5 Me encanta
Guárdalo

101 cosas para hacer en Madrid: la lista completa

Aquí tenéis nuestros 101 planes favoritos para disfrutar de la ciudad

No importa si eres madrileño o turista, si te gusta más el teatro que el cine, si prefieres salir de copas o eres más de cañas tranquilas, en esta lista hemos incluido 101 planes imprescindibles para descubrir Madrid, tanto sus monumentos más famosos como las tradiciones que solo los auténticos capitalinos conocen. No se trata de un ranking, nos sería imposible ordenarlos ya que todos nos encantan, así que si necesitáis una guía extra podéis elegir entre las secciones Qué hacer, Música y Noche, Comer y Beber, Libros y Cine, Arte y Teatro, Compras y Niños.

1

Contemplar los frescos de Goya en la Ermita de San Antonio de la Florida

La luz y el color de uno de los grandes maestros de la pintura universal, Francisco de Goya, cubren el 'cielo' de esta pequeña ermita, situada en la zona de Príncipe Pío y a orillas del río Manzanares y catalogada como monumento histórico-artístico en 1905. Aunque desde fuera y a simple vista no llama excesivamente la atención, su interior encierra una de las obras cumbre de la pintura mural del genio de Fuentetodos, en cuya cúpula se relata un episodio episodio de la vida del santo. Un conjunto artístico frente a cuyo altar descansan los restos del pintor, trasladados desde Burdeos en 1919.

Leer más
Moncloa-Aravaca
2

Experimentar el 'síndrome de Stendhal' en el Museo del Prado

Si aún no sabes bien qué es el llamado síndrome de Stendhal, es más que probable que seas capaz de definirlo el día que pongas un pie en el Museo del Prado. Porque es difícil salir indemne ante tal concentración de belleza por metro cuadrado. El edificio neoclásico, cuya construcción inició Juan de Villanueva inició a finales del siglo XVIII, alberga algunas de las obras cumbre de la historia del arte universal. Una de las mejores colecciones permanentes del mundo en las que se encuentran piezas como 'Las tres Gracias' de Rubens; 'El Descendimiento', de Roger van der Weyden; 'El jardín de las Delicias', del Bosco; 'Los fusilamientos', de Goya; o 'Las Meninas', de Velázquez.

Leer más
Retiro
3

Contemplar la luz del Mediterráneo en el Museo Sorolla

La luz del Mediterráneo recorre este edificio que no puedes dejar de visitar si eres un adicto al arte. Emplazado en el lugar en el que el pintor valenciano Joaquín Sorolla (1863-1923) tenía su residencia y su taller en la capital, este museo, inaugurado en 1932, contiene una muestra pictórica bastante completa del genial artista, en la que se incluyen sus famosas escenas en la playa levantinas. Una serie de estampas con las que el 'maestro de la luz' de su tiempo supo captar la belleza armónica y serena de la costa mediterránea mediante un empleo magistral del color y una pincelada libre como pocas. Además, la visita a la pinacoteca te permitirá disfrutar de una serie de deliciosos jardines integrados en el edificio, que fueron en su día motivo de inspiración del pintor.

Leer más
Castellana
4

Ponerte romántico durante el atardecer en el Templo de Debod

Es una de las postales más conocidas de Madrid. El imponente Templo de Debod erigido sobre la Montaña del Príncipe Pío, en el parque del Oeste y, de fondo, un cielo pintado con una paleta de tonos anaranjados que se oscurecen cuando se acerca la noche. Un 'cuadro' que, sin duda alguna, debes experimentar y a ser posible con un ligue, 'amigo especial' o potencial pareja, como lo quieras llamar. Porque este templo, dedicado a los dioses Amón e Isisi y donado a España en 1968 por el Gobierno egipcio en compensación por sus trabajos en la preservación de la presa de Asuán, es uno de los rincones más bellos y cautivadores de la ciudad.

Leer más
Argüelles
5

Admirar el Guernica en el Museo Reina Sofía

Sólo este imponente óleo sobre lienzo, realizado por Pablo Picasso para la Exposición Internacional de 1937 en París, es uno de los tantísimos motivos por los que hay que visitar la pinacoteca madrileña, pieza esencial del llamado 'Triángulo del Arte', junto con el Museo del Prado y el Thyssen-Bornemisza. Icono del siglo XX, esta célebre joya pictórica que condena del bombardeo de la ciudad vasca de Guernica por los alemanes, es una magnífica muestra del asombroso poder del arte, capaz de convertir el horror más absoluto —la guerra o el fascismo— en belleza.

Leer más
Lavapiés
6

Descubrir una joya del barroco en plena Malasaña

En pleno barrio de Malasaña te encontrarás con la Iglesia de San Antonio de Los Alemanes, una joya del barroco que encierra una de las cúpulas más impresionantes de la ciudad. Aunque sus dimensiones no tan monumentales como las de San Francisco el Grande, es recomendable que traspases la sobria decoración de su fachada y accedas al interior de esta iglesia, construida a principios del siglo XVII, para contemplar sus magníficos y profusos frescos. Junto a ellos, el retablo mayor preside un conjunto cuya visita es más que recomendable, no sólo por su valor artístico, sino también por ser un trocito de la historia de Madrid, fundada como fue por Felipe III con la intención de asistir a los súbditos portugueses residentes en la capital (de aquí que también fuera llamada San Antonio de Los Portugueses).

Leer más
Malasaña
7

Disfrutar de una buena obra de teatro en La Abadía

Emplazado en la antigua iglesia de la Sagrada Familia, el Teatro de La Abadía es uno de los espacios irreemplazables de la ciudad para los amantes de las artes escénicas. Entre las paredes de esta 'casa de teatros y estudios', podrás contemplar algunos de los mejores espectáculos de danza, música y teatro contemporáneo que llegan a la ciudad, pero también destacadas adaptaciones de piezas fundamentales del teatro clásico. Una oferta que se enmarca en la línea de los principales teatros de arte del continente y que se suma a las sólidas propuestas de otros teatros como El Español o los Teatros del Canal.

Leer más
Chamberí
8

Admirar incunables en la Biblioteca del Palacio Real

El primer rey Borbón de España, Felipe V, fue el impulsor, tanto de la Biblioteca Nacional como de la Real Biblioteca, en cuyas salas se reúne un patrimonio cultural de incalculable valor. Con más de 300.000 documentos, sus fondos centenares de incunables y cerca de 120.000 impresos que van desde el siglo XVI al XIX. Piezas musicales, álbumes de fotografía histórica, piezas de cartografía y manuscritos —como un fragmento de 'La Celestina', el fondo de manuscritos teatrales del Siglo de Oro y la Anacephaleosis ilustrada de Alonso de Cartagena— forman parte de este espectacular templo cultural.

Leer más
Austrias
9

Experimentar la intimidad del microteatro en 15 metros cuadrados

Píldoras de buen teatro a precios reducidos y en salas muy pequeñas, algunas de ellas, antiguas habitaciones de viviendas o locales, es lo que ofrecen los espacios dedicados a esta fórmula inventada en Buenos Aires que llegó a Madrid hace sólo unos pocos años. Si aún no has probado la experiencia, no deberías esperar más. Acércate, por ejemplo, hasta la calle Ballesta y prepárate para disfrutar de una sesión de 'teatro íntimo' en una de las habitaciones del antiguo burdel en el que realizan sus funciones los artífices de Microteatro Por Dinero. Podrás empezar asistiendo a una de las representaciones, de unos 15 minutos, y repetir después si te has quedado con ganas de más. La barra del local será el lugar idóneo para compartir impresiones con una copa y/o un 'piscolabis' entre las manos.

Leer más
Malasaña
10

Rendirse a los pies de Van Gogh y Cézanne en el Thyssen

La pinacoteca que nació en 1992 de la colección privada del fallecido barón Hans-Heinrich Thyssen- Bornemisza fue la pieza perfecta que faltaba en el puzzle artístico de Madrid. Un total de 8.000, en los que recorrer la historia del arte occidental, con pinturas que van desde el siglo XIII y que continúan con magníficos exponentes de la pintura holandesa del siglo XVII, el impresionismo, el expresionismo alemán, el constructivismo ruso, el arte abstracto geométrico o el arte pop. En la planta baja del Palacio de Villahermosa —reconvertido magistralmente por el arquitecto Rafael Moneo en el museo actual—, podrás completar este ‘viaje’ con tesoros de algunos genios modernos como Braque, Mondrian, Klee, Max Ernst, Klee, Pablo Picasso, Edward Hopper o Lucian Freud.

Leer más
Centro
11

Sentirte en otra esfera en la basílica de San Francisco el Grande

Ostenta el título de ser la basílica con la cúpula más grande de España. Por eso, entre otras razones, deberías poner un pie en ella. Erigida en el emplazamiento en el que San Francisco de Asís fundó un monasterio, esta iglesia, de estilo neoclásico del siglo XVIII y planta circular, fue levantada por Francisco Cabezas y Francesco Sabatini para convertirse hoy en lo que es, uno de los iconos de la ciudad. Aunque su interior alberga tesoros como un Goya temprano o 'El sermón de San Bernardino de Siena' (1781), su principal reclamo es la imponente cúpula que la envuelve y bajo la que te sentirás transportado muy lejos de la realidad terrenal.

Leer más
La Latina
12

Descubrir un museo bajo un puente en plena Castellana

Arte abstracto con mayúsculas y a pie de calle es lo que te encontrarás si pasas por el Paseo de Castellana, a la altura del puente que une la calle Juan Bravo con Eduardo Dato, y también los distritos de Salamanca y Chamberí. Un auténtico museo formado por diecisiete impresionantes esculturas al aire libre, obra de algunos de los escultores más relevantes del pasado siglo (Eduardo Chillida y Joan Miró, entre otros), que te pedirán a gritos un alto en el camino. Una parada obligatoria en el llamado 'Museo de Arte Público de Madrid', ideado en los años 70 por el escultor y artista gráfico Eusebio Sempere, junto a los ingenieros autores del puente, José Antonio Fernández Ordóñez y Julio Martínez Calzón.

Leer más
Castellana
13

Saludar a los leones del Congreso

Llevan custodiando el Congreso más de 150 años. Concretamente, desde 1872, bajo los extremos de su imponente pórtico, elegantes y orgullosos de salvaguardar la Cámara que representa la democracia en España. ¿Qué no habrán visto los 'ojos' de estos felinos de bronce, hijos predilectos de la ciudad? Lo mínimo entonces es que si merodeas el Barrio de Las Letras o la Plaza de Neptuno, te acerques a saludar a Daoiz y Velarde, como se les llamó en honor a los héroes del 2 de mayo, y que te hagas una foto con ellos. Una vez allí, te darás cuenta del vergonzoso secreto que, hasta hace unos años, callaba uno de ellos, y que apunta a sus 'partes íntimas', ya que... ¡Daoiz carece de testículos! Un 'error' u 'olvido' (difícil de perdonar) del artista, Ponciano Ponzano, según los expertos que se pronunciaron cuando la 'omisión' se hizo pública.

Leer más
Centro
14

Contemplar la 'cocina de azulejos' del Museo de Artes Decorativas

Las llamadas artes decorativas o menores se reivindican en esta pinacoteca situada a pocos minutos del Museo del Prado. Nada más y nada menos que 70.000 objetos de decoración, joyas, vidrios, mobiliario y tapicería que dan cuenta de la grandeza de estas artes y entre los que te sentirás transportado directamente a otras épocas. Tesoros repartidos entre las cinco plantas de este palacio del último tercio del siglo XIX, entre los que sobresale la 'cocina de azulejos' que, trasladada desde un palacio valenciano, se compone de más de 1.500 piezas pintadas procedentes del municipio de Manises. Una virguería que se suma a la colección de vidrios romanos y tejidos coptos, a la consistente selección de piezas de cerámica de Teruel y Talavera, a los estuches protectores del Tesoro del Delfín, actualmente en el Museo del Prado, o a las casa de muñecas y abanicos del siglo XIX.

Leer más
Centro
15

Conocer la obra de nuevos creadores en el Matadero

¿Y si reconvertimos un matadero municipal en un vibrante centro cultural dedicado al arte más arriesgado y emergente? Esto mismo es lo que pensaron los promotores de la transformación de las naves que se rehabilitaron entre 2005 y 2007, poniendo las bases del "gran laboratorio de creación interdisciplinar" que es hoy Matadero Madrid. Un complejo que no convendría que visitaras, no sólo por la originalidad del espacio en sí —presidido por una gran plaza en la que se realizan conciertos y festivales—, sino por la rica e ingente actividad que allí se cuece. Las artes escénicas, el cine, la música, la literatura y el arte tienen asignados espacios específicos en él, tales como las Naves del Español y la Cineteca, entre otros. Un conjunto que completan las bonitas cantinas y sus terrazas, ideales para tomar un aperitivo mientras intercambias impresiones sobre lo visto y vivido con los amigos.

Leer más
Legazpi
Mostrar más

Críticas y valoraciones

0 comments