Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Piper's Tavern
Foto: Irene FernandezPiper's Tavern

Los mejores menús de mediodía de Barcelona

Comidas de lujo para ser feliz entre semana, y por menos de 20 euros: producto fresco, todo hecho desde cero y mucho amor por comensal

Ricard Martín
Escrito por
Ricard Martín
Publicidad

Si en las distancias cortas era cuando un perfume se la jugaba, con los restaurantes esto ocurre con los menús de mediodía. Quien más quien menos, ya no puede prescindir de esta fórmula. Y aunque en ciertos casos esto ha provocado un recorte de calidad para aumentar el margen de beneficio, en muchos otros ha provocado una competencia feroz a la hora de ofrecer el mejor producto y elaboración. El placer es nuestro. A disfrutar. Y si no queréis salir a la calle, aquí tenéis restaurantes Michelin a domicilio.

NO TE LO PIERDAS: Los mejores restaurantes de Barcelona

  • Restaurantes
  • Española
  • El Poblenou
  • precio 2 de 4

En el corazón del 22@, el chef Rafa Zafra (Amar, Estimar) comanda un restaurante de menús, o una casa de comidas, como queráis llamar, como una catedral (también por su enormidad). Per Feina es un restaurante de menú diario alucinante, a precios populares –en la franja alta del precio popular de mediodía, claro– que en realidad ofrece una carta encubierta: primeros divididos en ensaladas, salazones y encurtidos, sopas y cremas, verduras y legumbres, y según divididos en pasta y arroz, carne y pescado. Dieciocho platos a elegir a 18 euros. La oferta es muy generosa: el menú (sin extras) incluye una copa de vino, agua, aperitivos, café y una elección ¡del carro de postres!. El servicio, rápido, eficaz y nutrido, es más propio de un hotel cinco estrellas que de un restaurante de menú. La comida es excelente: por ejemplo, un arroz a la cazuela con chuleta de cerdo deshuesada, trompetas de la muerte y 'cama-secs', y que lleva unos pellizcos de alioli finos y suaves. 

  • Restaurantes
  • Catalana
  • El Poblenou
  • precio 2 de 4

Con aires de bar de desayunos de barrio muy pulcro, en los últimos años la Artesana ha consolidado como uno de los mejores restaurantes neotradicionales de Barcelona: allí donde la cocina catalana popular coge un pellizco de imaginación y técnica y se convierte en alta cocina de barrio.

Pau Pons y Héctor Barbero -cocineros- y la somelier Romina Reyes tienen experiencia en templos como Mas Pau, Monvínic o Gresca. Y esto lo vehiculan en un menú de mediodía sustancioso y modélico, a 13,90 euros, donde los platos de toda la vida se renuevan -siempre con primeros sanos como una crema de coliflor en al curri- y te encuentras segundos de pescado fresco y guisos a fuego lento, como un capipota digno de alta cocina.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Española
  • precio 1 de 4

Si es en las distancias cortas cuando uno se la juega, la distancia corta de un restaurante es el menú de mediodía. En Claris 118 -d'Ever Cubilla, ex-Espai Kru- el menú se estira al máximo, se arriesga y cae de pie con una gracia que nos hace estremecer de placer. Claris 118 es un caso de hiperespecialización al mediodía (a 14 euros): una hoja semanal con ocho primeros, ocho segundos, y la opción de tunearlo con entrantes, extras, o hacer una degustación de diez pasos (¡a solo 22'50!). Aquí eliges tu aventura con platos como el tiradito de bonito del norte con leche de tigre de ají amarillo de la foto (suplemento de 2 euros), que nos recuerdan el poder 'krudo' de Cubilla. Todo delicioso, abundante, y hecho con mano de maestro de alta cocina.

Granja Mabel
  • Restaurantes
  • Sant Martí
  • precio 1 de 4

Esta granja familiar, se modernizó al pasar de padres a hijos dando lugar a uno de los mejores menús de mediodía de la zona de Marina. Poe 13,90 euros, ofrecen cuatro primeros y cuatro segundos diarios de materia humilde –o no tan humilde, por aquí se ven con frecuencia atún bueno y bistec de la Boqueria– pero tratados con un gran saber hacer y originalidad. Un ejemplo son los macarrones al revés, rellenos de pollo y bechamel. O costillas de cerdo lacadas y tiernas tan grandes que casi parecen de dinosaurio. 

Publicidad
  • Restaurantes

En Can Boneta hacen buena cocina! Tapa y platillo creativo con sabor a tradicional. El restaurante de este arquitecto reconvertido en cocinero presenta una carta de platillos claramente basados en el recetario catalán. Los llaman "Guisadets" y sólo de leerlos en la carta se te hace la boca agua.

Y su menú de mediodía es para hacerles un monumento: ajustando cada euro, por sólo 15, te llevan a la mesa una fórmula de mediodía que sobrepasa la categoría de menú de mediodía, con tres tapichuelas, plato principal y postre. Y todo con el mejor producto de temporada posible y un buen gusto y técnica dignas de alta cocina. Para salivar: primero, trío crema de calabaza, tapeta de costillar a baja temperatura, ensalada con escarola, xató y anchoa. De segundo, a elegir entre pop con cremoso y panceta crujiente o un 'steak' tártaro. Y de postre, trufas de chocolate o queso de leche cruda La Xisquella.

  • Restaurantes
  • Española
  • El Poblenou
  • precio 1 de 4

Jordi Rufino, factótum de la Granja Mabel –uno de los mejores menús de mediodía de Barcelona, ​​en Marina– dirige la cocina de L'Actiu, el restaurante de Barcelona Activa, el organismo municipal dedicado a fomentar la pequeña empresa y el emprendedor. Y han exportado la misma fórmula que ha convertido la Granja Mabel, de pequeño bar de plato combinado heredado de los padres, en todo un poder fáctico en la zona: cada día hacen un menú diferente, creativo, con producto sencillo y bien tratado e incluso con algún lujo. Y comodidad: un restaurante amplio –capacidad para 150 personas– y una bonita terraza. 

Un día cualquiera, por 13,90 euros, en L'Actiu puedes comer una poderosa escalibava muy bien confitada y mucho atún, o arroz chaufa –¡cocina nikkei!– o ensalada verde, y de segundo atún rojo con salsa kimchi ('bluefin' en un menú de precio popular ), o un costillar de cerdo asado con salsa barbacoa y patatas fritas excelentes, o un bistec a la plancha siempre presente en el menú (comprado en la Boqueria). Y postres buenos, buenos y caseros (como todo lo demás). 

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • El Clot
  • precio 2 de 4

En una esquina desértica de Meridiana con el Clot, Ricardo García y su pareja, Rika Nakahori, hacen el milagro de servir un menú diario, gourmet y creativo, de cinco platos (dos aperitivos, entrando, principal, postre y una bebida) a 17 euros. Todo hecho desde cero: desde el pan y los cruasanes de desayuno (¡que amasan a las tres de la mañana!) hasta la mantequilla con cilantro que acompaña al pan. Ver a García –un chef vagabundo que ha pasado por Michelins de París, Londres, Barcelona o Dinamarca– trabajar en su primer negocio propio es un espectáculo: él frente a la 'mise en place', controlándolo todo con una eficiencia metódica de tiralíneas.

Un menú tipo: puré de tomate con chile, morcilla de Burgos y ensalada de colinabo, y boquerones con hinojo y ensalada de remolacha. Xiitake con mayonesa en el carbón y pecorino. Y un final de traca con una pechuga de pollo a la Royal y puré de coliflor, hecho a baja temperatura, rematado en brasa sobre un fondo de la misma ave, con una sublime interacción entre el puré y el pollo, y melocotón con tomillo y 'crumble' de avellana de postre.

 

  • Restaurantes
  • Catalana
  • El Gòtic
  • precio 2 de 4

Ponerle a un restaurante del barrio Gótico un nombre extraído del 'Libre del Sent Soví' –el recetario catalán más antiguo conocido, de 1324– es toda una declaración de principios e intenciones. Marc Garcia –cocinero de The Greenhouse y La Esquina– y Tània Doblas en sala han puesto un negocio propio de cocina catalana de verdad: sin tacos ni patas de pulpo con parmentier. Situado donde estuvo Mercè Vins, una tasca catalana con 35 años de servicio, la intención de La Sosenga –sofrito medieval– es ofrecer una cocina catalana arraigada en el territorio e incluso con ciertos aires medievales.

