Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Los helados más originales y sorprendentes que puedes probar en Barcelona
Kurimu
Foto: Maria Dias Kurimu

Los helados más originales y sorprendentes que puedes probar en Barcelona

¿Hartos de escoger entre pistacho o fresa? Entra en un mundo de nuevos sabores con los helados más originales de Barcelona

Por Ricard Martín
Advertising

Si sois de los que hace años que aborrecéis el helado de pistacho o el sorbete de limón...
¡al loro! Os presentamos un reportaje con los helados más insólitos de Barcelona. No solo porqué los sabores sean poco habituales: tras cada uno de ellos hay una habilidad técnica y un saber hacer de alta artesanía: o sea que en realidad os estamos recomendando los helados más insólitos de las mejores heladerías de Barcelona. ¡Y recordad que si no queréis experimentar, podéis salir lamiendo un cucurucho de chocolate!

NO TE LO PIERDAS: Y antes del helado, zámpate un buen arroz.

Delacrem
Foto: Delacrem

Obrador Delacrem: helado de chocolate negro y cerveza artesana de castañas

Restaurantes Heladerías Dreta de l'Eixample

Delacrem es una de las grandes heladerías de Europa, sin rodeos. Y Massimo Pignata explica que ha dado un paso más allá en una apuesta radical para llevar el helado con producto de proximidad a nuevos niveles. Que implica combinaciones de materia primera excelsa, y conceptualizarlas en forma de helados creativos. ¿Esta temporada? ¡Un helado de chocolate negro con cerveza artesanal de castañas del Montseny! Pignata saca helados impactantes de los 'pozetti' como un mago saca conejos de la chistera. ¡Un helado de manzanilla salvaje de Menorca y almendras de Mallorca! ¡Un helado vegano de zanahoria y anís! Forman parte de un nuevo sello de helados de proximidad delicatessen que se llamará DelaTerra.

Gelat de pi de Paral·lelo Gelato
Foto: Paral·lelo Gelato

Parallelo: helado de pino

Restaurantes Heladerías Vila de Gràcia

Los chicos de Parallelo (Matteo, Marco, Francesco) –que dejaron San Remo porque "era aburrida, solo hay canción ligera"– aplican una ética artesana impecable a sus helados. "Somos artesanos en el sentido estricto y tradicional de la palabra, no en vano no usamos ningún producto procesado". Crean helados que reproducen las sensaciones de cada estación, como los restaurantes reflejan la temporalidad en su carta y la interpretan. Esta temporada, por ejemplo ¡un helado de pino! Hecho con piñones de Castilla (¡a 80 € el kilo!) y piña verde que fueron a recoger a la Costa Brava, infusionada con leche de nata. Para reproducir las notas aromáticas del bosque mediterráneo. La leche y la nata fresca que utilizan es de proximidad, de la granja Cal Porta.

Advertising
Kurimu
Kurimu

Kurimu: helado de umeboshi

Restaurantes Heladerías L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Takashi Ochiai es uno de los grandes pasteleros de Barcelona y ahora apunta también al helado. Y encontrareís aquí sabores tan placenteros como el sorbete de fresa, lima y 'yuzu' o el de chocolate y jengibre (que a pesar de los toques exóticos, ofrece la cremosidad de un helado italiano excelente aplicada al chocolate y al cítrico). Ahora bien, donde rompen esquemas es con el helado de 'umeboshi': un helado de la cereza japonesa 'ume', encurtida y salada (lo que comía Suprunaman del 'Dr. Slump' no era otra cosa que 'umeboshi'). El sabor es tan difícil de describir que solo os puedo decir que vayáis y lo pidáis. 

Gocce di Latte
Foto: Gocce di Latte

Gocce di Latte: helado de pomelo con sal de yuzu

Restaurantes Heladerías Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Mateo y Rita abrieron este establecimiento en 2012, y combinan la excelencia italiana tradicional con un repertorio de sabores original y acertado. "No basta con que un helado me guste y sea extraño. Lo pongo a la venta porque es a la gente a la que tiene que gustar, debe tener salida", explica Mateo. El helado de pomelo con sal de yuzu cumple estas dos condiciones. La dulzura del pomelo es agradable, pero es un sabor que no llega a destacar demasiado; ahora bien, contrapuesto con el cítrico salado, el sabor se propulsa. Encontraréis otros sabores deliciosos y que hay que probar para creer, como el de chocolate blanco y pimienta de Camerún. ¡O el de yogur con sésamo y pepino!

Advertising
Foto: Selvática
Foto: Selvática

Selvática: helado de queso con guayaba

Restaurantes Heladerías

Natalia Ramírez, la propietaria y heladera jefe de Selvática, es colombiana. Y esto se nota en la elección de sabores tropicales, como por ejemplo un sorbete de aguacate con lima, o una acertadísima combinación de coco, piña y albahaca. Ahora bien, Ramírez tiene una formación de cocina y pastelería de lo más sólida: con estudios en la Carpigiani Gelato University –¡el primer centro de estudios superiores dedicado al helado!– y en l'Espai Sucre de Barcelona, en Selvática ha establecido una cafetería de especialidad-tienda-obrador en la que los helados van directos del obrador al cliente. Y hablando de combinaciones inéditas: ¡aquí hay un helado de queso con guayaba! En Colombia es un pastel muy común, pero seguro que en ningún otro sitio lo encuentras helado. 

Rocambolesc
Foto: Rocambolesc

Rocambolesc: helado de manzana al horno

Restaurantes Heladerías El Raval

Los hermanos Roca fundaron Rocambolesc –helados inspirados en los postres del Celler de Can Roca–, establecimientos en los que expenden un helado de máquina de calidad excelente, que revaloriza la magia de ver un helado crecer por medio de una palanca. El resultado es un sorbete cremoso y un helado lleno de matices y menos frío, sin el choque gélido en los dientes. Tienen seis sabores con guarniciones: a mí me encanta el helado de manzana al horno con 'topping' de manzana caramelizada, todo un viaje de cremosidad suave a los postres de la infancia. Y los panecillos calientes, sellados y rellenos de helado, son para morirse de gusto.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising