Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
S'Alguer
@Oscar Vall/PTCBGS'Alguer

Qué ver y visitar en la Costa Brava

Playas, pueblos, castillos, jardines... Los lugares imprescindibles de la Costa Brava más auténtica

Publicidad

De acuerdo. Es verdad. Es la niña mimada de Cataluña. Pero caramba, ¡es que es incomparable! Y no son solo las calitas y los pueblos de pescadores, ni los festivales, ni las discotecas de moda... Es el encanto de su gente, la belleza de su paisaje y las tradiciones de su cultura: todo se conjuga en una sinfonía única. Y a pesar de estar llena de sitios típicos y tópicos, todavía queda mucho por descubrir.

@Lloret Turisme

Seguro que conoces Lloret de Mar, pero probablemente nunca has oído hablar de que tiene uno de los jardines novecentistas que mejor conservan el espíritu renacentista: los de Santa Clotilde. Si consultas sus horarios de visita puedes montarte un plan redondo: paseo por los jardines y un merecido descanso en la playa de sa Boadella, que está a cinco minutos a pie y es de las pocas que se conserva libre de edificaciones.
©J.Casanova/MAC Ullastret

Otra manera de descubrir la Costa Brava es seguir el paso de la historia. Entre los acantilados y los valles, encontramos vestigios de antiguas civilizaciones: las ruinas de Empúries son las más conocidas, pero también está el dolmen de la Cova d’en Daina en Romanyà de la Selva, el conjunto megalíticoen Roses y el poblado íbero de Ullastret (el más grande de Cataluña). Y la mayoría están cerca o al lado de alguna playa (puestos a conquistar un pueblo, mejor que tenga vistas al mar y acceso privado a una cala... ¿no?). Una buena propuesta es visitar el poblado íbero de la playa de Castell, en Palamós. Es muy pequeño (se ve en un momento) y puedes redondear la jornada con dos excursiones siguiendo los caminos de ronda: a la derecha hacia s’Alguer, una pequeña cala con las típicas barracas de antiguos pescadores; o a la izquierda hacia cala Estreta, donde puedes bañarte en versión no textil.
Publicidad
©Jordi Gallego. Arxiu Imatges PTCBG

Pero si tu época es más la edad media, no te pierdas el castillo y el recinto amurallado de la vila antigua de Tossa de Mar, el núcleo antiguo de Pals, el triángulo formado por Monells, Cruïlles y Sant Martí Vell en medio de las Gavarres, así como los castillos de Peralada y Peratallada. Pero para fortificaciones, el castillo de Sant Ferran, en Figueres. Si leíste 'Victus' y después de 600 páginas todavía no has entendido todo eso de los baluartes y fosos... no te preocupes (no estás solo), allí lo verás claro al instante: la muralla, las plazas de armas, las casamatas, las caballerizas e incluso galerías subterráneas de contramina. Pero llamad para reservar la visita 'La catedral del agua', con la cual recorrerás el exterior del castillo en todo terreno y navegarás por el interior de las cisternas de la fortaleza. Aprovecha que estás por el Alt Empordà y pasa también por el monasterio de Sant Pere de Rodes. Es un majestuoso conjunto monumental situado en la cima de la sierra de Verdera donde revivirás la época feudal. La fortaleza de Hostalric es otro equipamiento que debes visitar para disfrutar de una visita con sabor medieval.

Y ya que estamos intelectuales, podrías coger las curvas e ir al paraje de Tudela, en el cap de Creus. Lo que durante años fueron más de 400 bungalows del antiguo Club Mediterranée, ahora es uno de los rincones naturales más espectaculares, donde podrás disfrutar de la magia del paisaje mientras descubres algunas de las rocas que inspiraron a Salvador Dalí. Fíjate cuando tomes el paseo que por el suelo encontrarás pistas de cuáles son las rocas que salen en los cuadros surrealistas. Sí, culturizarse da calor... pero estás en el lugar ideal: verás que por todo el Parque Natural tienes caminos señalizados que te llevan a pequeñas calas donde zambullirse. Deja el coche en el aparcamiento junto al faro y... ¡a caminar!
Publicidad

Y el Parc Natural dels Aiguamolls de l’Empordà. Con cerca de 5.000 hectáreas, es el conjunto pantanoso más importante de Cataluña, después del delta del Ebro. Aquí podrás observar centenares de especies animales, sobre todo pájaros: las marismas son el refugio de muchas aves migratorias. El Parque Natural también dispone de centro de información y documentación y de una estación meteorológica. Y si eres de los que flipan con la cabeza dentro del agua, las Illes Medes serán tu paraíso: este parque natural protegido es una de las reservas de fauna y flora más importantes del Mediterráneo.

También te gustará

La Costa Brava que cautivó al mundo
  • Qué hacer

Ava Gardner, Truman Capote, Terenci Moix, Marcel Duchamp... Un recorrido por sus lugares favoritos Entre los años 40 y los 70, al final de la dictadura franquista, la Costa Brava se convirtió en el destino turístico de muchas estrellas de Hollywood, como Kirk Douglas, Elizabeth Taylor, Craig Hill y Rock Hudson. Muchos de ellos aterrizaron en la costa gerundense para rodar una película. Es el caso de Ava Gardner, que el año 1948 revolucionaba Tossa de Mar con la grabación de 'Pandora y el holandés errante'. Durante el rodaje, el pueblo de La Selva fue el epicentro de cotilleos sobre Hollywood, que hablaban de la amistad entre Gardner y uno de los protagonistas del film: Mario Cabré. Los rumores de un idilio llegaron al otro lado del Atlántico y Frank Sinatra, entonces maridos de la actriz, vino corriendo movido por los celos. Un rodaje que ha quedado inmortalizado gracias a la estatua que Tossa le dedicó a la actriz. Otros famosos, en cambio, conocieron la existencia de la costa de Girona en las cartas que enviaba Truman Capote, que vivió en Palamós durante tres veranos entre 1960 y 1962. El escritor necesitaba desconectar de la vida tan movida de Nueva York para concentrarse en la que sería una de sus mejores obras, 'A sangre fría'. Los vecinos de Palamós que lo recuerdan dicen que le entusiasmaba pasear por el pueblo y comprarle a los campesinos de la zona, le encantaban las sardanas y una de sus actividades preferidas era ir a ver a los pescadores cuando volvían de faena

Los mejores restaurantes de la Costa Brava
  • Restaurantes

Una selección de los restaurantes más auténticos y deliciosos de la Costa Brava Uno no puede decir que conoce bien una zona hasta que no ha probado su comida más típica ni bebido sus vinos, y de eso en la Costa Brava van sobrados. Cuenta con una oferta muy amplia de restaurantes -en el interior de un castillo, con terrazas junto al mar- y nosotros hemos hecho una selección para ayudaros a escoger. Variedad en tipo de cocina, producto y precio. Compartir Puesto en marcha por tres ex cocineros de elBulli, Mateu Casañas, Eduard Xatruch y Oriol Castro, propone una cocina moderna caracterizada por platos pensados para compartir en el centro de la mesa, con platos  tradicionales como los arroces y el pescado fresco. El restaurante se encuentra en el centro de Cadaqués, tiene un gran patio exterior y también ofrece apartamentos de alquiler. Villa Teresita Restaurant en Hostal Empúries El chef Rafa Peña (Gresca) ha marcado una línea de cocina urbana en Barcelona, pero también es el asesor de este hotel ecológico y sostenible en la Toscana de Girona. Aquí encontrarás el mejor producto ecológico que producen mar y tierra ampurdaneses, tratados con criterio de alta gastronomía. Sólo cocinan materia de producción propia y proveedores directos: conocen cada alimento como si fuera su tía. El Trull d'en Francesc El Empordà es mar y montaña, su cocina también. En el lado más boscoso del Alt Empordà, entre colinas que se hacen cordillera y pantanos, este clásico de las comidas de grupo y las

Publicidad
Las 10 mejores playas de Cataluña
  • Qué hacer

5 playas a las que se llega en Cercanías Platja de Sant Sebastià Está en el casco antiguo y el puerto deportivo de Sitges, enclavada en un barrio de tradición marinera. Es una playa familiar frecuentada por los vecinos del pueblo, con una longitud de más de 200 metros. Desde la arena se disfruta de magníficas panorámicas del casco antiguo, ubicado en una pequeña colina que domina el Mediterráneo. La playa dispone de todos los servicios y está adaptada para personas con movilidad reducida. Platja de Morer Situada en la zona norte del municipio de Sant Pol de Mar, esta playa transcurre paralela a la vía del tren y a la carretera N-II. Tiene una longitud de 750 metros de arena de grano grueso y color dorado, y se estrecha a medida que avanza hacia el este. Situadas por encima de la autopista, están las ruinas romanas del Morer, un centro de producción de vino procedente del siglo I. La playa dispone de servicio de duchas, lavapies, punto de la Cruz Roja, fuente de agua potable y pasarelas de madera para personas con movilidad reducida. Cala de l'Home Mort Es una playa naturista situada en un rincón apartado al sur del término de Sitges, conformada por la Platja de l’Home Mort y la Platja de Roses. Las dos se encuentran separadas por un pequeño barranco rocoso y dibujan una bahía abierta a los vientos de la zona. La longitud de ambas playas se acerca a los 300 metros, pero no superan los diez metros de ancho. Las aguas son poco profundas y el fondo marino está formado por pequeña

  • Viaje

Una tierra rica en paisajes y en patrimonio. Os presentamos medio centenar de sitios que merecen una visita Los restaurantes más populares con reserva online Tenemos los Pirineos, con un montón de pueblos pintorescos, y tenemos quilómetros de costa, con encantadoras calas y villas blancas. Capitales que conservan grandes monumentos, y rincones difíciles de acceder que parecen anclados en tiempos medievales. Parques naturales y Patrimonios de la Humanidad a raudales. No es fácil lanzarse a una selección de tan solo 50 lugares en Cataluña que hay que conocer, pero aquí nos atrevemos con todo y ésta es nuestra elección. Lo más visto 20 cosas para hacer en Barcelona Cuando se viaja, uno de los objetivos es aprovechar al máximo el tiempo y volverse a casa con la sensación de no haberse perdido nada de lo más importante de la ciudad recién descubierta. Es una tarea complicada, lo sabemos, por eso os vamos echar una mano con esta selección de las 20 cosas que puedes hacer en Barcelona. Si se os quedan muchas en el tintero siempre podéis venir una segunda vez. 1. Pasea para descubrir la ciudad Barcelona es una ciudad grande, pero tiene un tamaño perfecto para conocerla a pie. Olvidaros por un día del metro o el autobús turístico y recorredla dando bonitos paseos y cogiendo fuerzas en su amplia oferta gastronómica. Podéis optar por visitar los edificios y parques más importantes de la ciudad como la Ciutadella, el parque de Joan Miró o el castillo de Montjuïc, pero también existe una

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad