Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Los mejores helados de Barcelona

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

gelat

Los mejores helados de Barcelona

Ecológicos, argentinos, italianos, catalanes, mexicanos… Recorremos Barcelona en busca de los mejores helados de cada barrio

Por Ricard Martín
Advertising

Olvidaos del aire y de pasar sed, aquí tenéis una selección de los placeres helados más auténticos de Barcelona. Originales, de procedencias y facturaciones diversas, todos tienen algo en común: ¡están deliciosos!

Delacrem
Foto: Delacrem

Delacrem

Restaurantes L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Massimo Pignata ha hecho un pequeño milagro: posicionar una pequeña heladería-bar del Eixample en el número uno de España, según TripAdvisor. Ya tenía nuestra confianza desde que abrió en 2010. “La gente ha entendido que no utilizamos ningún aroma ni conservante, mi objetivo es que los cristales sean finos para conseguir una crema helada”, dice. Pignata es cercano al ‘slow food’, y cada día renueva 21 sabores diferentes, procurando seguir los productos de temporada. Es partidario de los sabores puros –brutal el de pistacho y avellana–, pero este tío es suficientemente bueno para permitirse genialidades frívolas y ganas: ¡helado de coca de San Juan!

Belgious

Restaurantes Heladerías Sant Martí

El belga Michel de Bièvre describe su producción de una forma muy precisa: “Helados de alta definición”. Utiliza este término en contraposición con los “helados que llevan hasta un 80% de aire y no tienen gusto de nada”. El sabor preciso se adquiere siendo generoso con el elemento base y utilizando materia prima de lujo. Su pistacho es iraní y el mango viene de Goa, y tienen una especialización en sabores salados, como helado de curry o chocolate con aceite y sal. No hemos preguntado de dónde proviene la base del helado de marihuana.

Advertising

Shanti Gelato

Restaurantes

Este es el proyecto de Daniel y Julieta, un matrimonio argentino que ha encontrado su lugar en el mundo en Barcelona ejerciendo de heladeros artesanos (ya sabéis que este oficio los argentinos lo llevan en la sangre). En 2009 abrió su primer local y en 2011 una sucursal en Carders, 18 (que abre todos los días de 14 a 22 h). La pareja destaca que aprendieron el oficio de hacer helados al modo italoargentina, "aquel que te transporta a un lugar donde el helado son postres obligados" y que sólo trabajan con buen producto de proximidad.Los sorbetes se preparan con fruta de temporada de la Boqueria, fresca del día, y encontramos sabores como melocotón, pomelo, higo, cereza, manzana verde o kiwi. Y las cremas se elaboran con nata, leche fresca y azúcar, con propuestas tan atractivas como menta con chocolate. Y aparte de ofrecer sabores sorprendentes (como el helado de vino tinto o el sorbete de mojito!) prestan especial atención a la pastelería vegana (también de elaboración propia) y hacen helados con leche de arroz aptos para intolerantes a la lactosa y para celíacos.

Manna
©MariaDias

Mannà Gelats

Restaurantes Heladerías El Gòtic

Esta heladería artesana está especializada en helados de frutas tropicales: sus propietarios son venezolanos y podréis comer helados de frutas exóticas como la guayaba, la chirimoya o la guanábana. Todos los helados son de preparación propia, los propietarios tienen oficio heladero  aprendido en Italia, y hay especialidades que son pura glotonería: como el pastel de chocolate de Madagascar con maracuyá. Sus gofres también son fiables, de producción propia, hechos con buena mantequilla. Abren todo el año.

Advertising

Kakigori

Restaurantes Heladerías

El helado japonés se llama 'kakigori': hay quien diría que es un granizado, pero no. En realidad se trata de hielo raspado -por eso lo llaman 'shaved ice cream' en inglés- bañado con jarabes de diferentes sabores. Dicho así parece poco, pero los ídem de Kakigori en Gracia tienen su ídem.Los preparan con hielo hecho a partir de agua mineral de baja mineralización, más saludable, y entre capa y capa de hielo añaden jarabe de lo que queráis: los más populares son los de jengibre y limón o chocolate y fresa. El resultado es muy refrescante, y ningún helado lleva lactosa ni conservantes o colorantes. La tienda es de Martin Kunz, un austriaco que vivió diez años en Japón y de allí se llevó una máquina de hacer 'kakigori'.

Gelaaati di Marco

Restaurantes El Gòtic

Estamos delante de un clásico contabilizado entre las 50 mejores heladerías del mundo. Marco di Consiglio no le quita importancia a su hito –hace ocho años que abrió y vende casi todo el año–, pero explica que hacer un buen helado no es difícil: “Hay que conocer las bases y utilizar producto fresco de calidad”. Ahora bien, para él, la fuerza de la heladería artesana delante de la industrial es “la creatividad y poder añadir sabores de un día para el otro”. Bajo esta premisa, sobresalen en helados de producto de temporada, como el de melocotón de Ordal con cava Gramona (¡el crianza!). Recordad que  Di Consiglio  no trajo el cannoli, el helado tubular de ricota de ‘El Padrino’.

Advertising

Bodevici

Restaurantes Heladerías Gràcia

Su expansión continúa: ahora han abierto tienda en Vallirana y tienen punto de venta en el Verita de Via Laietana. Son la primera tienda de España en ofrecer helados 100% ecológicos –lo certifica el sello del Consell Català de Producció Agrària Ecològica– y ningún helado lleva gluten. También piensan en los diabéticos: horchata sin azúcar, con estevia (muy dulce). Entre los veinte sabores de esta temporada, el ingeniero-heladero Jordi Rivera destaca el de galleta de higo o el de avellana de Reus, de sabor muy intenso. La prueba del algodón: sus helados no dan sed.

Biscuiter

Restaurantes Heladerías Ciutat Vella

El nombre de Biscuiter remite a “la España de los años 60, donde parece que se podía hacer todo con pocos medios”. La idea original era vender helado de corte, el bocadillo helado, pero finalmente ha optado por disponer unos veinte sabores de helado artesano de calidad alta, fabricados por un maestro de Gavà. ¿Los más pedidos? El de almíbar de leche, chocolate belga y el de pitufo. Que, por cierto, no lleva colorantes artificiales.

Advertising

Gelateria Caffeteria Italiana

Restaurantes Heladerías Gràcia

¿Decíamos que detrás de un buen helado está siempre un italiano? Tenemos en Eduard Gassó la excepción a la regla. En 2002 le compró este negocio a unos  heladeros italianos de cuarta generación. También le traspasaron la fórmula, y además fue a Brescia a formarse. El resultado es un helado italiano de manual: cremoso, bajo en grasas y hecho con un producto que “si no es de proximidad es italiano”. Gassó abomina de las mezclas, y reivindica los sabores directos: brutal el de avellana pura, también un sorbete de pera donde se reconoce la textura harinosa de la fruta. ¡El raciocinio catalán aplicado al helado italiano funciona! Por cierto, la que era la Fratello de Joan de Borbó ahora es suya.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising