Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Arume
©MariaDiasArume

Los mejores restaurantes del barrio del Raval en Barcelona

Cocina catalana y de todas partes, opciones económicas y para las grandes ocasiones. ¡La mejor cocina del Raval!

https://media.timeout.com/images/105811575/image.jpg
Escrito por
Ricard Martín
Publicidad

El Raval está lleno de bares y restaurantes y muchos de ellos son buenos. También hay trampas para despistados: no todo brilla. Abren, cierran, reabren, se recuperan algunos clásicos, otros desaparecen para siempre. Si conoces el barrio, probablemente tienes tus restaurantes y bares favoritos. Nosotros también. En esta lista apostamos por clásicos de toda la vida y también por lugares que acaban de subir la persiana y ya nos han enamorado. Iremos repensando la selección que hemos hecho. Incluiremos algunos, quitaremos otros. Si consideras que falta alguno imprescindible o has hecho un descubrimiento que te apetece compartir con nosotros, puedes avisarnos en los comentarios de abajo e investigaremos.

NO TE LO PIERDAS: Los 50 mejores restaurantes de Barcelona

3 Lucas
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes

En 3 Lucas están especializados en carne al horno Josper. Podéis elegir el corte vacuno más sencillo (entraña, 14 €) y el top, el ojo de bife (29,90 €, 350 gr). Sostienen que la mejor carne argentina se come aquí. Los entrantes son tan finos como recordamos: unos magníficos calamares a la andaluza con mayonesa de lima (9,60 €) y un bistec tártaro matizado con cilantro y rábano picante y trufa negra (14 €). No, no reinventan la rueda, pero no veas cómo la hacen girar.

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • El Raval
  • precio 2 de 4

El Arume es un restaurante con una presentación clara: "cocina gallega contemporánea". Podéis compartir el cebiche del tío Walter y los langostinos en tempura cítrica, comino y mayonesa de albahaca. De segundo, un tiradito de salmón semimarinado, hummus picante o lechuga de mar. 

Publicidad
Bacaro
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Ciutat Vella
  • precio 2 de 4

Una tasca veneciana que reivindica la cocina italiana más allá del binomio pasta (con salsa) y pizza. Al lado de la Boqueria, aquí los ingredientes están seleccionados con cuidado. Sardinas 'in saor', una especie de escabeche un poco más dulce. ¡Una delicia! Bacalao 'mantecato' genial. Lo mejor que podéis hacer para acompañarlo es serviros una copa de 'prosecco', que animará la comida y redondeará el placer de disfrutar de la maravillosa cocina veneciana.

Bar Cañete
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y pubs
  • El Raval

Uno de los platos estrella de este bar de tapas es la denominada fritura Cañete, una selección de camarones, calamares, morena en adobo y pescado de lonja del día, fruto de la feliz hermandad entre Atlántico y Mediterráneo. Rebozados con harina de arroz, como es tradición en el sur, son unos peces gustosos y nada aceitosos, que compiten con otros fritos de la carta de gran nivel: unos boquerones, una gran croqueta de jamón y la torta de camarones. Tapa fina, fina, fina.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Mediterránea
  • El Raval
  • precio 1 de 4

Comer o cenar un bocadillo, una crepe o una ensalada. Hasta aquí ninguna novedad. Sin embargo, para quien ha estado en el Guixot hay un antes y un después. Aquí, los bocadillos son muy diversos, muy completos y con combinaciones que los hacen exquisitos (probad el Gòtic, de pollo, aguacate, berenjena, mayonesa y brie). Lo mismo con sus crepes y ensaladas. El ambiente es distendido y el trato excelente.

Biocenter
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Vegetariana
  • El Raval
  • precio 1 de 4

Fue uno de los primeros en trabajar la cocina vegetariana en Barcelona. Cocina sana a buen precio que puede gustar a todos. Desayunos de campeón muy saludables, con cuencos de fruta fresca y seca y yogur, bocadillos o brunchs de arroz integral con curry, legumbres y verduras. Al mediodía, diferentes fórmulas según el hambre que se tenga. A elegir entre una crema de verduras o buffet de ensaladas con platos del día que elaboran caseramente. Funciona como un self-service durante todo el día y, por las noches, se puede cenar sin dejarse ni un cuarto del sueldo. 

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Italiana

Buennissimo tiene una esquina del Raval centrada solo en el panecillo cárnico. Encontraréis un oferta casera y generosa –hamburguesas de 220 gr. picadas a mano– con recetas tan golosas como la entraña de ternera de Girona con queso de cabra, confitura de fresas y cebolla roja caramelizada. Rinconcitos gourmets de carne y de vida: también os podéis clavar un buen entrecot o una milanesa. 

Ca l'Isidre
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • El Raval
  • precio 4 de 4

El lujo no es lo que predomina en Ca l’Isidre: son los detalles, la atención, la buena cocina de siempre y la carta de vinos que hace soñar el paladar: unas 300 referencias tentadoras, aunque algunas a precios reservados para grandes celebraciones. Podéis empezar con dos segundos: callos y sesos de cordero. Los sesos son excelentes, se lo agradecemos al pobre cordero y a la buena cocción. Pero podemos arriesgarnos al decir que los callos siguen siendo los mejores de la ciudad.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • El Raval
  • precio 3 de 4

Todo está en su sitio: albóndigas con sepia y langostinos, pies de cerdo con 'espardenyes', arroz del señorito, unos calamares a la andaluza como Dios manda... y el jugo del guiso y la ternura de la albóndiga de ahora no desmerecen el recuerdo del anterior espacio. El 'capipota' con garbanzos, jugoso, mucha gelatina, picante, excita los sentidos. Esto es un museo donde se come, y la gente no para de entrar, buscando ilusionados con la mirada algún pedazo de su educación sentimental...

Caravelle
  • Restaurantes
  • El Raval
  • precio 1 de 4

Antes bodega Fortuny, este local minimalista de una inglesa y un australiano se define como un gastropub. Podréis encontrar receteas originales y deliciosas, con influencias británicas, italianas o catalanas, pero siempre muy originales. Buenos desayunos, dulces y salados, e imaginativos platos como el 'fried rabbit', es decir, conejo frito y rebozado al estilo norteamericano. Excelentes postres caseros.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • El Raval
  • precio 2 de 4

Representante de la buena calidad de la cocina casera. Cocina a medio camino entre la catalana y la alicantina, por lo que el placer está asegurado en guisos y arroces. Aún así, en los menús diarios o en la carta hay sorpresas, como el espencat valenciano. Es un bacalao desmigado y macerado en vinagre de Mòdena, oscurecido pero no avinagrado que se cubre con huevo duro picado finito y se mezcla con pimiento, tomate y cebolla, como si fuera una esqueixada. Gustosísimo.  La presencia y simpatía de los camareros y la buena acogida ya hacen presentir una buena velada. 

Cera 23
  • Restaurantes
  • El Raval

El Cera 23 comenzó como restaurante de menú de mediodía gallego a buen precio. Pero ha hecho su oferta más noctámbula, con un repertorio de clásicos del lado verde modernizados. Eso sí, con una relación calidad-precio óptima. Aquí el pulpo a la gallega es pulpo a la gallega, pero también hay recetas de cocina mediterránea moderna y tataki y carpaccios excelentes. ¡Y te puedes regalar un buen entrecot de ternera gallega con salsa de queso de tetilla a un precio óptimo!

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • precio 1 de 4

El concepto es sencillo: cinco bocadillos de recetas norteamericanas que van más allá de la hamburguesa, y cinco tiradores de cerveza artesanal. El bocadillo 'pulled pork', cerdo asado con especias durante doce horas, con salsa barbacoa y cebolla confitada, es portentoso. Su cheeseburger es todo un paradigma: estamos ante una jugosa ternera a la barbacoa, cheddar fundido y bacon crujiente, un prodigio de sabor compacto. Son artesanos y se nota. Tienen dos locales más: uno en Gràcia y el otro en el Eixample.

  • 5 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Ciutat Vella
  • precio 3 de 4

Una barra, ocho cubiertos, dos turnos, 16 menús. Hacen dos menús de degustación de 45 y 58 euros –siete y diez platos, y dos postres–. Sólo hay 'hits' rotundos que se graban en el paladar. ¿Ejemplos? Del lado asiático-catalán, una ostra envuelta en 'gyoza' y con zumo de capipota, un mar y montaña delirante. Y un tazón de aves: un caldo de gallina, con huevo de pollo y cresta de gallo. Del lado catalán, guisantes, calamar y tocino ibérico, o un meloso bacalao.

Publicidad
Dos Palillos
  • 5 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • El Raval
  • precio 3 de 4

Albert Raurich –bulliniano de pro– demuestra que existe hermandad entre las tapas asiáticas y españolas, y un nivel de excelencia de producto y creatividad que le ha valido su primera estrella Michelin. Dos Palillos es una perfecta fusión entre bar Manolo y barra asiática de alta cocina, un lugar que no tiene mesas y donde, si no tienen tiempo, no te van sirviendo el vino. Reflexión: parte de la estrella Michelin siempre premia el servicio, y que ellos la tengan todavía pone en más valor sus fenomenales tapas asiáticas.

Dos Pebrots
  • 5 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • El Raval
  • precio 3 de 4

Raurich, genio y figura, interpreta recetas antiguas y capta la técnica y la mezcla de productos originales. Nada que ver con las tapas convencionales. Transporta técnicas e ingredientes pasados ​​a la actualidad y nos hace descubrir todo un mundo que forma parte de nuestro legado culinario. Una reivindicación de la historia de la gastronomía antigua, un estudio cuidadoso de nuestro recetario. Muchos han hablado ya de sus famosas ubres de gocha, que comían los romansi que aparecen confitadas en grasa. En el Dos Pebrots reconceptualizan la tapa y se fijan como base el origen de la gastronomía. ¡Aplausos!

Publicidad
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Griega
  • El Raval
  • precio 1 de 4

El Magraner Boig no es un griego de tópicos. Su carta está impresa en el mantel y es bastante híbrida, aunque echamos de menos pescado. Hay platos conocidos, como el tzatziki y la musaka, y otros desconocidos, como la 'tirokafteri', una ensalada picante de feta, yogur, pimiento y chile, y el 'arnaqui fricasé', guiso de cordero con lechuga, cebolleta y salsa 'Avgolemono'. El vino blanco Moschofilero Tsantali, mineral y floral, te catapultará al Olimpo. Remata la estancia con un yogur con frutos secos y confitura; un café griego de fondo terroso, y licor Ouzo Plomari, anisado y potente.

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • El Raval
  • precio 2 de 4

Tendencias de cocina sana: encontraréis platos de 'raw food', veganos, sin gluten y también opciones de pescado azul. Se definen como 'flexiterianos' –vegetales con un poco de pescado del bueno– y uno de sus rasgos distintivos son los 'superalimentos', comida que tiene muchos nutrientes, como el alga espirulina. ¿Y eso es bueno? Pues sí, sus recetas no son baratas pero sí deliciosas. Además, disponen de zumos de multivegetales prensados ​​en frío que mantienen todas sus propiedades. Fuera de horas de comida y cena podréis desayunar o merendar, y tienen brunch los fines de semana.

Publicidad
Fonda Espanya
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • El Raval
  • precio 3 de 4

Un viaje al modernismo en un emplazamiento histórico en el Raval. Un lujo de comida que hay que probar ¡sí o sí! La renovada Fonda Espanya tiene su máximo exponente en el producto de la tierra. Aseguran haber asimilado con creces esta máxima pero aplicada a la cocina de nuestra casa y al recetario más clásico, tanto en los menús degustación como el de mediodía. Arroz de capipota, manzana y anguila; rodaballo, caldo marino y su emulsión; fricandó de cochinillo y romesco picante; suquet de rape ... ¡Delicadeza, tradición y carácter!

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Pizza
  • El Raval

Pizza. De harina ecológica y masa madre hacen la base, culminada con, por ejemplo, tocino curado en casa o una mozzarella exquisita, aunque vale la pena comerla blanca (sin tomate): ¡enseguida notaréis por qué! La pizza con queso azul, manzana y puerros es fantástica, sublime y delicada, y para los amantes de la trufa, una carbonara. También hacen unos entrantes que son un preámbulo a la entrada de Pavarotti –un bistec tártaro Xemei o una búfala fantástica– y para quien no quiera pizza, una escalopa milanesa.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Ciutat Vella
  • precio 2 de 4

Su bocadillo de pollo es una bomba: pollo frito y rebozado, 'coleslaw' con lima, pepinos y salsa de chipotle y miel, en brioche. El bocadillo dispara instantáneamente los receptores de placer y se te queda en la garganta un buen rato después. Los tacos son excelentes: en fin de semana los preparan en versión brunch, barbaridad XXL con huevos revueltos y chorizo criollo, sobresaliendo de 'sour cream', patatas y con totopos y guacamole. Este no es un lugar para portarse bien sino de indulgencia.

  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y pubs
  • El Raval
  • precio 2 de 4

No os lo penséis dos veces y venid al barrio. Pedid unos tacos de gallo rebozado con granada, cilantro y mayonesa de anacardos y mango: como toda su carta, un prodigio de gusto e imaginación. O el espectacular Paquetito 2.0: ¡una ensalada de pera, mozzarella y cebolla tierna envuelta con cecina! O el rodaballo con kimchi, el bacalao gratinado con brie y setas, las gambas con sobrasada e higos... Es una fiesta. Id a celebrar que están, que estamos, y que no dejaremos que nos quiten la ciudad.

Publicidad
  • Restaurantes

Cuando el hambre tira nos ponemos como lobos. Suerte que en el corazón del Raval hay un local de amplios ventanales y buen ambiente con servicio de cocina ininterrumpido que nos puede ayudar a calmarnos. La carta es un acertado mix de gastronomías capaz de hacer felices a todos los paladares; quesadillas, mejillones al estilo belga, curry verde con verduras y gambas, pasta, hamburguesas y sándwiches. Ideal también para tomar unas copas, su terraza es una de las mejores del barrio.

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes

La buena mano del chef hace estéril otra polémica catalana: la de comer arroz por la noche. El meloso de bogavante, preparado casi como un arroz aparte pero con marisco, es ligero y al punto, pero con todo el sabor y la fiesta de desarmar el marisco acorazado. Y los apartados de entrantes y postres también son una desazón de sabor: aquellas zamburiñas con papada. ¡Una grandiosa torrija alcohólica de dos rombos! Fiesta celta tan buena que parece pagana.

Publicidad
L'Hortet
  • 5 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Vegetariana
  • El Raval
  • precio 2 de 4

Hace tiempo que ocupa un lugar en la restauración vegetariana barcelonesa. Platos dedicados a las verduras con toques tradicionales. El menú de mediodía (con variaciones  los fines de semana) ofrece un buffet de ensaladas brutal o una crema más un plato del día y postres que atraen a trabajadores del CCCB, vecinos más o menos antiguos, un moderno que se acaba de levantar... En la carta, tapas más conocidas como bravas y croquetas (de base vegetal, claro). Una gastronomía vegetariana tradicional con oferta para veganos y elaborada buscando el producto ecológico.

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Japonesa
  • El Raval
  • precio 3 de 4

Majide es la propuesta de Hideki Matsuhisa para volver a los orígenes del Shunka: una taberna japonesa, una izakaya fina con sensibilidad y producto de alta cocina. Con una entrada discreta, ofrece una mesa comunal –en la entrada del restaurante, perfecto para grupos grandes–, una barra en forma de ele para ver cómo se las gastan en la cocina y mesitas con toda la luz que le falta al Shunka. Encontramos platillos de intersección nipona-catalana, como por ejemplo la ventresca de atún con erizo y huevos de salmón. Los nigiris de toro no son de este mundo.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Indonesia
  • El Raval

Una cosa es comer y la otra es comer, comer, que es lo que quiere decir 'Makan Makan'. Sirven platos de Indonesia (arroz 'nasi goreng', rollitos Lump), Tailandia (fideos 'pad thai', curry Massaman), Vietnam (sopa 'Pho goa') y China (wonton Sichuan y 'shao mai'). El plato más celebrado es un delicioso salteado de cerdo, pimiento, cebolla y albahaca, condimentado con sambal (una salsa tradicional indonesa de cocción paciente con pimiento rojo, chile y ajo) y acompañado de arroz. También está con tofu. El mejor postre es el 'Ketan Hitam', un plato de arroz con lichis y leche de coco.

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Marisco
  • El Raval

En la planta 24 de la Torre Colón, ofrece una visión de 360º de la ciudad. También del producto marinero: pescado y marisco en crudo, ahumado, marinado y a la brasa. Ejemplo crudo: un salmón con raifort y pan de centeno tostado. La brasa la trabajan con carbón de encina. Y tienen debilidad por los guisos, como un mar y montaña de ortiga de mar y garbanzos con el caldo de un 'capipota', jugosidad marina y sabor anfibio. O unas espardenyes donde su suavidad engorda con la del huevo. ¡Esto es un mar para mojar pan!

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Catalana
  • El Raval
  • precio 1 de 4

Casa de comidas catalana. Albóndigas con sepia, bacalao a la llauna, fricandó, capipota con garbanzos, trinxat... son algunos ejemplos. Mención especial merece la extensa carta de vinos catalanes y la de cócteles con licores catalanes y  dedicados a personajes nuestros. Al mediodía hay una buena oferta: por 13 euros, platazo del día. Acompañado con ensalada, bebida y postre. Id: hacen una apuesta única, moderna y de nuestra tierra.

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Portuguesa
  • El Raval
  • precio 1 de 4

La prueba del algodón es que hay portugueses entre los clientes. Nos gusta la comida popular, con Lisboa y Oporto como promesa. De la carta podéis pedir unas empanadas al horno. Las hay de seis variedades. De verduritas, de lechón, de bacalao, de pato, de pollo y de beira (cuatro tipos de carne), todas de tamaño más que generoso. ¿Pedís menú? Pues debéis saber que hay tres primeros y tres segundos, que dignifican opciones humildes como el pollo a la brasa –tienen una brasa de leña en la entrada– y siempre hay un plato tradicional portugués para elegir.

Publicidad
  • 5 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • El Raval

"Cualquier plato argentino que se te pase por la cabeza, lo tendremos". Este es el titular del nuevo Sifó. Precioso: cocina abierta, luz, madera y dibujos de iconos argentinos (¡'El eternauta' a cargo del gran Martín Tognola!). Abarca, por fin, "la argentinidad sin complejos". Maestros de la carne y de la creatividad popular, auguran una parrilla I + D, pizza argentina –casi inédita en Barcelona–, empanadas y un ticket que va "de lo universal hasta lo que te quieras gastar".

Suculent
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • El Raval
  • precio 2 de 4

Suculent es una casa de comidas donde se maneja un rabo de buey superlativa. Un plato difícil de encontrar incluso en los sitios que hacen bandera del tradicionalismo. Y que, por cierto, no es de toro ni de buey: es vaca vieja y así lo hacen constar en la carta. Probad el costillar de cerdo ibérico Maldonado, el aristócrata de la pezuña, o unas albóndigas de butifarra con sepia, la estrella de la cuchara, que es la tercera pata del local, además de las tapas. Los domingos hay arroz de mar y montaña y flamenco en directo.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • El Raval
  • precio 2 de 4

La gastronomía de un lugar no es solo el producto, la técnica y las recetas. También influyen los lugares donde se desarrolla y se cuece. Su ruido, los olores, el comportamiento de las personas... Id muy temprano por la mañana y comed unos huevos fritos con setas, un 'capipota' o un pescadito frito rodeados de gente que transporta carne, pescado y verduras, y el carácter animado de Quim Márquez y de los suyos. Y entenderéis qué es el Mediterráneo.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad