0 Me encanta
Guárdalo

Lugares imprescindibles: qué ver en Madrid

Monumentos, museos y parques que no puedes dejar de visitar en Madrid

Gran Vía
1/10

La principal arteria turística y comercial del centro de la capital comienza en la calle Alcalá y termina en la Plaza de España, con una longitud total de 1,3 kilómetros. A lo largo de sus más de cien años de historia, ha recibido diferentes nombres en función del gobierno de turno, desde Avenida de la Unión Soviética durante la II República hasta Avenida de José Antonio, en honor a Primo de Rivera, fundador de la Falange Española. Durante la Guerra Civil española se la llamaba popularmente Avenida de los obuses por los proyectiles que acababan en sus aceras y edificios. Fue en 1981, durante la Transición española cuando se quedó definitivamente con el de Gran Vía. La calle albergó los primeros grandes almacenes de la ciudad, los Madrid-París, y desde hace décadas se ha convertido en el principal lugar de encuentro para disfrutar del ocio de la ciudad por la gran cantidad de cines, teatros, hoteles y tiendas que tiene.

Palacio Real
2/10

Residencia de la monarquía desde Carlos III hasta Alfonso XIII, actualmente se conserva como un museo donde contemplar la ostentación y los lujos de la élite real de nuestro país. El palacio actual fue mandado construir por Felipe V sobre los restos del Antiguo Alcázar de la ciudad, arrasado por un incendio en 1734. El edificio se inspira en los bocetos realizados por Bernini para la construcción del Louvre de París y aunque Filippo Juvara comenzó a trabajar en los planos sería su discípulo Juan Bautista Sachetti quien terminaría el trabajo. La decoración de las más de 3.000 estancias con las que cuenta el Palacio Real ha ido cambiando a gusto de cada monarca y entre las construcciones más destacadas sobresale especialmente la escalera principal, obra de Sabatini, el Salón del Trono, la Capilla Real y la Real Farmacia. Justo enfrente de este complejo se encuentra la Catedral de la Almudena, la más grande de Madrid y también la más nueva, consagrada por el papa Juan Pablo II en 1993.

Museo del Prado
3/10

Situada en un amplio edificio de estilo neoclásico, esta pinacoteca es la más importante de toda España. Su construcción la inició Juan de Villanueva por encargo  del rey Carlos III en 1785, y aunque al principio iba a tratarse de un museo de ciencias naturales, pronto se convirtió en el lugar perfecto para mostrar al público la colección de arte real. Durante los últimos años, el Prado ha sido objeto de un programa de expansión muy ambicioso. Por un lado, la remodelación del Casón del Buen Retiro, un edificio anexo enfrente del parque del mismo nombre. Por otro, la apertura de su ampliación en 2007, detrás del edificio principal, en el emplazamiento de los claustros de San Jerónimo. Un edificio nuevo y controvertido en forma de cubo, diseñado por Rafael Moneo y dedicado sobre todo a exposiciones temporales. Entre las obras más destacadas que alberga el Prado destacan ‘Las meninas’ de Diego Velázquez, ‘Los fusilamientos del 3 de mayo’ de Francisco de Goya y ‘El jardín de las Delicias’ de El Bosco.

El Rastro
4/10

Cada domingo desde hace décadas se celebra el mercadillo más famoso de Madrid en torno a la plaza del Cascorro. Más de 1.000 vendedores ambulantes se instalan desde primera hora en la calle de Ribera de Curtidores y se extienden por las calles de alrededor como San Cayetano, Fray Ceferino González y Carlos Arniches, entre otras. Cita obligada para turistas y madrileños, en sus puestos se puede comprar prácticamente cualquier cosa, antigüedades, ropa de primera y segunda mano, bisutería, vinilos, recuerdos típicos de Madrid y objetos de hace décadas difíciles de encontrar en las tiendas convencionales. A mediodía, cuesta andar por la calle por la gran cantidad de gente que se acumula en las aceras, en busca de una buena ganga o regateando con los vendedores. Después de visitar este castizo zoco, la tradición es ir a descansar con unas cañas y un aperitivo a alguno de los bares del cercano barrio de La Latina.

Parque del Retiro
5/10

Este parque de 118 hectáreas se remonta a la construcción del Monasterio de los Jerónimos (hoy solo sigue en pie la parroquia de San Jerónimo el Real y un claustro de estilo barroco) por parte de los Reyes Católicos. Junto a este complejo, establecerá Felipe II una zona de retiro y recogimiento religioso, de ahí su nombre. Pero no será hasta la llegada de Carlos III al trono cuando se permitirá a los madrileños acceder al recinto, ya vallado, siempre y cuando cumplieran unas normas de higiene y vestimenta. Actualmente, se trata de una de las zonas verdes más utilizadas por los ciudadanos para salir a correr, montar en barca, celebrar picnics o pasear a sus mascotas. Los monumentos que se conservan de siglos anteriores y que merecen la pena ser visitados son el monumento a Alfonso XII, una gran columnata obra de José Grases Riera que domina el estanque, el Casón del Buen Retiro, un majestuoso salón de baile en su época que hoy pertenece la Museo del Prado, y el Palacio de Cristal, construido en 1887 para la Exposición de las Islas Filipinas. Pero los jardines del Retiro esconden mucha más belleza, como su rosaleda, la Casa de Vacas y numerosas fuentes y estatuas, entre las que destaca sin duda la del Ángel Caído.

Museo Reina Sofía
6/10

Una visita obligada que forma parte del denominado Triángulo del Arte en Madrid, junto con el Prado y el Thyssen-Bornemisza. Su impresionante fachada con tres torres de ascensores de vidrio y acero, diseñadas en colaboración con el arquitecto británico Ian Ritchie, son el acceso al mayor museo de arte contemporáneo de la ciudad. En la parte trasera, se sitúa la ampliación que se terminó en el año 2005 y que añadió 30.000 metros cuadrados de superficie, destinados principalmente a las exposiciones temporales. La obra maestra de este museo es sin duda el ‘Guernica’ de Pablo Picasso, pintura que conmemora la destrucción en 1937 de la ciudad vasca de Guernica por los bombarderos alemanes que volaban en apoyo de las fuerzas franquistas durante la Guerra Civil Española.

Plaza Mayor
7/10

En pleno corazón del casco viejo de Madrid se encuentra esta plaza, construida sobre la antigua Plaza del Arrabal, que albergaba el mercado más popular de la ciudad a finales del siglo XV. Fue Felipe II quien en 1580 encargó el proyecto de remodelación de la plaza a Juan de Herrera, aunque sería Juan Gómez de Mora quien concluiría el trabajo en el año 1619. El primer edificio que se construyó en la Plaza Mayor tal y como hoy la conocemos fue la Casa de la Panadería, obra de Diego Sillero, y se situó sobre la antigua lonja. . En la actualidad es la sede del Centro de Turismo de Madrid. La estatua ecuestre de Felipe III del centro de la explanada fue diseñada por Giambologna y terminada por Pietro Tacca en 1616. Otra de las obras a destacar de la zona es el Arco de Cuchilleros, el acceso más famoso a la plaza de los nueve que hay. Es obra de Juan Villanueva, quien, tras el devastador incendio de 1790, decidió reducir en dos alturas las fachadas, cerrar la plaza y levantar los nueve arcos, siendo de que da paso a la calle Cuchilleros el más monumental por su construcción y su enorme escalinata.

Puerta de Alcalá
8/10

Situada en una gran rotonda en la Plaza de la Independencia, esta puerta de estilo neoclásico era uno de los cinco antiguos accesos a la ciudad. De hecho, recibe este nombre por situarse en el camino que conducía a Alcalá de Henares Su aspecto es similar al de los arcos del triunfo construidos por los romanos y su diseño corrió a cargo del arquitecto italiano Francesco Sabatini, quien termino su construcción en 1778. Desde entonces, las estatuas, grabados y columnas que decoran sus cinco arcos han sufrido cinco restauraciones. Actualmente, luce espléndida y es un uno de los reclamos turísticos más importantes de la ciudad de Madrid. Merece la pena acercarse también por la noche para contemplar su imponente fachada iluminada.

Puerta del Sol
9/10

El puro centro de Madrid y el kilómetro cero de todas las carreteras de España. En el siglo XVi, la Puerta del Sol era uno de los accesos de las afueras de la villa. Recibió este nombre por el sol que adornaba la puerta de entrada. Concebido como un paso ensanchado con un constante tránsito de personas, pronto se instalaron allí pequeños comerciantes que trataron de hacer negocio aprovechando el ir y venir de los madrileños. Son muchos los edificios que se construyeron y que o bien no han sobrevivido al paso del tiempo o ha sido derribados, como la Iglesia del Buen Suceso, el Convento de San Felipe el Real o el de Nuestra Señora de las Victorias. Actualmente, la construcción más importante de la zona es la Casa de Correos, sede del gobierno de la Comunidad de Madrid. La plaza acoge también uno de las estatuas más emblemáticas de la ciudad, el Oso y el Madroño, con 4 de metros de altura, 20 toneladas de peso y siempre rodeada de grupos de turistas.

Templo de Debod
10/10

Es el tesoro nubio de Madrid y el único templo egipcio que se conserva al completo en España. Traído piedra a piedra desde Egipto y reconstruido cuidadosamente en la capital cuidando incluso su orientación original, este monumento fue un regalo de la Egipto y la UNESCO por la ayuda española para salvar el complejo de Abu Simbel, que iba a quedar sumergido tras la construcción de la Gran Presa de Asuán. En su momento se trató de uno de los centros de peregrinación más importantes del país africano, dedicado a los dioses Amón e Isis como muestran los relieves y bajorrelieves que decoran el interior del santuario. Con la construcción de la primera presa de Asuán, el templo resultó muy dañado, ya que permanecía sumergido durante nueve meses al año. A pesar de la importante restauración que sufrió posteriormente, no se pudo recuperar al completo toda la iconografía que se extendía por sus paredes. Los atardeceres desde este templo son espectaculares.

Críticas y valoraciones

0 comments