Y lo hacen con vocación popular: con un excelente menú de mediodía que cambia cada semana, a 18. Con platos de traca, dignos de carta: como por ejemplo, una ensalada con caqui, stracciatella ahumada, lacón y pistachos, y de segundo albóndigas con boniato y setas, melosas, acariciadas por la dulzura del boniato y la potencia de la seta. La tarta de queso –con caramelo salado– es imprescindible. 

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • La Bordeta
  • precio 1 de 4

Mitja Galta, con un pie en Hospitalet y el otro en Barcelona, se dedica a la nueva cocina de barrio. Es decir, a dignificar los menús de mediodía a base de tratar bien el producto y altas dosis de creatividad. Algunos ejemplos podrían ser el arroz bomba con callos y zamburiña, o una carrillera de ternera, deshuesada, con una salsa en su punto de chocolate.

Hay que probar su menú de mediodía, propone una oferta semanal de lunes a viernes tan inspirada que vienen ganas de fichar aquí cada día. Parten de la filosofía que todavía hay mucho campo para correr dentro de la tradición. Y lo demuestran cada día con platos tan sorprendentes como el taco de cordero con guacamole. Y siempre, siempre, hay un entrecot fileteado con un toque de autor, y por demanda popular hay arroz cada día, no solo el jueves. 15 euros son pocos para disfrutar de una cocina catalana de alto voltaje 'gastrocreativo'.

  • Restaurantes
  • Francesa
  • El Poblenou
  • precio 1 de 4

En una vertiente cotidiana, pero de alto voltaje gastronómico, Daniel Brin -ex-jefe de cocina del Café Emma - ha abierto el Petit Daniel, a tres minutos a pie del hermano mayor, Daniel Café. Era una necesidad: el chef de Perpiñán ofrece uno de los mejores menús de mediodía de Barcelona.

Poca broma, con el menú de mediodía: por 13,50 euros (con postres pasteleras excelentes) os podéis calzar pasta fresca rellena artesana, un tartar de buey con patata rellena duquesa, o pizza de masa casera.

También ronda por el mediodía un bœuf bourguignon impecable ("de buey de verdad!", recalca Brin). En carta, no se pierdan, por ejemplo, un paté de campaña de la casa, famoso por toda la Barcelona francófila o una quiche lorraine con ensalada. Platos de Francia con precios de Portbou 91. "No me defino como francés, hago cocina de mercado, por el hecho cotidiano y el producto fresco". 

Publicidad
  • Restaurantes
  • Mediterránea

El restaurante Cierzo se encuentra en las antípodas de la carta de menú largo. Solo hay dos primeros y dos segundos (como solo hay dos personas en el local, el cocinero Adrián Rubio y el camarero-jefe de sala Javier Valls). Pero cada una de las dos opciones es de una delicadeza casera digna de un orfebre creativo. Por ejemplo: ensalada de pasta, con vinagreta de pesto, tomates y rúcula, o 'nuggets' de calabacín con salsa tahini. De segundo, merluza fresca en tempura con parmentier de boniato o carrillera de cerdo guisada. Opto por los 'nuggets', que en realidad son croquetas de calabacín con un ligero toque de comino, calientes y cremosas, que mojo y refresco en tahini. Y de segundo, unas carrilleras al vino tinto tan bien guisadas que ceden ante la más mínima presión del tenedor. Deliciosas. Todo está hecho desde cero. Hasta el extremo de que la nata que acompaña el puding, me informan, se acaba de montar a partir de la mantequilla. El local es pequeño, fresco, espacioso y agradable, y el día que fui -que era un viernes- no había aquella desesperación apretujada del restaurante de menú que lo peta. Por 14 euros, una delicia. Reservad, que hay colas. 

  • Restaurantes
  • A la brasa
  • El Raval
  • precio 2 de 4

"Cualquier plato argentino que se te pase por la cabeza, lo tendremos". Este es el titular del nuevo Sifó. Pablo Antico y Jorge Runnacles acaban de reconvertir el Sifó de bar de noche –pioneros, lo abrieron en el 2003, cuando el Raval parecía Kosovo– en restaurante argentino. Precioso: cocina abierta, luz, madera y dibujos de iconos argentinos (¡'El Eternauta' a cargo del gran Martín Tognola!). Después ofrecieron durante quince años uno de los mejores menús de mediodía en el vecino Ofis, trasladado ahora al Sifó diurno. Con dieciocho años de trabajo, siguen siendo una potencia del mediodía con un menú sabroso, casero y bien hecho a 12,90 euros ... ¡Que no distingue primeros y segundos! ¡Puedes comer cabeza de lomo con salsa barbacoa de primer y pollo a la parrilla de segundo!

Publicidad
  • Restaurantes
  • Mediterránea
  • Eixample
  • precio 1 de 4

Si tienes entre 38 y 45 años, es posible que te hayas anestesiado muchas noches de sábado a base de cervezas de importación en el Piper's Tavern. Abierto en 1987, el Piper's era un bar de tapas con sesgo nocturno; tanto servía para zamparte un buen plato combinado como para encarar la primera tanda de la noche (o la derrota del Barça) a base de gin-tonics y cubatas bien cargados. Después de una etapa de decadencia –suya y tuya– lo has evitado. Y un día entras (por nostalgia) y te da cuenta de que la cerveza está bien tirada y que la madera lacada vuelve a brillar.

Y más: que las tapas dicen muérdeme. El grupo La Confiteria, especialistas en reavivar bares clásicos, se han hecho cargo del Piper's. Y una de las marcas de identidad de la casa, el menú de mediodía, es para echar a correr (de lo bueno que es). Por 13,50, te zampas una fideuá de marisco, con gambón y alioli fino, y un fricandó de ternera con el corte preciso, con una copa de cerveza bien tirada, y un heladito de stracciatella. Sí, existen recorridos de primero y segundo más cardiovascularmente saludables, pero aquí el espíritu es de fiesta cotidiana. Ojo: ¡menú de fin de semana a 17!

  • Restaurantes
  • Mexicana
  • El Poblenou

¿Sombreros de mariachis? No. ¿Rancheras en el hilo musical? No. ¿Paredes pintadas de colores kahlonins? Tampoco. El Puerto Escondido no es un restaurante-postal mexicano; es un restaurante mexicano real y contemporáneo. Aquí no se comen 'nachos', sino 'totopos'; nada  de claras, sólo 'micheladas'; y ni rastro de salsas envasadas ni de tortillas industriales porque lo hace todo desde cero. Elena y Herme se han empeñado en demostrarnos que una cosa es la comida estereotipada tex-mex y la otra la variadísima cocina regional mexicana.

Y por el amor de la virgen de Guadalupe, no te pierdas tampoco su menú de mediodía. Por 13,90 euros, es de aquellos que crean adicción por calidad-precio y generosidad. Se dejan la piel en cada plato: yo ya no concibo los miércoles sin zamparme, por ejemplo, unos deliciosos totopos de la casa -generosa ración con guacamole casero, pico de gallo y 'frijoles negros'- y un segundo como cuatro 'tacos de bistec' abundantes, tiernos, jugosos ... Fiesta hasta el final: los postres son caseros –¡ese pastel de chocolate, que de tan cremoso, deshecho y negro, es lascivo! - y la copa de birra es de bar bueno de Madrid. Fichad.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Catalana
  • El Poble-sec
  • precio 1 de 4

Desde finales de la década de los 70, Maria Xandri está al cargo de unos fogones que siguen fieles a los platos y a la esencia de una casa de comidas clásica, e incluso los precios son del siglo pasado: tres platos y postre por solo 10 euros. Son versiones humildes pero dignísimas de clásicos de la cocina catalana: canelones, capipota, lentejas guisadas ...

Este sitio debería estar incluido como servicio público: por 11 euros no te pueden ofrecer más. Un ejemplo: una ensalada de lechuga buena –y no la purria de iceberg– un jueves paella de manual (que es todo un género, diferente a la valenciana), y un capipota con chanfaina, bueno, bueno, bueno, además de dos piezas de fruta de temporada, pan y vino. Como buen menú casero, permite el hedonismo o comportarse con verdura y pescado (fresco) a la plancha.

La Pubilla
  • Restaurantes
  • Gràcia

Sin duda, la que fue una de las sensaciones 'hipster' de la Gracia más dinámica ahora es todo un clásico. Un viejo bar de mercado (se encuentra en los alrededores del de la Libertad) da lugar a una casa de comidas moderna, que combina la cocina de mercado de toda la vida con aportaciones más actuales y raciones alcanzables.

El menú es breve (dos primeros y dos segundos), exquisito y afrancesado. Como por ejemplo, de primer, cassoulette de habichuelas, guisantes, alcachofa, puerro y botifarra negra, y de segundo buey a la borgoñona con champiñones Portobello, los De Niro de los champiñones. También practican el noble arte de los desayunos de arriero. Con postres, esta exquisitez sale por 19 euros.

Publicidad
  • Restaurantes
  • El Poble-sec
  • precio 2 de 4

En muchas ocasiones, comer de menú no es una situación social ni un momento para el descubrimiento gastronómico, sino una situación –generalmente solitaria– más o menos forzada por el trabajo o por una nevera tristemente vacía. Por eso reconforta saber que todavía hay lugares sencillos como el Escairon que no han cedido a los dictados de la nueva cocina y al minimalismo, y que ofrecen, además de un menú de platos honestos y asequibles, un ambiente familiar y un hasta pronto a la salida. A veces es tan simple como esto. Alcachofas al horno y trucha fresca a la navarra, vino y postres, por 13,90 euros de nada, por mencionar un recorrido.

  • Restaurantes
  • Vegetariana
  • El Raval
  • precio 1 de 4

Una de las opciones vegetarianas más variadas, ágiles y sabrosas de la ciudad. Y a buen precio. Aquí encontrarás platos caseros que te alimentarán el alma y el cuerpo, con un espíritu de cocina de cuchara, salsas para mojar pan y buenos sofritos. Por ejemplo, un revuelto de setas con ajos tiernos, y de segundo medallones de soja –de producción propia, mejor que cualquier 'veggie burguer'– con unas deliciosas patatas al horno. Todo ello, por 12,45 euros, con un postre bueno y abundante. (pide agua del grifo, que no te pondrán pegas, es buena y te evitas el extra).

Publicidad
  • Restaurantes
  • Catalana
  • Sants

Bajamos el potenciómetro del precio hasta los 11'90 € y subimos la intensidad de barrio: estamos en La Nova Farga, el corazón tranquilo de Sants, donde cocina Pere Cardona. Es un cocinero nómada -pasó por Tatau l'Antiquari, entre mil historias- y verbívoro: ha escrito un libro sobre vinagretas de autor y recetas musicales (tuvo una banda punk). 

"Hacemos un menú de batalla -dice Cardona pero cocinado desde cero y dedicando esfuerzos en la calidad en la medida de lo posible". Siempre son tres primeros y tres segundos que cambian cada día. Huevos rellenos, ensalada italiana (pasta con pesto casero y mozzarella, bien bueno) o crema de calabaza con butifarra negra. Segundos: coca de costilla de cerdo con queso de cabra o conejo a la cazuela ... ¡También para llevar, pero ellos prefieren decir que hacen un menú para empotrar! Fines de semana, ¡menu a 14'90!

  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera
  • precio 1 de 4

Si no lo sabes, no te paras. El Transatlàntic pasa desapercibido en un barrio donde despuntan los locales 'guiri friendly'. Giras la esquina y casi chocas de morros con este fabuloso bar-restaurante, refugio del curriqui y el jubilado. Es restaurante de menús de trabajadores, de aquellos auténticos, ¡sí! Por las mañanas, bocadillos kilométricos para hartar estómagos hambrientos. Al mediodía, menús dignos de los fogones más caseros, a 11. Consejo: daos prisa en entrar si veis un cartel (totalmente DIY) en la puerta que pone "hoy hay patatas a lo pobre"- con chorizo, buenísimas, macarrones generosos o lasaña casera. Y segundos como, bacalao con pisto, fricandó o una excelente entraña, tierno corte de ternera.

Recomendado

    Más de comidas baratas

      También te gustará
        Publicidad