Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Los mejores tacos de Barcelona

Los mejores tacos de Barcelona

La cocina mexicana es barroca y compleja, pero si queréis disfrutarla de forma directa, solo tenéis que morder un buen taco, la comida callejera de DF.

Canta Y No Llores
© Maria Dias Canta Y No Llores
Advertising

Barcelona es una ciudad cosmopolita donde podréis probar todo tipo de cocinas provenientes de todos los rincones del planeta, desde los mejores restaurantes japoneses hasta la mejor cocina de Estados Unidos o la gastronomía francesa más sofisticada. Pero si vuestra obsesión es México, una buena –y fiable– manera de disfrutar de la cocina mexicana es hacerlo mediante los tacos: mordiscos de placer en una elaboradísima comida callejera. 

NO TE LO PIERDAS: Los mejores restaurantes mexicanos

El Pachuco
FOTO: Irene Fernandez
Restaurantes, Mexicana

El Pachuco

Ciutat Vella

Posiblemente la mjeor taquería de Barcelona. Ubicado en el barrio del Raval, este restaurante pequeñito, no más grande que una habitación, ofrece una variedad de platos mexicanos como sopes (tortilla de maíz con albuias, queso y carne encima) y quesadillas (un taco de queso derretido) y quizás los mejores nachos que encontraréis en la ciudad. Los nachos pachucos son el plato estrella del local y son bastante particulares del Pachuco. Los tacos y las micheladas nunca fallan tampoco: generosos, sabrosos, cocinados a fuego lento. Una advertencia: se llena enseguida. Si llegáis a la hora de cenar, esperad una cola de casi una hora. Pero cuando finalmente os toque un sitio donde sentar, tanto la comida como el ambiente os transportará a una auténtica taquería de México con luz tenue y decoración de productos típicos mexicanos. Cuando terminéis la cena, bajad la comida con uno de sus muchos mezcales.

Taco Alto
FOTO: Taco Alto
Restaurantes, Mexicana

Taco Alto Universitat

Dreta de l'Eixample

Antonio Luna -mexicano del DF- es uno de los cuatro socios de Taco Alto (cuatro taquerías abiertas a partir del 2015) explica que el gran reto "es mantener la regularidad y el ritmo lento de cocción». Quizás os comeréis cuatro tacos en quince minutos, pero algunos guisos requieren cuatro horas, y haciendo cola en caja sentiréis crepitar de la carne a la parrilla (nada de bote, relleno abundante). Por diez euros, os zampais cuatro tacos de 'cochinita pibil' (1,90 cada uno €, excelentes) y una bebida. O el Pirata (2,50 €): ternera a la brasa con queso fundido y una loncha gorda de aguacate: sabor primitivo y efectivo que se te clava en el cerebro. Lo hacen todo desde cero, también las salsas taqueras, que van numeradas de más a menos picante Aquí la gracia es que podéis solicitar los 'tacos' por unidades, y cada pieza es buena y abundante (aparte del relleno impecable, la masa de trigo es de la Reina de las Tortillas, una garantía). Comer en el local de Universidat es una experiencia estimulante: local amplio, colorista, con música a toda pastilla, como poner el pie un rato en el DF. Además, también podrá saborear, entre otras bebidas como la michelada y hasta cinco margaritas, cada una de un sabor diferente. Y alerta que tienen tres locales más: Taco Alto Born (Portal Nou, 62), Taco Alto Raval (Rambla del Raval, 4) y Taco Alto Barceloneta (Pg. Joan de Borbó, 42).

Advertising
La Taqueria
©MariaDias
Restaurantes, Mexicana

La Taquería (Sagrada Família)

Sagrada Família

Los amigos de La Taquería, Rodrigo, Héctor y Marc, han abierto un negocio hermano en la calle de Sardenya, que ofrece las mismas prestaciones que la primera sede: verdadera comida de México, y sobre todo unos tacos jugosos y excelentes, con una cantidad ejemplar por ración (cuatro tacos) y precios de amigo. Cuando comes un ejemplar de puro barroquismo de calle como sus 'tacos al pastor' o los de 'carnitas' (un mogollón de ingredientes cocinados a fuego lento, que mastican en color), tienes una intuición de saber de qué va eso de la comida mexicana. Aquí solo se dedican a la comida mexicana popular y buena, pero en el Sr. Burrito (Ample, 12), hacen una versión de calidad del difamado tex-mex.

Pikio Taco
© Gerard Franquesa
Restaurantes, Comida rápida

Pikio Taco

Esta es una pequeña taquería, modesta y de carta no muy extensa, pero que hace las cosas con cuidado y con inspiración y muchas ganas de agradar. El chef Fernando Sanz ha ideado una serie de tacos inspirados en la gastronomía de las principales ciudades de México, con un elemento central clásico pero con escapadas a la creatividad. Como por ejemplo: el taco Chilango, pato preparado al pastor con chutney de piña picante, o el Puebla, pollo marinado con mole verde, queso fresco de cabra y pipas tostadas. Y para beber, micheladas y aguas de tamarindo o de guayaba.El lugar es bonito, bonito, bonito, con murales del artista Zosen, y es un buen lugar para tomar unas copas madrugadoras antes de salir de fiesta.

Advertising
Street Tacos
FOTO: Noemí de la Peña
Restaurantes, Mexicana

Street Tacos

La Barceloneta

Grupo San Telmo tiene su propia versión del 'street food mexicano': Street Tacos, y en una ubicación inmejorable, en un balcón de la calle Pepe Rubianes a un trio de piedra del mar. En el espacio encontramos una carta escueta pero efectiva y gamberra, impregnada de sabores sorprendentes, elaborados con productos de proximidad y Km0.  La carta está compuesta por siete referencias, que incluyen opciones veganas y aptas para celíacos, puesto que las tortillas caseras son de maíz. Una pizarra muestra los tacos hechos con verduras, carnes y pescados ecológicos: el Taco y Olé, con calamares a la andaluza con pico de gallo y crema agria; el Taco de la Huerta con berenjena asada y pico de gallo; el Taco al Pastor con virutas de cordero adobado con piña, cilantro y 'tatemada'; el Taco Árabe de paletilla de cerdo marinada al estilo de Puebla con guacamole y jalapeños; el Chicha Buena de ternera marinada con pico de gallo y guacamole; el Kill Bill de cerdo en achiote a baja temperatura con crema agria y cilantro; y el Fish’n Taco de merluza empanada con crema agria y cilantro. Tradición del DF con un toque de autor, espíritu mediterráneo y diseño molón. 

Canta Y No Llores
© Maria Dias
Restaurantes, Mexicana

Canta y No Llores

Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

"Típica taquería mexicana ", dice el subtítulo de Canta y no llorar. Y a fe que lo es. El gerente, cocinero y mámager, Álex Narváez, es de México DF -que sería al taco lo que Nápoles a la pizza-. "Llegué de México en 2017, y visité todos los lugares buenos mexicanos aquí para ofrecer algo diferente", explica. El hecho diferencial es "sacrificar un poco de ganancias y ofrecer calidad y cantidad". La carta de este restaurante del Born -en Princesa con precios que no gentrifican- es corta y concisa: entrantes calientes -sopa, guacamole, ensaladas ... descubrid el chicharrón de queso, un tubo de queso crujiente con salsa y limón - y una segunda página de tacos más mexicanos que Cantinflas borracho en Ciudad Juárez. Sus tacos al pastor -tiras de carne de cerdo marinada con achiote (planta / colorante natural), chile, tiras de cerdo y piña rostida- son una delicadeza brutal: "La tropicalización del shawarma libanés", explica Narváez (y este es el origen, sí). "El valor de aquí -prosigue- es que te explicaremos como es un taco 'platicando' en mexicano, no en castellano", ríe, y mientras glosa como el frijol negro impregna la gamba guisada con 'chipotle' la receta de  tacos del jefes, ya has pedido unos. La otra gracia es una pastelería casera y suculenta -tenéis que probar el pastel de Chocolate Abuelita (que sería el Cola-Cao de México) - y un menú de mediodía generoso, a 12 euros (bebida, primero, principales y postres), donde entran sin merma los generosos tacos de la carta.

Advertising
Hijo de Méndez
© Maria Dias
Restaurantes, Mexicana

Hijo de Méndez

Sant Gervasi - Galvany

"Nuestra idea era tener un loft con aires del Poblenou en la zona alta y música buena de vinilo. Y que fuera un restaurante mexicano sano, bajo en grasas ". Así resume el nuevo Hijo de Méndez Montse Soler, de Tribu Woki. Y es una buena definición. Esta preciosa planta noble -entre la tienda de muebles vintage y el bar musical selecto- es una aventura a medias entre Tribu Woki y Grupo Raval. El chef, el mexicano Álex Bizarri, explica que aquí encontraremos "un 80% de recetas de la provincia del Yucatán, sabores cítricos y picantes suaves". Y no os clavarán: esto va de comida callejera, recetas sencillas pero preparadas con modos de alta gastronomía, con producto. Por ejemplo, los totopos y tortillas los hacen ellos; y el guacamole lo preparan con el molcajete -mortero mesoamericano- en un carro ante tus narices (¡Y puedes añadir 'chapulines'! O chicharrón). Sus 'tacos al pastor' también son excelentes y tienen 'delicatessen' como los tacos vegetarianos con flor de hibisco (aunque si pasáis del rollo 'healthy', un placer culpable top es la botana de queso fundido con chorizo y setas). El nivel de la coctelería -revisiones con mezcal de clásicos del mundo, a cargo de Luis Fernando Osorio- es sobrenatural. Y la buena noticia es que si lo pedís con comida cuestan 6,50 euros, y el menú de mediodía sale por 12,90 euros.

Restaurantes, Comida rápida

Tacos Tacos

El Poble-sec

Su lema es 'El único lugar donde los gilipollas caen bien!'. Ya os podéis imaginar que el sentido del humor es uno de los fuertes de este local donde podréis comer tacos con nombres tan curiosos como Vete a la verga, Hijo de la chingada y Pinche pendejo. Un 'fast-food' a la mexicana, divertido, bueno y económico. El taco se ha convertido en el icono del 'street food' internacional más extendida en Barcelona. Y también en una de las maneras favoritas de comida de los niños: ¿qué niño no tiene pasión por comer con las manos? Ahora bien, la taquización de Barcelona tiene un 'handicap': cuesta encontrar buenos tacos en horario diurno, sobre todo en fin de semana.Esta taquería veterana -abrió en 2013- ha puesto remedio: desde el 15 de septiembre, Día del Grito de México, en su local de Tamarit encontrareís cocina ininterrumpida de 13 a 23.30 h en fin de semana. Comer aquí es una manera saludable, económica y de calidad de salvar el comer fuera de casa. Porqué sus sabrosos tacos están cocinados sin aceites, mantequilla ni gluten y hechos con una cocción lenta. Las recetas de tacos norteños -de pollo con mole, por ejemplo- conviven con recetas catalanas, como la de carrilleras de cerdo. Podéis amenizar la espera de la 'taquiza' con sus deliciosos 'nachos marranos' con carne, chile y queso, el otro plato emblemático de la casa.

Advertising
Costa Pacífico
© Marua Dias
Restaurantes, Mexicana

Costa Pacífico

Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Los propietarios del Tlaxcal, la vara de medir un buen mexicano en Barcelona, han abierto un restaurante especializado en 'tacos' y cebiches de la costa este de México. Y las raíces del chef Arin Alexandre, mexicanas y vascas, se concentran en platos excelentes y tacos sorprendentes. Un ejemplo: las falsas carnitas –tacos de atún con flor de Jamaica y cebolla morada– de las cuales te comerías una docena. Y los tacos de pescado frito suenan a plato para atiborrarse, pero el pescado es fresquísimo y el rebozado con trigo es fino, fino, fino.

Restaurantes, Comida rápida

Gonzalez & CO

Antes el 'tex-mex' -la comida rápida propia de la parte más cercana a México de Estados Unidos- en Barcelona era sinónimo de salsa de bote y patata frita congelada. Pero la existencia de locales como Gonzalez & Co. demuestran que también en este terreno de la comida rápida se puede ofrecer un planteamiento casero y de calidad. El propietario es Fran González -con estudios en la Hofmann y de empresariales- que decidió exportar este modelo de negocio de Australia.Las estrellas de la casa son los burritos, los nachos y las quesadillas. Y lo que normalmente son elaboraciones sin gracia, con el sabor y la consistencia de la masilla de bricolaje –lo que te sueles encontrar en el terreno del 'fast-food' mexicano- aquí se resuelve con gracia, buen producto y cocciones lentas (nada más entrar veréis como hacen pollo a la brasa). No encontraréis la exuberante explosión de matices del 'street food' mexicano, pero los nachos con pollo y pico de gallo caseros no están nada, nada mal, algo que se puede decir de toda su sencilla y viciosa carta. Las raciones son pantagruélicas, y los precios muy contenidos. No es lugar para dietas.

Advertising