Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Los 100 mejores restaurantes de Madrid: Europa

Los 100 mejores restaurantes de Madrid: Europa

De Italia a Bélgica, pasando por Francia y Reino Unido, elegimos los restaurantes que mejor representan la gastronomía típica de diferentes países europeos

Café de París
Advertising

Cada gastronomía típica representada en esta selección daría para crear un reportaje propio, pero hemos querido elegir aquellos restaurantes que mejor han sabido plasmar en su carta los sabores de Italia, Francia, Bélgica, Reino Unido y otros países europeos. Más allá de la pizza o la musaka, en estos establecimientos encontraréis platos gustosos y no tan conocidos de otras gastronomías con los que recorrer Europa a golpe de tenedor sin salir de la ciudad.

Restaurantes, Francesa

La Bomba Bistrot

icon-location-pin Chamartín

Un interiorismo por el que es fácil sentirse atraído. Y lo mismo ocurre con su amable cocina, que revela el buen gusto y concienzudo hacer de su chef, Christophe Pais. Como evidencia su nombre, los arroces están entre las especialidades de la casa pero no puede faltar en tu comanda su ya reconocido pollo asado, alguna carne o pescado (salvaje siempre, según apuntan). Ah, tampoco olvides dejar espacio para una paulova de postre. Tiene ya clientes fieles pero también unos precios algo subidos.

Time Out dice
Restaurantes, Francesa (tradicional)

Horcher

icon-location-pin Barrio de Salamanca

Señorial como pocos en la capital, es la cuarta generación familiar quien regenta este restaurante con una personalidad única, al margen de modas. Cocina centroeuropea ataviada de muchos galones. Ya se imaginan el servicio de sala. Si solamente vas a ir una vez, hay dos cosas que no puedes obviar: un plato de caza y su mítico Baumkuchen, un pastel de árbol de origen alemán. Experiencia única en todos los sentidos. Una ‘rara avis’ anclada en el tiempo.

Time Out dice
Advertising
Restaurantes, Francesa

Café de París

icon-location-pin Barrio de Salamanca

Se puede aprovechar su horario ininterrumpido para venir a desayunar o merendar y sentir que estás durante un rato en un bistrot parisino (incluidos el poco espacio entre mesas, el color rojo, las grandes cristaleras, ese 'savoir faire') pero a lo que uno viene es a levantar su propio acta sobre esa mítica salsa que acompaña al no menos famoso 'entrecotte'. Salsa que cada semana traen de Ginebra, donde se inventó en los años 30 y cuyo secreto sigue intacto.

Time Out dice
Bares y pubs

Los Chuchis

icon-location-pin Lavapiés

Desde que levantaron el telón su función no han dejado de recibir parabienes en forma de apariciones en los medios y público fiel. Desde la sencillez bien dispuesta Scott Preston se encarga de traer un pedazo de la cocina británica casera (de las salchichas inglesas a la piel de patata con crema agria) y combinarlo con una propuesta saludable, fresca y gratificante como prueba su menú del día. Los fines de semana conviene reservar para probar una de las especialidades de la casa: el roasted pork.

Time Out dice
Advertising
Restaurantes, Italiana

Gioia by Davide Bonato

icon-location-pin Chueca

Este no es un restaurante italiano más. Davide Bonato, su joven chef, llegó a Madrid dispuesto a reivindicar la genuina cocina italiana más allá de los platos típicos que todos hacen de cualquier menara. Y lo está consiguiendo con una cocina de autor a un precio, además, más que asequible. Su seña de identidad son los risottos y la pasta artesana, por supuesto casera y cocinada en el día. Aunque su gran apuesta, esa por la que todos hablan, es la cocina creativa, donde juega con texturas desconocidas y sabores poco habituales en la cocina italiana. Fíjate si es atrevido, que ha hecho incluso una versión propia de los castizos huevos rotos, en su caso escalfados y servidos con costra de arroz negro, puré de patatas con trufa, chips de jamón ibérico y puerros. Una excusa perfecta para probar esta otra cocina italiana. 

Restaurantes, Francesa

Brasserie Antoinette

icon-location-pin Centro

Poco se sabe (y se saborea) en Madrid de la cocina francesa. “Pero si hay varias creperías”, dirá alguno. Correcto, pero eso es como que un francés diga que el cocido es la comida de Madrid, injusto y reduccionista. En este nicho de mercado se mueve Brasserie Antoinette, que ha traído la cocina francesa al centro de Madrid en un restaurante tan chic como un piso de la zona bien de París. Lo de 'brasserie', que suena tan pomposo, hace referencia a los restaurantes de comida tradicional francesa y cocina ininterrumpida. Antoinette lo cumple, y es que entre tanta elegancia lo que triunfa es el Boeuf Bourguignon, un estofado de buey que hacen las madres y las abuelas francesas en casa desde el principio de los tiempos. Hay platos más sofisticados, obra del chef Jean-Jacques Payel, como el Mi-cuit de foie gras de pato, casero y servido con chutney de membrillo y brioche.  El Oeuf Antoinette, un huevo a baja temperatura con trufa blanca y salteado de champiñones salvajes. Y el Magret de pato, en su punto, importante. De postre, tienes que probar el homenaje al padre de su cocina, Paul Bocuse, en forma de su tarta tatin. Una sorpresa en sabor y forma. La elabora (como todos los postres) un maestro pastelero. Igual que el café (ojo al de flores) lo sirve una barista, los cócteles un barman y las crepes, galettes y gofres las hace un maestro crepero (las tienen en mucha estima a pesar del tópico). Qué especialización, qué delicadeza, que finura, qué parisino es todo en Brasserie A

Time Out dice
Advertising
Restaurantes, Portuguesa

Atlantik Corner

icon-location-pin Sol

No es fácil jugar en los alrededores de la plaza de Canalejas, a un paso de Sol. Es una zona con mucho turismo, repleta de locales a granel, donde hay mucha paja y poco trigo. Alcanzar a los clientes potenciales y a la vez mantener una personalidad propia es a lo que aspira (y consigue) este rincón de paredes blanquísimas, iluminación tenue y detalles rústicos. Un espacio donde conviven la zona de barra y el restaurante, ambos informales pero separados, y donde Nuno de Noronha tendrá que hacer valer su máster en gestión de restaurantes en el Basque Culinary Center.

Time Out dice
Restaurantes, Belga

Atelier Belge

icon-location-pin Ríos Rosas

Raya a la mantequilla negra, coquelet y, por supuesto, mejillones con varios fondos. Excelente cocina la que pone en juego a diario Etienne Bastaits. Que los panes, salsas, mantequillas sean de la casa ya es un dato destacable. Dos pisos. Barra informal, abajo. Arriba es donde el chef despliega todo su bagaje gastronómico. Son muchos los detalles de alta cocina y muy ajustado el precio de la comanda. Sabores profundos y medidos puntos de cocción.

Time Out dice
Advertising
Restaurantes, Italiana

Mercato Ballaró

icon-location-pin Chamberí

Tras la Taverna Siliciana, Angelo Marino decidió apuntar en otra dirección, donde cupiesen todos los bolsillos y que su propuesta culinaria no fuera algo al uso. Entonces abrió este restaurante que se divide en dos espacios. En uno, con barra y mesas altas, se respira un ambiente más desenfadado, óptimo para un desayuno/merienda o para compartir medias raciones. Y otro, en la parte superior, donde ofrecer una atmósfera más recogida y unos platos de mayor empaque.

Time Out dice
Restaurantes, Portuguesa

Tras os Montes

icon-location-pin Mirasierra

No está a mano, la verdad, pero si un día te apetece comer en un restaurante portugués . el viaje merece la pena. Fiel a su origen, la carta es una oda al bacalao, presentado en más de una docena de elaboraciones y en varios entrantes. El gádido se combina con otros guisos lusos como la feijoada trasmontana o lulas de la casa. Cocina casera, trato amable y raciones generosas. El final ya lo conocen: un pastel de Belém. Es inexcusable no pedir un vino portugués para acompañar la comida.

Time Out dice
Advertising