Sombras para esquivar el calor

Una ruta por jardines y calles para protegerse del sol
Antiga Fàbrica Lehmann
Por Eugènia Sendra |
Advertising

Esta es la solución más ancestral y desesperada para quienes no les han hecho efecto las cervezas frías, los helados y los abanicos: salir a la calle y buscar la sombra para aligerar el calor. Hemos escogido diez bajo las cuales os sentiréis como si estuvierais en las puertas del paraíso.

Allada Vermell

Allada Vermell

En la calle peatonal de Allada Vermell hay bares y cantautores, pero a la hora de comer se respira mucha calma. Si buscáis el rincón idílico, plantaos en el número 12, delante de aquella casa salvaje, llena de vegetación, un decorado que transporta al pueblo más remoto. Os olvidaréis de que estáis en la ciudad…

Jardins de la Universitat
©Barcelona Medi Ambient

Jardines de la Universidad

Quienes hicieron vida universitaria y los fieles a Els vespres de la UB conocen los jardines de la Universitat como si fueran su casa. Si nunca os habéis perdido entre su vegetación, ahora es el momento: no olvidéis una lectura, un repelente para los mosquitos y a disfrutar del silencio, o de la vegetación exótica de este pequeño pulmón del Eixample.

Advertising
Carabassa

Calle d'en Carabassa

Si tuviéramos que escoger la calle del Gòtic escogeríamos la de en Carabassa. Por fotogénica, por los paseos bajo los puentes y las fachadas señoriales a lado y lado de la calle, por la imagen omnipresente de la Virgen de la Mercè, sobre la cúpula de colores. La sombra la encontraréis por la tarde.

Museu Frederic Marés
©Museu Frederic Marés

Museu Frederic Marés

Os habéis propuesto reconquistar la ciudad en agosto para ser el autóctono entre tanto guiri. Empezad por la placeta de Sant Iu, en el antiguo Palau Reial dels Comtes de Barcelona: el patio del Museu Marés es un espacio que desprende encanto por todas partes y allí podréis leer hasta que oscurezca.

Advertising
Plaça de Prim

Plaza de Prim

Claro que también somos de los que sueñan con yacer todo el día bajo la sombra de un árbol. Y si no podéis hacerlo en el campo, siempre podéis recurrir a la bella sombra de la plaza Prim. Estar a cerca del mar y rodeados de las antiguas casas de pescadores equilibra la balanza.

Parc del Poblenou
©Parcs i Jardins

Parque del Poblenou

En el Parque del Poblenou el sol calienta durante todo el día, es cierto, pero es el lugar ideal donde encontrar vuestra sombra después de la playa; buscad el pino bajo el cual plantar el cesto, extender el mantel y practicar un discreto 'déjeuneur sur l'herbe'.

Advertising
Antiga Fàbrica Lehmann

Antigua Fàbrica Lehmann

Al poner el pie en la callecita que conduce al interior de isla, en el recinto de la antigua Fàbrica Lehmann (Consell de Cent, 159), sentiréis una ligera brisa, como si la temperatura disminuyera. Aprovechad esta larga sombra. Si avanzáis encontraréis la luz y descubriréis una pequeña joya industrial con pinceladas de vegetación.

Olokuti
Scott Chasserot

Olokuti

¿Un jardín escondido en una tienda? En Gràcia casi todo es posible. Cuando crucéis la puerta y pongáis los pies en el espacio más íntimo y silencioso de Olokuti (Astúries, 36) no querréis echar marcha atrás.

Advertising
Camí de Sant Genís
©Ajuntament de Barcelona

Camino de Sant Genís

Escondeos del sol huyendo hacia la montaña, hacia Horta. Nosotros buscaremos la sombra entre el verde del camino de Sant Genís y en la calle Aiguafreda, donde con imaginación todavía podríamos escuchar el agua de las lavanderas.

Jardins de Casa Ignacio Puig

Jardines Románticos Casa Ignacio Puig

El Hotel Petit Palace Opera Garden (Boqueria, 10) es uno de esos locales escondidos, donde entras bajo prescripción. Después de cruzar el hall del hotel os encontraréis con un jardín romántico, abierto de 10 a 19 h, un pequeño edén donde la tarde vuela.

Advertising