Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Bodega Pasaje 1986
Irene FernandezBodega Pasaje 1986

Los mejores restaurantes del barrio de Sants

Los bares, bodegas y restaurantes más deliciosos de Sants, con opciones para todos los gustos y de todos los precios

Escrito por
Time Out Barcelona Editors
Publicidad

Ahora que Sants ha sido declarado como uno de los mejores barrios del mundo de este 2022, hemos recogido en una lista los mejores restaurantes de esta zona donde conviven vanguardia, vida callejera y nocturna y espíritu vecinal. En sus calles y plazas podrás comer desde japonés hasta tapas, en locales para ocasiones especiales o bodegas de toda la vida... Estos son los 25 mejores restaurantes que tienes que probar en el barrio.

NO TE LO PIERDAS: 50 mejores restaurantes de Barcelona

  • Bares y pubs
  • Cervecerías
  • Sants
La ensalada rusa de esta casa es digna de ser aplaudida. Para muchos es de las mejores de la ciudad. Jordi Beltran, padre de la criatura, asegura que tiene que llevar, a la fuerza, sólo tres ingredientes: patata, atún y mayonesa. Y que a partir de ahí, imaginación al poder. Él pone un encurtido y zanahoria, una mayonesa suave y algún secreto que no quiere contar.
Aparte de esta súper tapa, también ofrece cecina, anchoas, boquerones con patatas gruesas y platillos combinados de conservas. En el apartado internacional, 'dakos' griego (pan, tomate y hecha) y albóndigas tailandesas con curry verde. Cava, vinos, vermuts, gin Xoriguer con limonada y unas cañas pequeñas que vuelan. La muñeca de Jordi las clava.
  • Restaurantes
  • Catalana
  • La Bordeta
  • precio 3 de 4

Durante años fue el maestro de ceremonias de Tickets. Junto a Albert Adrià, Xavi Alba creció y aprendió, y en plena pandemia se aventuró para mostrar virtudes en un proyecto personal. A su modo. En un patio interior del edificio de la Campana, lejos de cualquier polo turístico, Alba montó una bodega de barrio con una oferta de cazuelas y desayunos de tenedor que lidera el ex Via Veneto Patrick Picarin.

Entre otros 'must', caballa en escabeche, puerro al Josper con ajoblanco, aleta de raya, calamares rellenos y fricandó. Nadie ha dicho que lo común tenga que ser vulgar. Bodega Passatge 1986 tiene una terraza tranquila, y una ensaladilla rusa ya asentada en la ciudad y que se inspira en la del Toni Romero del Suculent.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Sants - Montjuïc

Todo el mundo se deshace en elogios cuando habla de Montferry. Y es que vale la pena. La bodega se ha hecho famosa por sus bocadillos para el desayuno, que por su dimensión merecen el calificativo de desayunos de tenedor: el de butifarra rasgullada con dados de berenjena, el de capipota con chimichurri y el de atún con queso y tomate seco son algunas de las sorpresas que le esperan para levantar los ánimos matinales.

Cada día por la mañana presentan el bocadillo del día en las redes sociales y fácilmente el estómago os hará raro. La bodega abre todo el día. Por eso, no se puede dejar de mencionar la oferta de tapas, como las bravas personalizadas, las tortillas, las albóndigas y las croquetas. Ambiente de bodega con punto 'hipster'.

  • Bares y pubs
  • Sants
  • precio 2 de 4

Historia viva de Sants. Este establecimiento abrió en 1939 como bodega de vinos a granel para los trabajadores fabriles del barrio. Veinte años después, se convirtió en una bodega-casa de comidas. Decimos su casa porque el negocio no puede ser más familiar. La madre, Marina, se encargó de la cocina hasta hace poco. En la barra y en la sala, sus hijos, Albert y Vicenç. Botas de vino, jamones colgados, cocina abierta y fotos de clientes ilustres. Desayunos de tenedor de campeonato, tapas clásicas y un menú del mediodía casero de catorce primeros y veinte segundos para escoger.

Atención a los platos con setas porque los hermanos son unos excelentes buscadores de setas. ¡Viva el fricandó de Bartolí! Tener que hacer cola para el almuerzo es bastante habitual.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Sants - Montjuïc

Un hombre importante en la historia reciente de la tapa es Txema Martínez, que fue el chef del Inopia de Albert Adrià, zona cero de la reinvención de la tapa nuestra. Ahora es cocinero y socio de la Bodega Amposta, un encantador local restaurado que recupera la memoria histórica de la Fuente de la Codorniz, así como la mejor cocina catalana de platillo y tapa, hecho con un horno de brasa. Pies de cerdo con picadillo, callos con 'capipota' ... ¡Y unos garbanzos con carabineros inolvidables!

  • Restaurantes
  • Cocina creativa

Puede parecer una vermutería, pero cuidado, Mundana va más allá. Podemos llamarlo gastrobar o restaurante a secas, y sin embargo ha marcado tendencia como local para ir a comer. La idea sale de los responsables de la Santa Burg, para explotar la vía creativa y ahumada.

Porque en La Mundana crean con humo, de castañas concretamente, que sale de un ahumador que hicieron ellos mismos para poder elaborar unos cuantos platos: es el caso de la ostra ahumada y la caballa en escabeche de curry rojo. La brasa explota en La Mundana con los lechones con mantequilla de miso y cogollos, o con el bonito con salmorejo de cilantro. Dos 'must' más: el tataki de atún con perfumes de Asia y el pulpo a la brasa con beber blanco, salicornia y kale.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Italiana
  • Sants - Montjuïc
  • precio 2 de 4

Si alguien puede ondear con todo el derecho del mundo la pizza en Barcelona son ellos. Pino Prestanizzi (calabrés) y Patricio Sodano, de Nápoles, abrieron, en 1989, La Briciola. Era un momento en el que “solo había una pizzería en la ciudad, e ir a cenar al italiano era signo de distinción”, rememora Pino. El tiempo aquí se ha detenido, pero esto es bueno: han mantenido el nivel y trabajan con todo el producto, incluso el agua, de Nápoles. Y la decoración es demasiado auténtica para tildarla de kistch.

Tienen una carta bien escogida de antipasti y platos de pasta, pero la estrella, claro, es la pizza, en su caso fina, crujiente, nada de napolitana baratita que ya circulan muchas: “No hay nada peor que una pizza gomosa y poco hecha que te repita”, dice Pino.

  • Restaurantes
  • Italiana
  • Hostafrancs
  • precio 1 de 4

Un bar restaurante de italianidad austera pero total, resguardado en una esquina de Hostafrancs. Un puñetazo pequeño y sin artificios, pero orgulloso: doce referencias, entre antipasti y ñoquis, “todos hechos desde cero”, de masa totalmente vegana, donde solo utilizan patata y harina de maíz.

El Brera, lo abrió Mirko Italiano a finales de 2018 –después de haber llegado en 2015 y de haber trabajado en el Meneghina del Born– y en enero de 2019 decidió convertirlo en “el único bar de ñoquis de 'Europa”. Juega con los platos de ñoquis –donde destaca el de ragú, con ternera y sofrito– y unos entrantes que no desentonan. También tienen postre, claro. El tiramisú es obligatorio.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Sants

Restaurante de barrio con mayúsculas, tiene una terraza curiosa y estrecha que seguro has atravesado más de una ocasión. Quizás has mirado dentro y pensaste: demasiado vulgar, no entro. Error.

Cabañeros es un restaurante de barrio, popular, y además ofrece unas de las mejores calçotadas de la ciudad. Si vas a mediodía disfrutarás de un menú bueno y contundente y. No vas a sufrir ni por el precio ni por la cantidad. Esto seguro. Justo sentarte en la mesa, por ejemplo, te ponen una rebanada de pan con embutido obsequio de la casa como declaración de intenciones. A partir de ahí, comida inteligible y de cuchara. Si deseas conocerlo, no mires la web. Vaya. Casi 50 años le avalan.

  • Bares y pubs
  • Bodegas
  • Sants
  • precio 1 de 4

Televisores encendidos, botas del año de Maria Castaña, trofeos antiguos, parafernalia del Barça en las paredes y unas anchoas de fama merecida que le harán mantener viva la sed para seguir bebiendo los chopos de cerveza que sirven sin cesar. Combínelas con unas guindillas verdes y un buen chorro de aceite con pan y será la gloria. Las almejas y las alcachofas también son un clásico. Si quieres vino, pregunta y déjate llevar, pero no digas que no al vermut de la casa, sería una descortesía que haría que salieses perdiendo.

Aviso: no te dejes llevar por la apariencia, los años pasan factura a esta bodega abierta en 1880, pero lo importante aquí es el contenido; la comida, la bebida y la buena compañía. Porque hay compañía, y encuentras. Un clásico de Sants que hace barrio.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Catalana
  • Sants
  • precio 2 de 4
En 2018 la troupe neobodeguera de La Mestressa y Vermut y en la Gàbia de la plaza de Osca cogió el relevo de la mítica Bodega Floren de la plaza de Ibèria para convertirla en una neocasa de comidas. Adiós salchichón de Graus y morcilla de Burgos. Hola tataki de atún con mayonesa de kimchi y canelón de pato con salsa de trufa y setas. Estimados escépticos, no sufráis, también tienen patatas bravas, croquetas variadas, bombas, ensaladilla de chaca y surtidos de embutidos de Osona y quesos manchegos, vascos y extremeños.
Queridos fóbicos al cambio, dad una oportunidad al excelente menú de mediodía semanal de Can Violí y disfrutda de su terraza, una de las más privilegiadas y tranquilas del barrio.
  • Restaurantes
  • Cocina creativa

Cocina franca en la Zona Franca. Aunque parezca un bar de barrio como otro, es uno de los restaurantes más solicitados por los auténticos gourmets. La familia Sierra Calvo elabora “alta cocina de barrio” o “cocina sin tonterías” como ellos proclaman: de toda la vida, imaginativa y sin prescindir de las técnicas actuales.

Borja Sierra, el cocinero, aprendió, entre otros, del maestro vasco Hilario Arbelaitz, a quien a veces copia para ofrecer el aplaudido pastel de queso del Zuberoa. Además, desayunos de tenedor y platos de cuchara y temporada con guisantes, cardos con cocochas –más influencia vasca–, albóndigas con fricandó y canelones de Sant Esteve con bechamel de trufa. Aquí hacen uno de los mejores platos de capipota.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Peruana
  • Sants
  • precio 2 de 4

No es un restaurante japonés-peruano-mediterráneo de fusión; la cosa va más bien de 'freestyle' culinario casero y de temporada. Ayako, ama y cocinera, hace lo que quiere, cuando quiere y porque quiere. Y esto se traduce en bomba de panko, onigiri de acelgas, bocadillo nikkei de tonkatsu ibérico, boquerones marinados con pesto de aceitunas negras y miso... ¡Y qué postres!

La pizarra es tan ilimitada como su imaginación. Su talento radica en saber mezclar con gracia y soltura las lecciones maternas de cocina tradicional japonesa con todo lo que ha comido viajando por Asia, América Latina y Europa. El tiradito, el chicharrón con salsa criolla y el pisco sour son obra de Miguel, su socio peruano. ¡El menú de mediodía es un regalo!

  • Restaurantes
  • Coreana
  • Hostafrancs
  • precio 2 de 4

Ante un cierto esoterismo derivado de la barrera idiomática, es un placer entrar aquí, donde Jinho y su esposa, Kyoungae, hacen manos y mangas para explicar su cocina al no coreano: hasta el punto de que disponen de una carta en la que cada plato, explicado con cuidado, aparece con una foto de plano cenital. Si es la primera vez que aterrizá –un pedazo de Corea incrustado en el corazón gitano de Hostafrancs– y ya conoce el bibimbap, le recomiendan que pruebe el huedupbap, salmón crudo con arroz y verduras frescas con salsa picante. ¡Y los fines de semana organizan talleres para aprender a hacer kimchi! El local no es muy grande y es bastante habitual ver las tablas llenas de clientela asiática. Se recomienda reservar los fines de semana.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Peruana
  • Sants - Badal

Incondicionales del pollo, tenéis que saber que la especialidad de este establecimiento abierto hace cuatro años son las aves asadas al estilo peruano, y que lo dirige el mismo equipo que triunfa en el ya consolidado Ceviche 103 ubicado junto a la Diagonal. Además, el pollo es una opción fija del menú de mediodía.

En la carta también hay otros clásicos de la gastronomía de Perú, como el arroz chaufa, los anticuchos y la causa de atún. Devotos del cebiche, no sufráis, en La Turuleca lo preparan igual de delicioso que en su otro restaurante pero, como estáis en Badal, podéis disfrutar por menos dineritos. Los postres son caseros y los pisco sour, soberbios.

  • Restaurantes
  • Japonesa
  • Sants
  • precio 2 de 4

Maido es una tasca ambientada al estilo tradicional de una izakaya japonesa. La palabra 'maido' viene del dialecto japonés de Osaka, donde se utiliza para saludar a la gente de una forma más cercana. Porque es así como reciben en Maido, con amabilidad, y un entorno de decoración básica y una carta de gastronomía tradicional japonesa en constante rotación.

Su menú de mediodía es excelente, aunque el chef luche por incluir más platos tradicionales de los que la clientela acepta. Poco a poco. Por el momento, albóndigas de pollo y verduras con salsa teriyaki y curry japonés con bacalao rebozado y arroz. Si lo ves, pide cualquier plato de pescado. De las mejores relaciones calidad-precio de la ciudad. No hay cola, pero no te despistes, que habrá.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Japonesa
  • Hostafrancs
  • precio 3 de 4

Después de casi dos años cerrado, ha reabierto el Nobu, el restaurante que tiene en Barcelona al chef Nobuyuki Matsuhisa, uno de los creadores de la cocina de fusión asiática, y ostentador de una franquicia internacional de lujo que tiene participación de Robert de Niro.

La espectacularidad se mantiene: el Nobu tiene unas vistas despampanantes –360º en la planta 23 del hotel del mismo nombre– y una carta donde ahora el chef es el madrileño Sergio Martínez, quien manda en una carta donde, claro está, brillan los iconos de Matsuhisa, como el 'black cod miso' y el salmón 'new style' (desconstrucción tremenda del salmón frito). Pero Martínez tiene margen de creación, y aquí sobresale un sushi estratosférico, con recetas propias, como un nigiri de ventresca de atún braseado con salsa yakiniku.

  • Restaurantes
  • Japonesa
  • Sants - Montjuïc

A los ya míticos Ramen-ya Hiro y Koku Kitchen Ramen les ha salido un fuerte competidor en Sants, el Kobuta, que en japonés quiere decir cerdito. No se deje engañar por la humildad que desprende su nombre en diminutivo; los ramen que realizan en Kobuta son superlativos. Elaboran tres tipos de caldos diferentes: de cerdo, de cerdo y pescado seco y otro de vegetales. Y en verano prepara cuencos de 'hiyashi tantanmen'; una sopa fría de origen chino hecha con un caldo espeso de pasta de sésamo, miso, carne y fideos.

Es imposible devorar las sopas de Hiroshi sin perder los buenos modales en la mesa, pero, tranquilos, sorben a gusto. 'Feel free to slurp' es el lema de este restaurante donde es habitual que se formen colas. El cochinito ya ha dejado de ser el secreto mejor guardado del barrio.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • La Bordeta
  • precio 1 de 4

Mitja Galta, con un pie en Hospitalet y el otro en Barcelona, se dedica a la nueva cocina de barrio. Es decir, a dignificar los menús de mediodía a base de tratar bien el producto y altas dosis de creatividad. Algunos ejemplos podrían ser el arroz bomba con callos y zamburiña, o una carrillera de ternera, deshuesada, con una salsa en su punto de chocolate.

Propone una oferta semanal de martes a viernes muy inspirada en una filosofía que ve mucho campo por delante dentro de la tradición. Y lo demuestra cada día con platos sorprendentes como el 'suquet' de cola de rape con calabaza y ajo y perejil. Siempre, siempre, encontraréis un entrecot fileteado con un toque de autor. Y los arroces del jueves son de traca.

  • Restaurantes
  • Sants
  • precio 3 de 4

En el bote pequeño está la buena confitura. En Sants, también. María, malagueña, y Ezequiel, italoargentino, transformaron hace unos años un minúsculo local con cocina a la vista y pocas mesas en un restaurante imprescindible en el barrio. Producto fresco y de proximidad preparado con minuciosidad y amor. La doble nacionalidad del establecimiento se refleja en su oferta: bacalao al ajo quemado junto a ñoquis con azafrán, gamba roja y erizo.

Ezequiel, que pasó por Rías de Galicia y Espai Kru, borda el pescado y el marisco. Excelente pan elaborado con masa madre de Francia. Carta de vinos breve, pero muy interesante. Los postres son extraordinarios: preparan el mejor tiramisú del distrito.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • Sants - Montjuïc
  • precio 1 de 4
Abierto en 2017 como restaurante de brasa creativa, se reconvirtió en plena pandemia en un bar de bocadillos a la brasa, pero bocadillos a la brasa top. Y así sigue. La esencia –y el espíritu metal-punk–, eso sí, no ha cambiado. Alberto Moyano –tabernero y abogado– defiende un bar que se defiende solo. ¿Nueva normalidad?
Jordi Bernús, el chef, manipula una 'robata' –brasa japonesa– y algún otro gadget más de los que salen maravillas como el bocadillo de pollo tandoori, el de lengua de ternera a la parrilla y la hamburguesa de vaca madurada. Para acompañar (veganos, no se olvidan de vosotros), una escalivada recién hecha, patatas fritas, boniato frito, la cerveza de la casa y a correr. Simplicidad brutal.
  • Bares y pubs
  • Bares de tapas
  • Sants
  • precio 1 de 4

Sants es un cúmulo de agradables sorpresas. Una de ellas es la segunda etapa que inicia el Pan & Oli, con Carlos Ortiz en los fogones. En un ambiente agradable, sencillo pero de buen gusto, sobresale por su cocina original, sabrosa y moderna, así como por la atención que brinda a los vinos. El Pan & Oli ofrece mucho más que lo que podría suponer su nombre.

Hay un menú semanal de mediodía extraordinario, y una carta con platos muy tentadores que no defraudan: por ejemplo, un pastel de hojaldre con caballa ahumada y un leve alioli particular de Ortiz, que merece todos los elogios; la polenta al estilo piamontés, es decir, frita una vez cocinada, por lo que queda crocante por fuera y blanda por dentro, o un burrito de cochinita pibil.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Hostafrancs
  • precio 1 de 4

Después de cocinar en restaurantes de prestigio de todo el mundo, Pau Gascó volvió a Sants para inaugurar un restaurante que cada vez ha tirado más hacia gastronómico, ahora solo en horario de noche (menos sábado, que también abre al mediodía). Propone un único menú degustación con variantes comprometidas todas con la sostenibilidad y erigidos con productos de proximidad y mayoritariamente de origen vegetal.

Petit Pau ofrece un menú omnívoro, con carne y pescado; uno vegetariano, con lácteos, miel y huevos, y uno vegano, donde todos los alimentos son de origen vegetal. Para haceros la boca agua: Parfait de foie con cerezas y anguila; arroz de espárragos, ajos tiernos y butifarra negra, y rodaballo con nabos y salsa de crustáceos.

  • Restaurantes
  • Sants - Montjuïc

Junto a la plaza de Osca se encuentra este bar restaurante de cocina tradicional catalana. Para hacer honor al nombre, lo más recomendable es comer una buena escudella de la casa, pero si la cosa va de carne, el estofado de butifarra y sepia (el clásico mar y montaña), las carrilleras de ternera en salsa de manzana y ratafía y los caracoles guisados son una buena elección.

En el trabajo del cocinero Roger Sánchez se nota el sofrito hecho a fuego lento, y la alegría de una buena picada. Y también se saborea la esencia de un restaurante con espíritu de fonda y popular donde te tratan como si estuvieras en casa por un precio muy recomendable. Si todavía no lo conocéis, id: seguro que repetiréis.

Publicidad
  • Bares y pubs
  • Bares de tapas
  • La Bordeta

Ya hace un tiempo que divierte a la gente del barrio cerca de Mercat Nou con un bar que ha hecho fortuna y sus codiciadas tortillas de hasta doce huevos ecológicos, pero Jordi Marzo (ex Roca Moo y Petit Comité) quería volver a sentirse cocinero de restaurante. Y lo logró en junio de 2021 abriendo Tramendu
Restaurante, en el local de al lado. Aquí hace cocina tradicional catalana y de temporada puesta al día, con mantel de hilo y servicio de gastronómico (antes de empezar, aperitivo y pan y aceite a cargo de la casa).

En la carta, donde también se hacen guiños al bar, siempre hay algún plato de pieza entera, ya sea rodaballo salvaje, espalda de cordero lechal o chuletón con guarniciones a escoger.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad