1 Me encanta
Guárdalo

19 plazas con encanto de Madrid

Hacemos un recorrido por las plazas más bonitas de la ciudad, desde las más conocidas hasta las más secretas y escondidas. ¿Te vienes?

Plaza Dos de Mayo

Desde el inicio de los tiempos, las plazas han sido uno de los pulmones de la ciudad: un lugar donde ver cómo respira una comunidad. De qué se habla, qué se lleva, qué se vende, quiénes se reúnen ahí... Todo ha empezado y todo ha acabado en una plaza. Desde coronaciones hasta ejecuciones, manifestaciones, procesiones, canonizaciones... La plaza pública es el alma de un barrio y de su ciudad. Y Madrid tiene plazas muy, muy bonitas. Hacemos un recorrido por las más famosas, pero también por algunas más desconocidas. Por las más céntricas y por alguna de la Comunidad. Por las que tienen una iglesia y por la que posee una estatua dedicada a Lucifer. Las hay redondas, rectangulares, octagonales... Pero todas tienen algo en común: forman parte de nuestra vida y nuestra historia. Y sí, merecen una visita.

Plaza de la Villa de París

La Plaza de la Villa de París, junto a la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, es una de las plazas más bonitas de Madrid. Tan parisina, tan arbolada, tan elegante... originalmente fue una huerta de las monjas del convento de las Salesas y fue bautizada con su nombre actual cuando el presidente francés Émile Loubet visitó España, en 1905. Rodeada de hermosos edificios históricos de finales del siglo XIX, actualmente se encuentra en trámites de convertirse en espacio protegido por la Comunidad de Madrid, como parte del entorno de la Iglesia de Santa Bárbara, aunque también se halla en medio de una polémica obra para un parking que tiene en pie de guerra a los vecinos.

Leer más
Alonso Martínez

Plaza de Oriente

Majestuosa, limpia, ordenada, ¡peatonal!, verde, con vistas, siempre alegre y siempre llena de vida, desde con gente en sus terrazas, o paseando y tomando un helado, hasta con niños jugando en su parque. La Plaza de Oriente es una de las plazas que más nos gusta y gusta de Madrid. Presidida por el Palacio Real y el Teatro Real, flanqueada por los Jardines de Sabatini, los de Lepanto y los del Cabo Noval, y habitada por una interesante colección de esculturas de veinte reyes españoles, su trazado tal como lo conocemos ahora es de 1844, de cuando el olvidado rey José I mandó demoler las casas medievales situadas sobre su solar.

Leer más
Centro

Plaza de la Villa

La plaza más antigua de Madrid, sede del principal mercado de la ciudad cuando la habitaban los musulmanes y durante los primeros tiempos medievales, contiene tres edificios notables. El principal es la Casa de la Villa (que fue sede del Ayuntamiento), de estilo castellano-barroco obra de Juan Gómez de Mora en 1630, aunque no se terminó hasta 1695, y cuya fachada fue alterada por Juan de Villanueva en la década de 1780. La Casa de Cisneros, en cambio, fue construida como palacio por un pariente del gran Cardenal Cisneros en 1537. Restaurada en 1910, ahora también alberga oficinas municipales.

Leer más
Austrias

Plaza de San Andrés

Este 'must' del tapeo y el latineo dominguero que es la Plaza de San Andrés gusta y nos gusta porque es amplia y peatonal (lo que nos permite sentarnos en el suelo a tomar ese sol matutino madrileño que tan bien nos sienta), por sus históricas fachadas, su color ladrillo tan madrileño y su ambiente insuperable. Sí, es bonita y agradable. En ella se ubican la capilla de San Isidro, el museo de San Isidro y la parroquia de San Andrés (aunque, seguramente, sus cervecerías reciben muchas más visitas que éstas), que ya existía a finales del siglo XII y que fue levantada sobre un solar de la primitiva iglesia cristiana del Madrid islámico, lo cual ya nos indica que su historia es muy, muy antigua.

Leer más
La Latina

Plaza de la Lealtad

La Plaza de la Lealtad forma parte de ese eje tan parisino de Madrid que es el Paseo del Prado y, metida como está entre árboles, puede que no hayamos reparado mucho en ella. Pero junto con el edificio del Hotel Ritz y el Palacio de la Bolsa de Madrid, que conviven en ella, forma uno de los conjuntos arquitectónicos más elegantes del centro de la capital. En el centro, las cenizas de los madrileños que se levantaron el 2 de mayo y fueron fusilados el 3 de mayo de 1808 (en este mismo lugar, precisamente) descansan en el Monumento a los Caídos por España, donde hay siempre una llama encendida en su honor (salvo, todo hay que decirlo, a primeros de los noventa, cuando Defensa sufrió un gran recorte presupuestario).

Leer más
Centro

Plaza Mayor

En pleno corazón del casco viejo de Madrid se encuentra esta plaza, construida sobre la antigua Plaza del Arrabal, que albergaba el mercado más popular de la ciudad a finales del siglo XV. Fue Felipe II quien en 1580 encargó el proyecto de remodelación de la plaza a Juan de Herrera, aunque sería Juan Gómez de Mora quien concluiría el trabajo en el año 1619. El primer edificio que se construyó en la Plaza Mayor tal y como hoy la conocemos fue la Casa de la Panadería, obra de Diego Sillero, y se situó sobre la antigua lonja. . En la actualidad es la sede del Centro de Turismo de Madrid. La estatua ecuestre de Felipe III del centro de la explanada fue diseñada por Giambologna y terminada por Pietro Tacca en 1616.

Leer más
Centro

Plaza de Isabel II

Peatonal y siempre animada, lugar para sentarse a estirar las piernas después de una mañana de compras por el centro de Madrid, punto de encuentro para muchos por su estupenda ubicación: junto al Teatro Real, pero en su fachada trasera, se extiende la plaza con el nombre de una de las reinas más grandes de España, Isabel II. Estuvo en obras ya no sabemos ni cuántos años, pero el resultado valió la pena. Hoy nos gusta por su comodidad, por estar tan céntrica, y por ser tan monumental a la vez que tan inmersa en la vida de la ciudad. También conocida como la plaza de Ópera, su historia es muy antigua: sus barrancos fueron foso de la muralla cristiana en la Edad Media y hasta el siglo XVII fue un centro de recogida de aguas.

Leer más
Sol

Plaza de las Comendadoras

Esta plaza se sitúa en pleno barrio de Malasaña y data del siglo XVIII. Debe su nombre al Convento de las Comendadoras de Santiago, situado junto a la plaza. Hoy en día cuneta con un pequeño jardín y un espacio con columpios para niños. Es uno de los espacios que celebra ferias y exposiciones durante las fiestas de San Isidro 2014.

Leer más
Malasaña

Glorieta del Ángel Caído

Para llegar hasta la Glorieta del Ángel Caído y ver una de las pocas estatuas dedicadas al diablo – o Lucifer, como queramos llamarle – en el mundo (a veces se dice que es la única, pero aunque nos encante esa idea hay otras en Turín, en Ecuador y en el mismísimo Rockefeller Center de Nueva York), debes adentrarte en El Retiro, “el” parque de los madrileños, por el lado que da hacia Atocha. El lugar es especial: ubicado a 666 metros sobre el nivel del mar, sólo este dato hace que a su alrededor giren todo tipo de ideas esotéricas. Pero es que además la glorieta tiene cinco salidas, que forman un pentágono, un símbolo satánico-masónico-esóterico que a muchos ya nos hace temblar.

Leer más
Retiro

Plaza del Dos de Mayo

Es la plaza más famosa de Malasaña. Punto de encuentro para los más fiesteros (aunque los botellones que aquí se celebraban han quedado ya lejos por la presencia policial), está presidida por un gran arco vallado que representa la entrada en el Cuartel de Monteleón. Esto se debe a que la plaza se encuentra ubicada en el solar donde se construyó el Palacio de Monteleón, convertido en Parque de Artillería en 1807 y cuyas tropas murieron en el enfrentamiento contra la ocupación francesas el 2 de mayo de 1808. Delante del arco está la estatua tallada en mármol de los capitanes Luis Daoíz y Torres y Pedro Velarde, oficiales de artillería del cuartel que dirigieron la resistencia contra el ejército napoleónico.

Leer más
Malasaña
Mostrar más

Críticas y valoraciones

0 comments