20 cosas para hacer en Madrid

Restaurantes, museos, fiestas, tiendas… Los mejores planes para descubrir Madrid

0

Comentarios

comments.add +
Ayuntamiento de Madrid

Ayuntamiento de Madrid

Visitar una ciudad tan grande como Madrid y no perderse nada no es tarea fácil. Desde los grandes museos hasta los bares y restaurantes más típicos, cada rincón de la ciudad esconde un lugar interesante tanto para los turistas como para los madrileños. Aquí tienes 20 ideas geniales que no puedes dejar de hacer si vienes a Madrid (¡y si vives tampoco!).

1. Pasea por la Gran Vía


Desde el famoso edificio Metrópolis hasta la Plaza de España, es la principal arteria turística de la ciudad. Tiendas, bares e incluso un casino se agolpan en esta ancha calle de más de un kilómetro de longitud. Empezando el recorrido por el ya mencionado edificio de impresionante cúpula coronado por una gran estatua de bronce, el siguiente gran emblema lo encontramos en Gran Vía 1, sede de la joyería Grassy desde 1952. Más adelante, el Hotel de las Letras merece también una visita en su interior, antes de maravillarte con el escaparate de la tienda Loewe o parar a tomar algo en el mítico Museo Chicote.

El impresionante edificio de Telefónica inaugura el siguiente tramo, donde las tiendas de moda compiten por atraer a los clientes más variados, algunas de ellas situadas en antiguos cines que ya han cerrado sus puertas. Todavía aguantan el Palacio de la Prensa y las salas Capitol y Callao, en la plaza que divide esta famosa calle. Desde aquí hasta la Plaza de España teatros como el Lope de Vega o el Compac renuevan cada temporada su cartelera con importantes obras. La Gran Vía muere entre la Torre de Madrid y el Edificio España, frente al Monumento a Miguel de Cervantes que se sitúa en el centro de la conocida plaza.

2. Visita grandes museos y pequeñas galerías

Museo Reina Sofía

Museo Reina Sofía


Dejarse llevar por el conocido como el Triángulo del Arte madrileño es obligatorio en cualquier visita a la ciudad. El Museo del Prado, el Reina Sofía y el Thyssen-Bornemisza son los tres vértices de este triángulo situado en pleno paseo del Prado, pero no son las únicas muestras de arte que encontrarás en la zona: el CaixaForum de Madrid y su jardín vertical son también dignos de admiración.

Sin embargo, no es necesario recorrer los pasillos de las grandes pinacotecas de la ciudad para comprobar que Madrid lleva el arte en sus calles. Pequeñas galerías como la Ivorypress de Elena Ochoa, arte urbano de la mano de artistas como Suso33 y colectivos como BoaMistura, y exposiciones temporales de jóvenes pintores en bares y restaurantes completan el panorama cultural madrileño.

3. Contempla las mejores vistas de la ciudad

Círculo de Bellas Artes

Círculo de Bellas Artes


El skyline de Madrid es uno de los más bellos de España. Y si hay un sitio perfecto para disfrutarlo es desde la azotea del Círculo de Bellas Artes. Situado en la calle Alcalá, desde esta inmensa terraza se observa toda la ciudad, sus grandes avenidas, sus famosos monumentos, espacios verdes e incluso las Cuatro Torres, los grandes rascacielos de la capital. Además, es el lugar perfecto para tomarte una copa mientras contemplas la puesta de sol.

Pero no es la única terraza en las alturas desde donde disfrutar de unas vistas increíbles. En el Gau&Café, en pleno barrio de Lavapiés, se puede cenar mientras se admiran las corralas típicas madrileñas o las ruinas de un edificio del siglo XVIII. Si se busca algo más céntrico, el Hotel de las Letras o el Urban, este último con piscina, se encuentran a un corto paseo de la Puerta del Sol. El Mirador de la Basílica de San Francisco el Grande o el que se sitúa detrás del Templo de Debod ofrecen la cara menos conocida de la capital, mientras que si lo que se busca es observar la ciudad a vista de pájaro lo mejor es recurrir al Teleférico de la Casa de Campo.

4. Vete de cañas


Irse de cañas (o de vinos o de refrescos) es uno de los pasatiempos favoritos de los madrileños. Y más aún cuando llega el buen tiempo y las calles se llenan de terrazas. Entre las zonas predilectas, destaca especialmente La Latina y su famosa Plaza de la Cebada. Punto de encuentro sobre todo entre los jóvenes, los fines de semana es prácticamente imposible caminar calles como la Cava Baja o la Cava Alta, donde se concentran la mayoría de los bares y restaurantes.

Otras zonas recomendables para salir a tomar algo son Malasaña, donde se mezclan los bares modernos de decoración vintage con las tabernas castizas de toda la vida; Alonso Martínez, más próximo a una de las zonas adineradas de la capital; Tribunal, con locales abiertos hasta altas horas de la madrugada; Moncloa, el lugar favorito de los universitarios y Chueca, donde encontrarás el mejor ambiente gay de la ciudad.

5. Recorre los parques de la ciudad

El Retiro

El Retiro


En contra de lo que muchos creen, Madrid es una ciudad con una gran cantidad de espacios verdes. El mayor de ellos es la Casa de Campo, con una superficie de 1.722 hectáreas, cinco veces más grande que el Central Park de Nueva York. En su interior hay un gran lago que se puede recorrer en pequeñas barcas y donde practican las escuelas de piragüismo para sus competiciones. Además, alberga un parque de atracciones, el zoo de Madrid, un albergue, instalaciones deportivas y varios pabellones y recintos para conciertos y eventos como el Madrid Arena.

De dimensiones más reducidas pero más céntrico está El Retiro, con un estanque, paseos arbolados, fuentes, monumentos destacables como el de Alfonso XII o la estatua del Ángel Caído, e incluso una zona de títeres. Es frecuente ver a gente corriendo, patinando o paseando a sus mascotas también por Madrid Río, el verde paseo resultante del soterramiento de la carretera de circunvalación M-30. Los Jardines de Sabatini, junto al Palacio Real, están algo más escondidos, pero merece la pena visitarlos.

6. El Paseo de la Castellana, de arriba abajo

Las Cuatro Torres

Las Cuatro Torres


Es el eje que atraviesa la ciudad de norte a sur, junto con el Paseo del Prado y el de Recoletos. En sus alrededores se ubican los focos financieros de Madrid, exclusivas tiendas y hoteles e incluso el estadio más visitado de España, el Santiago Bernabéu, sede del Real Madrid.

El Museo de Ciencias Naturales, la zona de Nuevos Ministerios, las Torres Kio y Plaza de Castilla con su enorme obelisco son solo algunos de los puntos de interés que alberga este interminable paseo. En el extremo norte se encuentran la Torre Bankia, la Torre PwC, la Torre Espacio y la Torre de Cristal, formando el conocido complejo económico de las Cuatro Torres.

7. Lugares de interés imprescindibles

Cibeles

Cibeles


Vengas para tres días o para tres semanas, tienes que visitar al menos tres lugares imprescindibles antes de marcharte. El primero de ellos es la Plaza Mayor, donde tomarse un caro ‘relaxing cup of café con leche’, contemplar la estatua ecuestre de Felipe III que se sitúa en su centro y observar el ir y venir de grupos de turistas que se acercan a pedir información al Centro de Turismo del Ayuntamiento.

Con canción propia y todo, la Puerta de Alcalá es otra de las visitas obligadas. Situada en Plaza de la Independencia, junto al Retiro, esta antigua puerta de acceso a Madrid de estilo neoclásico muestra todo su esplendor al anochecer, cuando sus arcos son iluminados. Tampoco dejéis de acercaros al Palacio Real, junto a la Catedral de la Almudena, residencia oficial de la realeza española, aunque actualmente habitan en la Zarzuela. Quizá los más aficionados al fútbol querrán contemplar la Plaza de Cibeles, donde los madridistas celebran los triunfos de su equipo, o la de Neptuno, territorio de los seguidores del Atlético de Madrid.

8. De compras en el Rastro


Cada domingo se instalan en la calle Ribera de Curtidores, en pleno barrio de Embajadores, decenas de puestos ambulantes donde comprar desde ropa de segunda mano, vinilos, bisutería y casi cualquier objeto que puedas imaginar. Es el Rastro, el mercadillo más famoso y antiguo de Madrid, muy visitado por madrileños y turistas.

Es recomendable acudir a primera hora de la mañana, ya que a partir del mediodía es la calle se convierte en una riada de gente que intenta abrirse paso entre los gritos de los vendedores con las mejores ofertas y los barquilleros que intentan vender el clásico dulce. Numerosos bares han aprovechado el tirón de este mercado y han abierto sus puertas en los alrededores. No te olvides de visitar también las tiendas de antigüedades de los laterales de la calle.

9. Disfruta de un musical

El Rey León

El Rey León ©Nacho Arias


En su día, la Gran Vía recibió el sobrenombre de ‘Broadway madrileño’ por la cantidad de cines y teatros abiertos que se sucedían a lo largo de la calle. A pesar del cierre de muchas salas, desde Callao hasta Plaza de España aún se conserva ese ambiente cultural, con largas colas en las taquillas, el público impaciente y las alfombras rojas pisoteadas por la multitud. El Teatro Compac Gran Vía es uno de los más antiguos de la ciudad, abrió sus puertas en 1944, y en su escenario se han representado desde espectáculos de danza hasta musicales como el de ‘Marta tiene un marcapasos’ de Hombres G.

El Teatro Lope de Vega ha acogido los mejores y más exitosos musicales que han pasado por Madrid como ‘El Rey León’, ‘El fantasma de la ópera’, ‘Mamma Mia!’, ‘Jesuscristo Superstar’ o ‘Los miserables’, mientras que el Rialto mantuvo durante casi cuatro años en cartel ‘Hoy no me puedo levantar’, basado en las canciones de Mecano. Al final de la Gran Vía se sitúa el Teatro Coliseum, construido en 1932 como un cine por su escenario han pasado obras como ‘Cats’, ‘My fair lady’, ‘Fiebre del sábado noche’ y ‘Chicago’, entre muchas otras.

10. El chocolate con churros de San Ginés


Hace más de cien años abría sus puertas una chocolatería en un callejón escondido entre la Puerta del Sol y la plaza de Ópera. Hoy en día es la churrería más famosa de Madrid, punto de reunión de los noctámbulos que regresan a casa tras una larga fiesta.

Con una decoración castiza, las tazas de chocolate caliente, las porras, los churros y los vasos de agua para calmar la sed con tanto dulce, suben y bajan las escaleras que dan a una pequeña gruta en las bandejas de los camareros. Ellos mismos elaboran los churros, con una receta que llevan utilizando desde 1894. El chocolate también se prepara en el momento puede mezclarse con alguno de los licores que ofrecen para darle un gusto original y diferente a la bebida.

11. Hazte una foto con el Oso y el Madroño


El símbolo de Madrid por excelencia y el punto de encuentro para turistas perdidos y amigos que quedan para salir de fiesta. Esta escultura, de 4 metros de altura y unas 20 toneladas de peso, se encuentra en la Puerta del Sol, la zona más céntrica de Madrid y el kilómetro cero de todas las carreteras de España.

El oso y el madroño, que aparecen también en el escudo de la capital, están tallados en bronce y siempre tienen grupos de curiosos haciéndose fotos a su alrededor. Actualmente se sitúan en la desembocadura de la calle Alcalá y la Carrera de San Jerónimo, aunque durante años estuvo colocada frente a la calle del Carmen.

12. Disfruta de una buena fiesta


Cuna de la Movida madrileña, las calles de Malasaña son un hervidero los fines de semana por la noche. Bares como El Penta, La Vía Láctea o Tupperware siguen llenándose de jóvenes en busca de fiesta cada sábado de madrugada. Merece la pena callejear por este singular barrio y descubrir locales únicos que han abierto en los últimos años.

Si eres más de clubs y discotecas, también tienes mucho donde elegir. Una de las más conocidas es Kapital, con siete plantas y especializada en música house, dance y funky sobre todo. Para bailar los temas más comerciales del momento combinados con actuaciones en directo, tendrás que acudir a Shôko. Y si prefieres algo más independiente, pregunta por la sala Barco o el Ocho y Medio, seguro que no te defraudarán.

13. De compras por Madrid

Mercado de Fuencarral

Mercado de Fuencarral


No importa el presupuesto que tengas, en Madrid encontrarás tiendas para todos los bolsillos. Si vienes en busca de marcas exclusivas, la calle Serrano, conocida como la Milla de Oro, alberga las boutiques de Prada, Loewe, Armani, Roberto Verino y Adolfo Domínguez, entre muchas otras. Si te gustan estos diseñadores pero no quieres gastarte una fortuna, al norte de la ciudad se encuentra Las Rozas Village, un outlet especializado en todas estas marcas.

Para bolsillos más ajustados, en la calle Fuencarral encontrarán lo que buscan. La principal vía de compras del centro, las tiendas de marcas caras se entremezclan con otras de bisutería o cosmética baratas. No te olvides de visitar el Mercado situado hacia la mitad de la calle, lugar habitual de compras de hipsters y modernos. Si no tienes demasiado tiempo, acércate a la calle Preciados, junto a la Puerta del Sol, donde encontrarás todo tipo de tiendas.

14. Prueba el cocido y los bocadillos de calamares


Tan importante como conocer la cultura y el arte de una ciudad es disfrutar de su gastronomía típica. En Madrid hay dos platos estrella por excelencia. El primero de ellos es el cocido y sus mil maneras diferentes de prepararlo. Tanto es la admiración que se tiene por este guiso que cada año se organizan diferentes rutas para degustar los mejores de la provincia. Entre los mejores cocidos de Madrid destacan el que preparan en Lhardy, uno de los más antiguos de Madrid, el de La Bola Taberna, donde llegan a servir un centenar al día, y el Malacatín, una típica taberna madrileña en La Latina.

Para comer el mejor bocadillo de calamares, te aconsejamos que pruebes el de la cafetería El Brillante, situada frente la estación de Atocha. Con limón o mayonesa, puedes pedirlos a tu gusto. Además, las calles que rodean la Plaza Mayor están llenas de bares castizos, como el Postas o el Ideal, donde te servirán también buenos bocatas de jugosos calamares rebozados.

15. Asiste a un buen concierto


La ciudad está llena de grandes locales y pequeñas salas por donde han pasado grandes artistas nacionales e internacionales. Si te gusta el jazz, tienes una cita obligada en el castizo Café Central, donde hay actuaciones todas las noches. Para escuchar rock y funky busca La Boca del Lobo, todos sus conciertos son de entrada libre. La Coquette es el lugar de reunión para los amantes del blues, Búho Real para quienes disfrutan de la música en acústico y la canción de autor, y Gruta 77 es el predilecto entre los fans del rock ‘n roll.

Los grandes conciertos tienen lugar en el Palacio de los Deportes, en pleno centro de Madrid, La Riviera, situada junto al río Manzanares y con una capacidad algo menor, y el Palacio Vistalegre, el más apartado de todos. Estos son solo algunos ejemplos de la ferviente actividad musical que alberga Madrid, que cuenta hasta con un gran festival, el Dcode.

16. Descubre el mejor ambiente gay


Hablar de ambiente gay en Madrid es hablar del barrio de Chueca. Bares, tiendas, discotecas, agencias de viajes, librerías y todo tipo de comercios se enfocan en su mayoría al público homosexual que vive en la zona y para los curiosos y visitantes de la ciudad. El centro de este barrio es la Plaza de Chueca, donde se encuentra la salida del metro homónima y habitual lugar de reunión, especialmente en verano cuando las terrazas ocupan toda la plaza. Entre los clubs más conocidos se encuentran el Black & White, Delirio, Why Not, Truco y Fulanita de Tal.

Pero sin duda la celebración más famosa de esta zona son las fiestas del Orgullo Gay, que se celebran a finales de junio o principios de julio. Las calles se llenan de gente que beben minis de cerveza o calimocho, hay un gran desfile de carrozas que recorre la Gran Vía y durante unos días la fiesta no descansa en el barrio.

17. Haz turismo por los alrededores

San Lorenzo del Escorial

San Lorenzo del Escorial


Si vienes con tiempo de sobra, los alrededores de la ciudad esconden muchas maravillas. Pasear por los jardines de La Granja de San Ildefonso, un palacio real utilizado antiguamente como residencia de verano de los monarcas españoles, es una experiencia única. Así como visitar el inmenso Monasterio de San Lorenzo del Escorial, a unos 45 kilómetros del centro.

Famosos son también los jardines de Aranjuez, situados junto a otro palacio real y que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Y si quieres disfrutar de buena gastronomía tradicional, no dejes de visitar Chinchón y su antigua plaza mayor.

18. Disfruta de la nieve en invierno…

Navacerrada

Navacerrada


A pesar de que Madrid no es un destino habitual para los esquiadores, la sierra que rodea la ciudad tiene buenas laderas sobre las que deslizarse en invierno. Valdesquí es la estación más conocida, con 27 pistas (3 rojas, 15 azules, 9 verdes), 15 remontes, 9 cañones de nieve y 6 telesquís, además de varias cafeterías y zonas de descanso.

Más habitual para las familias madrileñas es ir a pasar el día al Puerto de Navacerrada, donde los niños pueden alquilar pequeños trineos para lanzarse por cuestas no muy empinadas. Con los primeros copos, el aparcamiento más cercano al puerto se llena y los atascos son monumentales. Si el tiempo no acompaña, siempre podrás probar las pistas de nieve cubiertas Snowzone, situadas en el centro comercial Xanadú y que están abiertas todo el año.

19…Y de los almendros en flor en primavera


Existe un parque en Madrid, desconocido incluso para muchos madrileños, donde los almendros florecen cada primavera. Es lugar es la Quinta de Los Molinos, en el barrio de El Salvador. Sus 21,5 hectáreas albergan una gran cantidad de especies, como olivos, pinos y eucaliptos, además de varias fuentes y un lago.

Pero las verdaderas protagonistas son las flores blancas y rosadas de los almendros, que desprenden además un olor embriagador. Este jardín era propiedad del Conde de Torre Arias, pero en 1920 pasó formar parte del patrimonio de César Cort Botí, un ingeniero y arquitecto. Desde 1997 está considerado como Parque Histórico y los fines de semana se llena de familias con niños que juegan a la pelota, parejas de todas las edades y grupos de amigos que no paran de hacer fotos a los coloridos árboles con sus móviles.

20. Pásalo en grande en las fiestas populares

San Isidro

San Isidro


El verano es la mejor época para disfrutar de Madrid en todo su esplendor. ¿Por qué? Porque es la época en la que se celebran la mayoría de las fiestas populares. Un poco antes, en primavera, tienen lugar las celebraciones del Día de la Comunidad, el 2 de mayo, y las de San Isidro, patrón de Madrid al que se le rinde homenaje con conciertos al aire libre, puestos ambulantes de comida y bebida y pasando el día en la tradicional pradera que lleva el nombre del santo.

A partir de ese momento, las fiestas populares se suceden en Madrid y prácticamente cada fin de semana los habitantes de la ciudad se echan a las calles a disfrutar de los festejos de la ciudad. En julio, son especialmente importantes las de la Virgen del Carmen, que tienen lugar a mediados de mes, y en agosto la Verbena de la Paloma es una de las más populares y tiene lugar en el barrio de La Latina.


Otros usuarios dicen

0 comments

Síguenos

Spotify

Subscríbete al Spotify de Time Out Madrid y disfrutarás de nuestras canciones favoritas y listas temásticas