Lasaña, los restaurantes donde mejor preparan esta receta

Rastreamos las mejores lasañas de Barcelona, un plato que bien hecho es muy difícil de encontrar
Le Cucine Mandarrosso
© Maria Dias Le Cucine Mandarrosso
Por Ricard Martín |
Advertising

La lasaña. ¡Ay! la lasaña... Estamos frente al plato más maltratado -con permiso de los espaguetis a la carbonara- del fecundo trasvase culinario Italia/Cataluña. Pedir lasaña es una ruleta rusa: cuántas veces aparece un infame congelado en el plato, disfrazado con un exceso de bechamel (¡también de bote!). La lasaña es un plato comprometido: sencillo y bien hecho, es buenísimo. De otra manera, mejor ni hablar. Es por eso que vale la pena indicar los lugares donde tratan a este plato como se merece.



Los siete mejores lugares para pedir lasaña

Restaurantes, Italiana

La Cucchiarella

icon-location-pin El Raval
Lasaña parmesana

La Cucchiarella se ha ganado una justificada fama por los alrededores de la rambla del Raval. Sus platos, elaborados diariamente, son, además de económicos, muy sabrosos y de rigurosa receta italiana. Es una de las muestras más fehacientes su parmesana, una lasaña en la que finas rodajas de berenjena reemplazan la masa de harina, hecho que va muy bien para los celíacos y que encanta a los vegetarianos. Todos los platos que preparan son para llevar o para comer en un espacio informal pero confortable, luminoso y muy alegre. También ofrecen la lasaña típica con salsa boloñesa y bechamel, raviolis, gnocchis, salteado de berenjenas o setas y platos de pasta como los espaguetis o los macarrones.

Time Out dice
Restaurantes, Italiana

Piazze d'Italia

icon-location-pin L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Tradicional

Nicola Marino, propietario del Pizze d’Itàlia sentencia que “la cultura norteamericana nos ha hecho ver la lasaña como la del gato Garfield: un cubo de atún de tres kilos”. Para él, este plato originario de la región de la Emilia-Romagna –su otro nombres es lasaña emiliana– “es de ingredientes fuertes, llena mucho y no debe pesar”. Por lo tanto, no hace falta atiborrarse. En su local sirven en el plato una ración de unos 150 gramos, con un ragú de boloñesa de cuatro horas de preparación, y la canónica mozzarella, bechamel y parmesano.

Time Out dice
Advertising
Margherita

Margherita

Marino también ha abierto el Margherita (Rosselló, 253. T. 93 611 56 67), italiano-napolitano con intención de unir vocación generalista y calidad, donde en el menú de mediodía encontramos lasañas de salmón, espinacas o berenjenas.

Restaurantes, Italiana

Alta Italia

icon-location-pin Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Muy fiable

Y si estáis comiendo en el Alta Itàlia, joya de bolsillo de la cocina italiana, y la lasaña está dentro de las sugerencias del día, aprovechadlo. El cocinero italochileno Esteban prepara cada plato con cuidado artesanal, y la lasaña no es una excepción. Cuando quieren hacer, amasa las láminas él mismo, en raciones muy abundantes, con intención de que sea un plato único más un antipasto para compartir. Además de la receta clásica, hace pequeñas variaciones como la lasaña de pesto o con verduras.

Time Out dice
Advertising
Tiendas

Elío Constanza

La más fiable

Claro que, si tuviéramos que hacer un ranquin de las más fiables, en el número uno estaría la de la tienda de pasta artesana Elio Constanza. Hace 35 años que es un favorito de los clientes. ¡Y no ha cambiado la receta! Constanza explica que “esta es la receta que hacían en casa cuando era pequeño”. La prepara de carne, con ragú, bechamel y queso. Y también verde, con espinacas y queso. ¿Cuál es el secreto de su longevidad? Quizá una delicada sencillez que todo lo amalgama y donde no predomina ningún sabor. Curioso: la pieza está cerrada, no se ven las láminas.

Restaurantes, Vegetariana

Aguaribay

icon-location-pin Sant Martí

Lasaña hipster

El Aguaribay, uno de los vegetarianos más frecuentados por omnívoros –no se me ocurre ningún elogio mejor para un vegetariano–, es excelente en la lasaña sin carne. Pero sólo la encontraréis los fines de semana. Valentina Monge nos avisa de que evitan pone bechamel para hacerla más ligera. Cuando es temporada, tienen en carta una lasaña de calabaza, puerro y queso de cabra, donde la calabaza es de cultivo ecológico y el queso de cabra es de un productor artesano. El plato queda un poco seco, las láminas sólo están humedecidas en una salsa de tomate y hechas al horno. El resultado es una lasaña ligerísima, donde se potencian todos los sabores de cada ingrediente, una verdadera delicia.

Advertising
Le Cucine Mandarrosso
©Maria Dias
Restaurantes, Italiana

Le Cucine Mandarosso

icon-location-pin Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Imaginación al poder

Y en Le Cucine Mandarrosso, además de tratar el plato con mucho cuidado, el ingrediente extra siempre es la imaginación. Y, por suerte, preparan lasaña cada día, a mediodía y por la noche. Su gran hit es una lasaña de nueces, de creación propia. Muy potente, hay que decir: tiene cinco capas de pasta y cuatro de relleno, con dos pisos de crema de nueces, dos de mozzarella y una última de jamón ahumado italiano speck.
Según la temporada, la lasaña del menú de mediodía de Le Cucine Mandarrosso puede ser de calabaza –con ricota y butifarra en invierno– o en verano con queso fresco, berenjena y calabacín. O de achicoria con queso feta. O la clásica. O una de salmón y patatas con queso gorgonzola. Aquí la lasaña tiene más variantes que capas.

También te gustará

Restaurantes, Italiana

La pizza nostra

Napolitana o romana, o de Barcelona... Nuestra ciudad elabora unas pizzas de primera. En esta lista encontraréis algunos clásicos, pero también locales nuevos que os sorprenderán. ¿Crees que falta alguna pizzería importante? Dínoslo en los comentarios de abajo. NAP No, no es una pizzería vegana. Es un acrónimo que responde a las siglas de Neapolitana Authentic Pizza, y está donde hubo el excelente y bufón Rococó. No lloréis la pérdida, vale la pena: el propietario, Antonello, nos explica que su intención es "trasladar aquí la pizza napolitana con los precios de allí". Han seguido obsesivamente los requisitos de la DO-horno de leña, tiempo de cocción, harina y tomate italiano-y el resultado es una pizza superlativa y barata en un lugar ruidoso: lleno de juventud italiana, ya está todo dicho. La Briciola Claro que si alguien puede ondear con todo el derecho del mundo la pizza en Barcelona son ellos. Pino Prestanizzi (calabrés) y Patricio Sodano, de Nápoles, abrieron, hace 23 años, La Briciola. Era un momento en el que "sólo había una pizzería en la ciudad, e ir a cenar al italiano era signo de distinción", rememora Pino. El tiempo aquí se ha parado, pero para bien: han mantenido el nivel y ellos trabajan con todo el producto, incluyendo el agua, de Nápoles. Y la decoración es demasiado auténtica para tildarla de kistch. La pizza Campione-salami picante, rúcula, queso de cabra, achicoria, orégano y parmesano-nos recuerda cómo son, de buenos. Han optado por la pizza fina, crujie

¡Pasta fresca 'hipster'!

Raviolis y tortelinis artesanos y modernos Malas épocas para consumir pasta fresca industrial, si es que esta cosa existe. Los restos de caballo, en los raviolis rellenos del súper, me imagino que habrá hecho que muchos consumidores opten cada vez más por la pasta artesana. Si está bien hecha, es buena, sana, sencillísima de cocinar y bastante barata. Y es un sector de la restauración en alza, y que cada vez más se nutre de las profesiones liberales. Un ejemplo: subimos por la parte más agreste de Gràcia, hacia la plaza Rovira i Trias. Paso por delante de La Chitarra y La Spada, dos tiendas especializadas en pasta fresca. El destino es Pasta Celentano, la reciente versión en tienda de barrio de la ya clásica homónima parada del Mercado del Clot. ¿Qué sucede en este rincón de Gràcia para que haya tanta proliferación de pasta fresca? Enric Morán, de Celentano -iniciado en el oficio italiano en Dublín-, explica que este producto "es un slow-fast: comida rápida con la filosofía de slow food". Ellos no quiere saturar el mercado del barrio, pero los dos socios son del barrio y tienen una relación profunda con él. "Todos tenemos nuestro estilo, y como más seamos, más pasta consumiremos". El otro socio es Ramon Garriga, un músico -ex-Cabo San Roque e ingeniero - que ha encontrado en la pasta "algo más tangible a lo que agarrase para ganarse la vida". Tienen un as en la manga (pastelera): "Somos los únicos de la ciudad que rellenamos los raviolis uno a uno". A parte de elaborar los r

Advertising

Pasta: los 15 mejores platos de BCN

Los restaurantes italianos con más gracia de la ciudad y sus platos estrella Pasta fresca Celentano Esta tienda de pasta fresca, que también dispone de parada en el mercado del Clot, ofrece pasta fresca elaborada diariamente. Y como ellos explican, rellenan a mano sus Raiola, individualmente, con una manga pastelera: en este apartado sobresalen, y encontraréis de sobrasada y ricotta, o un delicioso tándem de brandada de bacalao con pimiento asado. Cada día disponen de siete u ocho variedades rellenas, y los fines de semana hasta diez. Por cuatro euros se puede llevar plato del día. Ficus La peripecia de la taberna Ficus merecería una novelita: un matemático y una licenciada en audiovisuales abren un estudio de grabación y productora, y a la vez compran el pequeño restaurante de enfrente del negocio. La industria musical va a la baja, pero la comida cotiza al alza: cada fin de semana, cuando cierran el estudio, la taberna Ficus ofrece platos de pasta casera que hacen ellos mismos-rigatonis rellenos de longaniza fresca de Térmens y guisantes del Maresme, por poner un ejemplo - y de cocina mediterránea bien entendida, con coques, platillos y arroces. Todo es casero y hecho por ellos. La Màquina Pasta Bar Este lugar de comida rápida está presidido por una máquina de pasta que, según me informan, la escupe fresca y casera por la mañana y al mediodía. El funcionamiento es sencillo: en el mostrador elegimos la pasta, una salsa y un entrante. La pasta se corta y se salsea ante nosotr

Nuevos restaurantes italianos

Tapas, creatividad y cocina regional La escena de restaurantes italianos de Barcelona,  con la progresiva introducción de las tapas, ha recibido un chute de vitalidad, aunque también hay cocinas regionales poco vistas que vale la pena conocer. El poder de la Botarga Quien busque nuevas sensaciones italianas no puede dejar pasar la existencia de este joven restaurante. Con pocos meses de apertura, Domu -casa en sardo- ofrece suficientes singularidades como para que los fans de la comida italiana lo visiten al menos una vez. Algunos no son sabores fáciles, pero como explica Alessandro Zuddas, un de los tres socios, "quizá explican la longevidad de los sardos, por encima de la media italiana". La carta es dilatada, y dejando de lado las especialidades italianas generalistas, llaman la atención aquellos platos preparados con botarga, láminas secas de huevo de mújol prensados, que rallados por encima de unos espagueti o acompañando unas alcachofas os sorprenderán con un sabor ocre, poderoso, pero nada incómodo. Zuddas nos recomiendo también probar el pane frattau, el clásico pan de pastores sardo -similar al fino y crujiente papadum indio -mojado en caldo de carne, tomate, huevo y gratinado con el queso pecorino, el otro tesoro nacional sardo. En el apartado pasta vale la pena descubrir los culurgione, pasta fresca casera en forma de lágrima que puede ir rellena de pecorino, setas o patata y menta. Y si no tienen demasiada gente, os harán una virguería con la forma de la pizza (¡u

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com