Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Los 15 mejores nuevos restaurantes de Barcelona
Can Culleres
Irene Fernandez Foto: Irene Fernandez

Los 15 mejores nuevos restaurantes de Barcelona

¡Una guía rápida para saber qué hay de nuevo y bueno a la hora de sentarse a comer en la ciudad!

Por Ricard Martín
Advertising

El cierre de bares y restaurantes ha sido un drama y un terremoto de tristes consecuencias que cada día sufrimos... Pero la vida sigue, y hay gente con mucho talento que se está jugando los cuartos y dejando la piel para que salgas a comer o a cenar de manera fantástica. Pasamos revista a las aperturas más excitantes y sabrosas de los últimos tiempos. Y tú podrías hacerte un favor, so vago: deja de hacer el perro en el sofá, levanta el dedo del botón del 'delivery', y reserva mesa en algún restaurante de esta lista ¡ya!

NO TE LO PIERDAS: Los 50 mejores restaurantes de Barcelona

Fonda Pepa
Foto: Ricard Martín

Fonda Pepa

Restaurantes Catalana Vila de Gràcia

¿Alguien decía que el 'capipota' no queda bien en Instagram? No el de la Fonda Pepa: una exuberante elaboración en la que el colágeno de la ternera va con pulpo, y se baña en una bullabesa con hinojo marino y el recuerdo de mostaza de estragón fresco. Muy fotogénico, pero todavía mejor. Una delicia que marca el camino de Paco Benítez (Noma, L'Eggs) y Pedro Baño (Caelis, Lluçanès). Están en la 'deep' Gracia, donde hubo la fonda Cal Robert durante 27 años, y en 2021 abrieron allí. "Vivimos en Gracia, queremos sostenibilidad y hacer un trabajo de proximidad, comprar al comercio del barrio", explica Baño.

La pepa es una actualización de la cocina catalana con maneras 'gastro' y espíritu popular. Platos abundantes por unos 14 euros, y los sábados aquí te esperan desayunos de tenedor tradicionales a precios de bar de abuelo. Y vinos a copas excelentes ... Por poco más de dos euros. ¡Viva la Pepa!

Casa Amalia
Foto: Ivan Giménez

Casa Amàlia

Restaurantes Catalana Dreta de l'Eixample

Casa Amàlia es un restaurante de toda la vida: un local abierto en 1950 frente al Mercat de la Concepció, con una carta clásica y sin complicaciones en el que prevalece el buen producto y la cocina de siempre. O eso era hasta que se lo quedaron Jordi Castán y Sergi Suaña en 2020, un dúo de profesionales con décadas de experiencia en el negocio de la restauración de altos vuelos y el producto de proximidad.

La carta se articula en aperitivos y dos apartados: uno de tradición y uno de transformación. En el primero, maravillas directas como rape a la brasa con salsa de espárragos blancos y alcachofas del Prat, o canelones de tres carnes con bechamel. En el segundo, barbaridades juguetonas como la 'panalena mallorquina', una berenjena a la brasa, con fino velo de tocino ibérico y rellena de sobrasada y cubierta por una tempura de berenjena y un pedazo de miel de colmena en todo lo alto.

Advertising
Perfecto
Foto: Perfecto

Perfecto

Restaurantes Catalana L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Allí donde estuvo Mextizo está Perfecto: en una de esas majestuosas plantas señoriales de restaurantes de la calle Diputació, y con un interiorismo a cargo de Juli Capella. Òscar Manresa, chef y empresario, está al frente de un proyecto ambicioso de cocina catalana –un restaurante de gran capacidad y con producto del bueno– que está del todo dirigido a la clientela local. Cocina de Barcelona es la etiqueta. 

Ahora bien, Manresa piensa el argumento, pero el guion lo escribe un joven cocinero de Roses, Toni Romero, que apuesta por una carta hedonista, cargada de platos a fuego lento para mojar pan y también de fuego de brasa. Como por ejemplo, unas cocochas con una fina capa de tocino ibérico, que llevan una mayonesa que es el mismo pilpil, que son un delirio de sabor, o un arroz negro con bacalao untuoso y fresco, una melosidad contrastada por el crujiente de patitas de calamar rebozadas. 

Salvaje Barcelona
Foto: Salvaje Barcelona

Salvaje Barcelona

Restaurantes Japonesa Esquerra de l’Eixample

Salvaje Barcelona ocupa los 2.000 m² que dejó vacante Bellavista del Jardín del Norte, el restaurante de Leo Messi y Grupo Iglesias, y ha llevado la inmensidad de la ubicación a un terreno selvático, pero no menos espectacular, con elementos vegetales, animales y esculturas.

La comida va a cargo del chef venezolano Fermín Azkue, que define la propuesta como una cocina "de alma latina, de padres vascos, y con un bagaje lleno de Europa". Aquí encontraréis sushi fastuoso, de producto superlativo y mirada amplias –con fuerte influencia mediterránea e incursiones en la cocina nórdica- y una robata, una brasa japonesa de leña, además de arroz y fideos, tapas de fusión y un pequeño pero abracadabrante apartado vegetariano.

Advertising
Fat Veggies
Foto: Fat Veggies

Fat Veggies

Restaurantes Vegetariana L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Tras el éxito de Fat Barbies –un restaurante de carne hecha con brasa y humo– hay unas guarniciones vegetales extraordinarias. Tanto, que ahora tienen su propio 'spin-off' en Fat Veggie: el mismo principio aplicado al mundo vegetal. Pero con matices. Podrían haber hecho verduras a la brasa, vinagretas y tira millas, pero se han complicado la vida con una cocina vegetal compleja y sabrosa, con mucha influencia de Oriente Medio.

Los platos son abundantes pero complejos. Por ejemplo, una coliflor hecha con tres puntos de cocción diferentes, sobre un puré de coliflor –hecho del tronco de la verdura– con chocolate blanco; es crujiente, cremoso, delicioso, cambia tu percepción de una verdura aburrida. O una crema de pimientos con espárragos a la brasa, que se convierte en un estudio de la combinación del pimiento con el rábano, y que rebano con un pan de patata violeta fermentada brutal. Un 'must'.

Can Culleres
Irene Fernandez

Can Culleres

Restaurantes Cocina creativa El Poblenou

Jordi Asensio (cocina) y Patricia Nieves (sala), pareja y residentes en el Poblenou, enarbolan el orgullo de barrio. Can Culleres era el nombre popular de la metalúrgica Platería Ribera, donde el abuelo de Nieves trabajó en los años sesenta. "Reivindicamos la esencia obrera del barrio, que ha quedado desdibujada por el 22 @", dice ella. El local es precioso y robusto: estética de ladrillo fabril, con nóminas, cubiertos antiguos y piezas de acero en exposición.

Asensio, con un CV más largo que un día a Manchester en 1897 (Berasategui, Gagnaire, AnGrup ...) reivindica una cocina de producto fresco y de gran calidad-precio. No comerás por diez euros, pero son platos de apariencia sencilla, cargados de complejidad y con muy buen producto: como unas habitas con huevo y 'guanciale', que aparte del sofrito esconden un pil-pil de jamón, para sumergirse en ellas. Pura artesanía. 

Advertising
The Egg Lab Street
Foto: The Egg Lab Street

The Egg Lab Street

Restaurantes Bar de bocadillos El Putget i Farró

En contraposición a las 'dark kitchens', The Egg Lab es una cocina abierta con dos pequeñas barras para esperar o comer. Han encontrado un nicho en el disputadísimo mundo del bocadillo, y lo han llenado con maestría: son el único local de 'egg sandwich' de Barcelona, inspirados en los Estados Unidos. Pero esto es artesanía pura, comparado con los 'bacon-egg rolls' indigestos que recuerdo de NYC.

Aquí encontrarás bocadillos con recetas de 'street food'  coronadas por huevos frescos de Calaf fritos o revueltos. El resultado es de una rotundidad melosa de sabor uniforme, que envía un disparo de placer del paladar al cerebro. Solo os diré: 'roll' de cerdo desmigado y guisado con cheddar, huevo, lechuga y tomate. Mancha a saco, ves al tanto: ¡por eso el suelo de la entrada es de baldosa Barcelona! 

Uribou Barcelona
Irene Fernandez

Uribou

Restaurantes Japonesa Sant Gervasi - Galvany

Atsushi Takata: "Jamás he pensado que tengo un restaurante japonés, no lo dice a mi tarjeta". Y tiene toda la razón del mundo. Él fue pionero en 2002 a mezclar Japón con Cataluña –ese maravilloso Icho ¡ah, los fideos de sepia con papada!–, y conoce y ama a fondo la cocina catalana y ejerce sin etiquetas ni jaulas. En 2021 reabrió su referencial Uribou en un local íntimo, lejos de los 50 comensales de La Cocina de l'Uribou, de cuando estaba en Les Corts.

Sólo hace 'omakase': "La gente, si ve japonés, siempre termina pidiendo 'yakisoba' y 'makis'. Y la cocina japonesa es muy amplia, por no decir que intento hacer mis propios platos". El abundante menú, a 57 euros, pasa por tapitas, tres platos de temporada de media ración y la elección entre un surtido de sushi o alguna otra especialidad, siempre barbaridades de sabor y técnica delicada. Takata ha dejado huella en la manera de entender Japón en Cataluña, y lo sigue haciendo.

Advertising
Maleducat
Foto: Irene Fernandez

Maleducat Casa de Menjars

Restaurantes Catalana Sant Antoni

Maleducat tiene un explícito apellido: Casa de Comidas. Tres amigos de la infancia -en la cocina Víctor Ródenas (Caelis, Via Veneto) y los hermanos Marc y Ignacio Garcia en el apartado 'business'- han convertido al Maleducat en uno de los lugares más calientes de San Antonio en poco más de seis meses: abrió segundos antes de la pandemia. Maleducat (broma privada: "¡no te ligarás nunca, eres un maleducado!", se espetaban) practica "una cocina informal y cercana pero de producto muy trabajado", dice Ródenas.

Es de carta corta y pizarra larga, con seis sugerencias que cambian cada día. Y que son un homenaje lleno de técnica y frescura al hedonismo desvergonzado: platos como los guisantes frescos con tripa de bacalao, yema de huevo y butifarra negra, y un arroz seco con trompetas de la muerte y magret de pato salvaje.

Sensato
Foto: Irene Fernandez

Sensato

Restaurantes Japonesa El Putget i Farró

Bobalicón que es uno, siempre me ha hecho gracia la homofonía entre 'omakase' -poner en manos del chef, literalmente- y 'olakease' (el meme idiota definitivo). Pues los maestros de sushi Ryuta y Aya Sato, de trayectoria inmaculada (Nomo, Aiueno, Sato y Tanaka), se han independizado en Sensato, donde podéis confiar con los ojos cerrados en lo que escogen para vosotros.

Sensato es una barra minimalista de sushi con ocho sillas para servicio y vuelta catalana. "Esto es auténtico. Pero un 'omakase' no significa sólo sushi. Mi tiene menú 22 pasos de tapitas, pero también ostras ahumadas, sopa de almejas ... Veo como comes y decido qué te iré sirviendo", dice Ryuta (que también nos recuerda que sushi tampoco es sinónimo de crudo: el pescado se puede flambear, escaldar, marinar ...). Un ejemplo es su magistral 'nigiri' de gamba, con el jugo de la cabeza hecho reducción y polvo crujiente de la cáscara. Mordiscos insuperables. 

Advertising
CactusCat Bar
Marc Andreu

CactusCat Bar

Restaurantes Vegetariana

CactusCat Bar es un restaurante sencillo y acogedor que tiene el honor de ser el mejor valorado del mundo en Happy Cow, la aplicación de referencia en restauración vegana. 

Su oferta incluye platos internacionales, pero con una marcada influencia de la cocina tradicional catalana. Su plato estrella es la lasaña, pero hay mucho más donde elegir: fideuà, croquetas de quinoa o cremas de verduras de temporada son algunos ejemplos. Todo esto, utilizando siempre productos de proximidad y con certificado ecológico.

A pesar de la fama, la relación calidad-precio es muy buena y su menú tiene un coste de 11 €. ¡Y su simpatía y proximidad también nos hacen muy felices!

Avenir
Foto: Avenir

Avenir Restaurant

Restaurantes Catalana Sant Gervasi - Galvany

La técnica culinaria moderna no se contradice con la tradición. Esto es precisamente lo que encontraréis en l'Avenir: platos de casa de comidas –capipota, garbanzos con salsa, mar y montaña- redefinidos bajo el prisma de profesionales de cocina y sala que han pasado por el Manairó de Jordi Herrera: Roger Viñas y Chesco Salrach.

Y la verdad es que las ganas de jugar y sorprender, pero también de ofrecer una cocina de cuchara y fondos sustanciosos, tan característica del maestro Herrera, se nota en una serie de platos buenísimos, incluso de matrícula en algunos casos. Como por ejemplo, un 'capipota' asado extraordinario –sin guisado, crujiente y con su grasa– o un ravioli relleno... ¡de calamar relleno! O un arroz con oreja de conejo en que la muerdes y se funde, medio etérea medio cristal. Solo se me ocurre una pega: los platos son tan buenos que te los zamparías a cucharadas, pero te llegan a la mesa en formato platito. ¡Yo quiero repetir!

Advertising
Belbo Candela
Foto: Belbo Candela

Belbo Candela

Restaurantes Mediterránea

¿Cuánto tiempo hace que no cenas en el centro de la ciudad? Y cuando digo centro quiero decir el mogollón. La Rambla Cataluña tiene un reclamo magnífico: Belbo Candela, un restaurante de 170 plazas bien anchas, ni más ni menos que el número 2 de Rambla de Cataluña. Ocupa el que fue el Trovador, y esencialmente es como estar en un buen restaurante de playa, pero en el centro-centro.

Tienen brasa de carbón, arroces impecables, tapas de buen nivel y un repertorio de cocina mediterránea que se toma tan en serio el marisco de proximidad como el verde de la ensalada. Y te puedes zampar desde unas buenas sardinas a la brasa, gambas frescas de Sant Carles o un arroz meloso con costilla y setas a 14 euros por cabeza (¡que era lo que costaba un Paellador en la Rambla!). Un espacio de lujo a precios de clase media, y buena cocina y buen producto en una zona catastrófica. Por la noche tienen música en directo. 

Truita de pa amb tomàquet del Croma
Foto: Ivan Giménez

Croma by Flash

Restaurantes Catalana Les Corts

Poca broma, que después de cincuenta años de vida, el Flash Flash ya tiene un hermano pequeño: El Croma By Flash, abierto el otoño de 2020, no es una sucursal sinó una actualización del Flash Flash en el siglo XXI. Lo sencillo habría sido clonar el icónico original, pero no: el Croma es espectacular y enorme, pero a la vez mantiene la horizontalidad y el techo bajo, un hecho que hace que la comunicación entre mesas sea enorme. Y nada de blanco y negro, si no una paleta de colores usada con sabiduría. Y mucha luz, menuda cristalera.

La carta tampoco fotocopia el original: entran los cebiches y los 'tiraditos', y también un generoso apartado de pasta italiana deudor de Il Giardinetto. Y sí, las tortillas aquí son importantes. Y encontraréis modelos nuevos, como por ejemplo la catalana, una deliciosa tortilla babosa de escalivada.

Advertising
Acero Street Flavours
Acero Street Flavours

Acero Street Flavours

Restaurantes Hamburguesas

Los hermanos Acero, Raúl y David, van de cara a barraca. Acero es "como una furgoneta aparcada de street food, con los mínimos: te comes la burger y las patatas, te bebes la cerveza y adiós". Ni postre ni café ni hostias. Pero dios, qué hamburguesas. Se hacen traer el producto del mercado de la Barceloneta y los discos son 150 gramos de filete de pobre con un toque (vacuno) secreto. Y liman las cosas superfluas para seguir una ética artesana de "todo se hace en la cocina"; el éxito de la casa con pimiento y cebolla caramelizada, pepinos, brie y maionesa de trufa.

Esta gente se han convertido en una pequeña potencia: despachan cientos de hamburguesas en fin de semana, y van directos a lo básico (sus chips de boniato con salsa brava y la caña están de muerte). Aunque si os atrevéis, hay un reto para vosotros: la Doble Acero, de cuatro palmos, dos discos de carne de 150 gramos con bacon, cheddar, pepino y cebolla caramelizada.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising