Casa Mortero
Casa Mortero

Alrededor de la Puerta del Sol y Plaza Mayor: mejores restaurantes, tapas y azoteas

Una selección con direcciones históricas y aperturas recientes, secretos por descubrir. Desde sitios refinados a locales baratos

Gorka Elorrieta
Publicidad

El centro de Madrid es un campo de minas y de bocatas de calamares. Hay muchos locales que buscan cazar al turista con paellas (y otros platos) de dudosa calidad. Por eso, aquí venimos con el filtro para daros las mejores pistas para comer y beber cerca de la Puerta del Sol, la Plaza Mayor o el Congreso de los Diputados. 

Os dejamos restaurantes para todos los bolsillos y bares, muchos bares del centro de Madrid. El que se quiere gastar 100 euros y el que quiere comer un pincho de tortilla o un taco mexicano baratísimo, para el que quiere un lugar íntimo, semi escondido dentro de un hotel, y para el que busca hacerse uno con el bullicio de estas calles del centro de Madrid. Hay desde lugares históricos a los últimos locales de moda en la nueva Milla de Oro de la capital.

RECOMENDADO: Nuestro top 50 de restaurantes en Madrid

Restaurantes de siempre, curiosos, recientes y tabernas para no fallar

  • Comer

En un local muy cerca del metro de Ópera, a un paso de la transitada plaza de Callao, hay un nuevo restaurante que lleva semanas en el radar de la comunidad vegana. Y no solo de ellos. También de los que buscan algo distinto y rico en una zona con muchos agujeros negros. Aquí a los platos 100% plant based se ha sumado una coctelería de primer nivel porque detrás de este proyecto está la gente de La Tuerta Funky Castizo, taberna-coctelería más que recomendable en Lavapiés. Pero esto es La Huerta Funky Castizo. Una taberna para comer bien en mitad del bullicio de la zona. Apuntad la dirección (Conchas, 8) para cuando tanto la Plaza Mayor como la Puerta del Sol sean un hervidero de gente y no sepáis dónde refugiaros de la marabunta. Abren todos los días de la semana. Dede las 12.00h hasta las 2.00h (viernes y sábado hasta las 2.30 horas).

  • Comer

Entre tabernas centenarias, turistas y kilos y kilos de bocatas de calamares, uno de los privilegiados esquinazos de la Plaza Mayor atesora un plato que es el hit castizo de la zona. No hay cliente que no lo pida. O casi. La segunda generación al frente de esta taberna-restaurante prepara raciones emblemáticas, de las croquetas de jamón ibérico a unos callos a la madrileña, para entregarse al tapeo más tradicional pero su plato superventas es otro. Jaime García acaba de coger las riendas de este local familiar con dos décadas de historia (ubicado en un edificio de 1818) y sabe bien que lo que funciona es mejor no tocarlo. Él lo ha refinado manteniendo el espíritu de casa de comidas de toda la vida, de las cosas hechas con cariño y tiempo. Y en la reconocible carta de Jacinta (Plaza Mayor, 4) brilla, por encima de las albóndigas caseras y la lubina a la bilbaína, su rabo de toro. Lo hacen a diario. Y no cierran ningún día de la semana. Ya estáis tardando.  

Publicidad

3. The Omar

Con este concepto gastronómico se estrenó la Familia La Ancha (con Nino Redruello y Patxi Zumarraga al frente) dentro del fabuloso Hotel Thompson Madrid (luego vino la coctelería y piano bar Hijos de Tomás y en 2024 llegará el restaurante de la azotea). Hechuras de local europeo, entre lo escandinavo y el Londres más trendy. Un espacio donde se mezcla el comedor con la panadería, abierto desde el desayuno (con una espléndida repostería) a la cena. El delicioso aroma que sale del obrador se distribuye por las mesas de este encantador bistró. Aquí las masas comparte protagonismo con la parrilla y el producto de temporada. Una cocina disfrutona, alegre que tiende a la libertad, que no se encorseta, que tan pronto sirve un bocata de oreja brava como un arroz ahumado de pollo Lumagorri o una merluza frita con salsa verde y wasabi. 

  • Taberna
  • Sol
  • precio 2 de 4

Crece la familia de Pez Tortilla con la apertura de este tercer local, tras triunfar en dos barrios tan carismáticos como Malasaña y La Latina. Le llega el turno a la zona de Sol. Su espléndido catálogo de tortillas poco cuajadas (de combinaciones inéditas: brie, trufa y jamón o parmesano, albahaca y tomate seco o Morcilla de Burgos con pimiento caramelizado) estará ahora más a mano para los turistas que nos visitan. "Teníamos muchas ganas de esta zona y, tras meses buscando el local perfecto, nos decidimos por este. Queremos revolucionar el mundo de las tortillas y los bares y nos faltaba esta zona", han confirmado Dani, Sergio, Adry y Javi, socios de este exitoso proyecto. 

Publicidad
  • China

La alta cocina cantonesa tiene su mejor representante en pleno centro de Madrid. Otro restaurante, el más ambicioso hasta la fecha, que comandan los hermanos María Li y Felipe Bao (responsables de China Crown en el barrio de Salamanca o los populares locales de Shanghai Mama, entre otros). Ella al frente de todos los detalles (del fabuloso interiorismo que ha realizado Jean Porsche al personal de sala o la selección de la vajilla) y él en una cocina a medida. "Pensamos en platos que un día nombramos y creímos que no haríamos jamás. Aquí no hacemos trampas, buscamos siempre el sabor natural de cada ingrediente, en cada plato. Si una reducción necesita cinco horas, son cinco, ni más ni menos".

  • Sol
  • precio 3 de 4

Este emblemático restaurante que abrió en 1839 tiene el crédito de haber introducido la alta cocina francesa en Madrid. Su fundador Emile Lhardy se dice fue persuadido por el mismísimo Prosper Mérimée, autor de Carmen, que le dijo que no había ni un restaurante decente en Madrid. Hoy en día está reconocido tanto por su historia y su decoración belle-époque así como por su (cara) comida. El menú es tan afrancesado como siempre pero tiene un muy refinado cocido, buena caza y callos, junto con una excelente (aunque también cara) lista de vinos.

Publicidad
  • Francesa
  • Centro
  • precio 4 de 4

Nada igual por estos lares. El sueño hecho realidad de García Marinelli lo hilvana con elegancia, criterio y rigor Stephane del Río. Sobre la excelsa partitura que ofrece la cocina francesa –estos meses transitan por sabores provenzales–, sus interpretaciones del onglet o la mítica bullabesa dejan poso. Cuando reinen las aves en su despensa, saldréis cantando La marsellesa abráis o no una botella de champán. Imprescindible la sección dulce.

8. Qú

A pie de calle, bajo el techo del JW Marriott Hotel, se ha instalado este otro proyecto de los hermanos Sandoval (Coque). El restaurante ofrece tanto un menú degustación como una carta que incluye platos individuales y para compartir. No falta su legendario cochinillo lacado, un plato histórico en su trayectoria al que se suman nuevas creaciones con verduras y hortalizas de su propio huerto en El Jaral de la Mira, recetas clásicas como un espectacular solomillo Wellington o un jarrete de ternera asado a baja temperatura. Y, en distintos momentos de la propuesta (incluidos los postres), aparecen los escabeches. Todo regado con una bodega con más de 200 referencias. y siempre se puede terminar con un cóctel de autor en la mesa o la zona de barra del majestuoso lobby del hotel.

Publicidad

9. Araldo

Su pizza veronesa lleva en la capital desde 2018 conquistando clientes en el barrio de las Letras pero Sonia y Vittorio recientemente abrieron un segundo local en Madrid aún más céntrico (Los Madrazo, 5). Calidad y autenticidad es la verdadera materia prima con la que trabajan. Y por eso la revista 50 Top Pizza les ha posicionado entre las mejores pizzerías de Europa (fuera de Italia, claro).

  • Española
  • precio 2 de 4

"Unas patatas a la importancia o unas pochas guisadas son eso y nada más". Es cierto que no hay aderezos inanes, que solo se visten estilosos para la foto, pero Pedro Gallego posee una mano magistral para elevar lo sencillo, pulir lo de siempre y sacar la onomatopeya elogiosa del cliente. Los giros son leves, el plato camina por la línea humilde que lo hizo símbolo de nuestro recetario pero "compramos lo mejor dentro de nuestro concepto y del ticket medio que queremos mantener". Abrieron hace un mes y el boca a boca ya empieza a llenar las mesas de su férreo proyecto personal, un todo meditadamente integrado donde interiorismo, cocina y servicio comparten lenguaje, confluyen en la misma dirección. Para ir muchas veces.

Publicidad
  • Madrid

 

Fastuosas vistas y un ambiente relajado, diseñado por el prestigioso estudio sueco Martin Brudnizki, para una comida que equilibra la sofisticación con una informalidad alejada de la alta gastronomía. No faltarán su legendario tomate nitro con gazpacho verde y tartar de quisquillas, el pollo picantón de corral relleno de foie gras y trufa ni el tartar de zanahoria con caviar de AOVE y pipas de girasol pero también encontraremos bocados y elaboraciones más sencillas como el arroz cremoso de verduras de temporada o el O-Toro de Barbate aliñado con aceite de oliva y soja blanca.

  • Austrias

Dani y Sophie han creado un rincón ideal para hacer una parada (terraza incluida en la recogida plaza del Biombo) si andas de turismo por el Madrid de los Austrias. Si eres vecino del barrio, será tu segunda casa. A un paso del Palacio Real esta pareja abrió hace ya unas semanas Four. Se llama así por las cuatro patas que sostienen el negocio: café de especialidad, efímeros pop-ups enogastronómicos, un pequeño colmado y talleres. Casero y artesano. Propio (mermeladas, chutneys...) o de pequeño productor (el café es de gente que tuesta en Madrid, el brioche se lo trae Panadarío, el queso es seleccionado por QAVA). Dulce y salado. Casi todo lo que se incluye en el plato se prepara en su cocina, de donde salen apetecibles y coloridas recetas internacionales. Los jueves es el día de la pasta y las noches de viernes y sábado sirven una carta tan efímera como especial para compartir y regar con vinos naturales. Y próximamente en estos pop-ups nocturnos traerán a chefs invitados para subir la apuesta. Estad atentos a su Instagram.

Publicidad
  • Española
  • Sol
  • precio 2 de 4

Aquí se viene a refrendar lo ya acreditado por muchos (que Askua es una dirección ineludible en Valencia), lo intuido por nosotros (que esta aventura capitalina hace honor a su linaje y tiene recorrido) y, precisamente por eso, a disfrutar de su oportuna personalidad, a celebrar el aterrizaje de los hermanos Gadea, Nacho (sala) y Jorge (cocina), en la ciudad. Pareja joven, sobrada de entusiasmo y ganas de empatizar. Si les gusta comer muy bien, si no les importa que no haya manteles y que las servilletas sean de papel… cojan el teléfono. Llamen. No sigan leyendo. No preguntan. Su proyecto se cimenta en una confianza absoluta en su producto y proveedores, en sus aptitudes para el oficio, en el experimentado y heredado 'know how'.

Inclán Brutal Bar se encuentra en el barrio de las Letras, próximo a la popular plaza de Santa Ana, aunque su interior y su propuesta poco tengan que ver con el tipo de restaurante que suele encontrarse en la zona. Premiado en FIBAR 2021 como la Mejor Coctelería de Restaurante de España, el local lleva abierto desde 2018 y lo cierto es que su fama se debe no solo al despliegue de fantasía e imaginación, también a la buena relación calidad precio de sus platos y tragos. Su originalidad proviene de una mezcla entre el interiorismo y la propuesta culinaria, su forma de servicio, las vajillas y vasos empleados para la degustación… cada detalle suma para que el cliente se encuentre rodeado, en todo momento, de una alta dosis de fantasía.

Publicidad
  • Mexicana
  • Sol
  • precio 1 de 4

Si os gustan los tacos, tenéis que venir sí o sí a comer a este pequeño restaurante y bar situado a pocos pasos de la Gran Vía. Como habréis adivinado, su especialidad son los tacos preparados según la receta milenaria ‘al pastor’, es decir, apilando la carne sobre un hierro giratorio frente a un fuego para que se vayan cocinando lentamente. Además de poder probar los sabores más auténticos de México, saldréis de aquí con la cartera casi llena ya que los precios son súper asequibles (tacos a un euro, quesadillas a 2,50 €, alambres a seis, etc.) No faltan tampoco las micheladas, los tequilas y las cervezas mexicanas.

  • Japonesa
  • Centro
  • precio 3 de 4

Un segoviano, un cordobés y un madrileño… No es el inicio de ningún chiste pero así podría empezar el muy sensato y vibrante desfile de nigiris que anima esta casa. Juan Alcaide prepara el usuzukuri con pescado del día (gallego, sostenible y sacrificado con la técnica ike jime), mientras Pablo Álvaro escoge el arroz (elaboran dos distintos) para la vieira. Ambos comparten dividendos, tatuador y pasión por el champán (su bodega es para caerse de espaldas) pero desde el principio se han ido repartiendo tareas hasta consolidar una fusión de la que son herederos pero que les pertenece ya, igual que todo elogio, por derecho propio. Sin embargo, los dos darumas pintados en el mural siguen tuertos... evidenciando que aún no han alcanzado su meta.

Publicidad
  • Española

Producto de mercado y de la huerta zamorana de su localidad natal (Sesnández) en un claro homenaje del chef Beltrán Alonso, que ha trabajado con nombres tan destacados como Alberto Chicote, Fernando Pérez Arellano o Sergi Arola, a la tradición de la casa. Porque esta casa (pertenece a la misma familia desde 1965) ya estaba aquí, a un paso de la plaza Mayor, pero la nueva generación le da impreso nuevos aires. Esta taberna del siglo XXI sigue apostando por un espacio de barra como su mejor carta de presentación

  • Bares de tapas
  • Sol
  • precio 2 de 4
Casa Labra
Casa Labra

Famoso por ser el lugar de nacimiento del Partido Socialista Español en 1879 este legendario bar con sus frontales de madera  merece la pena ser visitado no solo  por su historia sino también para probar su especialidad: las croquetas y tajadas de bacalao rebozado. Una de esas direcciones muy a tener en cuenta, pero ojo, porque siempre está hasta arriba y puede que te toque comerte el bacalao en plena calle y con las manos. Y te encantará.  

Publicidad
  • Española

Tres grandes nombres de la restauración con marcado acento mediterráneo han unido fuerzas para configurar este espléndido proyecto gastronómico dentro del hotel Ocean Drive Madrid. Además del talento y el elogio que han recibido sus propias casas, es la búsqueda de la excelencia lo que comparten Carlos Bosch (Manero) y los chefs Rafa Zafra (Estimar) y Luis Rodríguez (Casa Elías). Los protagonistas de sus cocinas son también los imprescindibles de Mar mía, que además de restaurante, suma una barra para un tapeo de altura, otra para entregarse a la coctelería (y el afterwork) y una azotea para disfrutar de unas privilegiadas vistas del centro de Madrid. 

  • Española
  • La Latina
  • precio 3 de 4

El restaurante más antiguo del mundo (con un certificado firmado por Norris McWhirter para probarlo) sigue estando a la altura después de casi 300 años.  A pesar de ser muy  popular entre los turistas, sus grietas y recovecos suman creando un magnífico comedor, a pesar de que a veces no quepa un alfiler. Famoso por sus asados, destacamos su cochinillo. Aunque el cordero y las almejas Botín también son excelentes. Y sí, Hemingway estuvo aquí.

Publicidad
  • Cocina creativa

Un concepto muy sólido, un diseño brillante, bodega generosa y sugerente y esas presentaciones de un cromatismo robaplanos siguen siendo sus señas de identidad. Toda buena comanda tiene que incluir algún icono de la casa (chuletón cenital o rolex), un par de nuevas creaciones (como el lagarto de boquerón y berenjena o la flor de alcachofa con o sin caviar) y el fuera de carta que tengan según la temporada. Incontestable planazo para dos.

Azoteas escondidas, bares y coctelerías en pleno centro

  • Coctelerías

Una coctelería nueva no es novedad en Madrid. Lo diferente de Fat Cats es que no es un bar pensado bajo el plan: toma tu cóctel y corre. Aunque su storytelling, como así lo identifica el logo, gire en torno al robo. La idea es recrear la leyenda de una pareja de ladrones, Peter Salerno y Dominick Latella, que a finales de los años sesenta y principios de los setenta afanaban en las casas ricas americanas mientras los dueños cenaban. No, esta coctelería que está dando sus primeros pasos en el barrio de Las Letras –el más coctelero de la ciudad– invita a tomarse más de un trago y a dejarse llevar por su atmósfera de club nocturno. Si te pillan dentro con las manos en la copa es que eres de los nuestros.

 

  • Beber

Acaba de estrenarse y será un imán para todo el que ande paseando o "turisteando" por el centro de Madrid, un desahogo después de tanto bullicio, un relajado y asequible oasis en mitad del asfalto y con vistas al legendario neón de Tío Pepe y al famoso reloj de cada Nochevieja. Se llama Nota Alta, es un espacio bastante grande (perfecto para estar cómodo) y se esconde en uno de los nuevos hoteles que han abierto recientemente en la capital, UMusic Hotel (Paz, 11).

Publicidad
  • Bares de tapas
  • Barrio de las Letras
  • precio 1 de 4

Habrá quien beba por primera vez una media combinación, clásico casi olvidado a la hora del aperitivo, y quien recupere el sabor de un Ramos Gin Fizz pasada la medianoche. Diego Cabrera se sirve de las historias grabadas en el artesonado, la barra de zinc y los azulejos centenarios del local para erigirse en el más avezado heredero de esa elegancia sin tiempo.

  • Coctelerías

Atravesada ya la puerta del Four Seasons (porque Dani Brasserie tiene entrada propia), además de los atractivos culinarios que ofrece el espléndido hall, se encuentra esta seductora propuesta donde todo gira alrededor de una coctelería de marcada inspiración asiática. Todo incluido la breve carta (bocados fusión como los nigiris de salmón acevichado, el rollo de gamba roja picante o el bao de chipirones en su tinta y alioli de ajo asado dorado que vienen de la mano de Joheny Setjo exStreetXO) para acompañar cada trago. Tenéis que subir a la primera planta del hotel para ver todas las posibilidades (nocturnas fundamentalmente; abren a partir de las 19.00 horas) que ofrece este espacio de espacios, que ha firmado el estudio neoyorquino AvroKo. 

Publicidad
  • Beber

Picoteo de relumbrón en las alturas, viaje al Perú más contemporáneo y cosmopolita, cócteles de autor y mucho mucho pisco. Esto es parte de todo lo que ofrece Oroya, la propuesta del chef Diego Muñoz, que acaba de aterrizar en el centro de Madrid, en el rooftop del hotel The Madrid Edition, con una zona exterior espectacular (más orientada al tapeo) y un comedor bajo techo igual de colorista (donde disfrutar de las creaciones con más peso del local).

Coctelería, cocina internacional y un rincón panorámico para mirar de frente al reloj más famoso del país, el de las campanadas de Navidad. Estas son las credenciales de la azotea que se esconde en el B&B Hotel Madrid Centro. Un buen escondite que se eleva y te aleja del bullicio que se respira en pleno corazón de la capital. 

Publicidad
  • Bares de vinos
  • Barrio de las Letras
  • precio 2 de 4
La Venencia
La Venencia

No se ha tocado ni un centímetro de este gloriosamente desgastado bar. Viejos carteles de Jerez, barricas detrás de su mostrador de madera y paredes que recuerdan el humo de décadas de tabaco. Solo sirve fino, manzanilla, palo cortado… junto con una breve pero excelente selección de tapas frías: queso, cecina, mojama… Con la primera ronda siempre unas excelentes olivas para acompañar. Aún anotan la cuenta en tiza sobre la barra. Prohibido escupir y hacer fotos. No aceptan propinas.

  • Coctelerías

La actriz, cantante y bailarina Josephine Baker de musa (primera mujer negra en entrar en el Panteón de París) y el regreso a los años 20 como piedra angular sustentan una propuesta que arranca con 16 tragos bajo la dirección creativa de Frank Lola (Brand Ambassador de Beefeater Gin y consultor interno de Pernod Ricard). "El Barrio de las Letras se está convirtiendo en el nuevo Soho de la coctelería, ya que está en un momento de crecimiento y diversidad espectacular", apunta el creador de este nuevo escondite para buenos bebedores. Una parada necesaria para los más noctámbulos a escasos metros de la puerta del Sol.

Recomendado
    También te gustará
    También te gustará
    Publicidad