La més petita
Foto: Time Out Barcelona

Las mejores cervecerías artesanas de Barcelona

La moda de la cerveza artesana ha revolucionado la ciudad. Visitamos los grifos barceloneses que otras ciudades envidian

Publicidad

Cuando hablamos de cerveza fuera del país y nos preguntan de dónde somos, el sentimiento generalizado cuando respondemos “Barcelona” siempre es el mismo: envidia, sana envidia. Incluso en Madrid, los amantes de la buena cerveza lo tienen claro: Barcelona ahora mismo es 'the place to be'. Una ciudad con una militancia fiel, que no duda en hacer del agua, la malta, el lúpulo y la cebada su causa. Hasta el punto de improvisar rutas por toda la ciudad, sirviéndose de redes sociales, aplicaciones como Untappd y webs como RateBeer o BeerAdvocate, a fin de perseguir las últimas novedades en barril o botella, tanto de los productores locales como de importación.

NO TE LO PIERDAS: Y si no eres de cerveza, a tomar un buen vermut.

Beerxample

  • Cervecerías artesanas
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 3 de 4

La Textil -situada en un antiguo almacén textil, en el Eixample derecho, justo delante de la Casa Calvet- es una macro-microcervecería, si se permite el juego de palabras- y todo un templo y punto de peregrinación de la alegre, inclusiva y sin embargo gourmet cofradía de la cerveza artesanal. Y uno de los espacios de restauración más singulares de Barcelona: sus 1.100 m2 acogen un bar de cerveza artesana, un restaurante, una cafetería y una fábrica de cerveza que tiene una capacidad de producción de 120.000 litros anuales.

La barra tiene 18 tiradores de cervezas hechas al fondo del local, y una capacidad de setenta larga de personas sentadas. Y con el grado de esoterismo cervecero que quieras: puedes beber una Coco Puff -'brown ale 'malteada con granos de café entero tostados por Nomad, con notas de cereza, avellana y chocolate- a tomar una Writer' s Block, una refrescante ' lager 'que complacerá al consumidor de cerveza más 'mainstream'. Y también tiene café de especialidad, cocteleria, un bar de vinos muy bien surtido, y un restaurante de brasa de 'street food' de nivel gastronómico (el chef es Pablo Lagrange, ex jefe de producción de Tickets). 

  • Tiendas
  • Tienda especializada en comida y bebida
  • Eixample
Rosses i Torrades
Rosses i Torrades

David Pié tiene con Rosses i Torrades el título honorífico de decano del distrito. Abierta en 2010, esta bodega cervecera os permitirá disfrutar de una buena pinta fresquita e, incluso, poner un vinilo en el tocadiscos mientras desconectáis del mundo haciendo un recorrido por sus estantes con más de 500 referencias.

Publicidad
  • Cervecerías
  • L'Antiga Esquerra de l'Eixample
  • precio 1 de 4

Igual que los comercios del Gayxample, los establecimientos cerveceros de la zona se han convertido en un reclamo que ya traspasa los límites de la ciudad, de Cataluña incluso y toda España. El primer puesto de BierCab (Muntaner, 55) en el ranking mundial de destinos cerveceros de la web especializada RateBeer marcó un antes y un después el verano de 2014: Barcelona había pasado entonces a ser un destino turístico cervecero.

El conocimiento y perspicacia de sus socios –la cervecera navarra Naparbier, la distribuidora Zombier, junto con empresarios de reconocido prestigio en el sector como Sven Bosch (The Drunk Monk) y Manolo Baltasar (Freiburg)– pusieron la primera piedra. Tienen 30 grifos y selección de botellas, ahora ampliada en la BierCaB ShoP (Muntaner, 57).

  • Europea contemporánea
  • Esquerra de l’Eixample
  • precio 2 de 4

En la misma acera, encontramos otra de las referencias de Consell de Cent, Oma Bistró, con una muy acertada propuesta de acompañar el 'brunch' al más puro estilo neoyorquino con una pinta de 'craft beer'

Publicidad
  • Cervecerías artesanas
  • L'Antiga Esquerra de l'Eixample
  • precio 2 de 4
Garage Beer Co
Garage Beer Co

También en Consell de Cent, justo delante de la esquina con el BierCab –perdón, con Muntaner–, otro establecimiento está despertando la curiosidad tanto de los menos expertos como de los ya iniciados. Se trata de la Garage Beer Company, un brewpub donde además de probar sus cervezas (todavía con margen de mejora) a pocos metros de los fermentadores, os podréis sentir literalmente como en el sofá de vuestra casa.

