el espacio que ocupa esta playa, estaba el Somorrostro, un barrio donde vivían miles de familias en chozas que no disponían de los mínimos equipamientos. La nueva playa ha borrado casi del todo su memoria, pero no demasiado lejos, una calle recuerda a Carmen Amaya, la genial bailarina que nació allí.

Longitud: 415 metros
Transporte: Bus 6, 10, 36, 41, 92 y 141; Metro L4 (Ciutadella y Bogatell)
Servicios: Aparcamientos, lavabos, duchas, servicio de vigilancia, campo de Voley, área de juegos infantiles, consigna, quioscos de bebidas, alquiler de sombrillas y tumbonas.

 

Platja del Bogatell
© Scott Chasserot

Platja del Bogatell

Playa de Bogatell

La playa de Bogatell debe su nombre a un antiguo torrente que bajaba desde Vilapicina por la actual avenida de este nombre hasta el mar. El núcleo del Bogatell estaba habitado por pescadores que convivían con los malos olores provenientes de la cloaca municipal que desembocaba allí mismo. Como gran parte del litoral barcelonés, la playa del Bogatell fue objeto de profundas renovaciones desde los años ochenta y actualmente es una de las más visitadas de la ciudad. Según los estudios municipales, la edad media de los usuarios de esta playa es de las más altas: unos 38 años. Y buena parte (el 30%) son de fuera de la ciudad.

Longitud: 702 metros
Transporte: Bus 36, 41, 92, 141; Metro L4 (Poblenou y Llacuna)
Servicios: Aseos, duchas, servicio de vigilancia, campo de vóley, área de gimnasia, mesas de ping-pong, canasta de baloncesto, fútbol playa, consigna, quioscos de bebidas, alquiler de sombrillas y tumbonas.

 

Advertising
El chiringuito de la Mar Bella

Platja de la Mar Bella

Playa de la Mar Bella

A principios del siglo XX ya había en esta zona del litoral unos Baños de la Mar Bella que pervivieron hasta los años cuarenta cuando un temporal los destruyó. En aquella época, esta franja de playa gozaba de prestigio entre los barceloneses, pero entró en decadencia a mediados del siglo pasado. El proceso de renovación del litoral puesto en marcha a partir de los Juegos Olímpicos de 1992 recuperó las playas de la Mar Bella y la Nova Mar Bella. La primera puede presumir de combinar ambientes de lo más diferentes. Además de una zona nudista, en la otra punta de playa hay una zona de juegos infantiles (atención al original tobogán), donde los niños pueden recrearse. También encontraréis grupos de jóvenes jugando a fútbol o al voleibol.

Longitud: 512 metros
Transporte: Bus 36, 71, 141; Metro L4 (Selva de Mar)
Servicios: Aparcamientos, lavabos, duchas, servicio de vigilancia, campo de Voley, área de gimnasia, mesas de ping-pong, área de skate, consigna, biblioplaya, quioscos de bebidas, alquiler de sombrillas y tumbonas. Zona naturista.

 

Platja Nova Mar Bella
© Scott Chasserot

Platja Nova Mar Bella

Playa de la Mar Bella

A principios del siglo XX ya había en esta zona del litoral unos Baños de la Mar Bella que pervivieron hasta los años cuarenta cuando un temporal los destruyó. En aquella época, esta franja de playa gozaba de prestigio entre los barceloneses, pero entró en decadencia a mediados del siglo pasado. El proceso de renovación del litoral puesto en marcha a partir de los Juegos Olímpicos de 1992 recuperó las playas de la Mar Bella y la Nova Mar Bella. La primera puede presumir de combinar ambientes de lo más diferentes. Además de una zona nudista, en la otra punta de playa hay una zona de juegos infantiles (atención al original tobogán), donde los niños pueden recrearse. También encontraréis grupos de jóvenes jugando a fútbol o al voleibol.

Longitud: 512 metros
Transporte: Bus 36, 71, 141; Metro L4 (Selva de Mar)
Servicios: Aparcamientos, lavabos, duchas, servicio de vigilancia, campo de Voley, área de gimnasia, mesas de ping-pong, área de skate, consigna, biblioplaya, quioscos de bebidas, alquiler de sombrillas y tumbonas. Zona naturista.

 

Advertising
Platja de Llevant
© Scott Chasserot

Platja de Llevant

Playa de Llevant

La playa más nueva de Barcelona nace de poner en práctica la utopía revolucionaria que anhelaba encontrar arena bajo los adoquines. Esta joven playa surge de la retirada de los bloques de cemento de la escollera de Prim dentro del proceso de mutación de Diagonal Mar. Su juventud provoca que la de Llevant sea la playa con menos equipamientos y servicios. Eso sí, es la playa más relajada y reservada, muy adecuada para familias y solitarios en busca de tranquilidad. Un gran descampado que hace las funciones de aparcamiento facilita llegar en coche.

Longitud: 375 metros
Transporte: Bus 7, 36, 41, 141; Metro L4 (Selva de Mar y El Maresme / Forum)
Servicios: Aparcamientos, lavabos, duchas, servicio de vigilancia, campo de Voley, alquiler de sombrillas y tumbonas.

 

Zona Banys Fòrum
© Scott Chasserot

Zona Banys Fòrum

Zona de baños del Fòrum

Es la playa sin arena. Y es que al Fòrum puede ir a remojarte, pero no a una playa tal y como se entiende tradicionalmente, sino a un espacio ganado al mar a base de cemento. En la zona de baños del Fórum se ha amansado una cerradura de mar para transformarlo en una gran piscina de agua salada de poca profundidad. Quizá no sabíais que el Fòrum enterró debajo el asfalto el Camp de la Bota, nombre con el que se conocía esta zona marítima limítrofe entre Barcelona y Sant Adrià de tan triste recuerdo para los catalanes. Aquí se fusilaron represaliados por el franquismo, como recuerda el memorial que, en la explanada que conduce a la zona de baños, rinde homenaje a las más de 1.700 víctimas.

Longitud: 375 metros
Transporte: Bus 7, 36, 43 y 141; Metro L4 (Maresme / Forum)
Servicios: Aparcamientos, lavabos, duchas, servicio de vigilancia, zona de esquí náutico, salida de embarcaciones, punto de información.

 

Advertising