Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
The Chapel by Sinsombrero
The Chapel by Sinsombrero

21 secretos de Madrid

Desde una playa escondida en Malasaña hasta la estatua más rockera de Madrid, te descubrimos 21 rincones ocultos de la ciudad. ¿Cuántos conoces?

Publicidad

Madrid esconde muchos secretos. Nososotros nos hemos quedado solo con 21, desde un restaurante con arena de playa en plena Malasaña hasta un jardín con encanto en una azotea a pocos pasos de la Puerta del Sol. Un recorrido para descubrir la cara más desconocida de la ciudad. 

RECOMENDADO: 21 secretos de Madrid (II).

Una terraza clandestina con contraseña
Only YOU Boutique Hotel

1. Una terraza clandestina con contraseña

En la recepción del hotel Only You, deberéis dar una contraseña para acceder Club 67, una nueva e idílica terraza que solo abre solo en horario nocturno. La carta que ha diseñado Manuel Icardo gustará a todos. Cocina japonesa con makis y nigiris especiales, tartares y mochis de postre que se armoniza con las propuestas de coctelería de Javier Infante. 

La puerta del Ratoncito Pérez
Metro de Madrid

2. La puerta del Ratoncito Pérez

Pocos conocen la historia real del Ratoncito Pérez, que nació en Madrid y tiene su casa museo en la céntrica calle Arenal, aunque según cuentan, nació nada más y nada menos que en el Palacio Real. Y como buen madrileño, también es usuario de Metro. Su entrada de acceso, que estaba en la parada de Banco de España apareció misteriosamente hace tiempo, una pequeña puerta de madera y de medio arco de 7 cm de alto. Sin embargo con el paso del tiempo la puerta se fue estropeando y acabó vandalizada. ¡Hasta ahora!

Publicidad
La mercería con más fiesta de la ciudad
© Lighuen Desanto

3. La mercería con más fiesta de la ciudad

Puri podría ser otra dueña de un comercio tradicional cualquiera, en este caso una mercería. Si no fuera porque Puri esconde "el secreto mejor guardado de Madrid", aunque en realidad a estas alturas es ya un secreto a voces. Medias Puri es el club clandestino al que todo el mundo quiere ir, y el que ya ha ido está deseando repetir. Y es que los ‘speakeasy’ siguen teniendo su tirón, más aún si están tan bien montados como éste. 

A la playa sin dejar Madrid
Ojalá

4. A la playa sin dejar Madrid

Hay en pleno centro de Malasaña una playa, con chiringuito y todo, donde refugiarse durante el frío invierno. Reformada recientemente, la planta inferior del restaurante Ojalá se convierte en un improvisado chill out al más puro estilo ibicenco, perfecto para tomarse unas cañas con los amigos y descansar gracias a sus mesas bajas, cojines mullidos y luces tenues. Hogareño y exótico a la vez. Su carta esconde auténticas delicias.

Publicidad
El edén secreto de Montera
Salvador Bachiller

5. El edén secreto de Montera

Sobre la riada de turistas, prostitutas y compradores de oro de esta céntrica calle madrileña se encuentra un pequeño oasis urbano donde desconectar del bullicio de la ciudad. Un salón de té sacado de un cuento de hadas te recibirá en la última planta de la tienda de Salvador Bachiller, donde podrás tomarte un café para desayunar, picar algo ligero de comer y relajarte con una copa al salir del curro. Abierto tanto en verano como en invierno.

Belleza natural efímera
Photograph: Shutterstock

6. Belleza natural efímera

Casi al final de la calle Alcalá se esconde un parque apenas conocido por madrileños y turistas. La Quinta de los Molinos sería un rincón verde más de la capital si no fuera porque en su interior se resguardan más de 6.000 almendros que ofrecen un espectáculo único para los cinco sentidos cuando florecen. Las tonalidades rosas y blancas tiñen este jardín y un olor embriagador atraviesa los muros que rodean el parque durante los meses de febrero y marzo.

Publicidad
El rock no entiende de edad
© Fresus

7. El rock no entiende de edad

Ángeles Rodríguez Hidalgo fue una abuela de Vallecas que se aficionó al heavy metal ya entrada en canas. Enseguida se ganó el cariño del público cuando asistía a conciertos de AC/DC y frecuentaba ambientes muy alejados de las residencias de ancianos. Llegó a tener incluso una sección propia en la revista ‘Heavy Rock’. Tras su muerte en 1993, se levantó una estatua de bronce en la calle Peña Gorbea, 22, con su puño en alto formando los ‘cuernos metaleros’. Hoy le faltan el índice y el meñique y casi parece más una abuela comunista que una rockera empedernida.

