Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Las 20 mejores playas de Cataluña

Las 20 mejores playas de Cataluña

Adentraos en las olas o tomad el sol en entornos privilegiados

Platja Illa Roja
Platja Illa Roja
Por Xavier Amat |
Advertising

De Portbou a Alcanar, Cataluña está bañada a lo largo de más de 500 quilómetros por el mar. Ya os podéis imaginar que con tanta costa hay espacio para muchas playas y calas magníficas; algunas aisladas y rodeadas de vegetación, otras con un bonito pueblo detrás, algunas rocosas y pequeñas y otras de dimensiones considerables y de arena fina. Si no sabéis a cuál ir, consultad nuestra selección.


NO TE LO PIERDAS: las mejores playas de la Costa Brava

Cala de Cap Roig Calonge

Cala de Cap Roig (Sant Antoni de Calonge)

El nombre le viene dado por el islote de color rojizo que separa la playa en dos zonas, dos ambientes distintos. Además, y ajeno a los bañistas, el islote está coronado por pinos que le dan aún más personalidad. ¡Ah!, y es una pasada subirse a semejante roca y tomar desde allí fotos del entorno. La Costa Brava en estado puro. Podéis llegar a esta playa con un paseo a pie por el camino de ronda.

Cala Fonda
© nito

Playa Fonda (Begur)

Pequeña cala de la Costa Brava en estado "salvaje". Para acceder a ella hay que bajar unas cuantas escaleras (mejor id a otra playa si vais con niños o con personas mayores). Encontraréis un agua de tonalidades oscuras, con una arena también oscura y gruesa. Pero lo que le da más singularidad es el acantilado que protege el lugar y le proporciona sombra a lo largo de muchas horas.

Advertising
Platja de l'Illot
Turisme L'Ametlla de Mar

Playa de l'Illot (l'Ametlla de Mar)

En la Costa Daurada predominan las playas de arena muy fina y suave pendiente, aquellas en las que tenéis que andar muchos metros mar adentro para que el agua os llegue al ombligo. Pero de vez en cuando, el litoral se rebela y ofrece sorpresas, como la playa de l'Illot ('islote'), al sur de la Ametlla de Mar, una pequeña cala de guijarros con un roquedal rojo que la rodea y los pinos que llegan a ras de agua. Y, claro, el islote, emergiendo entre las olas, que todavía hace el paisaje más bucólico.

Cala Justell

Cala Justell (L'Hospitalet de l'Infant)

Cala que también se conoce con el nombre de Gestell, de perfil rocoso y salvaje, y con dunas, arena fina y dorada y piedras en sus 170 metros de longitud. La vegetación llega a tocar la playa, y está ubicada en una zona húmeda catalogada como paraje natural de humedales.

Advertising
Cala Culip
© Club Surcando

Cala Culip (Cadaqués)

Fue una playa privada hasta el año 2004, cuando cerró el Club Med. Ahora que todos podemos sumergirnos en sus aguas, qué mejor que acercarnos a esta cala situada en los parajes relacionados con Salvador Dalí, y poder disfrutar de las aguas cristalinas y de la pequeña playa de arena gruesa.

Cala de l'Home Mort

Playa de l'Home Mort (Sitges)

Al sur del municipio de Sitges, en la comarca del Garraf, encontraréis dos playas separadas por un pequeño barranco rocoso y que dibujan una bahía abierta. La playa de l'Home Mort y la playa de Roses suman unos 300 metros de largo pero no superan los 10 de ancho, y una vez metidos en el agua veréis que el fondo es poco profundo y formado por pequeñas rocas y arena.

Advertising
Portitxol Empúries
© Sergi Ramis

Playa del Portitxol (entre la Escala y Sant Martí d'Empúries)

Bonito arenal de aguas tranquilas –ideal para niños– y fina arena, rodeado por un bosque de pinos que llega prácticamente al mar. La playa está protegida a lado y lado por formaciones rocosas, y no es extraño que tanto griegos como romanos montaran aquí mismo poblaciones destacadas. Historia, patrimonio y belleza natural convergen en el lugar. 

Cala Tavallera

Cala Tavellera (Port de la Selva)

Sólo accesible a pie por el Cap de Creus, el punto más oriental de la península Ibérica, la excursión a Cala Tavellera compensa por el aislamiento del lugar, la belleza del mismo y por un fondo marino con una espesa pradera de posidonia. Por si se os hace tarde, deciros que incluso hay un refugio para pasar la noche, y poder asistir al alba desde semejante rincón es casi, como decía una canción, una experiencia religiosa.

Advertising
Cala Estreta
© funkyfrogstock / Shutterstock

Cala Estreta (Palamós)

Hay quien dice que es la cala de la cual los de la comarca del Baix Empordà, al norte de Cataluña, están más orgullosos. Y si alguna vez la visitáis entenderéis el por qué: es preciosa. Ahora bien, como toda recompensa, requiere un esfuerzo, porque durante los meses de verano no podréis ir allí con vehículo motorizado y tendréis que andar unos tres cuartos de hora desde la playa del Castell (otra playa, por cierto, que merece la pena). Es habitual que haya nudistas.

Illa Roja
© nito

Cala de Illa Roja (Begur)

Hay que dar un paseo desde el camino de ronda para llegar a ella. Cuando la veáis, la reconoceréis de inmediato: es singular por los colores rojizos de la roca que emerge del agua. Está rodeada de acantilados, no escucharéis ruidos más allá de los producidos por el mar y es de tradición nudista.

Advertising
Platja de la Llosa Cambrils

Playa de la Llosa (Cambrils)

Es una de las playas más conocidas de Cambrils, población en plena Costa Daurada. Está situada en zona semiurbana y es de arena fina y dorada, con aguas tranquilas y poco profundas. Resulta singular su doble bahía en forma de "M", con sus picos en el mar reforzados por muelles de rocas atravesadas. Alcanza un quilómetro de largo y dispone también de un paseo marítimo ideal para andar o ir sobre dos ruedas.

Cala Futadera
© waldru

Cala de Sa Futadera (Tossa de Mar)

Es una de esas calas de aguas cristalinas en la que os querréis bañar aunque su temperatura os ponga de punta todos los pelos. Y más teniendo en cuenta que para llegar a ella tendréis que vencer el vértigo para descender por los acantilados. Seguramente por ello es una cala tranquila, incluso en verano.

Advertising
Cala Fonda Waikiki Tarragona
© Sergi Ramis

Cala Fonda (Tarragona)

Es una de las playas mejor conservadas del litoral tarraconense. Tiene 200 metros de largo por 25 de ancho y se la conoce popularmente con el nombre de Waikiki. Es nudista y, para llegar hasta allí, hay que andar unos tres quilómetros desde la playa Llarga en dirección este.

Platja del Port Bo Calella de Palafrugell

Playa del Port Bo (Calella de Palafrugell)

Es una playa bucólica queha servido de inspiración a escritores, pintores y músicos. Además, también es muy conocida por ser el lugar donde se celebra el festival de habaneras más concurrido de Cataluña, que tiene lugar siempre el primer sábado de julio. Eso sí, la playa en sí es pequeñita y con algunas barcas reposando en la arena, así que casi es un milagro en temporada alta encontrar un hueco donde plantar la toalla.

Advertising
Punta del Fangar

Playa del Fangar (Delta del Ebro)

En el norte del Delta del Ebro encontraréis una inmensa lengua de arena: la península del Fangar, un auténtico desierto con dunas y donde incluso se producen espejismos. Podréis disfrutar de siete quilómetros de playa virgen. Por las características del sitio, no olvidéis la protección solar, bebida, comida, un sombrero... y tened en cuenta que es habitual que el viento, aquí, ¡sople con ganas!

Platja del Canyadell
ⒸAna Páez

Playa del Canyadell (Altafulla)

Pequeña y tranquila cala de unos 60 metros de largo y 35 de ancho, de arena fina y situada tras tomar un sendero que sale del extremo norte de la playa principal de Altafulla. Está rodeada de un paisaje espectacular, combinación de roca desnuda y vegetación típica mediterránea. Antes o después de visitar la playa, dad una vuelta por Altafulla, un pueblecito lleno de encanto.

Advertising
Platja dels Muntanyans
ⒸAna Páez

Playa dels Muntanyans (Torredembarra)

Inmensa, con más de cinco quilómetros de largo, situada en plena Costa Daurada e ideal para ir con niños por su poca profundidad, aunque también con la pareja, amigos... ¡Hay sitio para todos! Incluso dispone de espacio para los que prefieren no llevar bañador. Se trata de una playa virgen, con dunas primigenias y marismas.

Platja del Morer, Sant Pol de Mar
© Sergi Ramis

Playa del Morer (Sant Pol de Mar)

En la comarca del Maresme, esta playa ubicada al norte de Sant Pol de Mar tiene una longitud de 750 metros de arena de grano grueso y color dorado, y se estrecha a medida que avanza hacia el este. Las rocas montañosas crean una protección y aíslan la playa dando una sensación de tranquilidad, a pesar de que muy cerca pase tanto la vía del tren como la carretera N-II.

Advertising
Cala Crancs Salou

Cala Crancs (Salou)

Es la más oriental de la turística población de Salou, en la Costa Daurada, y tiene bastante actividad en temporada alta. Con 80 metros de longitud y límites naturales, la arena fina y el suave desnivel la convierten en ideal para ir con niños.

Cala Montjoi Roses

Cala Montjoi (Roses)

Lugar precioso dentro del Parque Natural del Cap de Creus y que el prestigioso chef Ferran Adrià, con su restaurante El Bulli, ubicado allí, todavía popularizó más. La cala está rodeada por montañas y naturaleza y es bastante cerrada, con lo cual las aguas son tranquilas pero al mismo tiempo profundas. Las embarcaciones se acercan a escasos metros de la arena, ofreciendo imágenes de postal. A pocos pasos de la playa hay una ciudad de vacaciones con múltiples servicios.

Advertising