Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Truita de pa amb tomàquet del Croma
Foto: Ivan GiménezTruita de pa amb tomàquet del Croma

Las mejores tortillas de Barcelona

Hemos recorrido Barcelona buscando las mejores tortillas de la ciudad. ¡Reivindicamos el plato estrella de la cocina popular!

https://media.timeout.com/images/105811575/image.jpg
Escrito por
Ricard Martín
Publicidad

Hemos recorrido Barcelona con un par de huevos en la mochila, en busca de las mejores tortillas de la ciudad. Sí, ya sabemos que la tortilla de patatas que prepara tu madre o tu abuela es buenísima, pero haznos caso: visite alguno de estos 12 locales en busca de la tortilla perfecta: líquidas, secas, de sabores que nunca hubiera imaginado ... ¡Hay para todos los gustos! Y si pasas un huevo de los ídem, aquí las mejores patatas bravas de Barcelona.

NO TE LO PIERDAS: Y si buscas tapas míticas, prueba con las mejores croquetas

  • Restaurantes
  • Eixample
  • precio 3 de 4

Carmen Erdocia explica que en un programa de televisión siete de los chefs más importantes de España eligieron una tortilla. Su tortilla de patatas fue la escogida por Carme Ruscalleda. No me extraña: es el paradigma de la tortilla líquida: cebolla caramelizada y patata al punto nadan en un lujurioso caldo de huevo calentito, puro oro líquido de dos huevos, que lo liga todo de una manera inmejorable, llegando a un punto de dulce-salado genial. Un placer superlativo por siete euros. El otro hito indiscutible aquí es la tortilla de bacalao, con pimiento, puerro y cebolla.

Publicidad
  • Restaurantes

El restaurante Miguelitos tiene dos ambientes bien diferenciados: por un lado una gran barra y unas mesas donde se pueden degustar todo tipo de tapas y platos rápidos, y, por otro, un comedor estilo ejecutivo y muy acogedor donde podemos comer a la carta. Entre sus especialidades encontramos la tortilla de Miguelitos, el trinxat de la Cerdanya, la caballa en escabeche o un buen capipota. Son clásicos de la cocina popular interpretados con solvencia y modos de restaurante burgués. Y a precios más baratos de lo que puede parecer. Asimismo, ofrece buenos desayunos, menús de mediodía, de noche y para grupos.

Aunque la fachada de 'upper diagonal' de Miguelitos trie para atrás a más de un' curriqui'-la tortilla es el plato del descamisado por excelencia, el "hacemos una comida de la nada" -, después de engullir la suya dan ganas de cantar la Internacional. La tortilla rota -así la llaman- es como una tortilla francesa que desborda zumo, patata tierna y un sabor salado delicioso (sin cebolla). Por muy poca pasta -con impecable flauta de pan con tomate- es un placer de lo más democrático.

  • Restaurantes
  • La Barceloneta
  • precio 1 de 4

En esta taberna clásica de la Barceloneta, vale aquello de "copas, espadas, sotas y bastos". Aquí tienen fama cuatro tapas: las cañaíllas, la ensalada de cangrejo, la 'esqueixada' de bacalao y sobre todo la tortilla de patatas. Cada mañana hace un par la tía en casa, y las lleva hacia la barra donde reina Coqui en la barra. La tortilla de patatas no es una artesanía exacta, puede ser más o menos jugosa, aunque la del Bar Electricidad siempre sea satisfactoria. Desayunamos un corte generoso con cuatro rebanadas de pan por pocos euros. 

Publicidad
  • Restaurantes
  • Mediterránea
  • Sarrià - Sant Gervasi
  • precio 2 de 4

En 1970, Leopoldo Pomés, fotógrafo, y Alfonso Milán, arquitecto, quisieron montar un bar como chiringuito privado para comer a deshoras. Pomés, fanático de la tortilla, venía de una operación y le habían prohibido; y tenía ganas de juerga y de albúmina. El resultado fue el Flash Flash, un prodigio de tortillas y luz en una época en que el plato hacía pobre y los restaurantes eran anticuados. Esta es la historia; la actualidad es que se mantiene en plena forma con una carta con unas 50 tortillas de chef -¡con nueve variaciones de la tortilla de patatas! - y mucha imaginación. ¿Quién puede negarse a una tortilla de pollo y bechamel?

  • Restaurantes
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 1 de 4

Este pequeño gran bar / restaurante esquinero tiene muchos adeptos. No es extraño: un bar hecho por un burgalés, una gallega y una vasca con intenciones 'gastro' tenía puntos para convertirse en algo muy serio. Su tortilla de patatas es un milagro a la hora del desayuno: huevos de Calaf, patata kennebec y toda la pericia del mundo, al servicio de una tortilla melosa que se sirve a buen precio con un café. A la hora de comer, nunca falla una tortilla de temporada, como por ejemplo la de judías verdes con albahaca.

Publicidad
  • Bares y pubs
  • Bares de tapas
  • El Putget i Farró
  • precio 2 de 4

Este es un local de visita obligada para quien quiere comer una buena tortilla: Miguel Puchol en 2015 cogió un local de barrio tradicional -una charcutería con bar, especializada en desayunos y tortillas que había abierto a finales de los 50- y le dio un nuevo empuje (aunque los bocadillos buenos y las tortillas rebuenas ya estaban hacia el 2005, doy fe).

Encontraréis tortillas definitivas y definitorias, como por ejemplo una barbaridad de chorizo -con un sofrito del embutido añadido a la tortilla- de verduras, de jamón del bueno, de trufa ... Y también unos bocadillos de gama alta, así como platos caseros de asador, como macarrones o albóndigas, hechos de manera impecable y con mano de alta cocina.

La Ceba
  • Restaurantes
  • Gràcia

Este rincón de Gracia tiene unos fogones casi tan antiguos como la Constitución española: ¡el restaurante abrió en 1979! También, como la Constitución, ha cambiado poco: Isabel Calatayud cogió la sartén por el mango en 1984 y hasta la fecha, y en su carta acumula hasta 55 tortillas. Distribuidas en tortillas marineras, de la montaña o del huerto, podemos probar variantes tan sorprendentes como la de gambas, champiñones y perejil, y la de espinacas, pasas y piñones. Y su cocina catalana, sencilla y efectiva, está muy bien de precio.

Publicidad
Sagàs
  • Restaurantes
  • Hamburguesas
  • Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera
  • precio 2 de 4

Sagàs, de acuerdo, son famosos por sus bocadillos gourmet km 0 con producto animal de cosecha propia. Pero en su carta también podemos encontrar una tortilla de patatas en la mejor de las versiones: huevos ecológicos de las aves de su explotación, y las mejores –y más adecuadas– patatas y cebolla que se cultivan en Cataluña para hacer una tortilla. El resultado es una tortilla individual grande, cremosa y con poca sal de lo mejor, acompañada con 'coca' de Mossén de Folgueroles (con tomate, claro).

  • Restaurantes
  • Catalana
  • Les Corts

Poca broma, que después de cincuenta años de vida el Flash Flash ya tiene un hermano pequeño: El Croma By Flash, abierto el otoño de 2020, no es una sucursal sino una actualización del Flash Flash en el siglo XXI. Lo sencillo habría sido clonar el icónico original, pero no: el Croma es espectacular y enorme, pero a la vez mantiene la horizontalidad y el techo bajo, un hecho que hace que la comunicación entre mesas sea enorme. Y nada de blanco y negro, si no una paleta de colores usada con sabiduría. Y mucha luz, menuda cristalera.

La carta tampoco fotocopia el original: entran los cebiches y los 'tiraditos', y también un generoso apartado de pasta italiana deudor de Il Giardinetto. Y sí, las tortillas aquí son importantes, pero encontraréis modelos nuevos, como por ejemplo la catalana, una deliciosa tortilla babosa de escalivada. Y las hamburguesas también tienen aires nuevos: esto incluye una buenísima y extrema Pulp Fiction: carne de solomillo, madurada durante 42 días ¡solo carne!

Recomendado

    Más de comidas baratas

      También te gustará
        Publicidad