Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Los mejores restaurantes cerca de la playa de Barcelona

Los mejores restaurantes cerca de la playa de Barcelona

Paellas, hamburguesas, chiringuitos... Recorremos la costa de Barcelona en busca de la mejor gastronomía

Surf House
Advertising

¿En la playa y con hambre? La costa de Barcelona ofrece buenos restaurantes con vistas al mediterráneo. Después de un día recorriendo las hermosas playas de Barcelona, o quizás después de una noche de fiesta en una de las muchas discotecas del centro, recarrgad pilas en uno de estos restaurantes cerca del mar. La oferta es variada: desde paellas a hamburguesas pasando por chiringuitos típicos de la costa o restaurantes más elegantes. Un día disfrutando bajo el sol y junto al mar merece una comida que te deje con el estómago y el corazón contento. 

NO TE LO PIERDAS: Las mejores paellas de la Barceloneta

Blue Spot
© Olga Planas
Restaurantes, Marisco

Blue Spot

Las vistas increibles son interesantes sobre todo cuando son inéditas. Y este es el caso de Blue Spot, de En Compañía de Lobos. Rodea el restaurante una terraza con coctelería creativa que es la guinda del pastel. Una gran virtud de la cocina del Blue Spot (donde han invertido Piqué y Shakira) es haberle dado la vuelta a esa costumbre repugnante de arruinar el buen marisco ahogándolo en zumo de limón. "La idea es no tocar demasiado el producto del mar, son sabores directos de marisco y de pescado a la brasa, pero añadiendo un toque cítrico diferente", explica Tiago Bonacina, el director. Este restaurante, precisa, "no es un lugar para hartarse, sino para probar un producto excelente, todo el pescado es salvaje, tanto de lonja de la Barceloneta como de pequeño proveedor". Y disponen de una carta larga y comprensible (entrantes, carne, pescado, dos sopas, pastas y arroces) llena de platos exitosos. 

La Mar Salada
© Ivan Giménez
Restaurantes, Mediterránea

La Mar Salada

icon-location-pin La Barceloneta

La Mar Salada es un triángulo bien definido con tres vértices fundamentales: Marc Singla (chef), Albert Enrich (pastelero) y Marta Cid, heredera de Can Ros y la capitana, que dirige el comedor con aquella simpatía tan inhabitual en la hostelería náufraga. Si vais desesperados buscando arroces auténticos por la Barceloneta, ¡pararos en ella! Os diremos un secreto: hacen probablemente uno de los mejores de la ciudad. Pero es que, además, os habréis topado con una de las cocinas marineras más excelentes del barrio. Cada día van a buscar a la lonja el pescado que sirven. Los postres son de aúpa: crocante, crema de yogur con sorbete de manzana verde, pastel de limón con helado de queso de cabra, y sobre todo, la espuma de crema catalana. ¡No la pueden quitar de la carta!

Advertising
Restaurantes, Mediterránea

Kaiku

icon-location-pin La Barceloneta

Este sencillo local tiene tanto éxito que siempre está lleno y abre sólo los mediodías. Es normal, ya que, además de sus trabajados arroces, ensaladas y otras golosinas del mar, tiene una de las terrazas mejor situadas de la Barceloneta. Y sin ningún tipo de etiqueta, con manteles de papel y ambiente desenfadado. Para nosotros este es el auténtico espíritu chiringuitero de la vieja Barceloneta. Arroz, vino blanco, brisa y sol primaveral y aquella lagrimita de felicidad que nos rueda por la mejilla.

Surf House
© Ivan Giménez
Bares y pubs, Coctelerías

Surf House

icon-location-pin La Barceloneta

Las hamburguesas, tártar de atún, sándwiches, ensaladas, nachos y pasteles que factura la cocina son brutales, una muy buena recompensa si has estado corriendo cerca de la playa o pedaleando como un animal por el paseo Marítimo. Los cócteles de la casa también son para quitarse el sombrero así que también tenéis que ir de noche. Lo mejor del local es su megaterraza: un espacio tocado por la mano de Dios a pocos metros de la playa.

Time Out dice
Advertising
Restaurantes, Mediterránea

Platja Ca la Nuri

icon-location-pin La Barceloneta

Buen ejemplo de cómo el típico restaurante marinero ha sabido renovarse sin perder su razón de ser. Continúan sirviendo arroces y cocina marinera, pero dan un toque moderno y refrescante que consigue hacernos salivar cuando aún inspeccionamos la carta. Platos entre la tradición y la modernidad que se basan en el producto fresco y de temporada, ya sean de mar o de la tierra. Grabado en nuestra memoria tenemos el arroz de butifarra negra y erizos... Y la terraza junto a la arena... ¡Ay!

Restaurantes, Marisco

Barraca

icon-location-pin La Barceloneta

Arroces de los de toda la vida en primera línea de mar. Mixto, paella, a banda... Quizás puede sonar demasiado tópico o arriesgado si hablamos de la Barceloneta y su oferta de restauración. No es el caso de la Barraca, uno de los restaurantes del grupo Tribu Woki. Una arrocería con estilo y cocina bien trabajada. Despuntan el arroz a banda con pulpo y alioli, la paella de arroz bomba, terminada con una picada, y la controvertida paella de verduras ecológicas (¿paella vegana?). Sea como sea, comer una de estas fantásticas especialidades junto al mar es un plan que no se puede rehuir. Los entrantes son de pescado y marisco de la lonja, como no podía ser de otro modo a pie de playa de la Barceloneta.

Time Out dice
Advertising
Restaurantes

Xiringuito Escribà

icon-location-pin El Poblenou

¿Quién dice que una familia pastelera no puede hacer buenas paellas? En el chiringuito de los Escribà podréis comer todo tipo de arroces, a parte de maricos de temporada y entrantes de primera, entre los que destacan los 'airbags' de jamón ibérico. Es recomendable dejar un hueco en el estómago porque la comida debe acabar obligatoriamente con alguno de los pasteles y dulces de las pastelerías del clan.

Restaurantes

Shôko Lounge Club

icon-location-pin La Barceloneta

Sofisticado, con toques moderadamente exóticos a ritmo de música electrónica, house comercial, hip hop, R&B y hits internacionales. Ideal para traer a las visitas de compromiso, celebrar fiestas de nivel y, sobre todo, para dejarse ver y encontrarse con algún famoso. Podéis hacer el primer cóctel en la terraza, cenar comida de fusión, o acudir directamente por la noche para bailar a ritmo de DJ. La gracia es hacerlo todo: primero la copa, después la cena y luego otra copa con baile incluido. Entonces os dejáis de historias, os descalzáis y cruzáis a la playa a disfrutar de la brisa y las olas.

Advertising