MonDoré
MonDoré

En resumen, cuando hablamos del Beerxample, hablamos del mejor escaparate posible para el mundo de la cerveza en Barcelona. En cada uno de sus barrios encontramos al menos un establecimiento sugerente tanto para los neófitos como para los beer geeks: tiendas, brewpubs, bares de moda e, incluso, restaurantes con maridajes especiales como los del Racó d'en Cesc (Diputació, 101) y el MonDoré. En este último, una acertada propuesta de tapas y arroces, y una carta que explica y sugiere maridajes, con notas de cata y matices.

Publicidad
  • Hamburguesas
  • Sagrada Família
La Cerveseria Clandestina
La Cerveseria Clandestina

Cerca de la Sagrada Familia se esconde un lugar de peregrinación para los locales y para los visitantes que se escapan del circuito más evidente del barrio. En este local se sirven excelentes hamburguesas y un amplio abanico de cervezas artesanas. Os sentiréis como en casa.

  • Cervecerías artesanas
  • La Nova Esquerra de l'Eixample
La Més Petita
La Més Petita

Disponen de un total de ocho tiradores, es posiblemente la cervecería con más surtidores por metro cuadrado de la ciudad. Os proponen una elección cuidadosa de cervezas artesanas (nacionales e internacionales) en un ambiente acogedor. También ofrecen la posibilidad de llevároslas a casa mediante envases reutilizables.

Publicidad
  • Cervecerías artesanas
  • El Poblenou
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out

Hay un turismo cervecero en Barcelona que no es el del langostino rojo de metro ochenta hinchado de cerveza floja, sino el formado por quienes saben que somos la capital de la cerveza artesana del sur de Europa. Y quizás sí que tragan alguna pinta de más, pero con conocimiento y respeto. Hacer unas cervezas en Garage Beer Co Poblenou es gratificante. Porque el producto que tienen es tan bueno que no deben venderte la moto, sólo hacértela probar.

Esta cervecera de Barcelona, ​​fundada en el 2015, abrió un bar en Poblenou el 2021: es en ese delicioso local entre la Rambla y la playa donde estuvo el no menos delicioso Bar Local, y disfruta de una terraza enorme y medio secreta. En el segundo Garage Bar tienen diecinueve tiradores (¡querían hacer veinte, pero se descontaron!) de una cerveza que elaboran tres kilómetros arriba, en Sant Andreu, y que sirven en perfectas condiciones.

Olvídd la aberración de la cerveza a punto de hielo con la copa de congelador. Una IPA como la suya debe servirse a 7 ºC, y su Lager Calvell, en honor al barrio, es puro Oktoberfest que sale a 4,5 ºC. Por si fuera poco, suena rock and roll con criterio y tienen un pizzero italiano de primera línea, Antonio Marco, que amasa unas pizzetas buenísimas. ¿En Madrid tiran mejor la caña? Pasean tópicos zombies que eran ciertos hace veinte años, y hoy no se han dado cuenta de que están muertos y enterrados.

  • L'Antiga Esquerra de l'Eixample
  • precio 1 de 4

Unos metros más allá, en la esquina con Casanova, dos establecimientos mucho más recientes, pero también de visita obligada: por un lado, el primer pub de los escoceses BrewDog en España, con 20 tiradores (entre cervezas propias e invitadas) y la posibilidad de disfrutar antes que nadie de las últimas propuestas de los creadores de la cada vez más popular PunkIPA.
En la misma acera, el OMA Bistro, y su acertada propuesta de acompañar un brunch al más puro estilo neoyorquino con una pinta de craft beer.

Los pioneros

  • Bar de bocadillos
  • El Poble-sec
  • precio 1 de 4
Cerveseria Jazz
Cerveseria Jazz

Diciembre del 92. Mientras Barcelona se quita de encima la resaca olímpica, un joven pone en marcha la que se convertirá en toda una institución cervecera: el Jazz. Más de un cuarto de siglo después, Àlex Camacho sigue tras la barra cocinando una de las mejores hamburguesas de la ciudad con la misma paciencia e ilusión que destila cuando habla de birra. Local fundacional de la asociación Humulus Lupulus y de la Steve’s Academy, sus paredes emanan historia; pero no solo de música, también de cerveza.

  • Fuera de Barcelona
Freiburg
Freiburg

Antes de lanzarse a la aventura del BierCab, Manolo Baltasar convirtió esta bocadillería en un punto de peregrinaje para los amantes de la birra desde 1996. Gracias a su selección de botellas de importación  –y no solo de Alemania, precisamente–, y a pesar de contar con (solo) tres grifos, este pequeño establecimiento delante del mercado de Collblanc es además el lugar perfecto para disfrutar de la mejor previa posible si sois  habituales del Camp Nou o del Palau. Más que un club, más que un frankfurt.

Publicidad
  • Música
  • Sant Andreu
  • precio 1 de 4
2D2Dspuma
2D2Dspuma

Gracias a la inquietud de Susana y Maria, el Congrés también es un destino obligado para los buenos cerveceros. El 2D2 ofrece dos espacios anexos: una tienda donde disfrutar de una selección única, que puede llegar hasta el millar de referencias (incluyendo la suya, claro), y un bar con nueve grifos rotativos con la garantía que al menos cinco serán de proximidad. Además, los lunes, miércoles y jueves hacen maridaje de tapas a precios populares. ¿Alguien dijo que la cerveza artesana es cara?

  • Cervecerías
  • Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera
  • precio 1 de 4

El paraíso de la cerveza en Sant Pere se dice Ale & Hop. Si deseáis practicar el birrismo de calidad, ¡id! Se repliegan fans de esta bebida en su versión artesana, buena señal. Tienen diez tiradores de cerveza artesana de todo el mundo que van cambiando a menudo. Esto es devoción por la birra bien hecha. Por tanto, abstenerse los tiquismiquis porque aquí se gasta calidad y ¡hay que estar predispuesto a saberla apreciar! Si entráis, dejaos aconsejar y veréis como es fácil disfrutar de una buena bebida elaborada artesanalmente. Descubriréis grandes perlas que harán que no deseéis volver nunca más a tomar el zumo de cebada convencional. Para no desfallecer, tienen hamburguesas y tapas vegetarianas y veganas que ¡serán tu salvación! Un clásico, si tenemos en cuenta que abrió en el 2011. 

Birra en los barrios

  • Cervecerías artesanas
  • El Raval
Benvinguda sigui l’Ølgod, una cerveseria artesana al cor del Raval que punxa la barbaritat de 30 barrils; el nom no deixa espai per al dubte: Ølgod és un poble danès i significa déu de la birra, i a l’entrada hi veiem runes i un vaixell víking. Es dediquen a la cervesa artesana d’arreu del nord (encara que sempre amb una presència gens testimonial de la producció local). De la cuina se n’encarrega el mateix cap de cuina dels darrers deu anys de la seva anterior encarnació, el Juicy Jones. Això es tradueix en una petita carta de menjar vegetarià, de receptes senzilles però de qualitat, on tot és casolà (fins i tot els nachos). I en un menú de migdia bo i generós, on inclouen tota una pinta de birra artesana, o dues mitges pintes si voleu fer de tastaolletes.
  • Cervecerías artesanas
  • Sants - Montjuïc
Homo Sibaris
Homo Sibaris

Después de probar su primera bitter de la mano de Steve Huxley y formar parte de los inicios de la revolución cervecera con La Cerveteca y Humulus Lupulus, Guillem Laporta volvió al barrio de Sants para iniciar un nuevo proyecto con amigos donde, además de vender su propia cerveza, poder desarrollar sus inquietudes más personales. Imprescindible, y con terraza en la plaza d’Osca. ¿Alguien da más?

Publicidad
  • Cervecerías artesanas

Un proyecto ambicioso: ocupa dos plantas, que han convertido en comedores, y juega con una barra señorial a la entrada -larga y càlida-, que funciona como punto focal de un espacio hecho con materiales nuevos, madera noble y ladrillo antigua a la vista. Dos Ravales confluyen en este marco estético: el Raval portuario, presente en los ladrillos centenarios que ha respetado el arquitecto, y el Raval más turístico, detectable en cualquier rincón del local, ya que la clientela es mayoritariamente extranjera. Entro a ver qué pasa. El Beer'linale me recibe con 30 tiradores de cerveza artesana y una pizarra con todas las variedades detalladas. Me encanta la birra artesana, pero confieso que no sé, no conozco las marcas, no tengo paladar.

Afortunadamente, los camareros del local son atentos, rápidos y saben aconsejar. Me dejan probar el néctar que sale de una bomba de mano y les digo que me llenen el vaso. A mi compañera le ponen una rubia impecable.

Seguramente, los puristas encontrarán lagunas en el catálogo de cervezas, pero para los neófitos, que somos mayoría, los 30 tiradores y las más de 180 referencias en botella nos resultarán más que suficientes. Beer'linale apuesta por el producto europeo -danés, italiano, belga- y por la birra autóctona, y cuenta con un arsenal de tapas y platitos del todo indispensables para que no salgáis arrastrándoos como babosas.

Las bravas de la casa, hundidas en una montaña de salsa picante y alioli, se convierten en el cojín perfecto para una ingesta cervecera casual. Son de guerrilla, golpean duro, pican con rabia. Tampoco esperaba otra cosa: recetas clásicas, populares y muy superiores a la comida por avión que sirven al turista en otros lugares. Algunos dirán que el Beer'Linale es un local para guiris. Pues si todos los locales para guiris fueran de esta calidad y ofrecieran este servicio, Ciutat Vella tendría otra cara.

  • Italiana

Me recibe una pizarra con seis cervezas artesanas, cinco de ellas catalanas. Es el veneno oficial de Il Birrino, un pequeño espacio que desconcierta, porque junto a la lista de birras hay otra pizarra con pasta y entrantes. ¿Cerveza artesana y puttanesca? ¿Dónde tengo que apuntar? De un espacio minúsculo, junto a la barra, sale Emanuele de Angelis: italiano, atento y con una destreza increíble para moverse en la caja de cerillas de la cocina. Ha conseguido que Il Birrino sea un híbrido perfecto de cervecería artesanal y restaurante italiano casero.Te puedes quedar 20 minutos o dos horas, pero volverás. Primero, porque la selección de birras en rotación, aunque corta, es impecable y está adaptada a diferentes paladares. Segundo, porque el lugar es auténtico: decoración reciclada y hervor humano. Y tercero, porque Emanuele es uno de los mejores cocineros que se han cruzado en mi camino. Tiene buena mano con los guisos de la 'nonna' y es un maestro de la pasta: la fabrica delante de las narices del cliente y la prepara con conocimiento de causa (increibles espaguetis con vodka, rematados en las entrañas de un queso parmesano gigante). A Il Birrino sólo se le puede hacer un reproche: te mortificarás por no haberlo descubierto antes.

Publicidad
  • Cervecerías artesanas
  • Gràcia
  • precio 1 de 4

¿Qué tienen, en La Rovira? Para empezar, dieciocho tiradores de cerveza artesana. Es el rasgo distintivo. De los dieciocho, quince son rotativos: se acaba uno, se pone otro distinto. Si no sabes del tema, amablemente Noe, la maestra cervecera o cualquiera de los camareros te cuentan de qué va el tema antes de gastarte los tres euros y medio que cuesta media pinta inglesa (28 cl), te dejan probar un dedo para que no te arrepientas de la elección. Alex, el dueño, me cuenta que tratan la cerveza con mucho cuidado. Además, preparan unos bocadillos planchados deliciosos con nombres de calles de los alrededores –Reig y Bonet, por ejemplo, de pollo, aguacate, cebolla y xipotle, que cuesta 6 €– ponen el Barça, y tienen una máquina de discos preciosa con singles cojonudos

  • Cervecerías artesanas
  • Esquerra de l’Eixample
Mikkeller Bar Barcelona
Mikkeller Bar Barcelona

Os gusta correr y sois fans de la cerveza artesana. Pues os hemos encontrado nuevo templo: el Mikkeller Bar Barcelona. Vienen directos desde Copenhague y, tras la barra, encontraréis hasta 24 tiradores diferentes. El local es acogedor, moderno y 100% escandinavo. Vamos, que es uno de los espacios más 'hygge' de la ciudad. ¿Eing? Es un concepto danés que vendría a ser sinónimo de una tarde de peli y manta en casa, con velas y una infusión en las manos. O una buena birra, claro.

Publicidad
  • Tiendas
  • Sant Martí
La Cervecita
La Cervecita

Una cervecita al día, es el sabio consejo que dan Quim y Angie. Juntos gestionan desde hace más de cinco años este negocio entrañable, que representa la esencia de la birra con una decena de grifos (tres bombas de mano incluidas) y más de 300 botellas. El alma cervecera del Poblenou, donde además de un buen grupo de fieles también se juntan los turistas más exigentes después de un largo día de playa.

  • Cervecerías
  • El Gòtic
Kælderkold
Kælderkold

Detrás de este nombre impronunciable–literalmente ‘cerveza fría del sótano’–, Mads quiere llevar a pie de La Rambla el espíritu de su Dinamarca, patria de firmas preciadas como Mikkeller, Amager y To Øl. Además de 15 grifos donde impera la calidad, este pequeño pero más que aprovechado bar fue pionero en la implantación de una carta de beer cocktails. Salud... o, como dicen allí, skål!

Brew Pubs (directa del fermentador)

  • Cervecerías
  • Sant Antoni
  • precio 2 de 4

El espacio gastronómico de Cerveza Moritz, que antes albergaba su antigua fábrica, es todo un festival de comida y bebida. En el espacio de cervercería, con la barra más larga de la ciudad, podréis tomar cerveza sin pasteurizar, conectada directamente del tirador al tanque de una microcervecería. También podréis degustar una amplísima carta de tapas de todo el mundo, a cargo de Jordi Vilà, en la que la comida alsaciana y la española se dan la mano. Además, tienen un bar de vinos, y un restaurante. En este espacio rehabilitado íntegramente por Jean Nouvel, también puede visitarse la microcervecería, pero sobre todo merece la pena pasearse por allí sin prisa y descubrir los detalles arquitectónicos —muros vegetales, ventanas periscópicas— que hacen de la Fàbrica Moritz uno de los edificios públicos más sorprendentes de la ciudad.

  • El Poble-sec
Le Sec
Le Sec

Con su maquinaria ya a punto, el conocimiento de Anna Cufí y la experiencia de un alquimista como Bernat Diego son el mejor aval de esta bonita ‘micro’ delante mismo del Jazz y la Steve’s Academy. Juegos de palabras al margen, el BrewPub Le Sec es un puntal de la cerveza artesana en Poble-sec.

Publicidad
  • Ciutat Vella
BlackLab Brewhouse & Kitchen
BlackLab Brewhouse & Kitchen

Situación privilegiada y fusión gastronómica (a caballo entre Asia y EUA) parecían los puntos fuertes de este ambicioso proyecto que ya se ha ganado el respeto de la parroquia cervecera. Su IPA Claudia y la APA Cosas Que Pasan serán una de las mejores noticias del verano cervecero. Tiempo al tiempo.

  • La Barceloneta
  • precio 2 de 4
El Vaso de Oro
El Vaso de Oro

Además de todo un referente de las tapas desde hace medio siglo, El Vaso sirve desde 2009 las cervezas Fort, directas de su fábrica de Hospitalet y debidamente refrigeradas. Acompañar uno de sus platos con una flauta debería formar parte del decálogo de cualquier barcelonés. Gran clásico de la buena caña.

Publicidad
  • La Vila Olímpica del Poblenou

En Poblenou desde 2013, Scott y Alan siguen encontrando un sitio en sus ocupadas agendas para compartir su pasión por la craft beer. Esta microcervecería artesanal fabrica cerveza con lúpulo de América. Podéis comprar priva de la buena bono a raudales -dos litros os saldrán  por unos diez euros- y visitar su batería antiaérea, con cata incluida, claro. Estad atentos a su web, donde encontraréis muchas actividades y maridajes, siempre con la birra como centro de interés.

Tiendas

  • Tiendas
Lambicus
Lambicus

Tras la triste pérdida que supuso el cierre de la tienda de La Maison Belge, Henk llenó el vacío en el alma de los enfermos de las levaduras con la apertura de esta bodega con casi 500 referencias y dos grifos para acompañar su oferta de productos típicos. Imprescindible.

Publicidad
  • Tiendas
  • Tiendas gourmet
  • Gràcia

Tal como afirman los entendidos, la verdadera revolución cervecera reside en el homebrewing. Si disponéis de condiciones de refrigeración y el espacio necesarios, aquí encontraréis de todo para hacer birra en casa: kits de 4 litros, mezclas e ingredientes a montones, accesorios, cursos… ¡y que tiemble Mikkeller!

  • Tiendas
  • Sant Andreu de Palomar
La Flor de Llúpol
La Flor de Llúpol

En el corazón de Sant Andreu, podéis disfrutar de esta bodega con más de 200 referencias, cuatro grifos y una agenda llena con sus experiencias, que incluyen monográficos de birras británicas y alemanas y una sesión de maridaje con quesos asturianos.

Recomendado
    Más de comidas icónicas
      También te gustará
      También te gustará
      Publicidad