Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
 Gastro-Taquería Mexicana
© Maria Dias Gastro-Taquería Mexicana

Los mejores tacos de Barcelona

La cocina mexicana es barroca y compleja, pero si queréis disfrutarla de forma directa, solo tenéis que morder un buen taco, la comida callejera de DF.

Ricard Martín
Escrito por
Ricard Martín
Publicidad

Barcelona es una ciudad cosmopolita donde podréis probar todo tipo de cocinas provenientes de todos los rincones del planeta, desde los mejores restaurantes japoneses o la gastronomía francesa más sofisticada. Pero si vuestra obsesión es México, una buena –y fiable– manera de disfrutar de la cocina mexicana es hacerlo mediante los tacos: mordiscos de placer en una elaboradísima comida callejera. 

NO TE LO PIERDAS: Los mejores restaurantes mexicanos

  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Ciutat Vella

Posiblemente la mejor taquería de Barcelona. Ubicado en el barrio del Raval, este restaurante pequeñito, no más grande que una habitación, ofrece una variedad de platos mexicanos como sopes (tortilla de maíz con albuias, queso y carne encima) y quesadillas (un taco de queso derretido) y quizás los mejores nachos que encontraréis en la ciudad.

Los tacos y las micheladas nunca fallan tampoco: generosos, sabrosos, cocinados a fuego lento. Una advertencia: se llena enseguida. Si llegáis a la hora de cenar, esperad una cola de casi una hora. Pero cuando finalmente os toque un sitio donde sentar, tanto la comida como el ambiente os transportará a una auténtica taquería de México con luz tenue y decoración de productos típicos mexicanos. Cuando terminéis la cena, bajad la comida con uno de sus muchos mezcales. Ojo, solo abren de momento sábado y domingo a partir de las 12 h

  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 1 de 4

Antonio Luna -mexicano del DF- es uno de los cuatro socios de Taco Alto (cuatro taquerías abiertas a partir del 2015) explica que el gran reto "es mantener la regularidad y el ritmo lento de cocción». Quizás os comeréis cuatro tacos en quince minutos, pero algunos guisos requieren cuatro horas, y haciendo cola en caja sentiréis crepitar de la carne a la parrilla (nada de bote, relleno abundante). Por diez euros, os zampais cuatro tacos de 'cochinita pibil' (1,90 cada uno €, excelentes) y una bebida. O el Pirata (2,50 €): ternera a la brasa con queso fundido y una loncha gorda de aguacate: sabor primitivo y efectivo que se te clava en el cerebro. Lo hacen todo desde cero, también las salsas taqueras, que van numeradas de más a menos picante Aquí la gracia es que podéis solicitar los 'tacos' por unidades, y cada pieza es buena y abundante (aparte del relleno impecable, la masa de trigo es de la Reina de las Tortillas, una garantía). Comer en el local de Universidat es una experiencia estimulante: local amplio, colorista, con música a toda pastilla, como poner el pie un rato en el DF. Además, también podrá saborear, entre otras bebidas como la michelada y hasta cinco margaritas, cada una de un sabor diferente. Y alerta que tienen tres locales más: Taco Alto Born (Portal Nou, 62), Taco Alto Raval (Rambla del Raval, 4) y Taco Alto Barceloneta (Pg. Joan de Borbó, 42).

Publicidad
  • Bares y pubs
  • Coctelerías
  • Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera
  • precio 3 de 4

Joan Bagur, chef menorquín con años de experiencia en México, es el alma de este restaurante donde recupera platos telúricos. Carnes y pescados son de proximidad; el resto llega del país americano. Entre sus caprichos más fastuosos, los tacos de cochinita pibil, que se apoyan en Cal Rovira y sus cerdos. Son una delicia: van dentro de un taco de maíz de primorosa confección, firme y sabroso, y que envuelve un lujurioso guiso con muchos matices, donde el asado de fiesta mayor se hermana con México.

  • Restaurantes
  • Mexicana
  • El Poblenou

¿Sombreros de mariachis? No. ¿Rancheras en el hilo musical? No. ¿Paredes pintadas de colores kahlonins? Tampoco. El Puerto Escondido no es un restaurante-postal mexicano; es un restaurante mexicano real y contemporáneo. Aquí no se comen 'nachos', sino 'totopos'; nada  de claras, sólo 'micheladas'; y ni rastro de salsas envasadas ni de tortillas industriales porque lo hace todo desde cero. Elena y Herme se han empeñado en demostrarnos que una cosa es la comida estereotipada tex-mex y la otra la variadísima cocina regional mexicana.

Como son del estado costero de Oaxaca, aquí encontrará platos comunes en todo el país (ceviche, enchiladas, tacos) y platos específicos de su región; ensalada de 'jitomate' con paté de chapulines, quesadilla morada de flor de calabaza, sopa de marisco y pavo con 'mole negro'. En un establecimiento oaxaqueño no puede faltar el mezcal; el suyo es de la casa La Medida. Con el margarita de mezcal con tamarindo entenderéis de donde viene la fiebre mundial por este destilado. Elena le pone la misma paciencia y minuciosidad los platos principales que a los postres; tarde dos días a hacer su pastel de Tres Leches. No te lo pierdas. Y por el amor de la virgen de Guadalupe, no te pierdas tampoco su menú de mediodía.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera
  • precio 2 de 4

Los propietarios del Tlaxcal, la vara de medir un buen mexicano en Barcelona, han abierto un restaurante especializado en 'tacos' y cebiches de la costa este de México. Un ejemplo: las falsas carnitas –tacos de atún con flor de Jamaica y cebolla morada– de las cuales te comerías una docena. Y los tacos de pescado frito suenan a plato para atiborrarse, pero el pescado es fresquísimo y el rebozado con trigo es fino, fino, fino.

