Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Vacaciones Cocktail Bar
Vacaciones Cocktail Bar

Bares de Malasaña

Una selección de los mejores bares del barrio para tomar unas cañas, pedir algo de comer y salir de copas

Publicidad

Malasaña es posiblemente el barrio de Madrid con más bares por kilómetro cuadrado. Y cada uno tiene su público, desde los nuevos hipsters que se han mudado a la zona hasta los ancianos que llevan toda la vida viviendo en el barrio. Abiertos a cualquier hora del día, dog-friendly, con enchufes para los portátiles, con mobiliario vintage... es difícil no encontrar un bar en el que sentirse a gusto.

  • Bares y pubs
  • Coctelerías
  • Malasaña
  • precio 2 de 4

"Tomarme un negroni de grifo en vasito de caña y acompañado de una gilda me suena a planazo", apunta Eme Otero, uno de los cuatro socios/amigos que en verano inauguraron esta coctelería en Malasaña, hermana desenfadada de La Tuerta, su nave nodriza, base de operaciones y línea más vanguardista. Aquí también encontraréis esos vasos ilustrados a mano por diferentes artistas, pero esta vez son el continente para un puñado de highballs apuntados con número e ingredientes, a modo de platos combinados, en una pizarra. 

Hanso Café
  • Bares y pubs
  • Cafeterías
  • Malasaña

Es uno de nuestras cafeterías favoritas de Malasaña. Al estilo de otros locales de la zona, su decoración es entre industrial y vintage, con cierto aire asiático, con una larga mesa para compartir uno de sus espectaculares cafés y desayunos. Porque aquí el café se mima mucho, es de especialidad y podéis pedirlo de filtro. La leche fresca y los baristas especializados completan el pack perfecto para los amantes de un buen café. También podéis probar sus esponjosos bizcochos, bagels, ensaladas y unas larguísimas tostadas con mantequilla y mermelada, tomate, hummus, pesto y una gran variedad de combinaciones con aguacate (caprese, con huevo, con salmón, etc.).   

Publicidad
  • Bares y pubs
  • Coctelerías
  • Malasaña
  • precio 2 de 4

Techos altos, una decoración austera y minimalista e infinitas botellas de cristal son la carta de presentación de esta coctelería de Malasaña. Es toda una experiencia para el cliente, que se deja llevar por la recomendación del equipo del local liderado con gusto por Alberto Martínez.

Picnic
  • Música
  • Malasaña

Precioso y encantador bar retro, con letrero luminoso incluido. Su recargada decoración vintage, sus sillones cómodos y su barra roja tienen un aire a un divertido antiguo cabaret. Sus paredes están llenas de cuadros, a modo casi de museo improvisado. Los espejos son otro de los elementos recurrentes en su decoración.

Publicidad
Santamaría
  • Bares y pubs
  • Malasaña
  • precio 1 de 4

Es una de las mejores coctelerías de Madrid, donde preparan unos gin-tonics de impresión, el trato es agradable y el ambiente muy acogedor. También conocida como La Coctelería de al Lado, este local a espaldas de la Gran Vía han dado con la clave del éxito: combinados elaborados con mimo por expertos bartenders y a buen precio, sabroso picoteo gracias a su colaboración con el bar Mui, ubicado en la misma calle, y una selección musical de categoría, con sesiones de DJs y conciertos ocasionales y gratuitos. Todo ello en un pequeño local con una robusta barra y un alargado sofá para los que busquen mayor comodidad.

La Tape
  • Bares y pubs
  • Bares de tapas
  • Malasaña
  • precio 2 de 4

Esta cervecería de nueva hornada, combina su múltiple oferta de cervezas artesanales (de barril y en botella) con platillos para todos los gustos y orientados al picoteo: hummus, ensaladilla rusa, tablas de quesos y embutidos, croquetas... En la planta superior sus mesas invitan a una comida/cena informal, sencilla pero efectiva: milhojas de brandada de bacalao, tartar de buey picado a cuchillo...

Publicidad
Pez Tortilla
  • Bares y pubs
  • Malasaña
  • precio 1 de 4

Dos iconos tradicionales de todas nuestras barras y esta ola que no cesa de las cervezas artesanales. ¿Qué puede salir mal? La ecuación es tan fácil que no sabemos cómo nadie ha apostado antes por esta hiperespecialización, esta siempre apetitosa inmersión de bechamel y huevo. Hay expertos en lo uno y lo otro que triunfan y llevamos décadas comiendo las versiones de madres y abuelas, las nuestras, las de amigos y vecinos... pero es hora de acercarse a Pez Tortilla.

La Vía Láctea
  • Música
  • Malasaña

Es una vieja gloria de la noche de la capital. Adquirió fama con la Movida Madrileña en los 80 y ahora desprende cierto halo nostálgico. Sus paredes llenas de graffitis de aspecto descuidado,  le dan el toque rockero y canalla al bar. Tiene unos cuatro espacios diferenciados, por eso no se suele llenar y es fácil caminar (y respirar) por sus pasillos sin agobiarse. Su clientela es de lo más variopinta.

Publicidad
Varsovia Bar & Cocktail
  • Bares y pubs
  • Coctelerías
  • Malasaña
  • precio 1 de 4

Lo que fuera el emblemático e histórico Parnasillo malasañero, testigo de la pasión por el café nostálgico que sacudió el barrio en los 80, y cuna de artistas y rojos en la Transición con su estilo modernista, renació bajo la forma de este Varsovia Bar. Se ha preservado el aura de taberna castiza y la liturgia del vermú, pero incorporando una interesante carta de cócteles. Sofás reglamentarios de terciopelo rojo, paredes recubiertas por frisos de madera, mesas de hierro y mármol, lámparas originales de principios de siglo… todo evoca la atmósfera de café literario pero con un rasgo canalla más contemporáneo. 

La Colmada
  • Bares y pubs
  • Taberna
  • Malasaña
  • precio 1 de 4

“Soy muy clásico. Si tomo vermú, elijo siempre una gilda”. Alejandro, uno de los propietarios, lanza su preferencia a la hora del aperitivo pero las alternativas resultan casi infinitas. En una mesita, tres sexagenarios se entregan al ibérico de bellota, una pareja comparte la tosta de rillette de pato con mostaza a la miel y un grupo de treintañeros pide una tabla de embutidos de pueblo y otra de ahumados. En apenas 60 m², entre tanta conserva de mar y campo, hay mucho tesoro oculto. Como esas sardinas portuguesas en salsa teriyaki. Cuando el "do it yourself" no es una actitud sino un elogiable y apetitoso rincón.  

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad