Canelons de Ca l'Estevet
Foto: Maria DiasCanelons de Ca l'Estevet

Los mejores canelones de Barcelona

¡11 establecimientos para que disfrutéis del plato estrella de San Esteban todo el año!

Publicidad

Es el plato estrella de San Esteban y uno de los hitos de la cocina tradicional catalana. Servimos en la mesa los canelones que nos traen los sabores familiares y aquellos que nos sorprenden con rellenos de vanguardia. De carne, de pescados o de verduras, aquí tenéis una selección de diez establecimientos de Barcelona donde los preparan como Dios manda: tradicionales, con preparaciones de alta cocina, vegetarianos, de atún rojo... Todo un universo alargado, cremoso y lleno de sustancia. 

NO TE PIERDAS: Los 50 mejores restaurantes de Barcelona 

  • Catalana
  • Les Corts
  • precio 3 de 4

Hablar de Gaig es hacer referencia a la cocina tradicional. Pocos como él respetan tanto las recetas clásicas y dedican especial atención al producto para obtener combinaciones que  magnifiquen sus características. Con el paso de los años se ha convertido en una institución, en una casa sagrada de la cocina catalana en todo el territorio. Hay platos de su carta que no pueden desaparecer, como los canelones con crema de trufa. Los sublima a un nivel estratosférico: un asado con ternera de Girona, cerdo real de Aviñón y foie del Empordà, envuelto en pasta fresca casera y empapados en suave bechamel de trufa. El sabor es tan concreto como rotundo; y son tan deliciosos que merece la pena comerlos calientes pero sin gratinar. Estas Navidades salen a 6'20 euros la pieza, si es que opta por llevárselos a casa.

  • Catalana
  • El Raval
  • precio 2 de 4

Tras 80 años de trabajo, la familia Ros Cabot tuvo que cerrar Casa Agustí en el 2020, un mes antes de la pandemia. De hecho, en 2010 ya veían el pico de los buitres de los fondos de inversión y compraron Ca l'Estevet, una casa de comidas abierta en 1890 en el Raval.

Uno de los platos estrella de Ca l'Estevet son los canelones, traslación directa al Raval de los canelones de Casa Agustí (porque el cocinero, Dani Aznar, se pasó años haciéndolos en Casa Agustí). Son una maravilla casera: el gratinado fino y sabroso, la pasta en su punto, la carne bien picada, la bechamel abundante pero no invasiva. Por Sant Esteve, media Barcelona pide estos canelones.

Publicidad
  • Catalana
  • El Gòtic
  • precio 2 de 4

Can Culleretes es el segundo restaurante más antiguo de España y el primero de Cataluña. Abrió en 1786, o sea que puedes hacer las cuentas. La familia Agut-Manubens, Siscu Agut y Sussi Manubens, cocineros de Súria, asumieron el negocio en 1958 después de trabajar en el Agut. Desde entonces, el restaurante ha permanecido dentro de la misma familia, y en la actualidad lo regentan las hijas de Sussi y Siscu: aquí trabajan nietos y parejas. Verlo funcionar es una oportunidad para contemplar un modelo de restauración tradicional, particular e identitario de Barcelona, adaptado a los nuevos tiempos. 

Comer aquí es sentir el peso de la historia y gozar de recetas que en cien años no se han tocado. Como por ejemplo, sus famosos canelones de Sant Esteve, que tienen en su versión tradicional –con el asado de pollo y ternera, y generosos en bechamel y queso gratinado– y sus clásicos también de brandada de bacalao con espinacas, panas y piñones. Vegetarianos 'ante la lettre'.

 

  • Cocina creativa
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 3 de 4

Poca broma con la oferta de Somni: el chef Miguel Muñoz junta creatividad juguetona y estándares de alta cocina. Y demuestra que el sentido del humor no está reñido con la ejecución de platos muy serios. ¡Toda la carta de Somni está formada por canelones! Por un lado, hay unos cuantos de concepto clásico y gourmet: como unos asados de pato y pasta al huevo, con bechamel de foie y virutas de parmesano.

¡Pero también un tubo crujiente de patatas bravas y alioli! O un arroz seco de sepia 'canelonizado' por el envoltorio de un finísimo carpaccio de gamba fresca. Y por supuesto, de postre también hay delicadezas cilíndricas: ¿qué me dices de un brazo de gitano de nata, con frutos secos y chocolate caliente?

Publicidad
  • Mediterránea
  • Esquerra de l’Eixample
  • precio 2 de 4

Ada Parellada lleva la cazuela en la sangre, y así lo manifiesta en su restaurante. En Semproniana practica una cocina catalana con un toque creativo y con respeto por el producto de proximidad. Al mediodía, un menú de mercado a precio razonable y con el recetario más tradicional: desde un conejo con chocolate hasta un capipota con garbanzos. Al atardecer, la originalidad se destapa con platos como el macarrón rellenado de morcilla negra, el bacalao con miel y romero y el arroz venero y queso de Maó. Espectacular y bonito restaurante de mil colores, perfecto para entender la evolución de la gastronomía de Catalunya. Ada es de los Parellada de la Fonda Europa de Granollers.

  • Cocina creativa
  • Esquerra de l’Eixample
  • precio 3 de 4

Abierto en 2018 por la chef Carlota Clavé, La Gormanda es un punto importante en Barcelona en la reinterpretación de la tradición. Clavé –formada a Hoffman y que estuvo al frente de las cocinas de Alba Granados y Alba París– ha optado por huir de los tópicos y las combinaciones de ingredientes obvias. No encontraréis aquí atún y aguacate, pero sí 'gyoza' con carne de cocido o unas cocochas de bacalao al pil-pil con 'calçots', dos platos que hablan mucho de su visión de la cocina catalana contemporánea.

De una comida aquí podéis esperar un producto de temporada superlativo y una minuciosidad extrema, tanto en la concepción del plato como en el emplatado. Un buen ejemplo es el canelón de cordero con especias Ras el Hanout y queso fresco Elvira García, artesana avilesa, un cruce de sabores que alegran el clásico catalán (aunque en la foto vemos un canelón de pato con trufa, que muy seguro que aparecerá en carta por San Esteban).

Publicidad
  • Vegetariana
  • El Raval
  • precio 2 de 4

Si todavía sois de aquella minoría que cuando os hablan de restaurantes vegetarianos fruncís el ceño, es porque no habeis pisado Teresa Carles. Su canelón es una demostración inapelable de que para que algo sea sabroso y contundente, no hace falta que haya carne de por medio. Oju al dato: un canelón XXL de setas, champiñones, shiitake y bechamel trufada es el canelón residente.

  • Española
  • La Barceloneta
  • precio 3 de 4

Los barceloneses quizá no hacemos mucho caso pero el 7 Portes es uno de los restaurantes más antiguos de Barcelona y, aún ahora, es uno de los lugares de referencia en cuanto a buena cocina tradicional de nuestra ciudad. A la hora de elegir qué plato es el más representativo de esta casa, afloran las dudas: ¡hay tanto para elegir! Los canelones trufados de fiesta mayor se pelean con los arroces de temporada y las sartenes para ver cuál es la receta de más éxito de este establecimiento. 

Publicidad
  • Cocina creativa
  • Esquerra de l’Eixample
  • precio 3 de 4

Su nombre es un baluarte de la cocina tradicional catalana bien entendida y con saber hacer. La experiencia lo es todo, dicen, y en el caso de Fermí Puig se traduce en marca de calidad, respeto por las recetas clásicas y precisión en las cocciones y los gustos. Ya hace varios años que Puig, junto con su jefe de sala inseparable, Alfred Romagosa, abrieron este restaurante.

Una fórmula a muy buen precio, tanto al mediodía como por la noche, si se tiene en cuenta el resultado tanto en la cocina como en el servicio, acogedor y amable, con vocación. En los fogones, Puig eleva a alta categoría platos como un capipota con pisto, un asado, unos calamares con garbanzos o el caldo con galet y pilota. Y por supuesto, sus suntuosos canelones de asado no son una excepción. Los encontrarás en un menú de mediodía y de noche que rinde homenaje a las fondas y a los 'sopars de duro'. 

  • Catalana
  • Gràcia
  • precio 1 de 4

Hay cosas que insuflan aire de fiesta, la primera es una botella de cava y la segunda, un plato de canelones. Si salimos de trabajar marchitos y con ganas de afecto, la solución nos la ofrecen en Cal Boter. Hay un rescoldo en este restaurante a mediodía que sólo echaréis de menos a una madre recriminándoos cómo vais vestidos. Los canelones son buenísimos, con un punto picante, y sobre todo salen muy bien de precio. Y entre las sugerencias del día pueden aparecer canelones de pies de asado y de espinacas ... ¡Pero también de rabo de buey y de pies de cerdo!

Como los de la abuela

  • Tiendas
  • Vinos y licores
  • Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera
  • 5 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
Vila Viniteca
Vila Viniteca

Cada Navidad, invitan a un chef de renombre para que elabore los canelones que se incluyen, si queréis, en un menú de fiesta. Es casi imposible que os vayáis de esta tienda con las manos vacías. Con la selección de un buen cava podréis rematar la fiesta.

Xarcuteria Hom
Xarcuteria Hom

Los canelones de la casa, los de espinacas y también de marisco: hay donde escoger. Valen dos euros la pieza. Nos llevamos también unos postres y ¡que cocine Rita! Nosotros a disfrutar hasta que se acabe el mundo.

Publicidad
  • Vila de Gràcia
  • precio 1 de 4
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
Celentano
Celentano

Esta tienda elabora pasta fresca diariamente. Y como ellos explican, rellenan a mano sus raiolis, individualmente, con una manga pastelera: en este apartado sobresalen, y encontraréis de sobrasada y ricotta, o un delicioso tándem de brandada de bacalao con pimiento asado. Cada día disponen de siete u ocho variedades rellenas, y los fines de semana hasta diez. Y sus canelones siguen la misma ética artesana, hacerlos uno a uno con delicadeza.

Recomendado
    Más de Love Local
      También te gustará
      También te gustará
      Publicidad