El mirador oculto en El Retiro
Shutterstock

8. El mirador oculto en El Retiro

Si eres de los que nacieron después de 1988, hay algo que nunca, nunca, has podido hacer en Madrid, pero tus padres y abuelos sí: contemplar el parque de El Retiro desde las alturas, con una increíble visión panorámica 360º. Y te preguntarás ¿por qué ellos sí y tú no? Porque la Torre Mirador que hay situada junto al estanque grande, que era el monumento que lo permitía, ha permanecido cerrada desde hace 30 años. Hasta ahora, que por fin ha vuelto a abrir sus puertas después de una intensa restauración. 

Publicidad
Un atardecer entre rosas
Time Out

9. Un atardecer entre rosas

Junto a la Basílica de San Francisco el Grande, en el barrio de La Latina, se encuentra este pequeño parque, dividido en varios parterres de rosas (eran dalias hasta el año 2016). Eclipsado por la majestuosidad de la iglesia adyacente, este mirador es uno de los mejores y más tranquilos lugares de Madrid para contemplar un bonito atardecer. El grupo escultórico de ‘San Isidro’, obra de Santiago Costa, preside el recinto. Un rincón ideal para una cita romántica.

Sushi en un búnker japonés

10. Sushi en un búnker japonés

Amantes de la comida asiática, tomad nota. Os presentamos un restaurante ‘clandestino’ dedicado a la alta gastronomía y solo para socios, donde además de probar los mejores niguiris, sashimis y tatakis podréis viajar al pasado. Y es que todas estas delicias se sirven en una sala decorada como un búnker japonés de la II Guerra Mundial. Y si el bolsillo no os lo permite, tranquilos, también tienen un ‘take away’.

Publicidad
Plantas vivientes
© Bosque Encantado

11. Plantas vivientes

Este jardín botánico merece más de una visita aunque se encuentre algo alejado del centro de la ciudad. Su originalidad no reside en las más de 500 especies vegetales de todo el mundo que alberga, sino en las esculturas de tamaños imposibles que han logrado representar con ellas. Desde elefantes, jirafas y dragones hasta carruajes tirados por caballos, locomotoras y un grupo de rock, decenas de estatuas vegetales que parecen estar a punto de cobrar vida se extienden por este mágico Bosque Encantado.

La primera universitaria

12. La primera universitaria

Madrid está plagada de estatuas que, si no te fijas bien, parece que están barriendo el suelo en Jacinto Benavente o dando un paseo junto a la plaza de San Ildefonso. Pero de todas ellas, la que esconde la mejor historia es la de Julia, una joven estudiante que se apoya sobre el muro de piedra del Palacio Bauer (Pez, 42, esq. San Bernardo), en Malasaña. La escultura de bronce, que representa a una chica con falda, blusa y descalza que sujeta unos apuntes, es el homenaje de Antonio Santín a esa primera mujer que, pese a la prohibición de la época, se disfrazó de hombre para poder ir a la Universidad de Madrid en 1848. No os perdáis el resto de su historia en el documental 'Tras Julia'.

Publicidad
Abierto desde 1725
Botín

13. Abierto desde 1725

Aunque muchos madrileños no lo sepan, el restaurante más antiguo del mundo está ubicado en La Latina, junto a la Plaza Mayor. Casa Botín (también conocido como El Sobrino de Botín) fue fundado en 1725 por el francés Jean Botin, aunque el local pasó después a manos de la familia González Martín. Desde turistas en busca de cocina castiza hasta ilustres personajes, como Gómez de la Serna, Hemingway y Truman Capote, han sido los comensales de este local con casi 300 años de historia.

Un dulce violeta

14. Un dulce violeta

Si el cocido es el plato típico de Madrid y los churros con chocolate es el desayuno más castizo, los caramelos de violeta son la dulce seña de identidad de los madrileños. Elaborados con la esencia de esta flor y presentados con sus cinco pétalos morados, solo hay un lugar en la capital donde comprar los más auténticos: La Violeta (Plaza de Canalejas, 6). Una reducida tienda con fachada de madera que pasa desapercibida, pero que lleva vendiendo estos caramelos desde 1915. Están tan buenos que, según los rumores, Alfonso XIII se los regalaba tanto a su esposa como a sus amantes.

Publicidad
El restaurante más pequeño de Madrid
Diamantes de Sal Rosa

15. El restaurante más pequeño de Madrid

Tras el éxito cosechado por Thai Emotion, el penúltimo proyecto y la reaparición del fundador del icónico Thai Garden, Emilio Carcur ha presentado en el mismo local desde donde salen sus delicias tailandesas (para delivery o take away) una única mesa para cuatro personas (que subirá a seis u ocho cuando se relajen las medidas sanitarias) y se ha convertido así en el restaurante más pequeño y la atmósfera más sorprendente (limpia y purificada con cristales de sal rosa del Himalaya) de la ciudad. 

El jardín de un príncipe
© Losmininos

16. El jardín de un príncipe

En un olvidado rincón de la Plaza de la Paja, en pleno barrio de La Latina, se encuentra este jardín escondido. Una tapia de ladrillo guarda celosamente el secreto mejor guardado del Palacio del Príncipe de Anglona, quien habitó el edificio y paseó por su jardín en el siglo XIX. En el centro del recinto se sitúa una pequeña fuente de piedra desde la que salen varios caminos empedrados. También cuenta con un cenador de hierro y una pérgola que se convierte en una colorida rosaleda en primavera. Los grandes árboles cubren con sombra todo el lugar y al situarse en una zona elevada, por salvar el desnivel que existe entre la plaza y la calle Segovia, desde uno de sus extremos se tienen unas bonitas vistas del barrio.

Publicidad
El otro 'ángel' caído
© M. Martín Vicente

17. El otro 'ángel' caído

Además del archiconocido ángel caído del Retiro, hay una estatua en Madrid (en la azotea de Milaneses, 3, esq. Mayor) que representa mucho mejor lo que supone un verdadero tortazo contra el suelo. Se encuentra en un céntrico tejado y según el autor de la obra, titulada ‘Accidente aéreo’, se trata de un aviador despistado que se estrella contra el edificio. Así que ni Ícaro ni Lucifer, el escultor Miguel Ángel Ruiz Beato solo ha convertido una hostia en una obra de arte.

Un huerto 'divino'

18. Un huerto 'divino'

Es uno de los jardines secretos con más encanto de Madrid. El Huerto de las Monjas estuvo protegido por los muros de un convento de monjas que lo utilizaban a su vez como huerto. Se accede a él tras atravesar un pasaje de edificios modernos en el número 7 de la calle Sacramento. En 1972 se demolió el edificio religioso para construir bloques de viviendas aunque, por suerte, el jardín se mantuvo intacto. En el centro hay una pequeña fuente con tres querubines de bronce. No hay nada tan relajante como sentarse en uno de los bancos a escuchar el rumor del agua. Silencio y tranquilidad en plena ciudad.

Publicidad
De cena en el claustro de una iglesia
The Chapel by Sinsombrero

19. De cena en el claustro de una iglesia

The Chapel está oculta en el patio de una iglesia, escondida en el mismísimo paseo de la Castellana. Concretamente se trata de la iglesia evangélica alemana (paseo de la Castellana, 6) y, para no desvelaros demasiado, porque merece la pena descubrirla en persona, solo diremos que la terraza está instalada en el corazón de un claustro rodeado de plantas y palmeras, con butacas de ratán al más puro estilo colonial y lucecitas verbeneras que generan una atmósfera muy cálida y acogedora.

El jardín de un pintor
© José Luis RSD

20. El jardín de un pintor

Joaquín Sorolla fue un auténtico exponente del 'luminismo', la celebración de la luz. Recientemente restaurado, su museo es pequeño y encantador, y está ubicado en la mansión construida por el artista en 1910 para pasar sus últimos años. Hoy cuenta con 250 obras que se exhiben en la planta principal, en sus antigua zona de estudio. El salón, el comedor y la sala de desayuno conservan su decoración original, dejando ver la ecléctica influencia decorativa del artista. Uno de sus mayores atractivos es su jardín, de inspiración musulmana pero con una pérgola de estilo italiano, un tranquilo oasis de calma en medio del caos de la gran ciudad.

Publicidad
El bar de Hemingway

21. El bar de Hemingway

Tras una puerta escondida en los baños, y después de sortear a una azafata cómplice que vende perfumes y jabones, se encuentra un precioso bar clandestino, de paredes y butacas de terciopelo rojo, alfombras de leopardo y una robusta barra de madera traída directamente de una iglesia parisina del siglo XVIII. Este escondite perfecto que le hubiera encantado a Hemingway se encuentra en el renovado hotel NH Collection Suecia, que además de redecorar el espacio ha sumado una innovadora propuesta gastronómica -Casa Suecia- de la mano de Lluis Canadell.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad