0 Me encanta
Guárdalo

Las mejores torrijas de Madrid

Con leche, con vino, con azúcar… hay muchas formas de preparar las auténticas torrijas, y en estas pastelerías y bares sirven las más jugosas de la ciudad

Con la llegada de Semana Santa llegan también las tradicionales torrijas. El dulce más típico de estas fiestas puede prepararse de tantas formas distintas que es casi imposible no encontrar una a tu gusto. Con leche, con vino, con azúcar y canela, algunas incluso saladas, ¡las recetas son interminables! Y aunque todos sabemos que las mejores son las que preparan nuestras abuelas, hemos seleccionado algunas de las pastelerías y bares de Madrid donde tienen dominado la preparación de este goloso manjar.

Antigua Pastelería del Pozo

Una pastelería con encanto que mantiene casi la misma decoración que en su inauguración, allá por 1830. Durante todo este tiempo sus maestros artesanos no han dejado de elaborar sus famosos bartolillos, roscón, bollos, pastas y pasteles rusos, que hacen las delicias de todos los que pasan por el local. Su hojaldre es calificado por muchos como el mejor de todo Madrid y sus torrijas cuando llega Semana Santa son para chuparse los dedos, sobre todo las de bizcocho. ¡Perfectas para los más golosos!

Leer más
Barrio de las Letras

Mallorca

El local ubicado en Bravo Murillo 7 es el primero de los establecimientos que la familia Moreno abrió en Madrid, allá por 1931, para ofrecer ensaimadas calientes de Mallorca durante todo el día. El negocio no tardaría en expandirse por toda la capital, hasta alcanzar las diez tiendas actuales y superar ya la cuarta generación, convirtiéndose en uno de los establecimientos pioneros en la introducción de alimentos gourmet. Por Semana Santa elaboran unas torrijas con un pan tan jugoso que siempre que vamos pecamos. ¿Su secreto? Aromatizar la leche que empapa cada torrija. ¡Increíbles!

Leer más
Chamberí

El Riojano

Sabor, historia y tradición se dan la mano en El Riojano, un establecimiento que lleva desde 1885 haciendo las delicias de los madrileños. Los merengues, roscones, tartas, pastas o torrijas impecablemente dispuestos en su escaparate invitan a desayunar en su interior. Allí puede encontrarse una pequeña cafetería cuya decoración original hace que el visitante viaje en el tiempo al siglo XIX. Un establecimiento de los de toda la vida que merecen, al menos, una visita y una foto. ¡Y no olvidéis probar sus espectaculares torrijas!

Leer más
Austrias

La Duquesita

De 1914 data esta tradicional pastelería que aún conserva su decoracion original -a pesar del cambio de dueño, ahora en manos del famoso pastelero Oriol Balaguer-, razón por la cual ha aparecido en numerosas películas de época. Aquí se elaboran artesanalmente algunas de las mejores tartas de la ciudad y excelentes dulces, entre los que sobresalen los pestiños, los merlitones, los carbayones o los navideños turrones y por Semana Santa, sus espectaculares torrijas.

Leer más
Chueca

Pastelería Nunos

Una pastelería donde tradición e innovación van de la mano. Con el chocolate como principal protagonista, las tartas, turrones, bombones, bollería y todo tipo de dulces se muestran en las vitrinas del espacioso local que tienen junto al parque del Retiro. Son famosas también sus exquisitas torrijas, que son 'bocadillos' y 'tapas' y a través de trampantojos tenemos el Bocadillo de Jamón (torrija rellena de mermelada de tomate) o la Minihamburguesa (torrija elaborada con pan de hamburguesa pero siguiendo el mismo proceso que la torrija tradicional, rellena de una ganache de chocolate de leche y cubierta de una crema de chocolate blanco como si fuera queso).

Leer más
Ibiza

La Mallorquina

Siempre llena de gente, La Mallorquina ocupa una ubicación privilegiada en plena Puerta del Sol desde su creación, allá por 1894. Pocos se resisten a las napolitanas -de chocolate, crema o jamón y queso-, a las palmeras, a sus jugosas torrijas (fabrican centenares durante Semana Santa) y a las trufas que se venden en la pastelería de la planta baja. Quienes además quieran disfrutar de un dulce acompañado de una bebida caliente tienen posibilidad de hacerlo en la planta superior, donde encontramos una cafetería con magníficas vistas a la céntrica plaza madrileña.

Leer más
Sol

Casa Mira

Fundada en 1855, esta pastelería es un clásico. Nació como una casa de turrones, pero hoy en día elabora todo tipo de postres, siempre de forma artesanal. La tienda en sí es ya una maravilla, con su fachada antigua intacta, las paredes recubiertas de caoba y espejos y el escaparate lleno de apetecibles dulces. Un local de lo más castizo. No te vayas sin probar sus rosquillas de San Isidro ni sus increíbles (y jugosas) torrijas en Semana Santa.

Leer más

Pomme Sucre

Imposible no dejarse llevar por los aromas y sabores dulces que esperan deleitar a cualquiera en la céntrica calle Barquillo. Partiendo de una materia prima de primera calidad y de una artesanía pastelera como pocas se pueden encontrar en Madrid, Pomme Sucre ofrece todo tipo de bollería, incluyendo unos cruasanes que bien merecen descubrirse. Sus torrijas están especialmente deliciosas, ya que además de dejarlas empapar bien, aromatizan la leche con anís, canela, mantequilla y limón. ¡Para chuparse los dedos!

Leer más
Chueca

Embassy

En el elegante salón de Embassy puedes disfrutar de té verde Marimba (con piña, mango, papaya, cacao, coco, chocolate y vainilla) después de tomar un delicioso y ligero tartar de pez mantequilla y salmón con guacamole. Es un restaurante clásico y elegante, muy apto para comidas familiares o cenas que necesiten sobriedad. Su tienda de productos gourmet y pastelería exquisita también es famosa en todo Madrid. No dejéis de probar sus torrijas en Semana Santa, tradicionales y muy sabrosas.

Leer más
Castellana

Lhardy

Este emblemático restaurante que abrió en 1839 tiene el crédito de haber introducido la alta cocina francesa en Madrid. Su fundador Emile Lhardy se dice fue persuadido por el mismísimo Prosper Mérimée, autor de Carmen, que le dijo que no había ni un restaurante decente en Madrid. Hoy en día está reconocido tanto por su historia y su decoración belle-époque así como por su comida. De la tienda gourmet y pastelería que encontramos a la entrada destcamos sus sabrosas torrijas de caseras de leche y almíbar.

Leer más
Sol
Mostrar más

Críticas y valoraciones

0 comments