  • Restaurantes
  • Mexicana
  • La Nova Esquerra de l'Eixample

Óscar Vázquez, un cocinero de Puebla de Zaragoza suelta una frase definitiva: "Me gusta estar fuera, en la calle, devorando. No puedes mejorar la comida de calle, sólo poner producto de más calidad". La Gastrotaquería ofrece hasta veinte tacos diferentes, y un apartado de clásicos, entrantes y huaraches (deliciosas masas frescas de maíz con cobertura de asado, con forma de suela de zapato). Puedes comer un guacamole con totopos y chicharrón impecable y unos tacos de carnitas amorosos, hechos a baja temperatura. Cocina non-stop todo el día, por cierto.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Sagrada Família

En el barrio de la Sagrada Familia está el pasaje de Font, que es como un pequeño México instalado en Barcelona. En esta calle de aromas de cilantro, está La Taquería, un restaurante especializado en tacos que es tan auténticamente mexicano como Chavela Vargas cantando "en estas noches de frío, de duro cierzo invernal, llegan hasta el cuarto mío, las quejas del arrabal ".

Cuando comes un ejemplar de puro barroquismo de calle como sus 'tacos al pastor' o los de 'carnitas' (un montón de ingredientes cocinados a fuego lento, que se mastican en color), tienes una intuición de saber de qué va esto de la comida mexicana. Aquí solo se dedican a la comida mexicana popular y bueno, pero en el Sr. Burrito (Ample, 12), hacen una versión con cara y ojos del difamado tex-mex. Y en Poblenou, en Pujades 172, hay una sucursal de La Taquería igual de recomendable.

  • Restaurantes
  • Pizza
  • Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

El tercer Flax & Kale es monumental: 600 m² que abrazan el pasaje de las Manufacturas, divididos en dos aposentos. Son la vanguardia del tema 'healthy' en nuestra casa.

Y por el Día del Taco han ingeniado una variedad de platos con la marca de la casa: empezando por unos tacos al pastor donde la mezcla de cerdo y ternera se sustituye por 'jackfruit', aquella fruta asiática de textura próxima a la carne y que absorbe muy bien las salsas y los marinados, ideal para deshilachar, y con piña asada, 'pico de gallo', cilantro y el resto de elementos de la compleja receta. También puedes optar por tacos de pescado de alta gama y pesca sostenible, como los tacos de dados de salmón salvaje de Alaska marinados con aguacate, alga nori, lechuga y salsa tártara de 'jalapeños'

Publicidad
  • Restaurantes
  • Comida rápida
  • El Poble-sec
  • precio 1 de 4

Su lema es 'El único lugar donde los gilipollas caen bien!'. Ya os podéis imaginar que el sentido del humor es uno de los fuertes de este local donde podréis comer tacos con nombres tan curiosos como Vete a la verga, Hijo de la chingada y Pinche pendejo. Un 'fast-food' a la mexicana, divertido, bueno y económico. El taco se ha convertido en el icono del 'street food' internacional más extendida en Barcelona. Y también en una de las maneras favoritas de comida de los niños: ¿qué niño no tiene pasión por comer con las manos? Ahora bien, la taquización de Barcelona tiene un 'handicap': cuesta encontrar buenos tacos en horario diurno, sobre todo en fin de semana. Comer aquí es una manera económica y de calidad de salvar el comer fuera de casa. Porque sus sabrosos tacos están cocinados sin aceites, mantequilla ni gluten y hechos con una cocción lenta. Las recetas de tacos norteños -de pollo con mole, por ejemplo- conviven con recetas catalanas, como la de carrilleras de cerdo. Podéis amenizar la espera de la 'taquiza' con sus deliciosos 'nachos marranos' con carne, chile y queso, el otro plato emblemático de la casa.

Gonzalez & CO
  • Restaurantes
  • Comida rápida
  • precio 1 de 4

Antes el 'tex-mex' -la comida rápida propia de la parte más cercana a México de Estados Unidos- en Barcelona era sinónimo de salsa de bote y patata frita congelada. Pero la existencia de locales como Gonzalez & Co. demuestran que también en este terreno de la comida rápida se puede ofrecer un planteamiento casero y de calidad. El propietario es Fran González -con estudios en la Hofmann y de empresariales- que decidió exportar este modelo de negocio de Australia.Las estrellas de la casa son los burritos, los nachos y las quesadillas. Y lo que normalmente son elaboraciones sin gracia, con el sabor y la consistencia de la masilla de bricolaje –lo que te sueles encontrar en el terreno del 'fast-food' mexicano- aquí se resuelve con gracia, buen producto y cocciones lentas (nada más entrar veréis como hacen pollo a la brasa). No encontraréis la exuberante explosión de matices del 'street food' mexicano, pero los nachos con pollo y pico de gallo caseros no están nada, nada mal, algo que se puede decir de toda su sencilla y viciosa carta. Las raciones son pantagruélicas, y los precios muy contenidos. No es lugar para dietas.

Recomendado

    Más de comidas baratas

      También te gustará
        Publicidad